Anuncio
Share
EEUU

Cientos de armas ingresan a California desde Nevada; ahora los legisladores buscan ponerles un freno

Gilroy shooting
Laura Miller en un monumento a los asesinados en el tiroteo de Gilroy, California
(Kent Nishimura / Los Angeles Times)

Alarmados porque el arma utilizada en un tiroteo de masas en Gilroy había sido adquirida legalmente en Nevada, dos docenas de legisladores de California pidieron el miércoles a sus homólogos en el estado vecino que se reúnan este otoño para discutir el fortalecimiento de las restricciones a las armas de fuego.

La inusual propuesta se concretó mediante una carta dirigida al presidente de la Asamblea del Estado de Nevada, Jason Frierson, un demócrata, y a la Legislatura, controlada por los demócratas, sólo semanas después de que un residente de ese estado, de 19 años de edad, abriera fuego en el Festival del Ajo de Gilroy, en el norte de California, matando a tres personas e hiriendo a otras 13.

Nadie debería poder comprar o poseer, bajo ninguna circunstancia, un arma diseñada para matar a un ejército de personas o a una manada de elefantes.

“Si bien California promulgó numerosas medidas de seguridad para las armas de fuego, esta tragedia subraya la necesidad de trabajar estrechamente con los estados vecinos para cerrar las lagunas y avanzar en medidas de seguridad de armas con sentido común”, indica la carta, firmada por 27 legisladores demócratas, incluidos los miembros de la Asamblea Jesse Gabriel, de Encino, Reginald Jones-Sawyer, de Los Ángeles, y Buffy Wicks, de Oakland.

El tirador, Santino William Legan, había comprado el rifle semiautomático de forma legal en Nevada, menos de tres semanas antes del ataque, perpetrado el 28 de julio. El arma, que las autoridades describen como un AK-47 de estilo militar, no puede adquirirse lícitamente en California ni importarse al estado, según el procurador general de California, Xavier Becerra.

Anuncio

California también prohíbe la venta o posesión de tambores de municiones con capacidad superior a 10 rondas, pero las autoridades señalaron que Legan, quien fue asesinado a tiros por agentes de la policía, tenía uno de 75 balas y cinco tambores de 40.

Según el asambleísta Gabriel, hay dos leyes de California que quisiera que se adoptaran en Nevada. Ambas hubieran bloqueado el accionar del tirador de Gilroy: una prohibición de armas de asalto y otra que imposibilita venderlas a cualquier menor de 21 años. “Este tiroteo en Gilroy fue un recordatorio de que las leyes de armas laxas en otros estados afectan nuestra seguridad aquí en California”, remarcó.

La Oficina Federal de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos rastreó 1.554 armas que fueron recuperadas en California en 2017 como compras originales en Nevada; muchas de ellas fueron encontradas en la escena del crimen, confiscadas a criminales o halladas sin reclamar.

Anuncio

La carta de los legisladores respalda la reciente aprobación de la legislación de controles en Nevada, incluida la Ley 143 del Senado, que exige la verificación de antecedentes para la venta por parte de particulares. La medida fue promulgada en febrero por el gobernador demócrata Steve Sisolak.

“Sin embargo, creemos que se puede hacer mucho más para prevenir la violencia armada y garantizar la seguridad de los residentes de Nevada y California”, señala la carta de los legisladores californianos.

Sisolak aseveró en un comunicado, el martes, que apoyó otras normas, incluida una ley de “bandera roja” para confiscar las armas de las personas que se consideran una amenaza pública, y señaló que le gustaría ver disposiciones adicionales en Nevada. “Estoy orgulloso de haber aprobado reformas de sentido común que mantienen las armas fuera del alcance de quienes desean hacer daño”, afirmó. “Continuaré trabajando con la policía, los líderes electos y comunitarios, y con expertos en la materia para explorar diferentes maneras de mantener a salvo a los nevadenses”.

El martes, Sisolak y el gobernador de California, Gavin Newsom, asistieron a una reunión en Lake Tahoe con líderes de California y Nevada. Justo después del tiroteo en Gilroy, Newsom había señalado que quería discutir con Sisolak sobre los problemas con las armas, pero que no se habían comunicado aún. Su oficina no respondió a una solicitud de comentarios sobre si los dos gobernadores han hablado desde entonces sobre el tema, incluso en el evento del martes.

Los legisladores californianos escribieron que la cooperación entre los estados es necesaria, “especialmente a medida que los republicanos del Congreso siguen bloqueando leyes de sentido común sobre la seguridad para las armas...”

Frierson no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

California estableció acuerdos de cooperación con otros estados en el pasado, sobre otros temas. El ex gobernador Jerry Brown firmó pactos para alinear las políticas de energía limpia de California con las de Oregon, el estado de Washington y Columbia Británica. Los convenios establecen objetivos no vinculantes.

Anuncio

Los legisladores de California dijeron que esperan que otros estados también mejoren la cooperación en el control de armas. “Esta cumbre sería una excelente oportunidad para demostrar una coordinación innovadora a nivel estatal, que podría servir de modelo para otros estados en todo el país”, agregaron.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio