Anuncio

¿Deberías enviar a tu hijo a la escuela? Las familias están preocupadas y divididas

La maestra Natalie Burge de la Escuela Giano en West Covina. Los funcionarios están debatiendo si reabrir  en el otoño.
Natalie Burge, maestra de la Escuela Intermedia Giano en West Covina, se sienta en su aula vacía. Los funcionarios están debatiendo si reabrir los campus en el otoño.
(Myung J. Chun / Los Angeles Times)

Ahora el debate es sobre cómo y cuándo reabrir las escuelas - padres y maestros están divididos y preocupados.

Semanas antes del comienzo de la escuela, los californianos están profundamente divididos sobre si los planteles pueden reabrir de manera segura en medio del aumento continuo del coronavirus, atrapados en un momento colectivo de incertidumbre y ansiedad que también se refleja entre los maestros y los funcionarios de la educación.

Los padres, como se indica en una nueva encuesta estatal, están lidiando con la perspectiva de un aprendizaje estresante y menos efectivo en el hogar, sin mencionar los continuos problemas de cuidado infantil, y el temor de que los niños expuestos en la escuela, puedan llevar el COVID-19 y sus riesgos potencialmente mortales a sus casas.

Por ahora, el aprendizaje desde el hogar, en vigor desde mediados de marzo, debería continuar, dijeron los líderes sindicales del sistema educativo.

La Asociación de Maestros de California hizo una declaración similar pero menos explícita, diciendo que las condiciones para mantener a los estudiantes seguros no se han cumplido en todo el estado.

Anuncio

Las autoridades escolares de Los Ángeles aún no han tomado una decisión final y solo han dicho que la instrucción comenzará el primer día de clases, de una forma u otra.

Yolanda Ford-Swinton, quien cuida a una nieta de 8 años, ejemplifica la angustia.

“Creo que ella necesita regresar a la escuela al menos parte del tiempo”, dijo Ford-Swinton, cuya nieta asiste a la primaria Cowan Avenue en el vecindario Westchester de Los Ángeles. “Pero tengo mucho miedo porque no sé qué va a pasar”.

“¿Todos serán evaluados para el COVID-19 cuando entren a la escuela? Si tienen fiebre, ¿serán enviados a casa? ¿Habrá personal de enfermería a tiempo completo? Todo esto crea mucho estrés”.

Anuncio

En general, los californianos están muy divididos sobre si continuar con el aprendizaje a distancia o continuar con una reapertura limitada, según la encuesta, que se realizó en coordinación con el Times.

Aproximadamente 4 de cada 10 adultos de California quieren seguir aprendiendo a distancia este otoño. Un grupo similar favorece una reapertura limitada con estudiantes en la escuela en días alternos o en horarios de medio día. El horario escalonado permitiría a las escuelas cumplir con los requisitos de distanciamiento social, que generalmente requieren que los estudiantes permanezcan a seis pies de distancia.

Menos de 2 de cada 10 apoyan que los estudiantes asistan a clases a tiempo completo y en persona diariamente, incluso iguiendo las pautas de distanciamiento social, según la encuesta.

Los funcionarios de la escuela de Los Ángeles dicen que el año escolar comenzará el 18 de agosto, pero planean tomar un camino cauteloso para reabrir los campus, ya que persiste la preocupación por la salud y la seguridad en medio del brote de coronavirus.

Anuncio

Los encuestados participaron en la Encuesta de la Comunidad de California del 26 de junio al 6 de julio. La encuesta fue encargada por el Center for Asian Americans United for Self Empowerment, Hispanas Organized for Political Equality y Los Angeles Urban League Strategies 360, una firma de encuestas y estrategias políticas con sede en California, quien encuestó a 1.184 ciudadanos adultos. El margen de error del muestreo es de 3 puntos porcentuales.

La cuestión de cuándo y cómo reabrir los campus ha dividido a los expertos y se ha convertido en un tema del presidente Trump, quien esta semana amenazó con retener fondos para las escuelas que no abran y desoyendo el consejo de sus propios expertos.

Trump cuestionó la necesidad del distanciamiento social y calificó las pautas de seguridad de los Centros nacionales para el Control y la Prevención de Enfermedades como demasiado difíciles, costosas y poco prácticas. Los CDC se negaron el jueves a cambiar su orientación.

“Está claro que la mayoría de los estadounidenses tienen mucho más conflicto sobre cómo proceder, ya sea usando una mascarilla o enviando a sus hijos a la escuela, dada la amplia gama de mensajes que están escuchando de sus líderes electos”, dijo el director de la encuesta, Dan Schnur.

Anuncio

Los funcionarios de California están contemplando, en el mejor de los casos, un formato híbrido, con estudiantes que combinan sesiones en línea y materiales de trabajo en el hogar con clases de medio tiempo en campus con grupos pequeños.

Alberta Brinson Moore de Leimert Park explicó sus conflictos.

Su hijo de 15 años estaba “pasando el mejor momento de su vida” en Dorsey High School, jugando fútbol, sacando A en casi todas las calificaciones y compartiendo con sus amigos, a pesar de tener que lidiar con la hiperactividad por déficit de atención y un trastorno del habla.

Desde la pandemia, solo ha tenido tres sesiones de habla, y ninguna de sus instrucciones en línea ha sido en vivo: “Mi hijo realmente necesita algún tipo de interacción social”.

Anuncio

“Pero soy realista”, agregó, refiriéndose al aumento en las infecciones por coronavirus del condado.

Moore, de 58 años, tiene diabetes y presión arterial alta, y recientemente recibió radioterapia para el cáncer de seno.

“Soy la persona que, si algo sucede, no va a ser solo un resfriado”, dijo.

Anuncio

En la encuesta, realizada antes de que Trump comenzara a promocionar la reapertura de las escuelas, los residentes de los condados de Los Ángeles, Orange y San Diego, donde el número de víctimas de COVID-19 ha sido mayor, estuvieron significativamente más a favor de mantener a los estudiantes fuera del campus que los residentes de otras partes del estado.

La encuesta encontró solo pequeñas diferencias entre padres y no padres sobre el tema, pero diferencias significativas entre los diferentes grupos de padres. Entre los que ganaban más de $ 75,000, aproximadamente 3 de cada 10 apoyaron una reapertura total este otoño. Entre los padres que ganan menos de $ 75,000, la mitad de ellos apoyó la reapertura.

Los padres negros y asiáticos americanos apoyaron especialmente el apego al aprendizaje a distancia, con la mitad o más de esos grupos a favor. Los padres latinos estaban más a favor de una reapertura parcial, con casi la mitad apoyando esa opción. Los blancos, que han sido menos propensos que los negros o los latinos a ser afectados por el virus, fueron los más divididos, con aproximadamente 1 de cada 5 respaldando una reapertura total.

Además, la polarización política que ha dividido a los estadounidenses en casi todo en los últimos años refuerza una fuerte división urbano-rural, según la encuesta. Los republicanos y conservadores, que tienen más probabilidades de vivir en zonas no urbanas del estado, respaldaron más la reapertura, que los demócratas y los liberales.

Anuncio

“Estas cifras de la encuesta muestran que el llamado de Trump para una reapertura total es más popular entre los hombres, los ancianos y los votantes blancos rurales”, dijo Schnur. “Trump seguramente no ganará California en noviembre, pero los grupos demográficos que más apoyan la apertura de las escuelas son los votantes que necesita para ganar en estados más competitivos”.

Pero para la mayoría, incluidos los líderes educativos, los problemas son más pragmáticos que políticos.

“Me parece que estamos mal preparados para la reapertura de las escuelas”, dijo Gudiel R. Crosthwaite, el superintendente de Lynwood. “Dado el aumento de las infecciones no solo en el sur de California sino en todo el país, parece casi irresponsable que abran las escuelas”.

Los regentes de la UC votan para suspender los requisitos de los exámenes SAT y ACT para la admisión, marcando un punto de inflexión en el debate sobre los resultados de los exámenes estandarizados.

Anuncio

El superintendente del Distrito Escolar de Lennox, Scott Price, dijo que ha estado involucrado en discusiones con líderes de otros sistemas escolares y algunos esperan que estén listos con algún tipo de aprendizaje híbrido, mientras que otros dicen que probablemente tendrán que comenzar el año escolar utilizando el aprendizaje a distancia. Su sistema escolar está trabajando en su estrategia para el otoño.

El Distrito Escolar Unificado de Las Vírgenes, que se extiende a lo largo de la frontera de los condados de Ventura y Los Ángeles, anunció el jueves que ofrecerá un horario híbrido y una instrucción solo en línea. El distrito ya ha gastado $ 850,000 en mejoras de seguridad y salud, mientras recorta su presupuesto en todo el distrito.

“Todavía estamos ejecutando alrededor del 70% al 30% a favor de estar en el campus”, dijo el superintendente Dan Stepenosky. “Las escuelas son críticas tanto para la salud pública como para la economía... Si no abrimos o no lo hacemos bien, tanto la salud pública como la economía tendrán dificultades ".

Antonio Méndez puede dar fe de las dificultades económicas.

Anuncio

Méndez, un camionero independiente que vive en el área de San Diego, asumió la responsabilidad de supervisar los estudios de sus hijos mientras su esposa mantiene su trabajo en una cooperativa de crédito. Él no tiene a nadie, además de su madre, para cuidar a sus hijos, de 7 y 12 años, y no quiere arriesgarse a exponerla al coronavirus.

“No quiero enviar a mis hijos a la escuela si existe alguna amenaza de que se contagien”, dijo Méndez.

Por ahora, no se sentiría bien, incluso con una reapertura parcial de las escuelas: “Cuando voy a recoger los comestibles, veo gente afuera sin las mascarillas puestas. Esas personas pueden tener hijos. Si actúan de manera irresponsable ... y tengo que enviar a mis hijos a la escuela con esos niños, no lo haré ".

Pero Danielle Simmons, de San Bernardino, dice que sus hijos, de 7 y 10 años, necesitan volver a algo lo más cercano a la normalidad posible.

Anuncio

“El aprendizaje a distancia”, dijo Simmons, “realmente es un dolor de cabeza”.

Aunque la Escuela Primaria Del Rosa proporcionó una computadora portátil y un iPad, la familia tuvo problemas para iniciar sesión en Google Classroom y silenciar los micrófonos, consumiendo el tiempo y causando frustración.

Además, sus hijos “necesitan esa interacción. ... Necesitan salir de la casa y volver a lo que les es familiar ", dijo.

Pero también considerará si la escuela funciona de manera segura y vigilará cuando incrementen las infecciones, dijo.

Anuncio

“La educación remota no funciona muy bien para muchos niños”, especialmente para niños pequeños y familias de bajos ingresos, dijo Jesse Rothstein, profesor de política pública y economía en UC Berkeley, quien tuvo que ayudar a administrar el trabajo escolar de sus propios hijos. en casa. De todos modos, “no puedes ir a las escuelas si no es seguro”.

Y cuando se trata del coronavirus, “hay muchas cosas que todavía no entendemos”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio