Anuncio
Share
Deportes

Los equipos profesionales vuelven a jugar: con grandes sacrificios y ajustes dramáticos

The Lakers' JaVale McGee is shown against the Warriors on April 4, 2019.
(Associated Press)

Varias ligas deportivas piensan que han descubierto un procedimiento para volver a jugar de manera segura en la era de COVID-19. Se requerirán sacrificios y ajustes dramáticos.

En la segunda semana de mayo, el béisbol creyó que había una solución.

El 2 de junio, la NHL introdujo su segunda fase de regreso.

El 4 de junio, la NBA anunció que había acordado un plan.

La WNBA cree que un regreso en julio es factible.

Anuncio

Es un marcado contraste con lo ocurrido hace casi tres meses, cuando la pandemia COVID-19 detuvo el mundo deportivo americano y alteró dramáticamente la forma en que operaba. ¿Podrían regresar siquiera? ¿Podrían los deportes ser seguros alguna vez?

Ahora, motivados por su deseo de no dejar que se desperdicie una temporada y renunciar al dinero en juego, esas ligas se acercan a lo que creen que les permitirá volver a jugar.

Sus planes, sin embargo, dependen de grandes sacrificios y ajustes dramáticos de los jugadores que ya han sentido la tensión de la reducción de sus salarios y la incertidumbre profesional. Como en el resto del mundo, las ligas han debido tener en cuenta la salud pública y la seguridad de sus jugadores, equilibrando eso con lo que se puede pedir razonablemente a una persona que altere. A medida que avanzan hacia una solución, aún no está claro si esas dos consideraciones pueden coexistir. El jueves, el mismo día que la NBA anunció su intención de reanudar el juego en Orlando, el departamento de salud de Florida anunció el mayor número de nuevos casos de COVID-19 en el estado.

Anuncio

A medida que las ligas se acercan a un regreso, lo hacen en medio de disturbios a nivel nacional que afectan personalmente a muchos de sus miembros. Las protestas contra el racismo y la brutalidad policial que han seguido a la muerte de George Floyd, un hombre negro que murió cuando un policía blanco se arrodilló en su cuello, han sido adoptadas de manera personal para muchos atletas. Algunos se han sumado a las protestas y otros han compartido sus propias experiencias con el racismo.

“Definitivamente estoy viendo jugadores que responden a los tiempos”, dijo Keyon Dooling, exjugador de la NBA y defensor de la salud mental del sindicato de jugadores. “Definitivamente estoy viendo a jugadores que sabes que son vulnerables, que son impactados por la incertidumbre, pero también estoy viendo a jugadores que tienen experiencias de injusticias raciales antes de su ingreso al mundo del baloncesto o incluso algunos ya como profesionales”.

La ansiedad como agravante

Dooling ya se había dado cuenta del estrés que había provocado la interrupción de la temporada y el efecto que había tenido entre los jugadores de la liga. Fueron sacados de sus rutinas y alejados del juego que a menudo había sido un escape. También se enfrentaban a pérdidas financieras; sus cheques de pago se redujeron en un 25% durante la pandemia.

Anuncio

El béisbol fue el primer deporte importante que ofreció un plan para regresar a salvo. La liga había planteado la idea de poner en cuarentena a los jugadores de sus familias en lugares de entrenamiento seguros en primavera, pero eso causó mucho disgusto y la liga cambió de rumbo.

En su lugar, la MLB produjo un documento de 67 páginas que detallaba un mundo restrictivo donde no pueden ducharse en los estadios después de los partidos, escupir en los parques de béisbol o incluso saludarse.

“Probablemente sería muy difícil no escupir en un campo de béisbol”, dijo el lanzador de los Dodgers, Clayton Kershaw, durante una reunión via Zoom organizada por los Dodgers. “Claro que sería muy extraño”.

Dodgers pitcher Clayton Kershaw is shown at spring training on Feb. 21, 2020, in Phoenix.
“It would probably be pretty hard to not spit on a baseball field,” Dodgers pitcher Clayton Kershaw said of a potential COVID-19-related restriction. “It would be a strange one for sure.”
(Gregory Bull / Associated Press)
Anuncio

La idea de una verdadera cuarentena tampoco les gustó a los jugadores de la NBA.

“Era un poco preocupante”, dijo el centro de los Lakers, JaVale McGee. “Sólo porque no creo que la gente vaya a hacer eso. Somos hombres adultos. Afortunadamente no será así si sucede”.

En una conferencia telefónica el viernes en la que los jugadores votaron para aprobar el plan de regreso de la liga, se les dijo que dejar el campus de Disney World, que serviría como centro de la NBA, no sería una opción.

The NBA Players Assn. voted unanimously in favor of the plan to return to the court and will continue negotiations with the league on a 22-team restart.

Anuncio

Es un problema que también enfrentan los jugadores de la NHL.

“Va a ser todo un desafío”, dijo el exdelantero de los Kings, Kyle Clifford. “Creo que va a ser un shock para ellos y sus familias si no son capaces de verse durante un período bastante largo”.

La forma en que los jugadores reaccionen a lo que se espera de ellos dependerá de muchos factores, dijo Kate Hays, una psicóloga deportiva con sede en Toronto.

“Hay una enorme cantidad de adaptaciones”, dijo Hays. “Creo que también es una cuestión de cuál era su nivel de salud mental, antes de la pandemia, cómo han sido capaces de manejar este interín. ¿Cómo será estar de vuelta?

Anuncio

“Asumiría que habrá un aumento real en al menos la ansiedad situacional para casi todo el mundo y puede ser algo mayor para las personas que han estado lidiando con algunos problemas de salud mental a lo largo del camino”.

¿Protocolos de salud?

Aunque la NBA conoce su formato de juego si la temporada se reanuda el 31 de julio como estaba previsto, no ha finalizado sus nuevos protocolos de salud.

“Hay cambios constantes en términos de lo que estamos aprendiendo sobre este virus”, dijo el comisionado Adam Silver durante una entrevista el jueves en TNT. “Estamos estudiando cada día la cantidad de casos en el Condado de Orange, en Florida. Si los antivirales o las vacunas llegan antes de lo que se esperaba, podría influir en la posibilidad de que los aficionados vayan a los estadios”.

Anuncio

Silver señaló que los datos muestran que los jóvenes sanos, como la mayoría de los jugadores de la liga, corren menos riesgo de sufrir complicaciones graves. McGee, el centro de los Lakers, tiene asma y sufrió de neumonía el año pasado, dos cosas que podrían ponerlo en mayor riesgo si tuviera una infección por COVID-19. McGee dijo recientemente que no le preocupa la enfermedad.

Mientras que McGee no está preocupado, otros lo están. A algunos jugadores les preocupa visitar a familiares mayores después de haber jugado.

“Esperaría hasta que todo terminara, pero creo que el simple hecho de estar ya allí [en Orlando], sabiendo que tan pronto como esto termine puedo volver a casa lo haría mucho más fácil”, dijo Maurice Harkless, hablando antes de que se supiera que los Knicks no estarían entre los equipos invitados a Orlando, donde tiene familiares.

Harkless no volvió a ver a su familia después de que la temporada fuera suspendida, porque había jugado contra dos equipos, los Pistons de Detroit y el Jazz de Utah, que tenían jugadores que daban positivo en COVID-19.

Anuncio

“Mi abuela es muy anciana”, dijo Harkless. “No quise arriesgarme, así que me vine aquí [a L.A.]”.

También hay entrenadores en la liga que están en sus 60 y 70 años, dos grupos de edad con mayor riesgo. Silver dijo que la liga protegería a los entrenadores que forman parte de los grupos de riesgo de las complicaciones de COVID-19, pero que eso planteaba dudas sobre los derechos de esos entrenadores y su posible estigmatización.

La prueba más precisa para COVID-19 es una experiencia desagradable, por no decir más. Se introduce un gran hisopo en la cavidad nasal de una persona, hasta la garganta, para recoger una muestra. La idea de que los jugadores tengan que pasar por una prueba tan invasiva cada día es preocupante para algunos.

A construction worker died after falling at SoFi Stadium in Inglewood on Friday, and work on the $5-billion project has been temporarily stopped.

Anuncio

“Al mismo tiempo, no nos parecía bien jugar sin fans”, dijo Danny Green de los Lakers. “Ese fue un punto en el que dijimos, ‘Si no tenemos fans, no, no jugaremos, es un asco’”. Pero las cosas han cambiado. Así que, si tenemos que hacernos la prueba, ¿adivina qué? Lo haremos. Si tenemos que jugar sin fans, vamos a jugar sin fans. Casi todo lo que podamos hacer ahora mismo debido a las circunstancias”.

No hay apoyo de los fans

Cuando la estrella de los Lakers, LeBron James, se enfrentó por primera vez a la idea de jugar partidos sin espectadores en las gradas, no había oído que la NBA lo discutiera y no estaba preparado para la pregunta. Su respuesta fue su reacción visceral.

“No voy a jugar si no tenemos a los fans entre la multitud”, dijo James. “Para eso es para lo que juego”.

Anuncio

La siguiente vez que James habló sobre el tema, sonrió y dijo que, si eso era lo más seguro, eso es lo que haría.

James no estaba solo con una reacción adversa a la idea de jugar sin fans.

Los espectadores pueden jugar papeles críticos en el flujo de un juego.

“Eso es parte de lo que se trata la energía”, dijo Hays, un psicólogo deportivo. “No tener espectadores creo que será un gran desafío y se sentirá muy extraño. Espero que en el gran esquema de las cosas esto probablemente no importará tanto como algunos otros temas que se han planteado”.

Anuncio

El sitio neutral también ha eliminado la ventaja que otorga el jugar como local, algo por lo que los Lakers se esforzaron por mantenerse en el primer sitio de la Conferencia del Oeste.

Aunque decepcionados, algunos jugadores lo atribuyen a otro sacrificio en nombre de salvar sus temporadas y renunciar a algunas libertades.

“Honestamente estoy lista para jugar”, dijo Monique Billings, una delantera del Atlanta Dream de la WNBA que jugó en la UCLA. “Soy una persona hogareña, muy simplista conmigo misma, así que honestamente, me parece bien, no voy a mentir, creo que podría arreglármelas”.

El delantero de los Lakers Jared Dudley dijo: “Hay mucho dinero en juego. Hay muchas cosas para los fans. Creo que le debemos a los aficionados poder jugar. Creo que hay muchos fans de los Lakers que quieren vernos jugar”.

Anuncio

Dr. Annabelle de St. Maurice believes universities can keep Pac-12 athletes, staff members and students safe during the coronavirus outbreak.

Los escritores Jorge Castillo, Mike DiGiovanna, Andrew Greif, Jack Harris y Thuc Nhi Nguyen contribuyeron a este informe.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí.


Anuncio