Anuncio
Share
Opinión

Opinión: Destruir sitios del patrimonio cultural es un crimen de guerra

Imam Mosque in Isfahan, Iran
La mezquita Imam del siglo XVII en Isfahan es uno de los muchos sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO en Irán.
(Los Angeles Times)

La amenaza de Trump de atacar sitios del patrimonio de profunda importancia para toda la civilización es moralmente reprobable

El Presidente Trump amenazó con destruir 52 sitios iraníes -“algunos muy importantes para Irán y la cultura iraní”- en Twitter el sábado. Esto puede parecer un pequeño problema en medio de una crisis internacional, pero, como otros han señalado, sus tuits anuncian la intención de cometer crímenes de guerra.

Una parte de la Convención de La Haya de 1907, firmada hace más de un siglo, dice que “todas las medidas necesarias deben ser tomadas” para tener a salvo edificios “dedicados a la religión, el arte, la ciencia, o la beneficencia, los monumentos históricos, hospitales y lugares para los enfermos y heridos”.

Del mismo modo, lo dice la Convención de Ginebra Protocolo I, firmada en 1949 y modificada en 1977, la ilegalidad de “actos de hostilidad dirigidos contra los monumentos históricos, obras de arte o lugares de culto que constituyen el patrimonio cultural o espiritual de los pueblos“.

Anuncio

La ley federal en Estados Unidos dice que violar estas convenciones internacionales constituiría un crimen de guerra. Cualquiera que los viola podría ser encarcelado o, si la muerte resulta de sus acciones, ser condenados a morir.

Los miembros de la administración Trump deben estar informados de que pueden ser considerados responsables de conformidad con estas disposiciones.

Las amenazas de Trump serían moralmente reprobables incluso fuera de la ley, porque destruirían lugares centenarios de profunda importancia no sólo para los iraníes, sino para toda la civilización humana.

La medición de la importancia de los sitios es siempre un ejercicio delicado. En Estados Unidos, llevamos a cabo una evaluación formal antes de colocar un sitio en una lista del registro nacional de lugares históricos.

Anuncio

El registro mundial es la Lista de sitios del Patrimonio Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Estados Unidos tiene 24 lugares en la lista de la UNESCO, incluyendo el Independence Hall, ampliamente reconocida como la cuna de la democracia moderna y un símbolo de esperanza para las personas de todo el mundo.

También se enumeran las Misiones de San Antonio, la Estatua de la Libertad y el Parque Nacional Mesa Verde. Vale la pena señalar que muchos sitios que podríamos pensar como importantes para nuestra identidad nacional no están incluidos en esta lista internacional.

Ni siquiera Mount Vernon lo ha logrado, aunque la casa del presidente Washington es uno de los 19 lugares nominados por Estados Unidos para su consideración.

Irán, apenas un sexto del tamaño de Estados Unidos, también tiene 24 designaciones de la UNESCO y ha nominado a 56 más para su consideración.

Ese país, reconocido como cuna de la civilización, es el hogar de sitios del patrimonio mundial, como el sistema hidráulico Shustar, iniciado en el siglo V aC y considerado por la UNESCO como “obra maestra del genio creativo”. También se incluye como grupo los ocho jardines persas cuyo diseño distinto influido en la Alhambra en España y el Taj Mahal en la India y un sinnúmero de paisajes modernos hoy en día.

Pero quizá el lugar más importante en la lista de la UNESCO es Persépolis, según se informa, el sitio histórico más visitado en Irán. Fue una capital ceremonial del imperio persa, completada por Darío I y es un lugar de prominencia en los cursos de historia de la arquitectura de todo el mundo.

Algunos creen que Persépolis fue el lugar en el que la arcilla del Cilindro de Ciro (hoy ubicado en el Museo Británico) fue inscrita en cuneiforme. Al reconocer la diversidad del Imperio persa, el cilindro establece una visión de gobernar una sociedad pluralista y algunos iraníes la consideran la primera carta de derechos humanos del mundo.

Anuncio

Una nación que destruye voluntariamente el patrimonio de otro país no sería mejor que los criminales que han destruido sitios insustituibles en Siria, Afganistán, Irak y otros lugares en los últimos años.

Proteger vidas civiles es primordial, pero salvar sitios culturales también es consistente con esa misión. La destrucción de mezquitas, museos y bibliotecas ciertamente causará víctimas civiles.

Si la retórica del presidente Trump es un intento calculado para que los ciudadanos iraníes presionen a su régimen, parece contraproducente. Imagine cómo responderían los estadounidenses si una potencia extranjera amenazara con disparar misiles contra la Estatua de la Libertad.

Si Trump cumple su amenaza, violará el derecho internacional y Estados Unidos correrá el riesgo de dañar aún más su reputación global cada vez más frágil.

Sara C. Bronin es abogado y especialista en preservación histórica.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio