Anuncio
Share
Entretenimiento

Salma Hayek prefiere guardar silencio para defender a su México

Calla Salma para defender a Me_850862.JPG
Salma Hayek
(Reforma)

Salma Hayek se suele callar los problemas de México por amor. La actriz y productora mexicana, quien se pronunció hace unos días en redes sociales contra la violencia en su natal Coatzacoalcos, aseguró que está al pendiente de todo lo que ocurre en el País, pero suele guardarse sus críticas y reflexiones.

Calla Salma para defender a Me_850851.JPG
Salma Hayek y el elenco de Monarca
(Reforma)

"¿Qué es lo mejor que puedo hacer por México? No enojarme y decir: la violencia aquí, los feminicidios, todo me preocupa. Si yo lo pongo, no van a hacer nada por un post (en redes sociales) en México, sólo se van a enterar en el resto del mundo. “Traigo atención a los problemas que nos pueden afectar con el turismo, con personas que están tratando de invertir en México, con la imagen del país. Es mi manera de protegerlo”, dijo.

La estrella que ha sido nominada al Oscar está en la CDMX para promocionar Monarca, su producción sobre el infierno que vive una familia de empresarios multimillonarios con negocios de tequila y hotelería. Hayek aseguró que con el proyecto, que se estrena el viernes por Netflix, desea proyectar en el mundo un México que no anda en burro ni usa sombrero...sólo cuando se necesita.

“Un México corporativo, con gran sofisticación, dónde existe la política, las tradiciones. Enseñamos una ciudad cosmopolita, vibrante, interesante y culinaria. Enseñamos una provincia rica, basta, con tradiciones, misterio y belleza.

“Y problemáticas familiares que se parecen a las situaciones familiares internacionales”, explicó la figura de 53 años. Protagonizada por Irene Azuela, Juan Manuel Bernal y Osvaldo Benavides, Monarca significa el regreso de Hayek a la televisión mexicana, donde inició su carrera hace décadas.

Anuncio

Desde la película Frida, que produjo en 2002, ésta es su segunda producción mexicana, aunque aseguró que había tenido ganas de hacer más cosas en el País, pero se había topado con una industria con rezagos y machismo. “Traté de hacer cosas en México y aunque tenía una carrera importante, sentía machismo tratando de levantar una película en México, como mujer y productora. El País ha avanzado muchísimo, sentí una gran diferencia esta vez”, expresó la esposa del magnate francés Francois-Henri Pinault.


Anuncio