Anuncio
Share

UCLA y USC volverán a acoger al público con aforo completo para la temporada 2021

UCLA Bruins tight end Devin Asiasi runs past USC Trojans safety Isaiah Pola-Mao
El tight end de los Bruins de UCLA Devin Asiasi (86) pasa corriendo por delante del safety de los Trojans de USC Isaiah Pola-Mao (21) en un partido de 2019. Los aficionados de los Bruins y los Troyanos podrán asistir a los partidos sin restricciones durante la temporada 2021.
(Robert Gauthier / Los Angeles Times)

En el día en que California saludó su reapertura a gran escala, los aficionados al futbol americano de UCLA y USC pudieron celebrar la renovación de una preciada tradición otoñal: sus estadios en casa repletos de actividad.

Los responsables deportivos de ambas escuelas anunciaron el martes que el Rose Bowl y el Coliseum volverán a acoger a los aficionados al 100% de su capacidad a partir del 28 de agosto con el partido inaugural de los Bruins contra Hawái.

Se espera que los detalles sobre los protocolos de seguridad en los estadios se anuncien más adelante. Como parte de los planes de reapertura total anunciados el mes pasado para los cinco equipos de béisbol de las Grandes Ligas de California, las autoridades estatales recomendaron, pero no exigieron, que los aficionados presentaran una prueba de vacunación o un resultado negativo en el examen de COVID-19. No se exigen cubiertas faciales a los aficionados totalmente vacunados en esos recintos.

El director deportivo de la USC, Mike Bohn, dijo en un comunicado que su escuela se alinearía con las últimas orientaciones del estado sobre los protocolos de seguridad para los eventos deportivos, además de cumplir con las directivas del condado, la ciudad y el campus.

Anuncio

El Rose Bowl (capacidad: 80.000) y el Coliseum (77.500) estuvieron vacíos durante los partidos de la temporada pasada, excepto para los trabajadores esenciales del estadio, los funcionarios de la escuela y los medios de comunicación. Los funcionarios de la UCLA y la USC rechazaron una oferta conjunta para permitir que los familiares vieran jugar a sus hijos por parte de los funcionarios de salud pública de California y el condado de Los Ángeles, que citaron la creciente propagación del COVID-19 en la comunidad.

Pero con el número de casos y muertes virales disminuyendo y la correspondiente relajación de las restricciones, los aficionados volverán a presenciar el futbol americano de otoño.

Esto significa que los aficionados de la UCLA pueden empezar a planificar sus fiestas para el primer partido en casa. También pueden presionar a sus amigos para que ayuden a contrarrestar la multitud de aficionados de Louisiana State que se espera en el Rose Bowl el 4 de septiembre para el partido entre los Bruins y los Tigers.

Anuncio

“Estamos encantados de volver a dar la bienvenida a estudiantes, exalumnos y aficionados al Rose Bowl y a nuestros otros eventos deportivos externos”, dijo el director deportivo de la UCLA, Martin Jarmond, en un comunicado. “Se recomienda encarecidamente vacunarse contra el COVID-19 para proporcionar un entorno más seguro para todos. Continuaremos siguiendo los protocolos locales y estatales de salud y seguridad para mantener un espacio seguro para nuestros aficionados”.

El calendario de siete partidos de USC en casa comienza el 4 de septiembre contra San Jose State y contará con una apertura temprana de la Conferencia Pac-12 el 11 de septiembre contra Stanford. Los Trojans y los Bruins jugarán en el Coliseum el 20 de noviembre antes de que USC concluya su temporada regular con un partido en casa contra Brigham Young el 27 de noviembre.

“Estamos más que emocionados de dar la bienvenida a la Familia Troyana de vuelta al Coliseo por primera vez desde 2019", dijo Bohn en un comunicado. “Nuestros partidos en casa no fueron lo mismo el año pasado, y la experiencia en el Coliseum es tan especial principalmente por los fans. Nuestros jugadores y entrenadores no pueden esperar a ver a los fanáticos y a la familia en las gradas, y esa energía es un factor de diferencia para nosotros en el campo”.

Ahora que los aficionados de la UCLA y de la USC han recibido el visto bueno para volver a sus estadios, la responsabilidad recae en sus respectivos equipos para ofrecer una actuación digna.

Anuncio

Si UCLA gana a Hawái, representará la primera victoria fuera de la conferencia para el entrenador de los Bruins, Chip Kelly, después de un comienzo de 0-6 que es quizá la mayor mancha en su récord de 10-21 con el equipo.

UCLA cuenta con 20 titulares, incluido el sénior Dorian Thompson-Robinson, el quarterback más experimentado de la Pac-12. El núcleo veterano podría estabilizar la posición de Kelly y revigorizar una base de fanáticos desinflada; UCLA promedió solo 43.849 fanáticos en el Rose Bowl en 2019, la cifra más baja desde que inauguró el estadio por primera vez en 1982.

La asistencia también ha bajado recientemente en el Coliseo, donde los fanáticos de USC esperan no tener que reanudar otro ritual de otoño al pedir el trabajo del entrenador Clay Helton. Los Trojans tuvieron un promedio de 59.358 fanáticos para los juegos en casa en 2019, un ligero aumento de 55.449 en 2018, pero muy por debajo de los 72.588 que el equipo promedió en 2017.

Los interesados en las entradas de UCLA para la temporada 2021 pueden llamar al (310) 825-2946; los boletos de USC se pueden adquirir llamando al (213) 740-4672. Por primera vez, ambas escuelas utilizarán exclusivamente la venta de boletos por móvil para los partidos en casa como parte de los esfuerzos para garantizar una entrada segura en sus respectivos estadios.

Anuncio

Asimismo, la UCLA anunció que los partidos de futbol americano en el estadio Wallis Annenberg y los de waterpolo masculino en el Centro Acuático Spieker también permitirán el aforo completo a partir del otoño.

For the original story in English, please click here.


Anuncio