Anuncio

Las tensiones de la transición aumentan a medida que Trump intensifica su desesperado esfuerzo por aferrarse al poder

An exterior view of the White House at night
El presidente Trump ha hablado públicamente solo dos veces desde la noche de las elecciones hace más de dos semanas.
(Evan Vucci / Associated Press)

El presidente Trump está intensificando sus intentos de anular la victoria electoral de Joe Biden, presionando para que los jueces y los legisladores estatales republicanos y los funcionarios locales en varios de los estados en disputa, ignoren los veredictos de los votantes y le otorguen los votos electorales que necesita para un segundo mandato.

Es casi seguro que fracasará, dicen los expertos y algunos funcionarios republicanos.

Los estados están en el proceso de certificar los resultados, mientras que el equipo legal de Trump hasta ahora no ha logrado avanzar en su caso en los tribunales estatales y federales. No obstante, el esfuerzo representa un asalto extraordinario a la democracia estadounidense, encabezado por el propio presidente y con la aprobación tácita de su partido.

Anuncio

Algunos republicanos en el Congreso han reconocido que Biden ganó, y cinco gobernadores republicanos se reunieron con el presidente electo el jueves. Pero los líderes del partido, incluido el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell (republicano por Kentucky) y el líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy (republicano por Bakersfield), no se han pronunciado contra la negativa de Trump a ceder o, como mínimo, instarlo a permitir que Biden reciba las sesiones informativas de seguridad nacional y los recursos federales que se proporcionan normalmente para permitir una transición sin problemas, en medio de una pandemia mortal y una grave crisis económica.

Biden ha expresado su confianza en la inevitabilidad de su juramento como próximo presidente, pero su paciencia se está agotando.

En declaraciones a los periodistas después de su reunión con el grupo bipartidista de gobernadores sobre la pandemia de COVID-19, sonó incrédulo ante la última maniobra de Trump, pero dijo que aún no estaba listo para emprender acciones legales para obtener acceso a la información y los recursos generalmente disponibles para un presidente electo.

Anuncio

“Es difícil comprender cómo piensa este hombre”, dijo Biden. “Se está enviando un mensaje increíblemente dañino al resto del mundo sobre cómo funciona la democracia. Creo que es... bueno, no conozco el motivo, pero es totalmente irresponsable”.

Presionado por el motivo por el que no emprende acciones legales, dijo: “Estoy emitiendo un juicio basado en muchos años de experiencia sobre cómo hacer las cosas con la oposición. Mi juicio es que avanzaremos más trabajando realmente con colegas republicanos ahora”.

Los asesores de Biden están destacando con creciente urgencia los riesgos para la salud y la seguridad nacional al obstaculizar la transición. A largo plazo, la posición divisiva de Trump y las teorías de la conspiración podrían dejar una herida persistente; algunas encuestas muestran que la mayoría de los votantes republicanos creen que el fraude impidió la reelección del presidente a pesar de su falta de pruebas.

“Es increíble”, dijo Larry Diamond, investigador principal de la Universidad de Stanford. “No van a tener éxito, pero se habrá hecho mucho daño a nuestra democracia”.

Anuncio

Rudy Giuliani points to a map titled Multiple pathways to victory with some close states won by Biden highlighted in red
Rudolph W. Giuliani y otros abogados del presidente Trump difundieron el jueves teorías de conspiración sobre el fraude electoral en la sede del Comité Nacional Republicano.
(Jacquelyn Martin / Associated Press)

Eso no ha disuadido al presidente ni a sus aliados.

Rudolph W. Giuliani, el ex alcalde de la ciudad de Nueva York, y una falange de abogados de derecha conocidos por promover teorías de conspiración realizaron una conferencia de prensa el jueves en la sede del Comité Nacional Republicano.

Hicieron historias sobre un complot demócrata a nivel nacional que involucraba votaciones ilegales e intromisión internacional en las elecciones, una semana después de que un consejo federal calificara las elecciones de este año como “las más seguras en la historia de Estados Unidos”.

Anuncio

En un momento, Giuliani sugirió que “había un plan desde un lugar centralizado para ejecutar estos diversos actos de fraude electoral, específicamente enfocados en las grandes ciudades” controladas por los demócratas.

El presidente, que no ha aparecido en público durante días y se saltó una rara rueda de prensa en la Casa Blanca sobre el empeoramiento de la crisis del coronavirus, vitoreó a Giuliani desde el interior de la Casa Blanca. “Un caso abierto y cerrado de fraude electoral”, tuiteó falsamente. "¡Números enormes!”

Chris Krebs, un ex funcionario de Seguridad Nacional que encabezó el consejo que contradijo las falsedades de Trump sobre las elecciones y luego fue despedido por el presidente, expresó alarma. “Esa conferencia de prensa de 1 hora y 45 minutos de televisión fue la más peligrosa en la historia de Estados Unidos”, tuiteó. “Y posiblemente la más loca”.

Anuncio

Michael Gwin, un portavoz de Biden, desestimó las acusaciones de Giuliani, diciendo que se demostró que estaban equivocadas en la Corte y que incluso funcionarios del gobierno de Trump las desacreditaron.

“No importa cuánto lo intenten Trump y Giuliani, no pueden anular la voluntad del pueblo estadounidense, que eligió rotundamente a Joe Biden para ser el próximo presidente de Estados Unidos”, manifestó Gwin en un comunicado.

Joe Biden holds papers while speaking at a lectern labeled Office of the President Elect
El presidente electo Joe Biden habla sobre la transición el jueves en Wilmington, Delaware.
(Andrew Harnik / Associated Press)

La campaña de Trump ha pagado $3 millones por un recuento en dos condados fuertemente demócratas en Wisconsin, Dane y Milwaukee, a pesar de que hay pocas posibilidades de revertir la victoria de Biden en el estado. Otro recuento en Georgia, donde Biden ganó por un margen aún más estrecho, no logró cambiar el resultado allí, anunciaron funcionarios estatales el jueves.

Anuncio

En Michigan, Trump también está respaldando un esfuerzo para bloquear la certificación del voto abrumadoramente pro-Biden en el condado de Wayne, que incluye a Detroit, y al parecer invitó a algunos legisladores republicanos estatales a reunirse en la Casa Blanca el viernes.

Los aliados de Trump han hecho un esfuerzo inverosímil para que las legislaturas controladas por los republicanos en los estados en los que Biden ganó ignoren la votación y nombren electores pro-Trump para el Colegio Electoral el 14 de diciembre. Después de la conferencia de prensa de Giuliani, Sidney Powell, uno de los abogados de su equipo, explicó la estrategia en una entrevista telefónica con Fox Business.

El sueco Zlatan Ibrahimovic, delantero del Milan y, a sus 39 años, máximo artillero de la Serie A con diez goles en solo seis partidos disputados, aseguró este lunes que se siente “como Benjamin Button” y que rejuvenece cada año.

Si bien la justicia argentina determinó que la muerte de Diego Maradona no fue violenta, ha iniciado una investigación por supuesta negligencia médica

“La elección entera - francamente, en todos los estados indecisos - debería ser anulada y las legislaturas deberían asegurarse de que los electores sean seleccionados a favor de Trump”, dijo Powell.

Anuncio

Los abogados de Trump le han pedido a un juez federal que deseche el resultado de Pensilvania a favor de Biden. “Los demandantes buscarán que Trump sea declarado ganador de los votos emitidos en Pensilvania en las elecciones generales de 2020 y, por lo tanto, receptor de los electores de Pensilvania”, dijo el miércoles en su presentación judicial.

Los partidarios del presidente han ejercido más presión sobre los funcionarios electorales.

La secretaria de Estado de Arizona, Katie Hobbs, dijo que su familia y su personal han enfrentado amenazas de violencia. Trump y otros funcionarios electos están “perpetuando la desinformación y alentando a otros a desconfiar de los resultados de las elecciones de una manera que viola el juramento que tomaron”, manifestó.

“Ya es hora de que se detengan”, dijo Hobbs, un demócrata. “Sus palabras y acciones tienen consecuencias”.

Anuncio

Ruth Ben-Ghiat, historiadora de la Universidad de Nueva York y experta en dictaduras, señaló que Trump parecía estar intentando un autogolpe, en el que un líder electo se aferra al poder. "Él nunca ha usado un manual democrático”, dijo. “Siempre ha utilizado un manual de juego autoritario”.

Joe Biden intentará lograr otra hazaña: demostrar a los estadounidenses que la edad es sólo un número

Los obstinados intentos de impugnar las elecciones están siendo impulsados por el propio presidente, según un alto funcionario de campaña que habló bajo condición de anonimato para discutir asuntos internos sensibles.

"Él es el que no lo deja pasar”, dijo el funcionario sobre Trump, quien dio poder a Giuliani sobre los principales funcionarios de campaña después de una reunión la semana pasada porque “Rudy le dice lo que quiere escuchar”.

Anuncio

El funcionario confirmó que han ocurrido “algunas situaciones tensas”, ya que los asesores de campaña Jason Miller y Justin Clark expresaron su frustración con Giuliani y Jenna Ellis, otra asesora legal en la conferencia de prensa del jueves. Los dos abogados se instalaron en la sede de la campaña en Arlington, Va., la semana pasada; más que otros asistentes, se han mostrado optimistas en las reuniones con el presidente sobre sus posibilidades de anular el resultado de las elecciones.

Aunque numerosos miembros del personal han comenzado silenciosamente el proceso de búsqueda de su próximo trabajo, pocos están dispuestos a admitirlo públicamente o dejar la campaña o la administración mientras todavía están en la nómina.

“Tenemos que seguir con esto un poco más”, dijo el funcionario. “Pero no hay mucha gente que piense que Rudy nos esté haciendo mucho bien”.

Anuncio

No solo los funcionarios de la campaña de Trump están de acuerdo con las falsas esperanzas. El jefe de la Administración de Servicios Generales continúa negándose a reconocer a Biden como presidente electo, bloqueando así los recursos federales para su equipo de transición. Los funcionarios de inteligencia tampoco le están dando a Biden los informes clasificados que Trump y otros presidentes anteriores recibieron después de su elección.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio