Anuncio
Share
Deportes

¿Por qué el COI y Japón finalmente acordaron posponer los Juegos Olímpicos de 2020?

Daily Life In Beijing Amid Coronavirus
(Getty Images)

Los líderes olímpicos habían pasado semanas comprando tiempo, observando la propagación del coronavirus, esperando señales de mejoría e insistiendo tercamente en que los Juegos de Verano 2020 continuarían tal como lo habían planeado.

Los números parecían prometedores en Tokio, la ciudad anfitriona, pero el domingo por la mañana trajo una nueva tanda de estadísticas que llamó la atención del Comité Olímpico Internacional.

El COVID-19 estaba surgiendo por todo África.

“Esta fue una gran preocupación para mí, personalmente”, dijo el presidente del COI, Thomas Bach. “Con los desafíos que muchos países en África tienen que enfrentar ahora, este hecho sería muy dramático que no solo afectaría a África sino que afectaría al mundo entero”.

Anuncio

Ese fue el momento en que la postura fuerte del COI comenzó a en suavizarse, lo que desencadenó una serie de eventos que, durante 48 horas vertiginosas, llevaron a los funcionarios a anunciar que los Juegos de Tokio se pospondrían hasta el próximo año.

“Esta situación cambió muy rápidamente”, dijo Bach. “Nuestras dudas crecían de que el mundo estaría listo para estos Juegos Olímpicos”.

Los organizadores del COI y Tokio 2020 han formado un grupo de trabajo para emprender el arduo trabajo de encontrar una nueva fecha para la competencia masiva, a más tardar en el verano de 2021.

La decisión final necesitará la cooperación de las televisoras, patrocinadores y 33 federaciones internacionales que gobiernan cada deporte. Aunque los funcionarios han prometido llegar a una decisión lo antes posible, Bach reconoció que se enfrentan a un “gran rompecabezas”.

Anuncio

Hablando durante una teleconferencia el miércoles, el presidente del COI ofreció un vistazo a la línea de tiempo que produjo el aplazamiento.

Para muchos, la insistencia del COI en seguir adelante con la pandemia había sido una fuente de frustración. Las autoridades siguieron diciendo que estaban “totalmente comprometidos” con una ceremonia de inauguración el 24 de julio y pidieron a los atletas a “avanzar a toda máquina” con el entrenamiento, incluso cuando muchos de esos atletas pidieron un cambio en los planes.

Si la situación en África fue reveladora, hubo otras tendencias inquietantes en los Estados Unidos y Sudamérica. Los líderes del COI reconocen que se habían centrado en Japón, donde el gobierno estaba tomando medidas para contener el brote.

Pero las condiciones en la ciudad anfitriona no significaban nada si la competencia atraía a miles de atletas, oficiales y fanáticos de países donde el coronavirus era mucho más frecuente.

Horas después de las estadísticas actualizadas del domingo, la junta ejecutiva del COI se juntó. Aunque la cancelación no era una opción, el aplazamiento estaba sobre la mesa y la junta emitió rápidamente un comunicado que lo indicaba.

“Llegaba información nueva y alarmante”, dijo Bach. “Vimos más y más restricciones de viaje”.

El retraso cobró impulso el lunes por la mañana cuando la Organización Mundial de la Salud advirtió sobre la propagación “acelerada” del COVID-19. Dick Pound, miembro del COI desde hace mucho tiempo, supuso que el aplazamiento era un hecho, pero otros miembros del comité, incluida la vicepresidenta Anita DeFrantz, calificaron esa declaración como prematura.

Anuncio

Sin embargo, no se puede tomar ninguna decisión sin el consentimiento de los anfitriones. Los funcionarios del COI informaron al comité organizador de Tokio 2020 que habían organizado una teleconferencia con el primer ministro japonés, Shinzo Abe.

“Nos gustaría proponer una decisión sobre el aplazamiento de los Juegos”, dijo Bach a los organizadores.

La presión de las fuerzas externas se estaba acumulando. Además de los atletas, varios países miembros pedían un retraso. El Comité Olímpico Canadiense ya había anunciado que no enviaría un equipo a Tokio en el verano.

Cuando se le preguntó el miércoles sobre las decisiones de algunos países de no asistir, Bach citó al presidente Trump y a otros líderes mundiales al explicar el plan para posponer una decisión hasta fines de la primavera en caso de que el brote continuara.

“En las últimas dos semanas, las medidas de muchos gobiernos fueron realizadas hasta mediados de abril, algunos, principios de mayo”, dijo. “Quizá haya visto las últimas declaraciones en los Estados Unidos del presidente Trump sobre la posibilidad de que a mediados de abril puedan levantar muchas restricciones”.

Sin embargo, cuando Bach habló con Abe el martes, ambas partes habían llegado a la misma conclusión.

“Confirmé con el presidente Bach que no habrá cancelación”, dijo Abe de acuerdo al Kyodo News. “Acordamos celebrar los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio en el verano de 2021 a más tardar”.

Se emitió una declaración conjunta, marcando solo la cuarta vez en la historia de los Juegos Olímpicos modernos que las Olimpiadas fueron afectadas por fuerzas externas, las otras tres provocadas por las Guerras Mundiales.

Anuncio

El nuevo grupo de trabajo de planificación se denominó “Here We Go” y celebrará su primera reunión el jueves. Crear un espacio abierto en un ya ocupado calendario deportivo 2021 no será fácil.

“Eso significa que este grupo de trabajo puede ver el calendario completo”, dijo Bach. “Esto no solo se limita a los meses de verano”.

Después de semanas de obstinación, parece que el COI ha encontrado cierta flexibilidad.

For the original story in English, please click here.


Anuncio