Anuncio

En línea o en el aula, los maestros y estudiantes deberán presentarse todos los días, según las nuevas reglas

Acusan a pareja blanca en EEUU tras apuntarle a mujer negra
Observando la distancia física, la maestra de primer grado, Caitlin Hicks, le da un abrazo al aire a Sid Solomon, de 6 años, cuando se encuentra con los estudiantes por última vez en junio, el día en que los alumnos recogieron el trabajo escolar dejado después de que la Central Street Elementary en El Segundo cerrara en marzo.
(Jay L. Clendenin / Los Angeles Times)

En tiempos normales, no parecería pedir mucho a los profesores que asistan y enseñen en días escolares programados, pero todo eso cambió con el coronavirus

Cuando se trata de educación, el nuevo presupuesto estatal va más allá de proporcionar $70.5 mil millones en fondos para escuelas K-12: establece reglas fundamentales de responsabilidad para una nueva era de aprendizaje a distancia en California al exigir que los maestros en línea asistan y documenten el aprendizaje de los estudiantes.

El proyecto de ley de presupuesto, que se espera que firme el gobernador Gavin Newsom, anticipa que las escuelas continuarán dependiendo en gran medida de la instrucción en línea cuando los campus vuelvan a abrir en el otoño.

También reconoce implícitamente las profundas pérdidas de aprendizaje del último semestre, especialmente entre los alumnos de familias de bajos ingresos, cuando los sistemas escolares tuvieron dificultades para hacer la transición de todos los estudiantes en línea.

Anuncio

Las nuevas directivas establecen parámetros mínimos de enseñanza para el aprendizaje a distancia al tiempo que protegen a los docentes contra los despidos inmediatos.

“Los sindicatos de educadores y docentes han obtenido fondos bastante estables de Sacramento para reabrir las escuelas este otoño”, dijo Bruce Fuller, profesor de educación de UC Berkeley. “Ahora el imperativo es ofrecer una rica combinación de instrucción en línea y presencial”.

Fuller expuso que el énfasis en la documentación refleja la preocupación de los líderes estatales de que “decenas de miles de niños simplemente se desconectaron en la primavera y luego se quedaron atrás”.

Ya sea que la escuela sea en línea o en persona, las reglas vuelven a imponer el requisito mínimo de 180 minutos de instrucción diaria del estado para el jardín de infantes, 230 minutos para los grados 1 a 3 y 240 minutos para los grados 4 a 12. También se puede documentar el aprendizaje a distancia con el trabajo de los estudiantes. Como el tiempo en línea.

Anuncio

Las escuelas, además, deben desarrollar procedimientos para volver a involucrar a los estudiantes ausentes del aprendizaje a distancia durante más de tres días escolares en una semana escolar. Las escuelas pueden preparar planes alternativos, con el aporte de los padres, para lograr estos mandatos cuando sea necesario.

Cuando la pandemia obligó a los campus a cerrar en marzo por el resto del año escolar, el estado les dijo a los educadores que continuaran enseñando de cualquier forma necesaria y posible, y las escuelas de todo el estado se apresuraron a distribuir computadoras, puntos de acceso a Internet y paquetes de materiales reunidos apresuradamente.

Los funcionarios de salud pública del condado de Los Ángeles informaron el sábado de un aumento continuo de nuevos casos de coronavirus y hospitalizaciones, diciendo que el incremento se produjo en “un momento crítico” de la reapertura del condado.

Reconociendo esta carga, los funcionarios estatales dejaron de lado las reglas fundamentales y familiares, como asistir y proporcionar la cantidad necesaria de minutos de enseñanza por día.

Anuncio

Los líderes de los distritos escolares y los operadores de las escuelas chárter con frecuencia hicieron lo mismo, enfatizando la compasión por el rigor y reconociendo que la escolarización no podía cambiarse de manera instantánea y sin problemas de una experiencia presencial en el aula a un tiempo frente a la pantalla.

También ha habido preocupación de que algunos maestros simplemente no pudieron ponerse al día con el aprendizaje en línea que requería la adquisición rápida de nuevas habilidades, dejando un vacío en la instrucción diaria.

Una encuesta de padres realizada por un grupo de defensa local encontró niveles significativos de insatisfacción con la cantidad de instrucción ofrecida en el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles después del cierre de los campus.

Anuncio

Los padres informaron que el 40% de sus hijos recibieron instrucción en vivo todos los días y 1 de cada 3 alumnos tuvo contacto interactivo con un maestro una vez por semana o menos, según Speak Up. Además, los estudiantes negros y latinos tenían hasta tres veces más probabilidades que los estudiantes blancos de haber participado en clases en vivo una vez por semana o menos.

Además, los estudiantes negros y latinos tenían hasta siete veces más probabilidades que los estudiantes blancos de nunca haber interactuado con los maestros. Los alumnos de inglés y los alumnos con discapacidades también recibieron menos interacción con los maestros, según los padres que respondieron.

“Es inaceptable que los niños que necesitan más ayuda reciban la menor cantidad de instrucción esta primavera”, dijo Katie Braude, directora ejecutiva de Speak Up.

El grupo encuestó su lista de contactos de aproximadamente 4.000 padres en todo el distrito, recibiendo más de 400 respuestas.

Anuncio

Aunque no era una muestra científica, el sondeo abarcó la diversidad geográfica y étnica, aunque las familias blancas estaban sobrerrepresentadas y los latinos, que son 3 de cada 4 estudiantes del distrito, estaban subrepresentados. La encuesta se realizó del 10 al 24 de junio, al final del año escolar.

Los funcionarios de la escuela de Los Ángeles dicen que el año escolar comenzará el 18 de agosto, pero planean tomar un camino cauteloso para reabrir los campus, ya que persiste la preocupación por la salud y la seguridad en medio del brote de coronavirus.

Los padres en la encuesta y en una conferencia de prensa en línea el viernes citaron abrumadoramente la salud y la seguridad como su principal preocupación, pero también priorizaron las mejoras en la calidad y cantidad de la instrucción en línea.

Si bien reconoce las deficiencias, el superintendente de las escuelas de Los Ángeles, Austin Beutner, ha elogiado en repetidas ocasiones a los maestros y al personal del distrito por tener un buen desempeño tan rápido, especialmente debido a las incógnitas asociadas al aprendizaje a distancia.

Anuncio

“No es razonable para los estudiantes o educadores, ni es una buena práctica educativa, que los maestros y los estudiantes pasen seis horas al día en comunicación bidireccional en línea”, dijo Beutner a fines de marzo. “Y las familias que luchan por salir adelante en esta crisis tal vez no puedan pasar todo el día tratando de ayudar a sus hijos a hacer el trabajo escolar”.

La maestra de inglés de San Pedro High School, Maya Suzuki Daniels, mencionó una necesidad de flexibilidad tanto en el lado de la enseñanza como en el aprendizaje durante el último semestre. Los estudiantes querían sesiones de video en vivo, pero era más probable que se unieran a ellos por las noches debido a trabajos o hermanos que cuidar.

A otros les fue mejor con un video que pudieran pausar y rebobinar. Además, Suzuki Daniels y su esposo tuvieron que hacer malabarismos con su propio trabajo y cuidar a su hijo Silas, quien apenas cumplirá su primer año.

Anuncio

“El día laboral de cuatro horas que UTLA negoció fue absolutamente esencial”, dijo Suzuki Daniels, a quien le encanta enseñar. “Pensé que iba a tener que renunciar”.

Es probable que un horario de trabajo flexible siga siendo crucial para ella, comentó.

Se espera que las nuevas reglas aborden los problemas de aprendizaje y asistencia desiguales del último semestre, especialmente ahora que los sistemas escolares han tenido varios meses para desarrollar el aprendizaje a distancia, manifestó la asambleísta Christy Smith (demócrata de Santa Clarita).

Anuncio

“Queríamos asegurarnos de establecer un estándar mínimo básico que respaldemos con recursos”, manifestó Smith. “Sabemos lo costoso que será para los distritos enfrentar este desafío”.

El asambleísta Patrick O’Donnell (D-Long Beach) dijo que tenía preocupaciones persistentes de que los distritos escolares pudieran necesitar más flexibilidad de lo que permiten las nuevas reglas.

En la prisa para establecer el aprendizaje en línea, el grupo de escuelas autónomas más grande de Los Ángeles, las Escuelas Alliance College-Ready, no exigía una enseñanza interactiva en vivo ni un número específico de horas de trabajo para los maestros. Pero los administradores estimaron que los profesores necesitarían entre 18 y 30 horas a la semana para hacer lo que fuera mínimamente necesario.

Anuncio

“No podríamos pedirles a los maestros y a los alumnos que inicien sesión a las 10 a.m.”, dijo Nathalie Benoit, vicepresidenta de marketing y comunicaciones de Alliance. “Los profesores también tienen niños en casa. Y no sabemos cuál es la situación en el hogar para los estudiantes”.

Alliance implementó una forma de asistencia diaria al pedirles a los estudiantes que respondieran todos los días a las preguntas sobre su bienestar emocional y si necesitaban ayuda.

Anthony Martínez, superintendente del Montebello Unified, dijo que su distrito, como muchos, no tomó asistencia después de mediados de marzo. Agregó que los estudiantes estaban en crisis y muchos carecían de computadoras o acceso a internet que les permitiera hacer el trabajo asignado.

Anuncio

“Era importante llegar a nuestros estudiantes en un nivel de ‘¿Cómo estás?’, en comparación con la asistencia y el trabajo en clase”, manifestó.

El Unificado de Los Ángeles negoció un acuerdo con el sindicato de maestros que especificaba 20 horas de tiempo de trabajo por semana.

No fue suficiente, dijo Braude de Speak Up: “Tenemos que establecer estándares mínimos mucho más estrictos para la instrucción diaria en línea en vivo este otoño. Tres horas al día deberían ser el mínimo indispensable”.

La nueva herramienta fue lanzada cuando L.A., como muchas áreas en California y los EE.UU., ve picos angustiosos en las infecciones y hospitalizaciones de COVID-19.

Anuncio

La madre Elizabeth Gómez expuso que su hijo de séptimo grado con síndrome de Down no recibió ninguna instrucción esta primavera. Su maestro en una escuela secundaria unificada de Los Ángeles intentó sólo una clase de video en vivo, y luego se dio por vencido. Y el terapeuta de lenguaje proporcionado por el distrito de su hijo dejó un mensaje de voz sin número de respuesta o correo electrónico.

Reconoció que enseñar a los estudiantes con habilidades verbales limitadas es un desafío, pero comentó que se debería haber realizado un mayor esfuerzo.

“Ha sido muy frustrante para nosotros”, dijo Gómez.

Raquel Toscano tiene dos hijos en Maywood Center for Enriched Studies, a la cual ella llamó “una gran escuela”. Aún así, señaló, la instrucción fue desigual.

Anuncio

Sharnell Blevins, un padre de Hamilton High School, dijo que el distrito estableció expectativas demasiado bajas para maestros y estudiantes.

“Espero que ahora comprendamos dónde estamos y que realmente busquemos la excelencia”, manifestó. “Lo que recibimos en la primavera no fue suficiente”.

Pero Marlowe Jefferson, una estudiante de octavo grado en la escuela secundaria Lawrence en Chatsworth, dijo que sus seis maestros trabajaron de manera efectiva y creativa, a pesar de que cada uno de ellos usaba Zoom con su clase sólo una hora por semana.

Anuncio

Ella no puede esperar para volver al campus, pero “creo que aprendí todo lo que necesitaba aprender”, aseguró, antes de dirigirse a una práctica de rugby que promueve el distanciamiento social.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio