Anuncio
Share

California se prepara para un invierno con brotes de COVID-19; si no por Ómicron, por Delta

Bárbara Ferrer, directora del Departamento de Salud del Condado de L.A.
Bárbara Ferrer, directora del Departamento de Salud del Condado de Los Ángeles, visita un sitio gratuito de pruebas rápidas, el viernes, en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles.
(Genaro Molina / Los Angeles Times)

Bárbara Ferrer, directora del Departamento de Salud del Condado de Los Ángeles, visita un sitio gratuito de pruebas rápidas, el viernes, en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles.

California se está preparando para un aumento repentino del COVID-19 en invierno, si no de la variante Ómicron recientemente identificada, entonces de Delta, que aún representa una grave amenaza y ya causó brotes repentinos en otros estados.

Todavía está lejos de quedar claro qué tipo de brote verá California, y al estado le ha ido mejor que a otras partes del país. Pero los funcionarios quieren estar preparados.

La planificación de la oleada también está en marcha en el centro de California, que recientemente experimentó un alivio en las hospitalizaciones por COVID-19, con una caída casi un 30% desde mediados de noviembre.

Aun así, el condado más poblado del Valle de San Joaquín, Fresno, tiene una tasa de hospitalización de más del triple que la del condado de Los Ángeles, y los funcionarios de Fresno anticipan que el invierno volverá a ser complicado.

Anuncio

“Un potencial pico de invierno […] puede ocurrir en las próximas semanas”, remarcó el Dr. Rais Vohra, oficial de salud interino del condado de Fresno. Pero a diferencia del año pasado, no hay planes de montar lugares de cuidado alternativo o instalar catres en el centro de convenciones. “Entonces, si llega a haber un pico, realmente nos quedaremos con los recursos que los hospitales tienen en sus propias instalaciones”.

Si los hospitales están muy ocupados, podrían verse obligados a implementar estándares de atención de crisis, añadió Vohra, y posiblemente se les exija racionar la atención médica a los pacientes en función de quién tiene más probabilidades de sobrevivir.

“Diciembre va a ser un mes muy crítico para que veamos las cifras”, agregó Vohra. “Porque si tenemos una oleada invernal, creo que aparecerá en diciembre. Y si comienza, puede durar durante los meses de invierno, porque eso es exactamente lo que sucedió el año pasado”.

Los hogares de ancianos se han convertido en un área de enfoque en el condado de Los Ángeles. El Departamento de Salud Pública del condado ordenó el lunes que todos los residentes, trabajadores y contratistas de centros de enfermería especializada que puedan atender a residentes se realicen una prueba de coronavirus una vez a la semana, independientemente del estado de vacunación, entre el 15 de diciembre y el 31 de enero.

La acumulación media de lluvia y nieve en todo el estado sumó solo 11.87 pulgadas durante el año hidrológico 2021, que abarcó desde el 1 de octubre de 2020 hasta el 30 de septiembre.

Además, todos los visitantes a dichos hogares deberán proporcionar una prueba de coronavirus negativa reciente antes de ingresar. Se pondrán a disposición de las instalaciones kits de prueba rápida. Las personas que se hayan recuperado de una infección por coronavirus en los últimos 90 días no necesitarán realizarse una prueba semanal o mostrar un resultado negativo para ingresar a un centro de cuidados para adultos mayores.

Todavía es demasiado pronto para saber con certeza si las tasas de casos de coronavirus aumentarán en California como resultado de las reuniones durante el Día de Acción de Gracias. Pero los funcionarios en al menos un condado, San Diego, sospechan que un incremento en los casos reportados localmente a fines de la semana pasada puede ser la señal inicial de un alza en la transmisión relacionada con el Día de Acción de Gracias. “Aumentos como estos después de las vacaciones no son inesperados”, remarcó en un comunicado el Dr. Cameron Kaiser, oficial adjunto de salud pública del condado de San Diego.

“Acción de Gracias acaba de pasar. La gente tuvo sus reuniones. Y, a veces, las personas necesitan tiempo para realizarse la prueba”, señaló la Dra. Regina Chinsio-Kwong, suboficial de salud del condado de Orange. “Es posible que veamos un aumento [en los casos]; tal vez no. Pero es importante que todos tomemos precauciones, ya que vemos que otros estados tienen más episodios y queremos proteger a nuestros seres queridos”.

Los funcionarios de salud sugirieron una estrategia de múltiples frentes para unas vacaciones más seguras: vacunarse y aplicarse el refuerzo, realizarse pruebas con regularidad y posiblemente reducir las reuniones de las festividades limitando los invitados a aquellos que están vacunados, hacer encuentros pequeños y tomar medidas para reducir el riesgo, como organizarlos al aire libre.

En el caso de las celebraciones previstas para diciembre, “sería mejor hacer pequeñas reuniones, más seguras”, comentó Chinsio-Kwong. “Con suerte, la mayoría de los invitados están vacunados. Pero incluso entonces, realmente hay que restringir la cantidad de personas que se van a reunir... o tener el encuentro al aire libre”.

Las personas también deben considerar realizarse pruebas con más frecuencia, dada la amplia disponibilidad de estas por parte de los proveedores de atención médica, así como de pruebas rápidas que se pueden comprar en una farmacia y llevar a cualquier lugar, con resultados disponibles en 15 minutos.

Por ejemplo, tiene sentido que las personas mayores pidan a los invitados, incluidos aquellos que están completamente vacunados, que se realicen una prueba rápida antes de ingresar a su hogar, comentó la directora de salud pública del condado de Los Ángeles, Bárbara Ferrer.

“Debemos ser cautelosos, tanto como podamos, mientras obtenemos más información sobre Ómicron. Pero también quiero señalar: Delta [sigue siendo] altamente infecciosa”, añadió Ferrer.

Si bien las vacunas reducen el riesgo de infección y de enfermedades graves, aún es posible que las personas completamente vacunadas se infecten y transmitan el virus a otras. “Y cuando viajamos, debemos tener más cuidado. Y tenemos que hacernos la prueba, siempre”, dijo Chinsio-Kwong.

La prueba de coronavirus es gratuita en California para cualquier persona que lo necesite, y es necesario hacerse una si se siente algún síntoma, independientemente del estado de vacunación, indica el Departamento de Salud Pública de California. Se pueden encontrar sitios de prueba gratuitos en la web del estado, covid19.ca.gov/get-tested.

El Departamento de Salud Pública del condado de Los Ángeles comenzó a ofrecer pruebas rápidas gratuitas a los pasajeros internacionales entrantes. El miércoles, el condado de Orange comenzará a ofrecer kits gratuitos a los pasajeros de aerolíneas entrantes en el aeropuerto John Wayne, donde pueden enviar su muestra por FedEx para su análisis. El condado de Orange también permite que los residentes y las personas que trabajan allí soliciten pruebas gratuitas en línea, que vienen con envío de devolución prepago.

En Los Ángeles, se ha reabierto un sitio de pruebas en el Dodger Stadium.

El condado de Los Ángeles requiere que los residentes que den positivo en la prueba del coronavirus, o que un proveedor de atención médica sospeche que han sido infectados, se aíslen e informen a sus contactos cercanos que han estado expuestos. Las personas deben permanecer en su lugar de aislamiento, excepto para recibir la atención médica necesaria.

El aislamiento en esos casos es necesario durante al menos 10 días desde que aparecieron los primeros síntomas. Si no eran sintomáticos, 10 días después de la fecha de su primera prueba positiva de coronavirus.

Hay varios signos de progreso en la lucha contra el COVID-19.

Los funcionarios de salud de California informan un aumento en el interés por las vacunas, incluso entre los niños pequeños, así como las vacunas de refuerzo.

Después del hospital, algunos pacientes de COVID-19 se enfrentan a una vida atada a máquinas de oxígeno y llevando tanques de repuesto para respirar.

“Estoy muy feliz de haber notado un aumento en la demanda de vacunas, al menos después de las vacaciones de Acción de Gracias”, comentó Chinsio-Kwong. Las preocupaciones sobre la propagación de Ómicron también pueden haber contribuido a que las personas finalmente decidieran recibir su vacuna o refuerzo.

Y algunas áreas ahora informan un amplio suministro y recursos para que las personas recién infectadas se traten con anticuerpos monoclonales, una opción contra el COVID-19 que puede contrarrestar el coronavirus antes de que pueda comenzar a destruir los órganos del cuerpo. Los anticuerpos monoclonales deben administrarse en un centro médico, por vía intravenosa.

“En este punto, nuestro suministro está superando la demanda” en el condado de Fresno, comentó Vohra. “Si bien al principio estábamos muy preocupados porque no teníamos suficientes proveedores que administraran los anticuerpos monoclonales, en este momento hay más de una docena de clínicas que son completamente funcionales, operativas con anticuerpos monoclonales”.

Los Institutos Nacionales de Salud afirman que los anticuerpos monoclonales se pueden usar para tratar casos de COVID-19 leves a moderados en pacientes no hospitalizados, con alto riesgo de progresar a una enfermedad grave. Pero los medicamentos solo funcionan si se administran al iniciar los síntomas; por lo general, es demasiado tarde para obtener anticuerpos monoclonales una vez que una persona infectada tiene dificultades para respirar y sufre de neumonía, admitió Vohra.

Por cada 100.000 residentes, el condado de Fresno tiene 20 pacientes hospitalizados con COVID-19, mientras que el condado de Los Ángeles tiene seis, y los de Orange y Ventura, cinco. El Área de la Bahía de San Francisco tiene una tasa de cuatro.

Otros condados del sur de California tienen índices de hospitalización más altos. El de San Diego es de nueve; 10 en Riverside y 16 en San Bernardino. Algunos expertos dicen que es un signo de preocupación cuando la tasa llega a cinco o más.

La mayoría de los condados de California informan una transmisión considerable o alta de coronavirus, los dos peores niveles de la escala de cuatro establecidos por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio