Anuncio
Share

Cientos de clérigos acusados fueron dejados fuera de las listas de abuso sexual de la iglesia

Richard J. McCormick
El juez de la Corte Superior de Salem en 2015, Timothy Feeley, se dirige a Richard J. McCormick, un sacerdote salesiano acusado de abusar sexualmente o de tener contacto inapropiado con niños de tres estados.
(Faith Ninivaggi / Boston Herald)

Un análisis encontró más de 900 miembros del clero acusados de abuso sexual infantil que faltaban en las listas publicadas por las diócesis y órdenes religiosas donde prestaban servicio

Richard J. Poster cumplió condena por posesión de pornografía infantil, violó su libertad condicional al tener contacto con niños, admitió haberse masturbado en los arbustos cerca de una escuela de la iglesia y en 2005 fue puesto en un registro de delincuentes sexuales.

Sin embargo, el ex sacerdote católico sólo fue agregado este mes a una lista de miembros del clero acusados de abuso sexual infantil, luego de que Associated Press preguntó por qué no estaba incluido.

Los defensores de las víctimas habían criticado durante mucho tiempo a la Iglesia Católica Romana por no hacer públicos los nombres de los sacerdotes acusados. Ahora, a pesar de la publicación de casi 5.300 nombres de la diócesis, la mayoría en los últimos dos años, los críticos dicen que las listas se encuentran lejos de estar completas.

Anuncio

Una investigación mostró que el fundador de los Legionarios abusó sexualmente de seminaristas y tuvo al menos tres hijos con dos mujeres

Un análisis de AP descubrió que más de 900 miembros del clero acusados de abuso sexual infantil no figuraban en las listas publicadas por las diócesis y las órdenes religiosas donde servían.

La AP alcanzó esa cifra al comparar las listas diocesanas públicas con una base de datos de sacerdotes acusados rastreados por el grupo BishopAccountability.org y luego buscar documentos de bancarrota, demandas, información de asentamientos, informes del gran jurado e historias en los medios.

Anuncio

Más de 100 de los antiguos miembros del clero que no figuran en la lista de la diócesis u órdenes religiosas habían sido acusados de delitos sexuales, como violación, solicitud y recepción o visualización de pornografía infantil.

Además de eso, AP encontró a casi 400 sacerdotes y miembros del clero que fueron acusados de abuso mientras servían en diócesis en las que aún no han revelado ningún nombre.

“Nadie debería pensar, ‘Oh, los obispos están publicando sus listas, no queda nada por hacer’”, dijo Terence McKiernan, cofundador de BishopAccountability.org, quien ha estado rastreando la crisis de abuso y catalogando sacerdotes acusados durante casi dos décadas.

Anuncio

Los funcionarios de la iglesia dicen que en ausencia de una admisión de culpa, tienen que sopesar la publicación de un nombre en contra de dañar la reputación de los sacerdotes que pueden haber sido acusados falsamente. Al nombrar sacerdotes acusados, dicen, también se abren a demandas sobre quienes mantienen su inocencia.

Algunas diócesis han excluido de sus listas a clases enteras de miembros del clero: sacerdotes en órdenes religiosas, sacerdotes fallecidos que sólo tenían una acusación contra ellos, sacerdotes ordenados en países extranjeros y, a veces, diáconos o seminaristas expulsados antes de ser ordenados.

Anuncio

Otros, como Poster, fueron excluidos por tecnicismos.

El nombre de Poster no se incluyó cuando la Diócesis de Davenport, Iowa, emitió su primera lista de dos docenas de sacerdotes acusados con credibilidad en 2008. La diócesis dijo que su crimen de poseer más de 270 videos e imágenes de pornografía infantil en su computadora portátil de trabajo no era originalmente un delito calificado en la carta histórica de la iglesia sobre abuso infantil porque no había una víctima directa.

Menos de un año después de haber sido liberado de la prisión, admitió haberse masturbado en los arbustos de la propiedad de la iglesia, que colinda con una escuela preparatoria católica. Aún así, la diócesis no lo enumeró. Y luego violó los términos de su libertad condicional, admitiendo que tuvo contacto con menores.

La pornografía infantil se agregó a la carta de abuso infantil de la iglesia en 2011 y, aunque la diócesis prometió que actualizaría su lista de perpetradores como lo requiere un plan de bancarrota aprobado por la corte, nunca incluyó a Poster.

“Fue un descuido”, aseguró el portavoz de la diócesis, Diácono David Montgomery, a la AP. Dijo que el público había sido informado sobre el caso a través de comunicados de prensa emitidos desde el arresto de Poster hasta su expulsión del sacerdocio en 2007.

Poster, quien ahora vive en Silver Spring, Maryland, declinó hacer comentarios cuando fue contactado por la AP.

Anuncio

De los 900 miembros del clero acusados que no figuran en la lista, más de una décima parte había sido inculpado de un delito relacionado con el sexo, un porcentaje mucho mayor que los nombrados públicamente por las diócesis y las congregaciones, según la AP.

Las diócesis variaron ampliamente en lo que consideraban una acusación creíble. Al igual que Poster, varios de los sacerdotes acusados penalmente por pornografía infantil no figuraban en la lista porque algunas diócesis dijeron que se necesitaba que una víctima interpusiera una queja.

Otras diócesis crearon excepciones por una serie de otras razones, que van desde casos considerados no creíbles por una junta de laicos de la iglesia hasta los miembros del clero en cuestión que murieron desde entonces y, por lo tanto, no pueden defenderse.

Anuncio

“Si su objetivo es proteger a los niños y curar a las víctimas, sus listas serán tan amplias y detalladas como sea posible. Si su fin es resguardar su reputación e institución, será limitado y vago. Y esa es la elección que la mayoría de los obispos están haciendo”, dijo David Clohessy, ex director ejecutivo de la Survivors Network of those Abused by Priests, que ahora encabeza el capítulo del grupo en St. Louis.

El Papa Francisco asegura a los fieles en la Nochebuena que Dios ama a todos: “incluso a los peores de nosotros”

Las mayores excepciones se hicieron para los casi 400 sacerdotes en órdenes religiosas que, mientras sirven en escuelas y parroquias diocesanas, no se reportan a los obispos.

Anuncio

Richard J. McCormick, un sacerdote salesiano que trabajó en parroquias, escuelas y campamentos religiosos en las diócesis de Florida, Nueva York, Massachusetts, Indiana y Luisiana, ha sido acusado de abuso sexual o contacto inapropiado con niños de tres estados. En 2009, su orden resolvió las tres primeras demandas civiles en su contra. Sin embargo, no aparece en ninguna lista de miembros del clero acusados con credibilidad.

McCormick finalmente se enfrentó a cargos criminales después de que una de sus víctimas vio el nombre del sacerdote en una lista muy diferente, una publicada en 2011 por un abogado de Boston que representa a las víctimas de abuso sexual de la iglesia.

Habían pasado treinta años, pero Joey Covino dijo que reconoció de inmediato una foto de McCormick como el sacerdote que lo había abusado durante dos veranos en un campamento salesiano para niños desfavorecidos en Ipswich, Massachusetts.

Anuncio

Cuando él y sus hermanos regresaron al campamento por segundo año, “estaba petrificado y no podía decir nada”, dijo Covino, quien ahora tiene 49 años y es un oficial de policía en Revere, Massachusetts.

“Siempre me dije que debí haber hecho algo. Debería haber luchado”.

Su decisión de presentarse llevó a McCormick a ser condenado por violación en 2014 y sentenciado hasta 10 años. Desde entonces, el sacerdote se declaró culpable de agredir a otro niño.

Anuncio

Los salesianos, con sede en New Rochelle, Nueva York, nunca han publicado una lista de sacerdotes acusados con credibilidad.

“Nuestros hombres que fueron inculpados de manera creíble, al igual que los que tuvieron acusaciones han sido incluidos en las diversas diócesis a las que servimos”, dijo el padre Steve Ryan, viceprovincial de la orden. Ryan aseveró que estaba seguro de que el nombre de McCormick aparecía en varias listas, incluida la de Boston.

Anuncio

Pero cuando Boston publicó su lista en 2011, el arzobispo Sean Patrick O’Malley escribió que no incluía sacerdotes de órdenes religiosas o clérigos visitantes porque la diócesis “no determina el resultado en tales casos; esa es la responsabilidad de la orden o diócesis del sacerdote”.

O’Malley desde entonces ha pedido a las órdenes religiosas que publiquen sus propias listas, dijo el portavoz Terry Donilon.

La AP descubrió que la arquidiócesis de Boston tiene a los sacerdotes con más acusación fuera de su lista, con casi 80 no incluidos. Casi tres cuartos, como McCormick, eran sacerdotes de órdenes religiosas.

Anuncio

El fiscal general de Pensilvania Josh Shapiro le dijo a AP que tenía que luchar contra los líderes de la iglesia para publicar un innovador informe del gran jurado de 2018 que nombró a más de 300 sacerdotes depredadores y el abuso del clero catalogado durante siete décadas en seis de las diócesis del estado.

Varios obispos jugaron un papel directo en encubrir el abuso en Pensilvania, dijo Shapiro.

“No se puede hacer mucho inventario con las listas que la iglesia proporciona voluntariamente porque no podríamos confiar en ellos mismos para vigilar”, dijo.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio