Advertisement

El número de muertos aumenta a medida que la lluvia trae nuevos peligros a las zonas quemadas de California

El número de muertos aumenta a medida que la lluvia trae nuevos peligros a las zonas quemadas de California
Victor Lobl usa lonas y bolsas de arena para prepararse para una inminente tormenta. (Al Seib / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

Su casa azul y blanca de tres habitaciones estaba oculta en un viñedo de Concow. Era alegre y brillante con macetas con plantas y una hamaca colgada entre dos árboles.

Por un tiempo, la familia Duncan tuvo la esperanza de que sobreviviera. Habían dejado un rociador funcionando en su techo. Pero cuatro días después de que huyeron de Camp Fire, un amigo les envió un mensaje de texto con una foto de lo que quedaba de su hogar. Nada.

Advertisement

Ahora, los Duncan, junto con decenas de miles de personas en todo el estado que tratan de recuperarse de los incendios forestales que arrasaron los vecindarios de California, se están preparando esta semana para un posible segundo golpe: inundaciones y aludes provocados por la lluvia.

Mientras tanto, los investigadores del sheriff del condado de Butte tuvieron progresos en la búsqueda de personas reportadas como perdidas.

Advertisement

El lunes 19 de noviembre por la noche, la cantidad de personas desaparecidas se redujo de 993 a 699. Los equipos de búsqueda que rastreaban la devastación encontraron dos cuerpos más, uno en un edificio en Paradise y el otro en Magalia, lo que elevó el número de muertos del incendio a 79.

Melissa Duncan y su esposo fueron a Walmart a comprar una gran lona azul y colocaron plástico debajo de su nueva casa, una tienda de campaña donada en el estacionamiento de Glenn County Fairgrounds en Orland, en preparación para la tormenta del miércoles 21.

"La gente está al borde de una crisis", dijo Duncan, de 36 años, sobre otras personas que se alojan en el recinto ferial. "Algunos días son más difíciles que otros. Saldremos de esto con humildad".

El Servicio Meteorológico Nacional emitió una alerta de inundación hasta la mañana del viernes 23, donde el incendio de Camp Fire se extendió por el Condado de Butte. Mientras que la lluvia ayudará en la lucha para extinguir el fuego —el incendio está contenido en un 70% y ha quemado 151,272 acres— los vecindarios que fueron destruidos, y los que están río abajo pueden recibir aludes y flujos de escombros.

Advertisement

La zona de Camp Fire podría acumular 6 pulgadas de lluvia hasta el sábado 24, lo que no es inusual para esa región, dijo Johnnie Powell, un meteorólogo del Servicio Nacional de Meteorología en Sacramento. En abril, Paradise recibió casi 6 pulgadas de lluvia en un día en lo que fue su última tormenta significativa.

"En el mejor de los casos, lloverá sobre el área y nada se moverá. En el peor de los casos, el lodo comenzará a moverse", dijo Powell. "Solo tenemos que esperar y ver qué pasa. Todo lo que sabemos con certeza es que va a llover muy fuerte".

El suelo en áreas recientemente quemadas no puede absorber el agua de lluvia. Cantidades significativas de lluvia pueden conducir a flujos rápidos de lodo, escombros e incluso árboles y rocas que pueden ser mortales para quienes se encuentran en su camino. La devastación a menudo viene sin previo aviso.

Los residentes de Malibu llenan bolsas de arena antes de que llegue la lluvia en las áreas quemadas. (Al Seib / Los Angeles Times)
Los residentes de Malibu llenan bolsas de arena antes de que llegue la lluvia en las áreas quemadas. (Al Seib / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

En el Sur de California, se espera que el área afectada por los incendios de Woolsey reciba entre media pulgada y una pulgada de lluvia desde el miércoles hasta el jueves temprano. Las tormentas podrían permanecer hasta la mañana del jueves, dijo David Sweet, del Servicio Meteorológico Nacional en Oxnard.

Las autoridades han enfatizado a los residentes que permanezcan alerta, haciendo referencia al flujo mortal de escombros que golpeó a Montecito después del incendio de Thomas en 2017.

"No quiero que piensen que si llueve podremos detener las inundaciones. Ocurrirán las  inundaciones", dijo Thom Porter, del Departamento de Bosques y Protección contra Incendios de California, en una reunión pública. "Al igual que Montecito, las órdenes serán evacuar y usted debe hacerlo cuando se le indique".

En un refugio en la iglesia East Ave en Chico, un grupo de donantes trajo grava y pavimentaron sobre un acre de hierba para que los refugiados de los incendios pudieran colocar sus carpas en un terreno seco y no en la hierba que se mojaría y enlodaría.

En otro refugio en Gridley, a unas 30 millas de distancia, se sirven comidas calientes, también están disponibles bocadillos y agua, artículos de tocador y voluntarios de la Cruz Roja Americana están disponibles para ayudar con las preguntas.

Advertisement

Los Thompson viven al final de una fila de catres verdes, que se distinguen solo por las tinas de plástico llenas de ropa y zapatos donados que usarán varios miembros de una familia de cinco. La generosidad de los extraños ha sido abrumadora.

"Tenemos que rechazar las cosas", dijo Melissa Thompson. "Alguien me entregó un billete de $100 a pesar de que ella misma perdió su casa". Pero la madre, de 38 años, ha visto su impaciencia crecer. El alivio que sintió la primera semana al tener un lugar para quedarse se ha convertido en una inquietud sobre el futuro. Le gustaría saber si su complejo de apartamentos en Magalia sobrevivió. Si no fue así, necesita averiguar dónde vivirá su familia.

"La incertidumbre es la peor parte", dijo Thompson, quien está legalmente ciega y con discapacidad.

En el cañón de Butte Creek, Calvin Daley limpió los desagües y otras vías fluviales que rodeaban su casa, que se salvó de las llamas. Se preocupa por las personas que perdieron sus hogares, los que viven en tiendas de campaña. Desearía que fuera verano.

"Hace frío, el invierno está llegando y va a estar mojado", dijo. "Si va a ser un invierno húmedo, tenemos un largo camino por delante".

Daley, de 66 años, estaba sentado en el pórtico delantero de su casa de dos pisos escuchando jazz en una radio que funciona con baterías. Las aves saltaban de las ramas quemadas de un pino a una fuente de alimentación.

Él nunca fue evacuado; se quedó para salvar su hogar con tres mangueras. De pie, cerca de la larga entrada de su casa, se detuvo y se frotó la barbilla.

"A veces me siento culpable", dijo. "¿Por qué me merezco esto?¿Cuántas personas querrían haber tenido la oportunidad de salvar su hogar?

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement