Advertisement

La senadora Susan Collins votará a favor de Kavanaugh, con lo que casi asegura su confirmación

La senadora Susan Collins votará a favor de Kavanaugh, con lo que casi asegura su confirmación
El presidente del Comité Judicial del Senado, Chuck Grassley (R-Iowa) y el líder de la mayoría del senado, Mitch McConnell (R-Ky.),  durante la nominación del Juez Brett Kavanaugh el jueves (Melina Mara / The Washington Post) (Los Angeles Times)

La senadora Susan Collins dijo que apoyará el nombramiento de Brett Kavanaugh para la Corte Suprema de EE.UU., con lo que casi asegura su confirmación en una votación que se llevará a cabo el 6 de octubre.

La senadora republicana de Maine fue uno de los dos únicos senadores indecisos después de una votación de procedimiento el viernes 5 de octubre por la mañana.

Advertisement

El otro, senador Joe Manchin, demócrata de Virginia Occidental, aún no ha anunciado cómo votará. Pero incluso si votara como el resto de los senadores de su partido y se opusiera, Kavanaugh tendrá ya los  50 votos a favor, el mínimo necesario para su confirmación.

El vicepresidente Mike Pence podría, en caso de ser necesario, ejercer su voto para romper un "empate", con lo que garantizaría la nominación. Esto sin embargo, sería un hecho sin precedentes, porque nunca ha sido necesario que haya un desempate para confirmar a un juez en la Corte Suprema.

Advertisement

El Senado de los Estados Unidos votó el viernes para avanzar en el proceso de nombramiento de Brett Kavanaugh, elegido por el presidente Trump para la Corte Suprema.

Pero el paso preliminar no garantiza que tenga suficiente apoyo para la confirmación final este fin de semana.

El recuento fue de 51 a 49. La senadora Lisa Murkowski (R-Alaska) votó en contra de avanzar hacia la votación final. Ella es la primera republicana que rompe con el partido. La mayoría de los demócratas mantuvieron su oposición Kavanaugh.

Pero la votación avanzó con la ayuda del senador Joe Manchin (D-W-V), quien se unió a los republicanos para votar sí. No estaba claro si Manchin cambiaría de opinión en la votación final, pero se espera que anuncie su decisión el viernes. Respaldar a Kavanaugh aumentaría sus posibilidades de reelección en un estado conservador, pero dijo que era poco probable que votara.

Advertisement

El senador Jeff Flake (R-Ariz.), otro republicano indeciso, también votó que sí.

El proceso de confirmación de Kavanaugh fue detenido abruptamente por las acusaciones de conducta sexual inapropiada y asalto que surgieron en las últimas semanas. Christine Blasey Ford, profesora de la Universidad de Palo Alto, y Deborah Ramírez dijeron que el nominado había intentado abusar de ellas cuando se encontraban en la escuela secundaria.

La Casa Blanca ordenó al FBI una verificación de antecedentes suplementaria.

El viernes por la mañana, el senador Charles Grassley (R-Iowa), presidente del Comité Judicial del Senado, repitió su afirmación de que la investigación no encontró ninguna evidencia de las acusaciones y agregó que el trato de los demócratas a Kavanaugh ha sido "poco menos que monstruoso".

"El juez Kavanaugh ha tenido una reputación impecable", dijo Grassley.

La senadora Dianne Feinstein, la demócrata de mayor rango del Comité Judicial, dijo que estaba preocupada por las acusaciones y la posterior comparecencia de Kavanaugh durante una audiencia emocionalmente fuerte a principios de octubre.

Kavanaugh, quien actualmente se encuentra en el Tribunal de Apelaciones del Circuito de D.C. y trabajó anteriormente para la oficina del abogado independiente durante la investigación del presidente Bill Clinton, describió la oposición a su nombramiento como "venganza en nombre de los Clinton".

"Tenemos un hombre agresivo y muy temperamental", dijo Feinstein, y agregó que "este comportamiento de hostilidad y beligerancia es impropio para alguien que busca ser elevado a la Corte Suprema de Estados Unidos".

Advertisement

En un ensayo publicado por el Wall Street Journal, Kavanaugh dijo que lamentaba partes de su declaración y testimonio, diciendo que reflejaban su frustración.

El presidente Trump utilizó la lucha contra el nombramiento de Kavanaugh para irritar a sus partidarios en un mitin en Rochester, Minnesota, el jueves por la noche, invitando a la multitud a corear: ¡Queremos a Kavanaugh!

"Todo lo que tienes que hacer es mirar las encuestas, y muestran que la resistencia a su nombramiento, alimentada por la rabia de los demócratas, está empezando a ser contraproducente a un nivel que nunca antes se ha visto", dijo.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement