Anuncio
Share

Los problemas del corazón en mujeres es más mortal que el cáncer de seno, ella se salvó para contarlo

Olaso en una foto con su familia, vive para contar el problema que nunca penso llegar a tener.
(Cortesia)

Mientras una de cada 30 mujeres muere por cáncer de seno, una de cada tres fallece por enfermedades del corazón, según los expertos.

Melissa Olaso, una residente de Oxnard, vive para contar su historia tras sufrir una insuficiencia cardiaca que la llevó al borde de la muerte. La madre de familia les pide a todas las mujeres poner atención a los síntomas y las alienta a visitar al doctor regularmente aún cuando no haya señales.

“Pensamos que eso no nos puede ocurrir, pero nadie estamos exentos de las enfermedades del corazón aún cuando no tengamos síntomas. Yo había tenido tres embarazos y era una mujer sana”, dice Olaso, de 39 años de edad.

‘Todo angelino debe ser contado’: Condado de Los Ángeles invierte en el Censo 2020

Anuncio

“Para mi cuarto embarazo me sentía muy cansada sólo de subir unos escalones mientras los expertos de cuidado prenatal me decían que esto era normal… una semana después de dar a luz, desperté colocada a un ventilador”, dice Olaso.

El corazón de la madre, de 34 años, en aquel entonces, le había fallado.

Justo después de dar a luz, Melissa sufrió la insuficiencia cardíaca. No podía respirar y su presión sanguínea estaba bajando rápidamente.

Melissa estaba en “shock” cardiogénico, una condición en la cual el corazón no puede bombear suficiente sangre a los órganos vitales del cuerpo y éstos pueden dejar de funcionar.

En lugar de llegar a casa para estar con su nuevo bebé, la madre tuvo que ser colocada de inmediatamente en un ventilador para ayudarla a respirar. Sin mejora alguna tras su traslado a una unidad de cuidados coronarios, otra opción fue llevarla al hospital en donde le fue insertada una bomba cardiaca (Impella CP), en el Community Memorial Hospital en Ventura.

Con la ayuda de esta innovadora bomba cardíaca, que no requiere una cirugía a corazón abierto y sólo se coloca temporalmente, su corazón pudo circular sangre y su condición se estabilizó. Una semanas después fue dada de alta. Desde entonces, ha vuelto a su rutina habitual como una joven madre activa y saludable.

“Pero no todas las mujeres corren la misma suerte. Yo fui intervenida rápidamente, pero otras no. Viendo al pasado, les pido a las mujeres que no ignoren ningún tipo de señales anormales en el cuerpo”, dice Olaso.

“Tal vez si yo hubiera visitado al cardiólogo antes la historia hubiera sido diferente. Por ahora mi corazón funciona al 100 por ciento, y otras personas pueden también tener resultados positivos”, agrega.

En febrero es el Mes Nacional del Corazón, es importante tener en cuenta que anualmente mueren más mujeres por enfermedades cardíacas que de todos los cánceres combinados. Más del 40 por ciento de las mujeres hispanas y más de la mitad, (57 por ciento) de las mujeres afroamericanas, viven con enfermedades cardíacas.

Al levantar una queja, los demandantes deben firmar primero el trámite que menciona la referida advertencia

“Cuando muchos piensan sobre las enfermedades del corazón, llega a la mente los hombres obesos, que fuman, pero este tipo de enfermedades cubre un espectro muy grande”, dice la doctora Cathy Jeon, cardióloga intervencionista que también es la directora médica de Abiomed, los creadores de la bomba cardíaca que le fue colocada a Olaso.

“En Estados Unidos las enfermedades del corazón son el asesino número uno de hombres y mujeres. Si le preguntas a una mujer de qué piensa que va a morir, te puede decir que de cáncer de seno, la realidad es que este cáncer mata a una de 30 mientras que las enfermedades del corazón matan a una de cada tres”, sostiene.

Jeon enfatiza que hay muchos factores que juegan en este tipo de enfermedades, incluidos los genes, edad, el ser fumadores, el estar obeso, padecer diabetes, alto colesterol, hipertensión e inclusive la depresión. Sin embargo, la ciencia tiene un retraso de estudios respecto a las enfermedades cardíacas en la mujer en comparación con la del hombre.

“No está de más acudir al doctor anualmente para los chequeos, y no ignorar los dolores de pecho, sensación de indigestión, fatiga inusual y fríos con sudor repentino, que son principales síntomas en la mujer”, dice la doctora.

“Lo más importante es confiar en tu sexto sentido, educarte y estar atenta. La mujer tiene muchas oportunidades de sobrevivir estas enfermedades si son tratadas a tiempo… es repetitivo pero sirve hacer ejercicios, comer sano y no fumar”, concluye.


Anuncio