Anuncio
Share
EEUU

El equipo Trump tiene un plan para los parques nacionales: Amazon, camiones de comida y fin a descuentos para personas mayores

Joshua Tree
Selfies y los atascos de tráfico parecen ir juntos a lo largo de Park Boulevard en una tarde en el Parque Nacional Joshua Tree en abril de 2019.
(Mark Boster / For The Times)

La administración Trump está considerando propuestas para privatizar aún más los parques nacionales y limitar el uso de pases para personas mayores, lo que desencadenó una fuerte reacción por parte de los grupos conservacionistas y los jubilados.

A instancias de un controvertido equipo de asesores, la administración Trump está considerando propuestas para privatizar los campamentos de los parques nacionales y seguir comercializando los parques con un servicio Wi-Fi ampliado, camiones de alimentos e incluso entregas de Amazon en los campamentos turísticos.

Los líderes del Comité asesor de recreación al aire libre “Made in America” del Departamento del Interior dicen que estos cambios podrían hacer que los Parques Nacionales de Estados Unidos sean más atractivos para una generación joven con mentalidad digital y mejorar la calidad de las instalaciones de su servicio en medio de un enorme atraso en el mantenimiento.

Como parte de su plan, el comité pide que se excluyan los descuentos para personas mayores en los campamentos de los parques durante las temporadas pico de vacaciones.

“Nuestras recomendaciones permitirían a la gente optar por costos adicionales si quieren, por ejemplo, entregas de Amazon en un campamento en particular”, dijo Derrick Crandall, vicepresidente del comité y consejero de la organización sin fines de lucro National Park Hospitality Assn, “Queremos dejar que los estadounidenses tomen sus propias decisiones en el mercado”.

A medida que continúa el cierre parcial del gobierno federal, el Servicio de Parques Nacionales (NPS, por sus siglas en inglés) dice que utilizará los fondos destinados a futuros proyectos para limpiar desastres como los que se informaron recientemente en los parques nacionales de Yosemite y Joshua Tree.
Anuncio

Pero las propuestas del grupo enfrentan la airada oposición de las organizaciones conservacionistas y de los defensores de la tercera edad, quienes las llaman una transferencia de activos públicos a la industria privada, incluyendo negocios dirigidos por ejecutivos nombrados para el Comité asesor de actividades al aire libre.

“El patrimonio al aire libre de Estados Unidos está en juego”, dijo Jayson O’Neill, subdirector de Western Values Project, un grupo de vigilancia de tierras públicas sin fines de lucro en Montana.

“El problema con estas recomendaciones es que fueron escritas por representantes de la industria concesionaria compitiendo por un mayor control de los parques nacionales”.

Anuncio

La propuesta de restringir el uso de los descuentos para personas mayores obtuvo una fuerte respuesta de Bill Sweeney, vicepresidente principal de asuntos gubernamentales de AARP.

“Esta propuesta es un intento insultante de expulsar a los estadounidenses mayores de nuestros parques nacionales”, dijo. “El costo de un pase para personas mayores ya saltó en los últimos años de $10 a $80, y esta propuesta perjudicaría aún más a los estadounidenses mayores que desean visitar los parques nacionales. Ya es suficiente”.

Tres de ellos fueron seleccionados como miembros: Crandall, cuya asociación incluye algunas de las compañías de administración de concesiones más grandes de EE.UU; Jeremy Jacobs Jr, co-director ejecutivo de Delaware North Cos, ex operador de instalaciones del Parque Nacional Yosemite, cuya familia ha donado al menos $167,700 a las campañas y comités políticos de Trump; y Bruce Fears, presidente de Aramark, que tiene un contrato de $2 mil millones para administrar hoteles, restaurantes y campamentos en Yosemite.

En 2017, Delaware North contrató a Brownstein Hyatt Farber Schreck, la firma de abogados y cabildeo con sede en Denver donde el Secretario del Interior David Bernhardt trabajó anteriormente.

Hace unos años, Delaware North se hizo famoso por cambiar el nombre de un monumento histórico en Yosemite, el Hotel Ahwahnee, por el de Majestic Yosemite. La compañía hizo el cambio después de perder ante Aramark en un intento de renovar su contrato de concesión en Yosemite.

Delaware North reclamó que tenía derechos de propiedad intelectual sobre el nombre Ahwahnee que no podía ser transferido a Aramark. Finalmente este año, el nombre del hotel fue restaurado después de que el gobierno de Estados Unidos y Aramark pagaran a la compañía 12 millones de dólares para resolver la batalla legal.

Otros miembros del comité incluyen a Jim Rogers, ex presidente de Kampgrounds of America, el sistema de campamentos privados más grande del mundo, y Brad Franklin, gerente de relaciones gubernamentales de Yamaha Motor Corp. EE.UU, productor de bicicletas eléctricas.

A principios de este año, Bernhardt firmó una orden que permite el uso de bicicletas eléctricas por primera vez en senderos federales dentro de refugios nacionales de vida silvestre y parques nacionales, una medida que, según dijo, creará “oportunidades para explorar áreas al aire libre que antes eran inaccesibles”.

Anuncio

Las bicicletas eléctricas no son la única concesión nueva que la administración está considerando. Otros incluyen servicios digitales, servicios públicos, inodoros con agua corriente, duchas frías y calientes, alquiler de equipos, tiendas de campaña móviles, camiones de alimentos, kayaks y alquiler de tiendas de campaña para pasar la noche.

Las propuestas de la comisión harían que sus contratos de concesión fueran más rentables que nunca. Piden “permisos categóricos” para eludir las revisiones de impacto ambiental para la expansión y desarrollo de los campamentos, y nuevas políticas para asegurar que los concesionarios sean compensados por las inversiones y los activos cuando se adjudica el contrato a un competidor.

Crandall y el comité asesor se sorprendieron un tanto por la reacción, especialmente de los grupos que representaban a los jubilados y a las personas mayores.

“Si hubiéramos sabido que habría un gran rechazo a la eliminación de los descuentos para personas mayores, podríamos haberlos eliminado de la lista”, dijo Crandall. “Todo lo que decimos es que puede que no tenga sentido en los días pico como el fin de semana del 4 de julio dejar que los mayores compitan con una familia con niños por un campamento”.

Desde que asumió el cargo, el presidente Trump y su administración han tratado de privatizar una serie de servicios públicos, incluyendo partes de la Administración de Veteranos y el Servicio Postal de Estados Unidos.

Al mismo tiempo, la Casa Blanca ha tratado de reducir el gasto en muchos servicios públicos, como su plan de recortar el presupuesto del Servicio de Parques Nacionales en 481 millones de dólares en 2020.

Los críticos dicen que la administración está comprometida en una profecía autocumplida, argumentando que la industria privada puede ofrecer mejores resultados que el sector público, incluso cuando la Casa Blanca priva de recursos a las agencias públicas.

Anuncio

Pero lo que realmente enfurece a los opositores es cómo los donantes corporativos y las empresas con intereses creados en la privatización de parques han sido invitados por la administración Trump a ofrecer propuestas para nuevas oportunidades de concesión.

2435204_TR_Yellowstone_MJB_
Multitudes de visitantes abarrotan los senderos de madera que rodean la cuenca de los géiseres de Midway, que conducen a Grand Prismatic Spring y Excelsior Geyser, en el Parque Nacional de Yellowstone.
(Mark Boster/Los Angeles Times)

Según un memorando publicado por primera vez por el Washington Post, los funcionarios de servicios empresariales del Servicio de Parques Nacionales en 2017 advirtieron que cuatro personas nominadas para servir en el panel tenían potenciales conflictos de intereses.

Jeremy Barnum, portavoz del Servicio de Parques Nacionales, negó que Bernhardt estuviera inflando los costos estimados del retraso de la agencia.

“El envejecimiento de las instalaciones, el aumento de las visitas y las limitaciones de recursos han mantenido el retraso en el mantenimiento entre 11.000 y 12.000 millones de dólares desde 2010", dijo.

Los concesionarios, agregó, “son evaluados y se les hace responsables de abordar cualquier déficit en el desempeño de mantenimiento”.

El ex secretario del Interior Ryan Zinke, quien renunció dos años después en medio de investigaciones sobre sus negocios inmobiliarios en su estado natal de Montana, organizó el comité asesor en 2017. Hasta entonces, las agencias federales de tierras y los entusiastas de las actividades al aire libre habían llegado a un acuerdo sobre cuestiones de privatización.

Tanto el Servicio Forestal de Estados Unidos como el Servicio de Parques Nacionales siguen exigiendo que los campamentos administrados por concesionarios ofrezcan descuentos del 50% a las personas de la tercera edad con pases adecuados.

Pero esa delicada paz entre intereses en pugna podría terminar muy pronto.

“Ahora, es sólo el Servicio de Parques Nacionales el que quiere dejar de dar descuentos a las personas mayores”, dijo Kitty Benzar, portavoz de la organización sin fines de lucro Western Slope No-Fee Coalition. "¿Por qué? Para que sus poderosos concesionarios puedan maximizar las ganancias”.

Benzar reconoció que “puede haber un mercado para todos”, como lo ha propuesto el comité. “Pero hay un montón de gente que se sentirá desplazada y desvalorizada”.

Cada año, aproximadamente 1 millón de estadounidenses compran pases para personas mayores, que permiten a las personas de 62 años o más tener acceso gratuito a los parques nacionales y otros sitios de recreación federales, y varios descuentos dentro de esas tierras públicas. En 2017, la administración Trump aumentó el costo de un pase de por vida de $10 a $80, y ahora está reflexionando sobre las limitaciones de sus usos.

Yellowstone Superintendent
Un gran bisonte bloquea el tráfico mientras las multitudes de turistas toman fotos en el Valle Lamar del Parque Nacional de Yellowstone, Wyo. El superintendente del parque dice que está siendo expulsado por lo que parecen ser razones punitivas después de los desacuerdos con la administración Trump sobre cuántos bisontes puede soportar el parque.
(Matthew Brown/AP)

“Los intereses corporativos de este comité se benefician financieramente de la privatización y de los regalos corporativos que están autorizados a hacer”, dijo Nicole Gentile, subdirectora de tierras públicas del Centro para el Progreso Americano, un grupo de expertos de Washington. “Y están inflando estratégicamente la cartera de mantenimiento del Servicio de Parques para usarla como punto de discusión para asustar al público y que acepte la privatización como necesaria en nuestros parques nacionales”.

Bernhardt dice que se necesitan casi 12,000 millones de dólares para satisfacer las necesidades de mantenimiento del Servicio de Parques Nacionales. Pero Gentile, en un análisis de 2017, determinó que sólo 1,300 millones de dólares de la cartera de pedidos se consideran prioritarios para el servicio, y alrededor de 389 millones de dólares se destinan a instalaciones de concesión dentro de los parques nacionales.

“La afirmación de Bernhardt es falsa”, dijo Gentile. “Los concesionarios, y no los contribuyentes, deberían pagar por mantener sus tiendas de regalos, hoteles y campamentos”.

Jeremy Barnum, portavoz del Servicio de Parques Nacionales, negó que Bernhardt estuviera inflando los costos estimados del retraso de la agencia.

“El envejecimiento de las instalaciones, el aumento de las visitas y las limitaciones de recursos han mantenido el retraso en el mantenimiento entre 11.000 y 12.000 millones de dólares desde 2010", dijo.

Los concesionarios, agregó, “son evaluados y se les hace responsables de abordar cualquier déficit en el desempeño de mantenimiento”.

El ex secretario del Interior Ryan Zinke, quien renunció dos años después en medio de investigaciones sobre sus negocios inmobiliarios en su estado natal de Montana, organizó el comité asesor en 2017. Hasta entonces, las agencias federales de tierras y los entusiastas de las actividades al aire libre habían llegado a un acuerdo sobre cuestiones de privatización.

Tanto el Servicio Forestal de Estados Unidos como el Servicio de Parques Nacionales siguen exigiendo que los campamentos administrados por concesionarios ofrezcan descuentos del 50% a las personas de la tercera edad con pases adecuados.

Pero esa delicada paz entre intereses en pugna podría terminar muy pronto.

“Ahora, es sólo el Servicio de Parques Nacionales el que quiere dejar de dar descuentos a las personas mayores”, dijo Kitty Benzar, portavoz de la organización sin fines de lucro Western Slope No-Fee Coalition. "¿Por qué? Para que sus poderosos concesionarios puedan maximizar las ganancias”.

Benzar reconoció que “puede haber un mercado para todos”, como lo ha propuesto el comité. “Pero hay un montón de gente que se sentirá desplazada y desvalorizada”.

Cada año, aproximadamente 1 millón de estadounidenses compran pases para personas mayores, que permiten a las personas de 62 años o más tener acceso gratuito a los parques nacionales y otros sitios de recreación federales, y varios descuentos dentro de esas tierras públicas. En 2017, la administración Trump aumentó el costo de un pase de por vida de $10 a $80, y ahora está reflexionando sobre las limitaciones de sus usos.

Yosemite Crowding
Los turistas se reúnen en un área congestionada de Southside Drive para ver y tomar fotos de El Capitán en el Parque Nacional Yosemite en California. En días muy ocupados, más de 8.000 autos pasan por el Valle de Yosemite.
(Mark Crosse/AP)

El 13 de octubre, el Servicio de Parques Nacionales anunció que reasignaría al Departamento de Parques Nacionales de Yosemite a un nuevo puesto como director regional occidental. Algunos defensores de los parques cuestionaron si Reynolds estaba siendo reasignado porque expresó su preocupación acerca de una propuesta para permitir la construcción de embarcaciones en el embalse Hetch Hetchy del parque, una reclamación que el servicio de parques rechazó.

Bajo la administración Trump, hay un nuevo énfasis en la creación de más servicios y oportunidades turísticas en algunas de las tierras públicas más valiosas y vulnerables del país, muchas de ellas en el oeste. Esto incluye parques nacionales como Yosemite, Yellowstone, Glacier, Sequoia, Kings Canyon, Zion y Grand Canyon, entre otros.

Cada año, cerca de 318 millones de personas ingresan a las 419 áreas del servicio de parques, que cubren aproximadamente 85 millones de acres, es decir, alrededor del 3.4% de la superficie terrestre de Estados Unidos.

Traen consigo valiosos dólares turísticos que ayudan a los pueblos vecinos, pero la cantidad de los que llegan también trae consigo atascos de tráfico de estilo urbano, vandalismo y un creciente daño ambiental a las tierras silvestres circundantes.

En Yosemite, los fines de semana especialmente ocupados, los visitantes pueden encontrarse desviados a rutas alternativas lejos del Valle de Yosemite, o de vuelta fuera del parque, después de pagar una cuota de entrada de 30 dólares. Los líderes del comité asesor de Trump dicen que las inversiones externas pueden ayudar a los parques nacionales a manejar las multitudes y acomodar a todos los que quieran visitarlos.

“Nuestra solución a los problemas que enfrenta el servicio de parques es buscar el reclutamiento de capital privado para eliminar el enorme retraso en el mantenimiento diferido e introducir los tipos de servicios que buscan los campistas de hoy en día”, dijo Crandall. “Ciertamente, lo que hemos estado haciendo durante los últimos 30 años no está funcionando bien”.

Pero Jeffrey Jenkins, profesor de tierras públicas en la Universidad de California en Merced, sugiere que “el ímpetu del libre mercado detrás del empuje hacia las economías basadas en el turismo dentro de los parques nacionales es una pendiente cuesta abajo”.

“En el momento en que se trata de acomodar a las multitudes existentes”, dijo, “se facilita una mayor demanda y uso de tierras federales que originalmente tenían la intención de servir como base de la experiencia de la frontera estadounidense”.

“Algunos dirían que el futuro ya está aquí", añadió. “Los concesionarios de Yosemite emplean el doble de gente que el Servicio de Parques Nacionales”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio