Anuncio
Share
México

Miles ratifican apoyo al presidente de México en el Día de la Independencia (Video)

MXZC.jpg
Más de 120 mil personas en el Zócalo de Ciudad de México en el “grito” anual con motivo del Día de la Independencia, en la primera ceremonia del presidente Andrés Manuel López Obrador en el balcón del Palacio Nacional, el 15 de septiembre de 2019.
(AP)

Dar el ‘Grito’ de Independencia en el Zócalo es para el presidente de México evaluarse ante miles de compatriotas...

Dar el ‘Grito’ de Independencia en el Zócalo es para el presidente de México evaluarse ante miles de compatriotas por el trabajo hecho... y Andrés Manuel López Obrador (AMLO) salió airoso en su primera ceremonia.

De frente a la gente. Cara a cara.

No es menor lo visto la noche del 15 de septiembre en la principal plaza pública de México: más de 120 mil personas ratificaron apoyo y confianza a López Obrador, el primer mandatario surgido de la izquierda y de los movimientos populares.

En el nuevo siglo, a Vicente Fox le reclamaron en cada ceremonia del Grito de Independencia su ineficacia a pesar de prometer el cambio, al final terminó apoyando al PRI y es crítico frecuente de todas las decisiones de AMLO.

Anuncio

Felipe Calderón jamás logró quitarse la etiqueta de usurpador tras las polémica elecciones presidenciales donde lo declararon ganador por encima de AMLO en 2006; en su primer grito le recordaron el “fraude” y en el último lo llamaron asesino; en sus ceremonias era común que la gran mayoría de asistentes al Zócalo eran ‘acarreados’, que acudían y aplaudían a cambio de dinero o comida o utensilios de cocina o pintura para sus casas.

A pesar del ‘apoyo’, se escuchaban los reclamos de "¡usurpador!” "¡espurio!” o "¡asesino!” contra Calderón, quien hundió a México en una “guerra contra el narcotráfico” y desencadenó violencia por todo el país, con miles de muertos y desaparecidos, en una escalada de violencia que la población aún padece.

Con Enrique Peña Nieto era descarado el ‘acarreo’ de gente para que le aplaudieran en la ceremonia del Grito -y en la mayoría de los eventos donde se presentaba-: camiones repletos de personas que cobraban por su apoyo y aún así no llenaba el Zócalo, mientras el resto de la población reprobaba el despilfarro con un país envuelto en corrupción y violencia con cifras récord.

Por eso destaca en su primer Grito de Independencia lo visto con AMLO, quien tiene como gran meta la cuarta transformación del país, luego de la Independencia, las leyes de Reforma con Benito Juárez y la Revolución Mexicana.

Anuncio

Nueve meses y medio después de su toma de posesión, López Obrador sigue moviendo a las masas con un alto índice de apoyo. "¡Sí se pudo sí se pudo”, le cantaron miles de mexicanos desde la plancha del Zócalo.

"¡El pueblo está feliz, feliz, feliz!”, entonaron otros. "¡Presidente, presidente, presidente!”, soltaron después, para dar paso al "¡No estás solo, no estás solo!”, mientras AMLO los veía y escuchaba desde el balcón de Palacio Nacional.

López Obrador, el rostro sobrio, la banda presidencial en el pecho y acompañado de su esposa, siguió parte del protocolo habitual de la ceremonia de “El Grito” de forma mucho más austera, sin tantos invitados en el Palacio Nacional, con menos banquetes y sin militares del Estado Mayor que le guardaran las espaldas.

Y en lugar de homenajear sólo a los héroes que iniciaron la lucha por la independencia de México hace 209 años, lanzó 20 vivas, entre ellos, por la soberanía nacional, las comunidades indígenas, la paz o por la libertad, la justicia y la democracia.

Bajo el balcón, miles de familias contestaban con euforia a los vítores. Muchos llegaron de varios estados de México y varios más desde Estados Unidos para acompañar a AMLO en su primer grito.

“Estamos muy orgullosos de ser mexicanos y aparte contentos por la elección, porque votamos por un presidente en el que tenemos mucha confianza, mucha esperanza de que vamos a levantarnos como país”, dijo Aurora Olvera, original del sureño estado de Chiapas.

“Son muchos años de descomposición de gobiernos que no hicieron su trabajo”, lamentó Samuel Mendoza, un norteño del fronterizo estado de Sonora que disfrutaba de la música y los fuegos artificiales en la capital del país. “Tenemos el corazón empeñado”.

Los festejos de este año habían suscitado especial expectación debido a la personalidad de López Obrador, que desde que asumió la presidencia rompió varios moldes: dejó de lado la seguridad, comenzó a viajar en aviones comerciales y se somete de lunes a viernes a las preguntas de la prensa en unas conferencias que han roto récords de audiencia.

Y aunque la guerra contra las drogas en México arde de nuevo, la economía avanza lento, pero sin moneda devaluada, y críticas ante la constante exhibición de inoperancia, fruto de un mismo sistema de más de 80 años, su popularidad se mantiene alta, pues no duda en señalar a los corruptos como culpables del país que muchos mexicanos ahora descubren, mientras pide paciencia y señala el camino para levantar al país.

Anuncio

Sus niveles de aprobación rondan el 70% y mantiene vivo su omnipresente mensaje de “amor y paz” y el compromiso de luchar implacablemente contra la corrupción.

“Él se equivoca, dice tonterías igual que nosotros, pero es una persona de buena voluntad”, comentó el capitalino Toe Torres. “Es una persona en la que creo que podemos confiar”.

Danzantes aztecas, un campeón del mundo de boxeo, charros a caballo y otros con trajes regionales, en la edición 73 del desfile de Independencia de México en Los Ángeles


Anuncio