Anuncio
Share
Política

¿Cómo se lleva a cabo un juicio político? El presidente del tribunal, John Roberts, tendrá que resolver eso

Chief Justice John G. Roberts Jr.
El presidente de la Corte Suprema, John G. Roberts Jr., será el juez presidiendo el juicio de destitución del presidente Trump.
(Larry Downing / Associated Press)

El presidente del Tribunal Supremo Roberts probablemente preferiría un papel ceremonial en el juicio de destitución del presidente Trump. ¿Será capaz de evitar las preguntas difíciles?

El presidente del tribunal, John G. Roberts Jr., seguramente tratará de mantener un perfil bajo en el próximo juicio político del presidente Trump.

Pero dada la falta de un acuerdo bipartidista en el Senado, Roberts puede verse obligado a evaluar las preguntas más difíciles, incluso decidir si los testigos declararán.

Por tercera vez en la historia de Estados Unidos, el presidente del tribunal llevará a cabo una de las tareas especiales que le asigna la Constitución. Los redactores de 1787 previeron que el vicepresidente, que generalmente preside el Senado, tendría un claro conflicto de intereses porque asumiría el cargo más alto si el presidente fuera condenado por dos tercios de los senadores.

La mayoría de los expertos legales esperan que Roberts tenga un papel mayormente ceremonial en lugar de uno crucial en la configuración del juicio. Ni la Constitución ni los precedentes históricos dejan claro cómo el “juez que preside” debe llevar a cabo un juicio político.

Anuncio

Por un lado, el Senado “tendrá el poder exclusivo para juzgar todos los cargos”, de acuerdo con la Constitución, y esto incluye establecer reglas para el juicio, así como tomar la decisión final sobre la culpa del presidente.

Al mismo tiempo, las reglas del Senado dicen que “el presidente tendrá el poder de hacer y emitir” órdenes para llevar a cabo el juicio, y que “puede decidir sobre todas las cuestiones de evidencia, incluidas, entre otras, las relevantes [y] materiales”.

Los senadores, por mayoría de votos, pueden resolver muchas preguntas de procedimiento por adelantado al aprobar un paquete de reglas que detalla cuándo comienza un juicio, cuánto durará, cuánto tiempo tiene cada parte y qué evidencia se puede ofrecer, incluidos los testigos. Durante el juicio político de Clinton, ambas partes acordaron un paquete de reglas previas al proceso que, entre otras cosas, determinó que la cuestión de los testigos se pospondría hasta después de que el juicio estuviera en marcha.

Anuncio

Pero el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell (R-Ky.), dijo esta semana que está preparado para comenzar los procedimientos del Senado sin un acuerdo con los demócratas sobre temas clave, como la presentación de los testigos. Manifestó que tiene suficientes votos republicanos para aprobar las reglas que pospondrían cualquier decisión sobre testigos hasta después de que el juicio esté en marcha, algo a lo que los demócratas se oponen.

Si eso sucede, espere que los demócratas recurran a reglas de juicio político del Senado que otorgan a la autoridad de la justicia (el juez) la opción de decidir, al menos en primera instancia, las preguntas “con respecto a la admisión de evidencia”. Entre otras cosas, es probable que los ‘fiscales’ de la Cámara de Representantes pidan a Roberts que requiera el testimonio de John Bolton, el ex asesor de Seguridad Nacional.

Pero hay una advertencia importante. El “fallo del presidente de justicia se mantendrá como el juicio del Senado”, dicen las reglas, a menos que un senador solicite un voto para revocar su decisión. En otras palabras, cualquier senador puede exigir que cualquiera de las decisiones del presidente de la Corte Suprema sea sometida a votación en el piso, y una mayoría simple puede anular esa decisión. Por esa razón, el presidente del tribunal superior carece del poder más básico de otros jueces, porque sus fallos pueden ser revocados efectivamente por el jurado.

Las reglas le dan al juez una forma de evitar un rechazo tan vergonzoso. En lugar de decidir un asunto contencioso, el oficial que preside puede esencialmente despejarlo. La misma regla continúa diciendo que el presidente judicial “puede, a su elección, en primera instancia, someter cualquier cuestión a votación” del Senado.

Para obtener orientación sobre su papel, Roberts sólo tiene dos precedentes para estudiar: el juicio de 1868 del presidente Andrew Johnson, cuando el presidente del tribunal Salmon P. Chase estaba en la presidencia, y el juicio de 1999 del presidente Clinton, cuando el presidente del tribunal William H. Rehnquist lo presidió.

Chase fue un ex senador, gobernador y ex contendiente presidencial, y volvió a tener la vista puesta en la presidencia en 1868. Fue criticado por los historiadores en ese momento por tratar de dominar el juicio en el Senado, incluso rompiendo un voto de empate cuando los senadores se dividieron.

A menos que el Condado de Los Ángeles haga un mejor trabajo de transición de los niños fuera del cuidado de crianza, muchos terminarán en el sistema de justicia criminal, o en las calles.

Rehnquist, en todo caso, erró en la otra dirección. En 1992, había escrito una historia de las destituciones fallidas de Johnson y del primer juez de la Corte Suprema, Samuel Chase, y concluyó que ambos habrían dañado la independencia del tribunal superior y la presidencia si hubieran tenido éxito. Tomó un papel mínimo en el juicio de Clinton y dejó a los senadores que dieran forma a los procedimientos.

Anuncio

“No hice nada en particular, y lo hice bien”, dijo Rehnquist después, citando a un personaje de Gilbert y Sullivan.

A primera vista, parecería que Rehnquist serviría como modelo para un juez que quiere evitar el conflicto partidista.

Roberts, que cumplirá 65 años este mes, llegó por primera vez a Washington hace 40 años para trabajar como asistente legal para el entonces juez asociado Rehnquist. Había crecido en Indiana, sobresalió en la universidad y la facultad de derecho de Harvard y pasó un año como asistente legal de un destacado juez de la corte de apelaciones en Nueva York.

Desarrolló una profunda admiración por Rehnquist, quien ayudó a lanzar su carrera como abogado en la administración entrante de Reagan y más tarde como defensor principal en la Corte Suprema. Cuando Rehnquist murió en 2005, Roberts lo reemplazó como presidente del tribunal.

El profesor de derecho de Yale, Akhil Amar, dijo que Roberts seguramente se guiará por el enfoque directo de Rehnquist.

"Él habrá estudiado el precedente de Rehnquist, y no quiere que este juicio sea sobre él”, dijo Amar. “Es republicano, pero no se ve a sí mismo como un hiperpartidario”. Se le percibe como neutral. Si el Senado está igualmente dividido, tiene algo de espacio para operar, pero me sorprendería mucho si el presidente del tribunal intenta hacerse cargo del espectáculo. Si se convierte en una lucha partidista donde todos se están tirando, él hará lo inteligente, que es agacharse”.

Elizabeth Wydra, presidenta del Centro de Responsabilidad Constitucional, dijo que Roberts podría ser “puesto en una posición terrible”. Como presidente del tribunal, ha tratado de mantener a la Corte Suprema separada de la política y las batallas partidarias de Washington, pero podría ser fácilmente atraído en tal pelea.

No obstante, dijo, "él tiene un interés personal en presidir un juicio justo porque se da cuenta de cómo esto podría influir en la forma en que el público percibe al tribunal superior”.

Anuncio

Sarah A. Binder, experta en el Instituto Brookings en el Congreso, señaló que las reglas para un juicio político impusieron el poder a los senadores, no al presidente. “No tengo la sensación de que Roberts quiera tomar decisiones fundamentales”, dijo. “Y cualquier senador puede impugnar e inmediatamente obtener un voto para disputar uno de sus fallos”.

Sin embargo, no está claro si McConnell puede contar con que todos los 53 republicanos del Senado voten juntos, en particular sobre cosas como escuchar testimonios de testigos. “En última instancia, el jugador poderoso aquí es quien hace esa votación número 51 para defender o revocar una decisión de Roberts”, indicó.

Otros dicen que Roberts puede desempeñar un papel fundamental porque el Senado está muy dividido.

“Probablemente le gustaría desempeñar el papel de Rehnquist, pero luego hubo un acuerdo por adelantado” por los líderes republicanos y demócratas del Senado, dijo el ex abogado de la Casa Blanca, Neil Eggleston, quien trabajó en la defensa de Clinton en el juicio de 1999. Esos acuerdos bipartidistas resolvieron la mayoría de las preguntas clave en el juicio, evitando la necesidad de que Rehnquist se involucrara.

“Esta vez no se resolverá de antemano. Y las reglas le otorgan al presidente de justicia mucho poder para decidir sobre la evidencia, lo que incluye llamar a testigos”, manifestó Eggleston.

Los senadores, dijo, pueden ser reacios a usar su poder para desafiar sus decisiones. “Podrían anular al presidente de justicia, pero eso no se vería bien”, agregó Eggleston.

El profesor de derecho de Georgetown, David A. Super, estuvo de acuerdo en que Roberts podría encontrarse en una situación difícil, tratando de equilibrar sus responsabilidades como juez con su deseo de mantenerse alejado de la controversia.

“Si los ‘fiscales’ del Congreso piden citaciones, esa es una decisión de rutina para un juez de primera instancia”, dijo Super. “Creo que no querría ser percibido como perjudicial para el juicio al evitar una decisión. Si eludía una decisión, podría parecer que era parte del esfuerzo de McConnell para coordinarse con la Casa Blanca”.

“También creo que se toma muy en serio las asignaciones de poder de la Constitución”, agregó Super, “y los redactores lo convirtieron en el presidente de un juicio político”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio