Anuncio
Share
EEUU

Dos horas de terror en el condado de Orange, y no hay respuestas fáciles

Días después de que su esposa se presentó para adelantar su divorcio, se sospecha que un hombre de Garden Grove con una larga lista de antecedentes ha inflingido lo que las autoridades describen como uno de los peores ataques de violencia del condado de Orange, robando y apuñalando personas, dejando cuatro cadáveres y ocho escenas de crimen a su paso.

Primero, dice la policía, Zachary Castaneda, de 33 años, saqueó el departamento de su vecino de al lado. Luego supuestamente aterrorizó al dueño de una panadería cercana, alejándose con su caja registradora cuando no pudo abrir la máquina. Después de eso, el hombre que la policía describe como un conocido miembro de una pandilla volvió a su primera escena del crimen y aparentemente apuñaló a su vecino y a otro hombre hasta la muerte.

Los investigadores están tratando de determinar qué llevó a un hombre a embarcarse en un alboroto apuñalador, matando a cuatro personas e hiriendo a otras dos.

Más de dos horas y media del miércoles, los ataques de los que se acusa a Castaneda se volvieron más descarados. Aterrorizó una franja de Santa Ana y Garden Grove, casi le cortó la nariz a un hombre mientras se trasladaba en su Mercedes plateado y agotó los recursos del departamento de policía de la ciudad más pequeña, dijeron las autoridades. Muchos de los ataques, aseguraron los oficiales, fueron captados en un video de vigilancia.

El incidente siguió de cerca los recientes tiroteos masivos en Dayton, Ohio, El Paso, Texas, y Gilroy, California, que se dirigieron a mujeres, hombres y niños que disfrutaban de una salida nocturna, compraban para el regreso a la escuela y a los asistentes a un famoso festival de comida.

Anuncio

La “violencia innecesaria” de los últimos 11 días llevó a los funcionarios de Garden Grove a bajar sus banderas a medio personal el jueves, dijo el teniente de policía de Garden Grove, Carl Whitney. “Esta violencia tiene que parar”.

La policía del Condado de Orange estaba respondiendo a múltiples homicidios en Garden Grove el miércoles por la noche después de una serie de ataques.

Whitney dijo que ha sido oficial de policía durante 30 años, y el supuesto incidente de Castaneda “es el primero en el que veo a un sospechoso matar a cuatro personas y apuñalar a otras. Es pura maldad”.

Castaneda tiene un extenso historial criminal en el condado de Orange, que incluye condenas por delitos relacionados con armas de fuego, resistencia a un oficial de policía, lesiones corporales, posesión de drogas y robo. También cuenta con varios casos abiertos en el Tribunal Superior del condado de Orange por cargos de vandalismo vinculados con actividades de pandillas, posesión de una daga y de drogas. Se ha declarado inocente de esas acusaciones, según los registros judiciales.

Anuncio

La esposa de Castaneda alegó violencia doméstica en una petición de una orden de restricción que presentó contra él el año pasado. No pudo ser contactada para hacer comentarios. La pareja tiene tres hijos, según documentos judiciales.

EEUU TIROTEO. Las autoridades de El Paso (Texas) confirmaron que hay varios muertos como consecuencia del tiroteo ocurrido este sábado en un centro comercial de esa ciudad.

El jefe de policía de Garden Grove, Tom DaRe, dijo que los cambios en la ley de California, es decir, AB 109, destinados a reducir el número de reclusos en el sistema penitenciario estatal facilitaron que Castaneda supuestamente llevara a cabo los crímenes. Esa ley, aseguró DaRe, trunca los esfuerzos de las fuerzas del orden para mantener seguros a los californianos.

“Esta persona debió haber estado en prisión y no en nuestra comunidad”, dijo DaRe. Él es “un individuo violento que nunca tendría que haber sido considerado para la liberación anticipada. Nuestra ciudad se vuelve vulnerable cuando estos delincuentes regresan a la sociedad y pueden cometer más actos de violencia”.

Las autoridades dijeron que no saben qué causó el ataque.

la-photos-1staff-462111-me-0808-gg-stabbing-008.IK-141327765
Investigadores en los apartamentos Casa De Portola en Garden Grove. Las autoridades dicen que la serie de crímenes mortales del miércoles comenzó con un robo allí.
(Irfan Khan/Los Angeles Times)

Cuatro individuos fueron asesinados y un hombre de 44 años y una mujer de 54 resultaron heridos en los ataques. Las autoridades dieron a conocer los nombres de dos de las víctimas que fueron asesinadas: Pascual Rioja Lorenzo, de 39 años, de Garden Grove, y Robert Parker, de 58 años, de Orange. Miembros de la familia identificaron a una de las personas fallecidas como Helmuth Hauprich, de 62 años.

Hauprich y Castaneda vivían en apartamentos adyacentes en el complejo Casa De Portola en Jentges Avenue en Garden Grove. Ahí es donde comenzaron los supuestos crímenes de Castaneda y luego se volvieron mortales, dijo Whitney.

Poco después de las 4 p.m. el miércoles, Hauprich y su antiguo compañero de cuarto llegaron a casa para descubrir que su departamento había sido saqueado. Un pasaporte, una tarjeta del Seguro Social, una tarjeta de autorización de trabajo (conocida como tarjeta verde), una colección de espadas y una gran mesa de comedor habían sido robados, según el hijo de Hauprich, Erwin.

Anuncio

Hauprich llamó a la policía, pero antes de que los oficiales pudieran llegar, fueron enviados para atender el informe de un robo a mano armada en M Bakery en Chapman Avenue.

La propietaria de la panadería, Dona Beltrán, estaba afuera, cargando su teléfono en su automóvil estacionado, cuando un Mercedes se detuvo un poco después de las 4 p.m. y un hombre, luego identificado como Castaneda, salió del auto y entró en la tienda.

Pensando que era un cliente, dijo en una entrevista, lo siguió al interior.

Cuando entró, vio que el hombre había caminado detrás del mostrador y estaba hurgando, intentando abrir las cajas registradoras.

"¿Qué estás haciendo? ¿Qué haces?, gritó ella.

El hombre se subió la camisa y señaló su cintura a lo que Beltrán asumió que era un arma. Corrió hacia un consultorio dental de al lado y gritó: “Llama a la policía. Está intentando robar mi panadería”.

Los empleados del consultorio dental cerraron la puerta. Beltrán vio que el hombre arrastraba sus cajas registradoras, las dejaba caer en su automóvil y se alejaba.

“Fue un milagro”, no resulté herida, dijo. “Esta fue una segunda oportunidad para mí".

Anuncio

Castaneda regresó a Casa De Portola alrededor de las 5 p.m., fue entonces cuando tuvo una discusión con Hauprich y su compañero de cuarto, dijo Whitney, y los apuñaló a ambos varias veces.

Cuando llegaron los oficiales, encontraron a un hombre en el balcón y otro acostado dentro. Uno murió en la escena y el otro fue llevado a un centro de traumatología, donde luego falleció, dijo Whitney.

La última vez que Erwin Hauprich habló con su padre, el mundo todavía estaba en una pieza. El apartamento de Helmuth Hauprich aún no había sido saqueado. Erwin dijo que su papá había vivido en el departamento por más de 20 años, que era muy querido y que “siempre estaba haciendo bromas”.

IMG_3690.jpeg
Erwin Hauprich, a la izquierda, con su padre Helmuth Hauprich.

Cuarenta minutos después, Castaneda, con una sudadera negra, entró a Cash N More en Chapman Avenue y robó a un cliente, dijeron policías y testigos.
Yesenia Torres, de 34 años, de Santa Ana, era la única empleada de turno en ese momento. Ella no pensó mucho sobre el hombre al principio mientras éste caminaba de un lado a otro dentro de la tienda.

“Pensé que tenía prisa”, dijo Torres al Times.

la-photos-1staff-462097-me-0807-garden-grove-killing-multiple-homicides-002-gem-
La policía frente a una tienda de Subway en Santa Ana, donde un hombre fue asesinado.
(Genaro Molina/Los Angeles Times)

Torres manifestó que acababa de completar el procesamiento de un préstamo de $200 para una cliente, quien tomó el efectivo y se dirigía hacia la puerta cuando un hombre se acercó y le dijo a la mujer en español: “Esto es un robo. El seguro te devolverá el dinero”.

Tenía una mano en el bolsillo y agarró el efectivo con la otra. Torres dijo que no vio un arma.

“Esto no me puede estar pasando”, dijo la cliente en español y se quedó en estado de shock.

Torres aseguró que desvió la mirada para evitar hacer contacto visual con el hombre, pero una vez que salió de la tienda pudo detectar su vehículo y anotó el número de placa. Ella presionó el botón de pánico y llamó a la policía, dijo.

Inicialmente, pensó que había sido un simple robo. Horas después, se enteró de los asesinatos.

“Yo estaba en shock. ¿Y si hubiera sacado un arma a nuestra cliente? Recorres todos los escenarios. Da miedo. Parecía una persona tan normal”, dijo. “Me siento afortunada”.

Las autoridades alegan que Castaneda intentó robar la Agencia de seguros Best One en Harbor Boulevard en Garden Grove a las 6:06 p.m. Atacó a una empleada de 54 años y la amenazó con lo que se describió como un cuchillo estilo machete, dijo Whitney.

“Esa empleada fue muy valiente; este tipo estaba armado con cuchillos”, dijo Whitney. “Luchó lo mejor que pudo contra el sospechoso y sufrió múltiples heridas de arma blanca”.

La mujer fue llevada a un hospital y se esperaba que sobreviviera.

la-me-oc-stabbings.jpg
Los bomberos tratan a un hombre que fue apuñalado en una estación de servicio Chevron en Garden Grove.
(OnScene)

Su siguiente parada fue en una estación de servicio Chevron, donde supuestamente atacó a un hombre que bombeaba gas, lo apuñaló por la espalda y casi le corta la nariz. Castaneda regresó a su vehículo y continuó llenando su tanque de gasolina antes de partir, dijo Whitney.

La empleada de Chevron, Taylor Lorenzen, le dijo a NBC que el sospechoso entró a la tienda “algo enojado” y arrojó un billete de $50 en el mostrador. Apuñaló al hombre mientras bombeaba gas, “sangraba por todas partes”, dijo Lorenzen a la estación.

En una tienda de bocadillos Subway en Santa Ana, las autoridades alegan que el hombre apuñaló fatalmente a Lorenzo antes de dirigirse al 7-Eleven al otro lado de la calle. Ahí fue donde atacó a un guardia de seguridad por detrás, apuñalándolo y matándolo, para luego cortar el arma de su cinturón de servicio.

Los detectives encubiertos de Garden Grove estaban peinando el área, buscando a Castaneda, cuando vieron el Mercedes plateado que conducía estacionado frente al 7-Eleven. Se enfrentaron a él fuera de la tienda y lo detuvieron a punta de pistola, dijo Whitney.

DaRe aseguró que los oficiales “salvaron la vida de muchos miembros de otras comunidades. Si el sospechoso hubiera continuado con sus ataques, podría haber herido o matado a muchas otras personas inocentes”.

La violencia sacudió Garden Grove, una ciudad de aproximadamente 174.000 habitantes en el centro del condado de Orange, que ha visto seis homicidios, como máximo, anualmente en los últimos años.

“Esta es una de esas cosas que ves una vez en tu carrera”, dijo Whitney. “Queremos asegurarnos de tener un caso sólido y poder encarcelar a este tipo por el resto de su vida”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio