Anuncio
Share

Cómo el COVID-19 ha transformado los Juegos Olímpicos de Tokio incluso antes de empezar

A worker disinfects a table tennis court at the Tokyo Metropolitan Gymnasium.
Un trabajador desinfecta la superficie de una mesa en el Gimnasio Metropolitano de Tokio el lunes. Los análisis positivos de COVID-19 ya han impedido a varios atletas participar en los Juegos.
(Steph Chambers / Getty Images)

La decisión del COI de celebrar los Juegos Olímpicos de Tokio en medio de una pandemia en curso en Japón ha presentado una plétora de desafíos y pruebas positivas para los atletas antes de que los Juegos hayan comenzado.

Con el reloj a punto de comenzar los Juegos de Verano el viernes, los ejecutivos olímpicos y los organizadores japoneses se encuentran cada vez más a la defensiva.

Los casos de COVID-19 siguen siendo altos en esta capital, ha habido protestas públicas y cada nuevo día parece traer otra prueba positiva -una gimnasta estadounidense, dos jugadores de futbol+ sudafricanos- en y alrededor de la burbuja supuestamente segura de los Juegos.

Todo ello subraya una pregunta que se repite una y otra vez: ¿Por qué seguir adelante con un evento deportivo masivo en medio de una crisis sanitaria mundial?

En una conferencia de prensa celebrada el fin de semana, el presidente del Comité Olímpico Internacional reconoció que el debate en torno a los recientemente denominados “Juegos Pandémicos” se ha vuelto “más acalorado y emocional”.

Anuncio

“Mucha gente que se siente estresada, tiene que enfrentarse a la incertidumbre y entonces reacciona con cierto escepticismo y con fuertes argumentos”, dijo Thomas Bach a los periodistas. “Creo que es la naturaleza humana”.

Si la motivación para perseverar parece obvia -piensen en los miles de millones de dólares en derechos de transmisión-, los métodos no lo son. Sobre el terreno, en Tokio, donde el gobierno ha implantado el estado de emergencia, el COI y los organizadores se afanan por evitar un acontecimiento de gran magnitud.

“Todos tenemos que seguir las reglas”, dijo Seiko Hashimoto, presidente del comité organizador de Tokio 2020. “Eso es lo que consideramos más importante”.

Todos los que han llegado aquí en las últimas semanas -miles de atletas, entrenadores, funcionarios, medios de comunicación- se han acostumbrado a depositar su saliva en tubos de plástico para las pruebas de COVID.

Anuncio

No se puede cenar en los restaurantes locales ni visitar las atracciones turísticas, y la comunidad olímpica se limita a los hoteles y a las sedes oficiales. El director ejecutivo del COI, Christophe Dubi, insistió en que “la mezcla con la población es extremadamente limitada”.

Se ha pedido a los atletas a que se mantengan alejados de Tokio -sin contar los campos de entrenamiento fuera de la ciudad- hasta cinco días antes de su primera prueba y a que salgan en las 48 horas siguientes una vez finalizada la competencia. Eso significa que el tradicional desfile de atletas en la ceremonia de apertura del viernes por la noche será considerablemente menor.

Coco Gauff plays a return during a match at Wimbledon on July 5.
Coco Gauff hace una devolución durante un partido en Wimbledon el 5 de julio. Gauff no podrá representar a Estados Unidos en los Juegos Olímpicos tras dar positivo por COVID-19.
(Kristy Wigglesworth / Associated Press)

Las reuniones y la socialización dentro de la villa de los atletas -un pilar de la experiencia olímpica- también se verán reducidas.

Anuncio

“La villa se diseñó para una capacidad de 17.000 personas”, dijo Dubi. La mayor afluencia se producirá hacia la mitad de los 17 días de los Juegos, cuando se crucen los horarios de varios deportes importantes y “tendremos unos 6.000 atletas y sus grupos de apoyo”.

Aun así, las autoridades sanitarias internacionales han expresado sus dudas sobre si los Juegos pueden celebrarse con seguridad mientras la variante Delta se abre paso por el mundo, y Dubi admitió que “no existe el riesgo cero”.

Los dos atletas sudafricanos dieron positivo dentro de la villa. La gimnasta estadounidense Kara Eaker, suplente del equipo, estaba en otro lugar en un campo de entrenamiento en Japón, trabajando lejos de la estrella Simone Biles y otros. En total, hasta el martes, 71 personas relacionadas con los Juegos se habían infectado con COVID-19 a principios de esta semana.

El jefe del equipo nacional de Nueva Zelanda, Rob Waddell, dijo que sus atletas “son conscientes de que hay riesgo en este entorno; existe el riesgo solo por el hecho de que hay mucha gente en un área pequeña”. Él ha notado otro problema en Tokio.

Anuncio

“Ha sido duro conducir hoy hasta aquí pasando por algunas de las magníficas sedes que se han montado para estos Juegos Olímpicos, porque son espectaculares y habría sido increíble tener multitudes allí, sin duda”, dijo.

En las semanas transcurridas desde que los organizadores decidieron prohibir la entrada a los espectadores, el COI ha estado trabajado en varios trucos para que los estadios vacíos resulten menos extraños para los competidores.

Los Servicios Olímpicos de Radiodifusión han recopilado grabaciones de los vítores y el sonido ambiente de varias competencias y partidos de los Juegos anteriores. El sistema de megafonía de un partido de voleibol en Tokio, por ejemplo, podrá reproducir el ruido del público de partidos anteriores a niveles bajos para crear ambiente y minimizar el eco en las gradas desiertas.

TOKYO, JAPAN - JULY 19: Officials prepare a volleyball net at the Ariake Arena.
Funcionarios preparan una red de voleibol en el Ariake Arena antes de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 el 19 de julio de 2021 en Tokio, Japón.
(Toru Hanai / Getty Images)

Anuncio

Tomando prestado un truco de la NBA, los organizadores instalarán grandes pantallas de video que mostrarán un tablero con los aficionados que los vean en tiempo real. Habrá “mapas de animación” electrónicos del mundo con puntos luminosos en los que la gente está siguiendo la acción. Los monitores de video de la zona mixta -la zona situada junto al terreno de juego- permitirán a algunos ganadores de medallas interactuar con sus familiares y amigos inmediatamente después de la competencia.

“No queremos que los atletas se sientan solos en los estadios”, dijo Bach. “Deseamos mostrarles que mucha gente está con ellos, que les apoya”.

El apoyo moral podría resultar importante: en una situación en la que todos se han acostumbrado a constantes pruebas antidopaje, los atletas se enfrentan ahora a la ansiedad añadida de esperar los resultados del COVID.

El COI se ha resistido a hacer obligatoria la vacunación, estableciendo en su lugar un protocolo estratificado que comienza con las pruebas de saliva. Los resultados positivos desencadenan una prueba más sensible de la misma muestra; otro positivo provoca un hisopo nasal por PCR. Los infectados son puestos en cuarentena en hoteles regulados por el gobierno y, con todos los titulares de credenciales cargando aplicaciones GPS en sus teléfonos móviles, se identifica a los contactos cercanos y se les aísla.

Anuncio

Para los atletas -como los seis miembros del equipo británico que entraron en contacto con un caso de COVID en su vuelo a Japón- eso significa vivir y entrenar solos. Ha habido escepticismo sobre una política del COI que les permitiría competir si dan negativo en las seis horas siguientes a su prueba, pero los funcionarios creen que la literatura médica muestra que ese lapso de tiempo es seguro.

Algunos competidores no llegarán tan lejos; la tenista estadounidense Coco Gauff, de 17 años, es una de las muchas que han dado positivo incluso antes de salir de sus países.

“Estoy muy decepcionada”, escribió en las redes sociales. “Siempre ha sido mi sueño representar a Estados Unidos en los Juegos Olímpicos”.

Los responsables de los Juegos Olímpicos están tratando de dar un giro positivo a las crecientes infecciones entre sus filas, buscando formas de reconfortar a la población de Japón, donde más de 15.000 personas han muerto a causa del COVID y, según diversas estimaciones, solo un 20% se ha vacunado. Señalan que únicamente el 0.1% de la gente que llega del exterior ha dado positivo.

Anuncio

“Lo que estamos viendo es lo que se esperaba”, dijo Brian McCloskey, jefe de un panel de expertos reunido por el COI. “Las cifras que hay son en realidad extremadamente bajas; más bajas de lo que esperábamos”.

Cuando se le preguntó cuántos casos esperaba el COI para el final de los Juegos, McCloskey pareció dar marcha atrás, diciendo: “No ponemos una cifra. Es imposible de predecir”.

Bach, que fue abucheado desde lejos durante una reciente aparición en Hiroshima, expresó su confianza en que los japoneses serán más entusiastas una vez que comiencen las competencias. Los organizadores locales parecían menos seguros.

“Poco a poco los ciudadanos están comprendiendo que esto va a ser muy seguro y poco a poco el índice de aprobación irá subiendo”, dijo Hashimoto.

Anuncio

Aun así, a pocos días de la ceremonia de apertura, añadió que “los Juegos no son realmente bien recibidos por el público”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí.


Anuncio