Anuncio
Share

¿Quiere experimentar la magia de la Feria del Condado de Los Ángeles? Haga este pastel de embudo

For the Food section, story and recipe on Funnel cake. Photo by Genevieve Ko.
(Megan Badilla/For The Times)

La Feria del Condado de Los Ángeles no se celebrará este año, está cerrada sólo por segunda ocasión en sus casi 100 años de historia, por lo que no puede conseguir pastel de embudo de un puesto, pero sí podría y debería comer ese pastel. Es uno de esos dulces que no pensaría en hacer en casa, pero en realidad se prepara más rápido que las galletas. Además, verter la masa en aceite caliente y ver cómo se infla en arte comestible es emocionante y relajante a la vez, dos sentimientos que necesitamos en igual medida en este momento.

Medio año en esta vida cambiada por COVID, estoy aprendiendo que no puedo crear el escenario alrededor de platos icónicos, ya sean del estadio de los Dodgers o de lugares de vacaciones. Así que, con este pastel de embudo, estoy trayendo un poco de magia de la feria a la comida misma. (Si desea algo de ambiente de carnaval, no encienda su campana de la estufa ni abra ninguna ventana mientras fríe y podrá obtener ese olor a masa aceitosa en toda su ropa y cocina).

La masa del pastel de embudo es de base de vainilla y la masa frita se cubre de la habitual ventisca de azúcar en polvo seguida de grandes montones de crema batida, recién batida o sacada de una lata de Reddi-Wip. Sin embargo, es la cobertura final la que lleva a esta delicia más allá del rayito de luz de COVID a la mejor cosa de todos los tiempos: los malvaviscos del cereal Lucky Charms.

La compañía de cereales ahora vende malvaviscos “Just Magical Marshmallows” en bolsas brillantes que amenazan con ser “Edición Limitada”. Soy una de esas terribles personas que dicen que no le gustan los colorantes artificiales o los cereales azucarados para el desayuno; aparentemente, soy una mentirosa. Porque aquí y ahora, estos malvaviscos son todo lo que quiero. Y claro, puede agarrar una caja de Lucky Charms y elegir los malvaviscos como premios en un juego de feria del condado, pero yo no puedo en este momento. Ya hay demasiado y no lo suficiente para hacer durante COVID. Sólo denme los malvaviscos.

Quiero poder agarrar un puñado de estos malvaviscos mágicamente crujientes y aplastarlos sobre las nubes de crema batida en el pastel de embudo, derramando los pedacitos de arco iris como polvo de hadas. Luego deseo otro enorme puñado de malvaviscos enteros para poner encima de eso.

Anuncio

Resulta que los malvaviscos saben a algodón de azúcar de feria del condado, así que un solo bocado de este pastel de embudo le da la sensación de estar comiendo otra golosina de carnaval mientras aún tiene un poco de algodón de azúcar pegado al paladar. Las chispas de color se disuelven en la crema mientras que los arco iris, las herraduras y los tréboles enteros se mantienen crujientes, dándole una oleada de azúcar de varias capas. No es como ir a la feria o mejor que ir a la feria, pero es bastante genial.

Pastel de embudo de arco iris

Tiempo total de preparación: 30 minutos

Hace 4 pasteles

Una simple masa similar a un panqueque se convierte en un pastel de embudo en cuestión de minutos. Cúbralo con azúcar en polvo, crema batida y malvaviscos de arcoíris para lograr un efecto de feria del condado.

Ingredientes:

1 ¼ tazas de harina para todo uso

3 cucharadas de azúcar en polvo, y más para espolvorear

1 cucharadita de polvo de hornear

½ cucharadita de sal kosher

1 taza de leche entera

1 huevo grande a temperatura ambiente

1 cucharada de aceite vegetal, y más para freír

½ cucharadita de extracto puro de vainilla

Crema batida, para servir

Malvaviscos Lucky Charms Just Magical Marshmallows o chispas de arcoíris, para servir

Instrucciones:

PASO 1

Bata la harina, el azúcar en polvo, el polvo de hornear y la sal en un tazón grande. Bata la leche, el huevo, el aceite y la vainilla en un bol pequeño hasta que esté suave. Forme un pozo con los ingredientes secos y vierta los ingredientes húmedos. Revuelva lentamente hasta que todos los ingredientes secos se humedezcan; la masa puede estar un poco grumosa. Déjela reposar mientras el aceite se calienta.

PASO 2

Llene una sartén grande y alta o una olla grande con aceite a una profundidad de 2 pulgadas. Caliente a fuego medio-alto hasta que un termómetro de fritura profunda registre 365 grados; si se añade una gota de masa al aceite, debería subir inmediatamente y empezar a chisporrotear de forma constante pero no violenta.

PASO 3

Transfiera la masa a una bolsa de plástico grande que se pueda volver a cerrar. Corte un agujero de ¼ pulgadas en una esquina. Sujetando la bolsa a unas 2 pulgadas por encima del aceite, haga girar un cuarto de la masa (aproximadamente ½ taza) fuera del agujero en círculos concéntricos y garabatos para formar un pastel de 6 a 8 pulgadas de diámetro.

PASO 4

Fría, ajustando el fuego según sea necesario para mantener la temperatura, hasta que se dore en el fondo, unos 2 minutos. Usando pinzas, palillos o dos tenedores, voltee con cuidado el pastel y fríalo hasta que el otro lado esté dorado, 1 o 2 minutos más. Con cuidado transfiera a toallas de papel para escurrir, luego espolvoree con azúcar en polvo para cubrir mientras está caliente. Repita con la masa restante, reponiendo y recalentando el aceite entre tandas según sea necesario.

PASO 5

Coloque toda la crema batida que desee sobre el pastel de embudo azucarado, luego aplaste y espolvoree un puñado de malvaviscos encima de la crema batida como si fueran chispas. Esparza malvaviscos enteros sobre la crema y sirva inmediatamente.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio