Anuncio
Share
EEUU

Trump propone cambiar las pautas del almuerzo escolar implementadas por Michelle Obama

A third-grader
Una estudiante de tercer grado marca su identificación para pagar una comida.
(Associated Press)

Una nueva regla podría conducir a más pizza y papas fritas y menos fruta y una menor variedad de verduras en los menús escolares

El gobierno de Trump dio otro paso hacia el desmantelamiento de las pautas de nutrición escolar de Michelle Obama, proponiendo una nueva regla que podría conducir a más pizza y papas fritas y menos fruta y una menor variedad de verduras en los menús escolares.

El secretario de Agricultura, Sonny Perdue, quien anunció los cambios en las reglas el día del cumpleaños de Obama, dijo que eran necesarios para darles a las escuelas más flexibilidad y reducir el desperdicio al tiempo que proporcionaban comidas nutritivas y apetitosas.

Los defensores de la nutrición infantil lo vieron de manera diferente.

Anuncio

“Qué descarada y vergonzosa capitulación para los cabilderos a expensas de los niños estadounidenses y su bienestar”, dijo Sam Kass, quien se desempeñó como director ejecutivo de la campaña de Obama “Let’s Move” para combatir la obesidad infantil. “Este país, y sus hijos, se merecen algo mejor”.

Según la propuesta, a las escuelas se les permitiría reducir la cantidad de ciertos tipos de vegetales que se sirven en el almuerzo, y las legumbres que se ofrecen como alternativa a la carne también podrían considerarse como parte del requisito de vegetales. Las papas se pueden servir igualmente como vegetales.

La propuesta también permitiría a las escuelas reducir la cantidad de fruta en el desayuno que se sirve fuera de la cafetería.

Gay Anderson, presidente de la Asociación de Nutrición Escolar, dijo que, si bien los estándares de nutrición habían sido un éxito en general, algunos llevaron a una menor participación en el programa, mayores costos y desperdicio.

Anuncio

“Las flexibilidades de las comidas escolares del USDA nos están ayudando a manejar estos desafíos y preparar comidas nutritivas que atraen a los diversos gustos de los estudiantes”, dijo Anderson en un comunicado.

El programa de comidas escolares sirve a unos 30 millones de estudiantes, la mayoría de ellos de familias de bajos ingresos.

“El asalto de la administración Trump a la salud de los niños continúa hoy bajo el pretexto de ‘simplificar’ las comidas escolares”, manifestó en un comunicado Colin Schwartz, subdirector de asuntos legislativos del Centro para la Ciencia en el Interés Público.

La propuesta daría a las escuelas una mayor flexibilidad para ofrecer platillos a la carta que se pongan a la venta, lo que según Schwartz “crearía un gran vacío en las pautas de nutrición escolar, allanando el camino para que los niños elijan pizza, hamburguesas, papas fritas y otros alimentos ricos en calorías, grasas saturadas o sodio en lugar de comidas balanceadas todos los días”.

Geraldine Henchy, directora de política de nutrición en el Centro de Investigación y Acción Alimentaria, dijo que el resultado final debería ser la nutrición, pero las revisiones a la regla darían como resultado que los estudiantes consuman “muchas más grasas, agregar más sodio y un exceso de calorías”.

Específicamente, la propuesta reduciría la cantidad de vegetales rojos y naranjas que tendrían que ofrecerse todos los días en el almuerzo.

En los desayunos para llevar, las porciones de fruta podrían reducirse de una taza a media taza.

Anuncio

El congresista Bobby Scott, demócrata de Virginia y presidente del Comité de Educación y Trabajo de la Cámara de Representantes, dijo que la propuesta “amenaza el progreso que hemos logrado para mejorar la nutrición en las escuelas”.

“Para muchos niños, los alimentos que comen en la escuela es su único acceso a comidas saludables y nutritivas”, dijo.

La American Heart Assn. manifestó que la regla “pondría en riesgo la salud de los niños”.

Salud

“Las comidas escolares saludables ayudan a combatir la obesidad infantil y la mala salud cardiovascular, pero también fomentan una base para toda una vida de comportamientos saludables”, señaló el grupo.

Como primera dama, Obama defendió las comidas escolares más saludables como parte de la campaña “Let’s Move”.

“Con 1 de cada 3 de nuestros niños en camino de tener diabetes, es inadmisible que la administración Trump haga la concesión a las industrias de la papa y la comida chatarra”, dijo Kass.

La Ley de Niños Saludables y Sin Hambre 2010 estableció estándares de nutrición para las comidas escolares, exigiendo que las escuelas ofrezcan frutas y verduras y más alimentos integrales y que limiten las calorías, las grasas y el sodio.

Anuncio

La regla propuesta es el segundo movimiento de la administración Trump para reducir los estándares de nutrición del programa de almuerzos escolares. Bajo una regla de 2018, la administración redujo los granos enteros que tenían que servir y permitió la leche con chocolate baja en grasa. Antes del cambio de la regla, sólo se permitía leche con sabor sin grasa.

Perdue anunció los cambios propuestos en San Antonio.

“Las escuelas y los distritos escolares continúan diciéndonos que todavía hay demasiado desperdicio de alimentos y que se necesita una mayor flexibilidad con sentido común para proporcionar a los estudiantes comidas nutritivas y apetitosas”, manifestó.

La agencia también propuso cambios al programa de comidas de verano, que atiende a 2.6 millones de niños.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio