Anuncio
Share
Entretenimiento

Cómo la experiencia con LSD de Peter Fonda junto a los Beatles produjo un clásico de John Lennon

Peter Fonda in “The Trip”
Peter Fonda en una escena de “The Trip”, una película escrita por Jack Nicholson y estrenada en 1967.
(American International Pictures / Getty Images)

Si el destino hubiera resultado un poco diferente, Peter Fonda podría ser recordado como una de las grandes figuras de la música pop de la década de 1960 en lugar de uno de los actores más destacados de su generación.

Cuando era un joven que intentaba abrirse camino en Hollywood en esa década turbulenta, Fonda, quien murió el viernes a los 79 años, habría tenido que hacer un esfuerzo consciente para no cruzarse con la vibrante comunidad musical que estaba creciendo en Tinseltown y sus alrededores en esa época. Es un período en el que grupos como Byrds, Buffalo Springfield, The Doors, Arthur Lee & Love y muchos otros frecuentaban la gran cantidad de clubes que promocionaban la música pop.

El gran Kareem Abdul-Jabbar del baloncesto conocía a Bruce Lee y dice que Quentin Tarantino falló con su interpretación de Lee en "Érase una vez... en Hollywood”.

También hizo las rondas de las fiestas a las que asistieron muchos de esos mismos músicos y actores. En una, pronunció una declaración famosa que John Lennon escribió en la canción de los Beatles “She said, she said”.

Anuncio

Sucedió en el verano de 1965, cuando los Beatles habían alquilado una casa en Los Ángeles en Mulholland Drive e invitaron a Roger McGuinn y David Crosby de los Byrds. Varios de ellos consumían ácido.

Cuando Fonda contó más tarde sobre el episodio, él también estaba bajo la influencia del LSD, e intentó calmar al guitarrista de los Beatles, George Harrison, quien temía que se estuviera muriendo.

“Le dije que no había nada que temer y que todo lo que tenía que hacer era relajarse”, dijo Fonda. “Le aseguré que sabía lo que era estar muerto porque cuando tenía 10 años, accidentalmente me pegué un tiro en el estómago y mi corazón dejó de latir tres veces mientras estaba en la mesa de operaciones porque había perdido mucha sangre”.

“John estaba pasando en ese momento y me escuchó decir “Sé lo que es estar muerto”. Me miró y dijo: “Me estás haciendo sentir como si nunca hubiera nacido. ¿Quién puso todas esas [cosas] en tu cabeza?”.

Anuncio

The Beatles In Los Angeles
Los Beatles en Los Ángeles circa 1965.
(Fotos International / Getty Images)

Como lo recordó Lennon, el autor David Sheff escribió en su libro “All We Are Saying”, “Eso fue escrito después de un ‘viaje’ de ácido en Los Ángeles durante un descanso en la gira de los Beatles [EE.UU], donde nos estábamos divirtiendo con los Byrds y muchas chicas. Algunas de Playboy, creo. Peter Fonda entró cuando estábamos tomando ácido y seguía acercándose a mí y una vez ya sentado a mi lado me susurró: “Sé lo que es estar muerto”.

"¡No queríamos escuchar eso! Estábamos en un ‘viaje’ de ácido y el sol brillaba y las chicas bailaban y todo era hermoso y de los años 60, y este chico, a quien realmente no conocía; no había hecho “Easy Rider” ni nada, seguía acercándose diciendo: “Sé lo que es estar muerto”, ¡y lo dejamos porque era muy aburrido! Yo lo usé para la canción, pero lo cambié a “ella” en lugar de "él”.

Además, mucho antes de que Fonda saltara a la fama con su papel junto a Dennis Hopper en el clásico de la película de contracultura “Easy Rider”, el hijo de la icónica estrella de Hollywood, Henry Fonda, jugó con la idea de ser un artista discográfico.

Lanzó un sencillo, “November Night”, escrito por el futuro pionero del rock country Gram Parsons, en 1967, que tuvo poca reacción. Pero es más una evidencia de los círculos en los que viajó.

“Conocí a Jack Nicholson porque Peter Fonda era un amigo mío que viajaba en motocicleta”, escribió el guitarrista, cantante y compositor principal de los Monkees, Michael Nesmith, en su memoria de 2017 “Infinite Tuesday: An Autobiographical Riff”.

Anuncio

“Peter y yo nos conocimos en una reunión local de música de Topanga Canyon organizada de vez en cuando por los músicos y artistas que vivían en Canyon; todos pasarían el rato, tocarían música y socializarían”, escribió Nesmith. “Peter y yo nos llevamos bien con nuestras motocicletas. Tuve un Triumph Bonneville y él tenía una Harley, y comenzamos a andar por los cañones antes de obtener el Casco del Capitán América.

“Dennis Hopper entró en esos círculos como amigo de Peter”, agregó Nesmith, “y Jack era parte de un círculo concéntrico aún más grande que lentamente nos unió a todos por varios medios”.

“Como era amigable con Peter y Dennis, también conocía sobre ‘Easy Rider’”, recordó Nesmith. “Peter me contaba la historia de la película casi cada vez que venía a la casa o salíamos a cenar juntos, y corrían rumores de que Bert podría darles el dinero para hacerla.

“La historia de la película cambiaba un poco cada vez que Peter me la contaba, así que no podía entenderla por completo”. Me pareció que, en cualquier caso, una cinta con Fonda en motocicleta era una buena idea comercial. Un film de Monkees no me parecía una buena idea”.

Aproximadamente tres décadas más adelante, Fonda fue elegida por el músico y actor de country Dwight Yoakam para formar parte del elenco del ‘western’ Yoakam, “South of Heaven, West of Hell”, que también coprotagonizó la hija de la actriz, Bridget Fonda.

El archivista de música y productor de los Monkees y el promotor de conciertos Andrew Sandoval afinaron el legado de Fonda como músico cuando incluyeron “November Night” en una compilación de 2009, “Where the Action Is”, como parte de la serie “Nuggets” de Rhino Records, música indie y underground de los años 60.

“Tuve la suerte de incluir esta canción de Gram Parsons hace 10 años en el material de Nuggets ‘Where the Action Is’ e incluso tuve la fortuna de almorzar con su cantante, Peter Fonda”, escribió Sandoval el viernes en su página de Facebook. “Hablamos de mi película favorita, “The Limey”, y de su influencia en la cinta “Head”. Otra pérdida inesperada, que se fue demasiado pronto”.

En “The Limey”, Fonda interpretó a un productor discográfico ultra exitoso llamado Terry Valentine, compartiendo el apellido del cofundador de Whisky A Go-Go, Elmer Valentine, otro asociado de Nicholson y Fonda durante décadas.

Anuncio

“La vez que lo conocí, él describió y prácticamente recreó [una escena] de ‘The Limey”, escribió Sandoval. “Todavía me sorprende recordarlo. Es una combinación de las personas que he conocido de esa época, para bien o para mal”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio