Anuncio
Share

Los Rams se recuperan tras la victoria sobre los Jaguars, pero la próxima gran prueba es en Arizona

INGLEWOOD, CA - December 05 2021: Los Angeles Rams safety Nick Scott (33) dives.
El safety de los Rams, Nick Scott, se lanza para hacer tropezar al quarterback de los Jaguars de Jacksonville, Trevor Lawrence.
(Brian van der Brug / Los Angeles Times)

Los Jaguars fueron el remedio perfecto para los Rams, que tenían una racha de tres derrotas. Sin embargo, gran parte de la temporada gira en torno al juego de la próxima semana en Arizona.

Ganar no iba a ser suficiente para los Rams el domingo.

Al fin y al cabo, todos le ganan a los desventurados Jaguars de Jacksonville.

Para lavar esa desagradable sensación de una racha de tres partidos perdidos, los Rams necesitaban una victoria decisiva, una verdadera paliza para empezar de nuevo en diciembre.

Tardó un poco -la ofensiva resolló como un cacharro al principio- pero en la segunda mitad de la paliza de 37-7, estos parecían los Rams que en un momento de la temporada estaban 7-1.

Anuncio

“Se siente bien estar de vuelta en el lado ganador y ahora tenemos que ser capaces de permanecer ahí", dijo el entrenador Sean McVay.

Los Rams están en medio de un experimento fascinante. Han construido una lista de estrellas, incluyendo dos grandes incorporaciones en el último mes, y confían en que eso los eleve a la estratosfera.

Mucha gente está esperando que la franquicia se desmorone.

Algunos no soportan la idea de perseguir y contratar estrellas.

Otros no tienen la oportunidad de hacerlo. Y otros más -y tal vez la mayoría- simplemente adoran ver a un equipo de Los Ángeles tener una gran actuación.

Pero los Rams tienen la oportunidad de enderezarse. Lo hicieron el domingo con una victoria que se extendió por toda la plantilla. Esta no fue una de esas victorias en las que Matthew Stafford y Cooper Kupp obtuvieron números llamativos que nadie pudo igualar, aunque ambos jugaron bien. Mucha gente contribuyó esta vez.

Brandon Powell, recién salido de la plantilla de prácticas, devolvió la patada inicial 65 yardas. El centro suplente Coleman Shelton entró y jugó un partido sólido después de que el titular Bryan Allen se cayera por una lesión de rodilla en la primera jugada desde el scrimmage.

El receptor novato Ben Skowronek hizo una atrapada de voltereta por el centro, aunque también tuvo una caída y una penalización.

Y con Darrell Henderson lesionado, Sony Michel intervino para correr 121 yardas, el primer corredor de 100 yardas de los Rams esta temporada.

Los jugadores habituales también hicieron su parte. Aaron Donald consiguió un fumble en la segunda jugada de Jacksonville. Kupp y Odell Beckham Jr. tuvieron recepciones de touchdown. Stafford terminó lanzando para 295 yardas en poco más de tres cuartos.

Kupp se convirtió en el cuarto jugador en la historia de la NFL en conseguir 100 recepciones en los primeros 12 partidos de su equipo, uniéndose a Michael Thomas, Julio Jones y el receptor del Salón de la Fama Marvin Harrison.

Rams inside linebacker Troy Reeder (51)
El linebacker interior de los Rams, Troy Reeder (51), persigue al quarterback de los Jaguars, Trevor Lawrence (16), en la segunda mitad.
(Brian van der Brug / Los Angeles Times)

“Quiero decir, él hace todo bien, ¿sabes?” dijo Stafford sobre Kupp. “Mide 6-2, pesa 210, y corre muy bien. Tiene un gran sentido del juego. Es un gran competidor. Entiende el juego. Lo hace todo bien”.

Asimismo, los Rams hicieron muchas cosas bien el domingo en un energizado estadio SoFi. Sí, los Jaguars están 2-10, pero los Rams empataron el máximo de puntos de la temporada contra ellos, y el mínimo de la temporada en puntos cedidos a ellos.

Lo más importante para los Rams, es que volvieron a tener confianza. Eso se perdió irremediablemente en noviembre.

¿Qué significa realmente?

Eso aún está por determinarse. ¿Se trata de una franquicia que golpea a los débiles de la NFL -Houston, los Giants de Nueva York, Jacksonville- o de una que puede vencer sistemáticamente a equipos de buen calibre.

La gran prueba llega hoy lunes por la noche en Arizona, donde los Cardinals (10-2) tienen el mejor récord de la liga y están en una posición privilegiada para ganar la NFC Oeste.

Los Rams están 1-2 en la división y los Cardinals están 4-0, así que incluso una victoria de los Rams en Arizona no cerrará esa brecha. Pero sería un comienzo.

La clave para los Rams es demostrar que pueden jugar un juego significativo en la recta final, como lo hizo Tampa Bay el año pasado cuando estaban 7-5 en su semana de descanso, tuvieron un respiro y nunca perdieron el resto del camino. Eso es posible en esta liga imprevisible y llena de rachas.

Solo hay que ver la locura del domingo. Minnesota, a dos semanas de haber dado una sorpresa a Green Bay, perdió ante los Lions de Detroit, que no habían ganado.

Seattle, con cuatro victorias, barrió a San Francisco, que llevaba una racha de tres victorias. Los Seahawks son dueños de los 49ers como los 49ers son dueños de los Rams.

Si los Rams logran una victoria en Arizona, vuelven a ser el equipo que parecían ser al principio de la temporada.

Ese viaje al desierto le dirá al mundo del futbol americano mucho sobre los Rams, si son reales o son un espejismo.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio