Una importante agencia de talentos de Hollywood es acusada de tolerar el acoso sexual y la mala conducta

Illustration of talent agent wearing superhero cape with female silhouette
(Ari Liloan / For The Times)
Share

A finales de 2017, el director general de ICM Partners, Chris Silbermann, hizo una audaz promesa: lograr la paridad de género en los puestos de liderazgo y en el consejo de administración para 2020.

Era parte de un esfuerzo más amplio de toda la industria llamado “50/50 para 2020", defendido por la prominente cliente de ICM, Shonda Rhimes, y otros, a raíz del ajuste de cuentas de Hollywood sobre el acoso sexual.

“Las empresas funcionan mejor cuando (...) hay un equilibrio de hombres y mujeres en los puestos de liderazgo y en los puestos de toda la compañía”, manifestó Silbermann durante una cumbre política de 2018. “No podemos ser una empresa con un montón de tipos que se parecen a mí", dijo en ese momento.

El año pasado, ICM -que representa a estrellas como Samuel L. Jackson, Spike Lee, Regina King, Michael Keaton y Wanda Sykes- declaró la victoria, diciendo a Variety que al menos la mitad de los agentes ascendidos a la categoría de socios desde 2017 eran mujeres. En marzo, la agencia dijo que 15 de sus 23 departamentos están dirigidos o codirigidos por mujeres.

Anuncio
Anuncio

Pero más de 30 empleados antiguos y actuales de ICM dijeron en entrevistas que la compañía toleraba un ambiente de trabajo hostil, donde las mujeres y las personas de color eran objeto de acoso, intimidación y otras conductas inapropiadas. Desde 2017, casi una docena de mujeres informaron sobre denuncias de maltrato por parte de agentes y gerentes masculinos en toda la compañía al departamento de recursos humanos de ICM Partners o a los líderes superiores.

ICM dijo que “Recursos Humanos no tiene constancia de esas denuncias”, aunque una fuente cercana a la empresa reconoció que sí investigó algunas de las quejas y tomó las medidas oportunas.

“Nos moldearon para que pensáramos que ser menospreciadas y humilladas era la forma de ser mejores, lo cual es completamente erróneo”, dijo Jennifer Jendrzejczyk, una ex asistente de ICM de 25 años que dejó la empresa en enero de 2020 después de menos de un año en el empleo.

Mientras la pandemia pone en pausa las fiestas de la temporada de premios, una reportera recuerda las fiestas de años pasados y sus charlas con estrellas como Rihanna, Katy Perry, Margot Robbie y Viola Davis.

La mayoría de las personas que hablaron con The Times -entre las que se encuentran exagentes, gerentes y asistentes- se negaron a hablar en público porque han firmado acuerdos de confidencialidad o porque temían represalias por parte de ICM.

Dos de los incidentes más graves afectan a mujeres que no trabajan para ICM. Una ejecutiva de finanzas cinematográficas alegó que un socio de la agencia se había exhibido frente ella dentro de un auto, según tres personas con conocimiento del asunto que declinaron ser nombradas. El agente negó el hecho. En otro incidente, una actriz se quejó de que su agente masculino le hizo un avance no deseado en el vestíbulo de un hotel, dijeron dos fuentes informadas del asunto. Ese agente no respondió a una solicitud de comentarios.

Anuncio

ICM también se enfrentó a las protestas en 2019 por la grabación de un video que pretendía promocionar la empresa después de que varios empleados negros de apoyo, dijeran que recursos humanos les pidió que se hicieran pasar por agentes en prácticas, un papel de mayor rango que no tenían, en un esfuerzo por hacer que la agencia pareciera más diversa.

En un comunicado, ICM dijo que “no tolera el acoso, la intimidación u otras conductas inapropiadas. Recursos Humanos investiga todas las denuncias recibidas y aborda cada una de ellas con las medidas disciplinarias adecuadas, hasta el despido”.

Los suscriptores obtienen acceso anticipado a esta historia

Estamos ofreciendo a los suscriptores de L.A. Times el primer acceso a nuestro mejor periodismo. Gracias por tu apoyo.

“Si decides que vas a quejarte, te van a destruir, y es una elección que tienes que hacer entre tu carrera o quejarte”, dijo una antigua trabajadora de ICM.

Tres mujeres del consejo de administración de ICM, Lorrie Bartlett, Jennifer Joel y Janet Carol Norton, dijeron en un comunicado que cualquier insinuación de que la promesa de la empresa de 50/50 para 2020 “era una estratagema de marketing poco sincera, es totalmente irreconciliable tanto con los hechos como con nuestra experiencia personal”.

Añadieron: “Ni nosotros ni nuestra empresa somos perfectos; nadie lo es. En una industria desafiante, competitiva y que exige mucho de sus participantes, nos sentimos privilegiados de disfrutar de un entorno seguro y alentador, de oportunidades justas y abundantes, y del respeto y el apoyo de todos los colegas de todos los géneros. Con ellos, seguimos comprometidos en un esfuerzo concertado hacia una cultura mejor y más equitativa que tendrá efectos amplios, profundos y duraderos en nuestros compañeros y en nuestros clientes”.

Exterior photo of the ICM Partners building in Century City.
ICM Partners se ha expandido rápidamente bajo la dirección de su director general, Chris Silbermann.
(ICM Partners)

Fundada en 1975, International Creative Management se ha convertido en una de las principales agencias de talento del sector. Silbermann se incorporó a ICM en 2006, cuando ésta adquirió la agencia Broder Webb Chervin Silbermann, donde era el socio más joven y se ganó la reputación de agente inteligente y ambicioso.

En 2012, la empresa de Century City se rebautizó como ICM Partners después de que Silbermann liderara la iniciativa de convertirla en una sociedad, con agentes que compraron al inversor de capital privado Rizvi Traverse Management.

En un negocio en el que las personalidades de gran envergadura ocupan un lugar preponderante, Silbermann es conocido como un líder impetuoso. Una vez entrenó con un boxeador profesional y ha comparado su trabajo con el del legendario entrenador de los Lakers, Phil Jackson. “Meditar mantiene la mente en forma”, dijo Silbermann a W Magazine en 2008. “Pero no te pases con el tema de los yoguis. ... En mi negocio funciona mucho mejor decir: '¡Te voy a dar un puñetazo!’”.

Anuncio

Silbermann declinó una solicitud para ser entrevistado para este artículo.

Quienes han trabajado con él dicen que este ejecutivo de 53 años cultiva una cultura de información privilegiada, en la que algunos agentes se unen a él en los entrenamientos en el gimnasio, o vuelan en un jet privado al Festival de Cine de Telluride y se alojan en su casa de Colorado.

Bajo la dirección de Silbermann, ICM se ha expandido rápidamente. Ahora tiene más de 500 empleados, pero sigue siendo la más pequeña de las “cuatro grandes” agencias, que incluyen a WME, CAA y UTA.

Chris Silbermann en la Cena Nacional de Homenaje 2019 del Centro Simon Wiesenthal.
El CEO de ICM Partners, Chris Silbermann, es conocido como un líder descarado.
(Presley Ann/Getty Images)

En el mundo de las agencias, ICM es vista como una empresa de escasos recursos. A pesar de su tamaño relativamente pequeño entre las grandes firmas, representa a importantes guionistas y productores de televisión como el creador de “House”, David Shore, la creadora de “Anatomía de Grey”, Shonda Rhimes, y el showrunner de “The Handmaid’s Tale”, Bruce Miller.

En 2019, la compañía asumió la financiación de Crestview Partners y comenzó un impulso de expansión. El año pasado, ICM compró la empresa londinense Stellar Group -lo que la convirtió en un actor importante en la representación deportiva-, adquirió la agencia de contratación de música en vivo Primary Talent International y tomó una participación minoritaria en la empresa sueca Albatros Agency.

Pero a medida que ha ido creciendo, ICM se ha enfrentado a persistentes cuestiones sobre el trato que da a las mujeres.

La agencia tuvo que enfrentarse a las represalias en mayo de 2017, cuando la ex colaboradora de Fox News Tamara Holder dijo a HuffPost que los agentes de ICM la disuadieron de denunciar a la cadena que había sido agredida sexualmente por un ejecutivo de Fox en 2015. Además, alegó que los agentes no respondieron a las peticiones de sus abogados para corroborar sus afirmaciones después de que ella presentara una denuncia que dio lugar a un acuerdo de 2.5 millones de dólares con Fox News.

Tamara Holder
La ex colaboradora de Fox News Tamara Holder dice estar descontenta con la forma en que ICM la trató después de que presentara una queja por acoso sexual a la cadena en 2016.
(Drew Gurian)

Anuncio

ICM dijo a BuzzFeed en 2018 que una investigación independiente no encontró ninguna irregularidad por parte de la agencia.

Holder, una abogada que se centra en los derechos de las mujeres y el abuso institucional está inconforme por el trato que le dio ICM. “Me vi obligada a seguir adelante sola”, dijo a The Times. “Todo lo que quería era ayuda”.

ICM dijo en un comunicado que Holder no era una clienta, que no se le incluyó en una investigación interna porque no había presentado una queja a Recursos Humanos, y que no se entrevistó a Holder porque la empresa ya tenía las pruebas documentales y el material público que necesitaba.

Holder refutó estas afirmaciones. Dijo que ICM nunca le aconsejó que acudiera a Recursos Humanos. Ella citó correos electrónicos con representantes de ICM revisados por The Times, incluyendo un intercambio de septiembre de 2016 en el que un agente escribió que estaba “realmente emocionado de trabajar juntos”.

La reputación de ICM recibió otro golpe más adelante, en 2017, cuando Variety informó que uno de los socios de la agencia, Erik Horine, se vio obligado a renunciar por las acusaciones de que hizo avances no deseados a las empleadas que se remontan al menos a 2009. Horine se disculpó por su comportamiento.

Erik Horine
El agente de ICM Erik Horine dimitió en junio de 2017 en medio de acusaciones de mala conducta.
(Matt Winkelmeyer/Getty Images)

Ahora, una investigación del Times ha descubierto que Horine no fue el único socio de la agencia que fue acusado de mala conducta.

Una ejecutiva de finanzas cinematográficas alegó que Steve Alexander, socio de la agencia, se expuso a ella dentro de un auto, según tres personas con conocimiento del incidente que declinaron ser nombradas. En la primavera de 2016, la ejecutiva quedó con Alexander para tomar unas copas a fin de hablar de temas de negocios en el Peninsula Beverly Hills y estaba llevando a Alexander a su vehículo cuando éste se bajó los pantalones y empezó a tocarse en la zona genital, según una de las personas con conocimiento del incidente.

La ejecutiva informó más tarde a una alta dirigente de ICM sobre el incidente y Alexander fue dado de baja, según las tres fuentes. Una fuente cercana a la empresa dijo que esta realizó una investigación y tomó las medidas oportunas, que no especificaron.

Alexander ha negado las acusaciones.

Anuncio

La ejecutiva de finanzas declinó hacer comentarios. El Times no identifica a las víctimas de presuntas agresiones sexuales sin su consentimiento.

Otro supuesto incidente ocurrió en agosto de 2019, cuando Alexander envió un mensaje a una exasistente de ICM, y que había dejado la agencia meses antes tras enfrentarse a su jefe, según dos personas con conocimiento del intercambio de los mensajes.

Alexander envió una imagen con un emoji de “fuego” a una exempleada que compartió en Instagram una selfie de ella con ropa que acentuaba su escote. Una captura de pantalla de la imagen fue vista por The Times.

ICM dijo en un comunicado que no hace comentarios sobre asuntos laborales específicos que implican la privacidad de terceros o son confidenciales. La agencia también manifestó que “toma en serio todas las acusaciones recibidas sobre la mala conducta de los empleados” y responde con medidas correctivas, como la formación y el entrenamiento, y acciones disciplinarias, que van desde las sanciones hasta la licencia y el despido.

La empresa añadió que “todos los asuntos referidos fueron investigados e involucraron alguna combinación de las acciones referidas anteriormente”.

En cuanto al emoji de “fuego”, ICM dijo que no tenía conocimiento del mensaje directo “que terceros podrían ver como inapropiado u objetable”.

Alexander se unió a ICM Partners en 2014 después de pasar por la agencia de talentos Resolution y CAA, donde era muy conocido por representar al fallecido actor Heath Ledger. Entre sus clientes actuales se encuentran Tatiana Maslany y John Travolta, según IMDbPro.

Uno de los protegidos de Alexander, Kevin Hussey, también fue acusado de graves faltas de conducta. En otoño de 2017, Hussey se reunió con un grupo de personas, entre las que se encontraba una clienta actriz, en el bar de un hotel de Nueva York. Después de que el bar cerrara, hizo avances no deseados, intentando besar a la mujer, según dos personas que fueron informadas sobre el asunto, pero no estaban autorizadas para hacer comentarios.

Kevin Hussey
Kevin Hussey, de ICM, se disculpó con una actriz-cliente después de hacer avances no deseados en otoño de 2017.
(Lester Cohen)

ICM posteriormente designó a dos agentes femeninas para manejar los asuntos de la actriz, dijeron las personas. Hussey informó más adelante del incidente a la agencia y se disculpó con la actriz, revelaron.

Anuncio

ICM se negó a comentar el incidente, pero señaló que la actriz sigue siendo una cliente. La agencia también dijo que sus empleados han sido entrenados para reportar incidentes que puedan ser vistos como una potencial violación de su política contra el acoso. Hussey no respondió a las solicitudes de comentarios.

Alexander no es el único socio masculino que había sido acusado de comportamiento inapropiado.

Carter Cohn, que se convirtió en uno de los socios fundadores de ICM en 2012, es conocido por sus colegas como un jefe exigente.

Durante una llamada telefónica en agosto de 2019, Cohn reprendió en voz alta a una agente femenina por incluirse prematuramente en IMDbPro como representante de una actriz que dejaba otra agencia, según cinco personas familiarizadas con el asunto. La agente femenina, cuya oficina está en un área diferente en el mismo piso, estaba tan molesta por el intercambio que lloró en el baño, revelaron dos de las personas.

Cohn, de 48 años, fue reprendido más tarde por un alto ejecutivo, dijeron dos de las personas.

ICM y Cohn declinaron hacer comentarios.

El influyente productor de Hollywood y Broadway Scott Rudin, responsable de éxitos como “The Book of Mormon”, anunció este sábado que se retirará de la “participación activa” en los espectáculos en los que trabaja tras las acusaciones de años de abuso y comportamiento violento con sus empleados.

Brad Turell, vicepresidente sénior de comunicaciones corporativas de la agencia, también fue objeto de quejas. El veterano publicista y exejecutivo de Time Warner y Paradigm se incorporó a la compañía en julio de 2017.

Tres personas dentro de la agencia informaron al departamento de Recursos Humanos de la empresa sobre la conducta de Turell entre 2017 y 2019, alegando que hacía comentarios groseros o despectivos sobre las mujeres, según dijeron los exempleados.

“Yo no soy así, pero si alguien siente que fui irrespetuoso o despectivo en algún momento, me disculpo sinceramente”, manifestó Turell en un comunicado.

Anuncio

En febrero de 2019, Turell golpeó su escritorio con sus manos y gritó a una asistente frente a sus compañeros de trabajo después de que ella lo conectara unos minutos tarde a una llamada telefónica. Le dijo a la asistente que actuaba como si trabajara “en un salón de uñas”, lo que provocó que rompiera a llorar, según dos exempleados que presenciaron el incidente y declinaron hacer comentarios por temor a las represalias.

La asistente presentó una queja a recursos humanos y poco después dejó su trabajo. Se le pagó una indemnización no revelada y abandonó la industria del entretenimiento, dijeron las fuentes.

“Fueron una serie de errores que me llevaron a este momento, mi nivel de ansiedad era alto y hablé en un tono del que me arrepiento, por el que me disculpo. He aprendido y no se ha repetido una situación similar”, dijo Turell, de 64 años, en un comunicado. “Sin embargo, permítanme ser perfectamente claro, niego vehementemente haber hecho la declaración que se me atribuye aquí. Nunca ocurrió".

Miguel  Parreño
“Es un problema en toda la industria del entretenimiento donde hay estos trabajos que pagan muy poco”, dijo Miguel Parreño, ex empleado de correo en ICM.
(Mel Melcon/Los Angeles Times)

Muchas de las acusaciones sobre el comportamiento abusivo de los directivos proceden de asistentes en puestos de trabajo de nivel inicial, en los que el salario es bajo y la rotación es alta. Los asistentes han reclamado mejores condiciones de trabajo en todo Hollywood, pero en ICM, los agentes acusados de mala conducta rara vez son castigados con severidad, dicen los exempleados.

Una exasistente escribió en una queja de Recursos Humanos que Mitch Blackman, un agente de ICM que representa a artistas como el músico de jazz moderno Kamasi Washington, la había amenazado con “romperme los tobillos” si divulgaba información sobre una conversación que habían mantenido, y “que podía denunciarlo por eso porque ‘no le importaba’”, según un correo electrónico de octubre de 2017 dirigido al jefe de Recursos Humanos que fue revisado por The Times. Blackman la disuadió de intentar un traslado de oficina diciéndole: “Eres mía. Nadie más puede tenerte”, según el correo electrónico.

Esa exasistente, así como una segunda asistente que trabajó junto a ella en 2017, recordaron que Blackman las llamaba “tontas y estúpidas”.

“Mi jefe le gritaba y empujaba a la gente más allá de sus límites”, reveló la segunda exasistente en una entrevista, añadiendo que Blackman gritaba tan fuerte que su voz se podía escuchar seis oficinas más abajo. “Era un comportamiento agotador y totalmente demencial que configuró mi percepción de la industria musical. Esos hábitos todavía los estoy desaprendiendo”.

Las asistentes fueron transferidas de trabajar con Blackman más adelante y, finalmente, dejaron ICM; ambas siguen en la industria del entretenimiento. Blackman e ICM declinaron hacer comentarios, citando su política de no discutir asuntos laborales confidenciales.

Fuentes cercanas a ICM dijeron que la compañía tomó “medidas apropiadas” después de la queja de recursos humanos de 2017 contra Blackman y que recibió medidas correctivas y disciplinarias, incluida la capacitación y el entrenamiento, que “encontró muy valioso y lo impactó positivamente como profesional y su conducta en el lugar de trabajo”.

Anuncio

Blackman, de 41 años, que se inició como trompetista de jazz, ha reconocido que puede ser gritón. “Es increíble cuando eres un neoyorquino que es demasiado escandaloso para otros neoyorquinos”, dijo en un podcast de Promoter 101 en 2019.

El perfil de Blackman en la empresa ha seguido aumentando. En febrero, ICM anunció que formaba parte de su nuevo comité de liderazgo de conciertos, describiendo a Blackman en Instagram como uno de los agentes estrella de ICM.

“ICM vio la oportunidad de desarrollar aún más las trayectorias profesionales de los jóvenes ejecutivos que exhiben habilidades de liderazgo y potencial de gestión”, dijo la compañía.

Apple dijo que pondrá a disposición las suscripciones de podcasts en su aplicación Podcasts el próximo mes. Un analista lo llamó “un movimiento ofensivo y defensivo” contra Spotify.

El patrón refleja un problema más amplio en la empresa, señaló Jendrzejczyk, que estudió relaciones públicas y comunicaciones en la Universidad Adelphi. Ella esperaba escalar hasta ser agente en ICM cuando se incorporó en abril de 2019, pero se fue después de nueve meses. Cuando estaba en ICM, Jendrzejczyk planteó su preocupación a Recursos Humanos porque su jefe insultaba su inteligencia, según tres exempleados.

“La frustración que sienten muchos exasistentes proviene de la falta de apoyo de Recursos Humanos”, comentó Jendrzejczyk, que ahora trabaja como asistente ejecutiva en una start-up de viajes compartidos. “Se están haciendo literalmente de la vista gorda ante los abusos”.

ICM refuta la afirmación.

“ICM lamenta escuchar que alguien se sintió inadecuadamente apoyado”, dijo la compañía en un comunicado. “Dicho esto, también negamos categóricamente que se haya encubierto cualquier queja o limitación de los recursos apropiados - por eso ICM investiga todos y cada uno de los reclamos de mala conducta de los empleados y toma las medidas apropiadas y disciplinarias hasta, incluso, el despido cuando está justificado”.

Lauren Sorantino, que estudió comunicación y medios de comunicación en la Universidad de Pensilvania, recordó un incidente ocurrido cuando trabajaba como asistente en ICM. Sorantino dijo que ella y el agente con el que trabajaba, Craig Shapiro, tuvieron una discusión después de que ella se quejara de una llamada telefónica de septiembre de 2019 en la que Shapiro y un gerente hablaban de las mujeres “calientes” que asistían a la universidad de su hijo.

Sorantino relató que Shapiro se puso a la defensiva cuando ella le planteó sus preocupaciones y le dijo que debía esperar escuchar esos comentarios dentro de la agencia. Ella señaló que discutió el incidente con el departamento de recursos humanos y fue transferida a otro sitio. Dejó la empresa en febrero de 2020. Ahora trabaja como asistente en una productora.

Anuncio

“Yo era una chica universitaria dos o tres meses” antes de eso, dijo Sorantino, que tenía 22 años en ese momento. “Esas cosas eran realmente incómodas”.

Un colega contactado por The Times recordó cómo Sorantino se molestó por el incidente con Shapiro, que ahora tiene 52 años.

ICM lo ascendió a socio en 2020.

“Craig Shapiro es un destacado agente y defensor de sus clientes y durante muchos años de servicio en ICM se ganó su promoción a socio basada en el mérito”, dijo ICM.

Kiran Subramaniam, de 32 años, comenzó como asistente en ICM en julio de 2015. Durante sus seis meses en la empresa, Subramaniam dice que su jefe, el entonces socio Mark Gordon, dejaba basura, como restos de comida en su escritorio, y esperaba que ella lo limpiara. Afirma que Gordon la llamó “maldita imbécil” cuando no pudo conseguir una reserva para comer exactamente a la 1:15 de la tarde en Bouchon. Añadió que una vez Gordon le tiró un paquete, rozando su cara, diciendo “no quiero esto”. Subramaniam se marchó y contó la experiencia a un colega, que recordó el incidente cuando fue contactado por el Times.

“Te sientes tan pequeña y tan poco respetada”, expresó Subramaniam, recordando una reunión con una responsable de recursos humanos. “Me dijo: ‘Oh, cariño, es que eres nueva en este tipo de cultura. No lo dice en serio, es solo su forma de ser’. Fui tan tonta que me lo creí".

Subramaniam es ahora asistente del showrunner. Gordon dejó la agencia en 2016.

“No hay nada de cierto en las acusaciones de insultos”, dijo Gordon en un comunicado. “Es desgarrador escucharlo, ya que es completamente inconsistente con mis valores o cualquier comportamiento que haya demostrado”.

El propio departamento de recursos humanos de ICM ha sido objeto de controversia, con tres jefes de departamento en tres años. La actual jefa de recursos humanos de la empresa es Courtney Kelley, que se incorporó el año pasado procedente de la NFL.

La predecesora de Kelley, Cindy Ballard, fue nombrada en una demanda por despido improcedente presentada en 2019 por el exsocio Spencer Baumgarten, quien alegó que fue difamado como parte de una investigación de recursos humanos. ICM calificó las reclamaciones de infundadas y defendió el manejo de Ballard de la indagación. El caso está pendiente. (Ballard fue anteriormente jefe de recursos humanos de Tribune Publishing Co., que anteriormente era propietaria del L.A. Times).

Anuncio

El departamento de Recursos Humanos, dirigido en ese momento por Ballard, se enfrentó a una reacción negativa por la grabación de un video destinado a presentar el programa de agentes en prácticas de la agencia durante el Black History Month de 2019. Recursos Humanos pidió a los asistentes negros que se hicieran pasar por agentes en prácticas porque había muy poca gente de color en el programa, según 10 exempleados. ICM también se ha enfrentado a críticas por no emplear una plantilla racialmente diversa.

Jabari McDonald llevaba solo tres meses trabajando como asistente de derechos de los medios de comunicación, cuando un director de recursos humanos se acercó a su mesa y le preguntó si estaría dispuesto a ayudar a llenar el espacio en una grabación de video que destacaría el programa de agentes en prácticas de ICM. McDonald, que tiene un máster en cine por la Universidad de Columbia, pensó que su papel sería sentarse en un segundo plano para que la sala no pareciera vacía.

En cambio, a él y a otros dos empleados negros de apoyo se les pidió que se sentaran junto a una fila de agentes en prácticas blancos, dando la impresión de que formaban parte del programa cuando no era así, dijo McDonald.

“No tendrían que utilizar a los asistentes negros como apoyo, si hubiera suficientes personas negras que pudieran estar aquí de forma natural, en este programa”, dijo el joven de 29 años. “La situación podría haberse mitigado si pagaran más a la gente y si dejaran de dar prioridad a las contrataciones por nepotismo”.

Después de que varios empleados se quejaran, un responsable de Recursos Humanos se disculpó con McDonald por lo sucedido y las imágenes de los asistentes negros de la reunión entre agentes y aprendices no se incluyeron en el video final, dijo. McDonald dejó ICM por otro trabajo en junio de 2019 y actualmente es asistente de escritor.

“Fue un mal juicio”, dijo ICM, y agregó que “se corrigió rápidamente”.

After L.A.-based Digital Brand Architects posted its support for Black Lives Matter, it faced a backlash from Black former employees who say say they were mistreated by the company.

McDonald sigue siendo escéptico sobre las promesas de la empresa de hacer contrataciones más diversas.

“Es mucha palabrería y muy poca acción”, manifestó McDonald. “Hacen la presentación de que están haciendo el trabajo, y entre bastidores no es verdad”.

El pasado mes de junio, algunos asistentes y personal administrativo del departamento de giras de la agencia se unieron a fin de presionar a la dirección para que realizara cambios institucionales, empezando por aumentar el salario por encima de los 15 dólares la hora. Creían que la “ausencia sistémica de diversidad racial en la agencia era resultado directo de nuestros bajos salarios”, según una nota dirigida al personal en un correo electrónico obtenido por The Times. “Aunque todas las donaciones de ICM a las organizaciones que apoyan el movimiento Black Lives Matter son encomiables, los asistentes y el personal de apoyo habríamos preferido que se invirtiera en arreglar la exclusión sistemática de los negros de esta oficina mediante aumentos salariales. Si la empresa quiere ver realmente más rostros negros y marrones en la oficina de correos y más allá, va a tener que pagar mejor”.

Anuncio

La empresa dijo que había celebrado una reunión para escuchar las preocupaciones de los asistentes y que hizo cambios basados en sus comentarios.

A finales de ese mes, ICM despidió a 40 de sus empleados de apoyo, entre los que había personas de color, y dijo que estaba renovando su programa de asistentes y aumentando los salarios a 20 dólares la hora.

“Queremos reimaginar un nuevo y más riguroso programa de formación de agentes que proporcione una mayor estructura, una mejor formación en el trabajo y un crecimiento efectivo de los asistentes para que desempeñen un papel más grande dentro de la agencia y del sector”, escribieron los copresidentes de la agencia Sloan Harris y Kevin Crotty en un memorando al personal. “Debemos poner mayor énfasis en la contratación de candidatos diversos altamente cualificados para todos los puestos”.

ICM dijo que ha tomado medidas para mejorar la diversidad de su personal, señalando que fue la primera agencia importante en promover a los afroamericanos a puestos prominentes, incluidos los jefes de los departamentos de talento y música. En junio de 2020, la agencia lanzó “Diversity/ICM”, una iniciativa centrada en el reclutamiento, la formación y la tutoría de candidatos negros en el programa de formación de agentes, con siete plazas de prácticas reservadas para candidatos de colegios y universidades mayoritariamente negros.

Sin duda, la falta de diversidad es un reto para otras agencias.

“Es un problema de toda la industria del entretenimiento tener estos trabajos que pagan tan poco”, dijo Miguel Parreño, de 32 años, un ex empleado de la sala de correo que trabajó en ICM desde enero de 2018 hasta abril de 2020. Fue despedido durante la pandemia y ahora está haciendo carrera como escritor.

“Necesitas cierta experiencia para entrar y muchos de los trabajos de alto nivel requieren que la agencia sea básicamente un centro de intercambio de oportunidades de trabajo y la única manera de entrar en esas oportunidades es a través de una lente muy blanca”, expuso.

ICM tiene muy pocos líderes negros en puestos destacados. En 2019, ICM promovió a la socia Bartlett a su junta directiva, diciendo que era la primera agencia importante en agregar un miembro afroamericano a la junta. Bartlett es una de las cuatro mujeres del consejo y la única mujer de color.

ICM tiene 60 socios y directores generales, de los cuales cuatro son negros, tres asiáticos y uno que se identifica como de dos o más razas, dijo una persona cercana a la empresa. La agencia afirma que cerca del 40% de sus socios son mujeres. La empresa no quiso especificar si tiene socios latinos.

Anuncio

Los críticos dicen que ICM no ha avanzado lo suficiente. En enero, ICM anunció la promoción de 14 agentes, ninguno de los cuales era negro o latino, según antiguos empleados.

“Felicidades a todos, pero esta lista sí que parece homogénea”, comentó el actor y cliente de ICM Dulé Hill en el post de Instagram de ICM. “Un poco de diversidad podría llegar muy lejos. Mucha diversidad llegaría aún más lejos”.

El investigador del Times Scott Wilson contribuyó a este informe.

To read this note in English click here