Anuncio

Cuidado con los Heat, ellos tiene la química y el plan para vencer a los Lakers

Heat center Bam Adebayo, left, and Celtics forward Grant Williams (12) battle for a rebound during Game 6 on Sept. 27, 2020.
El pívot del Heat, Bam Adebayo, a la izquierda, y el alero de los Celtics, Grant Williams (12), luchan por un rebote durante el Juego 6 el domingo por la noche.
(Mark J. Terrill / Associated Press)

La estrella de los Lakers, LeBron James, se enfrentará a su antiguo equipo y al presidente del Heat, Pat Riley, se enfrentará al club que él entrenó para lograr algunas de las mayores victorias en las finales de la NBA.

Una noche antes, los empleados con protectores faciales de plástico cubriendo sus bocas y con mascarillas correteaban en ambas líneas de base, esperando la señal para disparar las latas de confeti como lluvia sobre los Lakers, campeones de la Conferencia Oeste.

El domingo, llegó la misma señal, el timbrazo final, pero el papel triturado no cayó. Podría haberlo hecho si el equipo ganador quisiera.

Le presento a los Miami Heat, el equipo que dijo… “No”.

Después de vencer a los Boston Celtics 125-113 en el Juego 6 de las finales de la Conferencia Este, el Heat está listo para ser presentado a los fanáticos de los Lakers. Pero es posible que ya los conozca (y no solo al tipo con el cabello peinado hacia atrás, Pat Riley, que los reunió).

Anuncio

Un equipo de Lakers construido sobre las espaldas de dos de las estrellas más dominantes de la NBA se enfrentará a un grupo desfavorecido que es más fuerte como colectivo que como individuos, y cuya cultura e identidad son tan valiosas como saltar y clavar el balón, tal como lo hicieron los Lakers en 2004 contra los Detroit Pistons.

Esa temporada, Ben Wallace, Chauncey Billups y Richard Hamilton fueron lo suficientemente buenos juntos para vencer a un equipo de los Lakers con cuatro futuros miembros del Salón de la Fama: Kobe Bryant, Shaquille O’Neal, Karl Malone y Gary Payton.

El miércoles, los Lakers se enfrentarán al Heat, un equipo que ha vencido a los equipos mejor clasificados en cada una de las tres rondas de los playoffs debido a un arma no tan secreta.

“Juntos”, dijo la estrella de los Heat, Jimmy Butler. “Así es como pudimos hacerlo”.

Anuncio

Los Heat se ganaron el derecho a estar en las Finales de la NBA contra los Lakers al pasar por Indiana, Milwaukee y Boston.

Lo hicieron apostando por Butler, una estrella que dejó tres franquicias anteriores en peor situación que cuando llegó allí. Su estilo de liderazgo fue controvertido y no fue aceptado universalmente. Y para los equipos con espacio en el tope salarial el verano pasado, como los Lakers y los Clippers, Butler no era una prioridad principal.

Celtics guard Marcus Smart, left, defends against Heat guard Jimmy Butler.
El escolta de los Celtics, Marcus Smart, a la izquierda, defiende al escolta del Heat, Jimmy Butler, durante la victoria de Miami en el Juego 6 de las finales de la Conferencia Este el domingo.
(Kevin C. Cox / Getty Images)

“A eso se reduce todo esto: ser querido, apreciado por lo que traes a la mesa”, dijo Butler. “Y como lo he dicho una y otra vez, como [el entrenador Erik Spoelstra] dice constantemente, ‘No somos para todos’. Yo no soy para todos, pero aquí estoy.

Anuncio

“Los chicos que tenemos, somos el uno para el otro. Vamos a competir constantemente apoyandonos, y este es mi hogar”.

Está rodeado por una estrella más joven en Bam Adebayo, quien tuvo una actuación en el Juego 6 que compensó con creces su ‘chapuzón’ en el Juego 5, sus 10 puntos y siete rebotes en el último cuarto como resultado de una fuerza implacable que Boston no pudo manejar. Goran Dragic está en su mejor momento, pero ha demostrado durante toda la postemporada que todavía puede marcar la diferencia, un ex escolta All-Star que puede volver a marcar y lucir como uno nuevamente por períodos.

×

Highlights from the Miami Heat’s victory over the Boston Celtics in Game 6 of the Eastern Conference finals on Sunday.

Y está el resto del elenco: la sabia experiencia de Andre Iguodala en el campeonato, el anotador confiado que es Tyler Herro, los tiros de Duncan Robinson y el juego completo de Jae Crowder.

Anuncio

Esos siete jugadores hicieron todas las anotaciones de Miami el domingo, liderados por los 32 puntos de Adebayo y los 22 de Butler.

Defensivamente, sin embargo, es donde el Heat puede causar problemas a los equipos. Usarán un montón de estilos diferentes, incluida una gran cantidad de zonas. Y aunque no son tan altos como los Lakers, probablemente sean lo suficientemente grandes como para no ser acosados.

“Son súper físicos, súper duros, muy, muy inteligentes”, dijo el entrenador de Boston, Brad Stevens.

Stevens calificó al Heat como un “puñado”, al igual que los Pistons de 2004: un equipo que podría dominar el ritmo y encontrar formas de eliminar sus brechas de talento con compromiso mutuo y altruismo. Liderados por Billups, los Pistons eran el tipo de equipo que volaría sobre la primera fila del Staples Center para perseguir una pelota suelta porque podría ayudarlos a ganar. La longitud de Tayshaun Prince, la arrogancia de Rasheed Wallace, el estilo suave de Hamilton, la furia de Ben Wallace y la astucia de Billups empujaron a los Pistons más allá del talento de los Lakers.

Anuncio

Los Heat se construyen con el mismo ADN y Butler es el líder perfecto.

“Todos en la liga siempre han sabido que él impacta en los triunfos. No se trata de estadísticas ni de otra cosa. A él le importa”, dijo Spoelstra. “Y para nosotros, ese es nuestro idioma”.

Y los Pistons de 2004 lo hablaron con fluidez.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés, Jimmy Butler, Heat


Anuncio