Anuncio
Share
EEUU

ICE identificó a miles de personas para sus redadas, pero hasta ahora sólo ha arrestado a 35

ICE
Un agente del ICE en un barrio de Montebello en abril de 2017.
(Brian van der Brug / Los Angeles Times)

Una redada de inmigración dirigida a miles de personas en todo el país resultó en sólo 35 arrestos, dijo el martes el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, lo que sugiere que el anuncio previo de las redadas, ampliamente publicitado, incluyendo la mención prominente del presidente Trump, llevó a muchas personas a tomar medidas para evitar ser atrapados.

La redada, llamada operación ‘Border Resolve’, se centró en más de 2.000 familias con órdenes finales de deportación por parte de un juez de inmigración. Hasta la fecha, las cifras han sido muy inferiores a ese objetivo.

El director en funciones de ICE discutió los números durante una llamada con los reporteros, citando el amplio aviso dado en todo el país.

Muchos pensamos que tarde o temprano, el presidente Trump escogerá a México como objetivo favorito de sus ataques durante sus mítines electorales. Los temas serán, al menos: inmigración, seguridad fronteriza, comercio y empleos que están en México y que, según él, deberían estar en Estados Unidos.

“Había defensores de los inmigrantes, gente en el Congreso sentada aquí dando instrucciones a quienes se encuentran ilegalmente en el país y diciéndoles cómo evitar la detección”, dijo Matthew Albence. “No hay forma de cuantificar el impacto que eso tuvo, pero no se podía encender ninguna estación de televisión en ningún lugar de esta nación durante varias semanas sin que ese fuera uno de los temas principales”.

Anuncio

Los afectados tenían casos que formaban parte de un expediente acelerado, en el que a los recién llegados se les permitía presentar rápidamente su situación ante un juez de inmigración, según Albence. De ellos, dijo, el 85% no se presentó a su primera audiencia y se ordenó su expulsión en ausencia.

ICE puede arrestar y deportar más rápidamente a los inmigrantes indocumentados en cualquier parte de Estados Unidos - sin necesidad de ir ante un juez de inmigración - bajo una nueva política anunciada por la administración Trump.

De las docenas de detenidos, 18 eran miembros de familias y 17 fueron arrestos colaterales, lo que significa que no se incluían en la lista de objetivos, pero estaban presentes cuando se realizaron los arrestos, según ICE.

Se esperaba que la operación, prevista por Trump como una redada importante, se dirigiera a varias ciudades de Estados Unidos, entre ellas Los Ángeles, San Francisco, Nueva York, Chicago, Miami, Denver, Atlanta, Baltimore y Houston.

Anuncio

ICE no quiso detallar dónde tuvieron lugar los arrestos.

Mientras los rumores de redadas aumentaban, LAPD trató de tranquilizar a la comunidad. ICE discrepó con la respuesta.

En otra operación, dirigida a las personas con órdenes definitivas de expulsión en los últimos cinco años y que habían sido condenadas por delitos o tenían antecedentes penales, se efectuaron 899 detenciones. En el operativo, que tuvo lugar entre el 13 de mayo y el 11 de julio, 605 de esos arrestos fueron de personas con condenas criminales y 93 tenían cargos criminales pendientes, según Albence.

Albence también detalló un aumento en la aplicación de la ley en los centros de trabajo, lo que llevó a la entrega de 3.282 notificaciones de inspección a empresas en 50 estados y Puerto Rico, informándoles que serían auditadas.

Albence se opuso además al uso de la palabra “redada” para describir las operaciones.

“Tomar una acción específica de aplicación de la ley contra un individuo en particular que está violando la ley y tiene una orden emitida por un juez de inmigración no es una redada”, dijo. “Una redada trae todo tipo de emociones que evocan imágenes de actos indiscriminados de aplicación de la ley. Eso no es lo que hacemos”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio