Anuncio

Colapsan los esfuerzos para colocar a desamparados en hoteles. L.A. propone un nuevo plan de $800 millones

Colapsan los esfuerzos para colocar a desamparados en hoteles
Wendy Brown, de 58 años, que pasó tres años durmiendo en las aceras, camina por el pasillo donde ahora reside en el hotel Cadillac en Venice. Como parte de Project Roomkey, ella está hospedada en una habitación de $240 por noche fuera del paseo marítimo.
(Genaro Molina / Los Angeles Times)

A pesar de que la pandemia del COVID-19 está recortando los ingresos fiscales en todos los ámbitos, los funcionarios revelaron un plan de $800 millones para albergar a las personas sin hogar del condado de Los Ángeles que son más vulnerables a la enfermedad.

El programa de tres años propuesto por la Autoridad de Servicios para Personas sin Hogar de Los Ángeles emplearía una combinación de viviendas puente, subsidios de alquiler y servicios de reubicación, todo lo cual conduciría a colocaciones permanentes para 15.000 individuos que se consideran más vulnerables al COVID-19 debido a su edad o condiciones de salud.

El plan es una reformulación de la meta del condado de albergar a esas personas en hoteles y moteles arrendados como parte del Proyecto Roomkey del gobernador Gavin Newsom. Ese programa se ha quedado corto, con el condado asegurando suficientes habitaciones para cerca de 4.000 individuos.

Anuncio

Si bien la autoridad para personas sin hogar debe comenzar a reubicar a esos 4.000 a medida que los contratos de arrendamiento comiencen a expirar el próximo mes, también se ha comprometido a encontrar hogares para los 11.000 restantes que nunca entraron en una habitación de hotel.

“Necesitamos soluciones de vivienda sostenibles para esta población vulnerable”, manifestó la directora ejecutiva de LAHSA, Heidi Marston, en una declaración escrita.

“Establecimos el objetivo de reubicar a 15.000 personas, porque esa es la cantidad estimada de individuos sin hogar que tienen 65 años o más, o que padecen una condición de salud subyacente, haciéndolas altamente susceptibles de hospitalización o muerte si contraen el COVID-19. Esto se trata de salvar vidas. No nos estamos alejando de ese número. Sabemos cómo alojarlos. Necesitamos los recursos de la ciudad, el condado, el gobierno estatal y federal para hacerlo”.

La financiación del plan sigue siendo incierta. El informe describe una serie de posibles fuentes que dependerían en gran medida de los programas federales y estatales de apoyo por el coronavirus administrados en gran medida a través de la ciudad y el condado. El informe de LAHSA, presentado el martes a la Junta de Supervisores, reconoce que la organización debe competir con otras demandas de esos fondos.

Anuncio

El plan requeriría $600 millones de nuevos fondos, además de $200 millones de programas existentes para personas sin hogar. Sin embargo, esos programas existentes, que dependen en gran medida del impuesto a las ventas para desamparados de la Medida H, se enfrentan a una crisis presupuestaria debido a la pérdida de actividad comercial resultante del coronavirus.

Los funcionarios del condado estiman que los $359 millones que se esperan anualmente de la Medida H se reducirán en alrededor de $200 millones en los próximos dos años.

El dinero de la Medida H paga por una variedad de servicios, que incluyen subsidios de alquiler, prevención, divulgación y administración de casos para refugios y viviendas permanentes.

Anuncio

“Estoy comprometida a trabajar con mis colegas para hacer un pago inicial significativo para este plan, pero no estoy cegada de las dificultades”, dijo la supervisora ​​del condado de Los Ángeles, Sheila Kuehl, en una declaración escrita.

“El condado de L.A. por sí solo no puede pagar el costo de albergar a estos miles de hombres y mujeres enfermos y ancianos. Para preservar la vivienda de estos residentes vulnerables, también necesitaremos el apoyo de los gobiernos municipales, estatales y federales”.

El plan de LAHSA prevé una fase inicial hasta el próximo junio para proporcionar viviendas puente con subsidios temporales de alquiler para casi todos los 15.000, con un pequeño número que se mudará directamente a hogares permanentes con subsidios a largo plazo.

Durante los próximos dos años, aquellos en viviendas puente serán evaluados para ubicaciones permanentes. Los que tienen mayores necesidades irían a una casa de apoyo, mientras que otros recibirían subsidios a más largo plazo diseñados para permitirles la transición a un hogar permanente.

Anuncio

Salud

Alrededor de $45 millones de los fondos están destinados a retener habitaciones de hotel y motel después de que expiren los arrendamientos iniciales de 90 días. El reembolso de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias por el 75% de ese costo expirará este mes, pero LAHSA espera retener al menos algunas de las habitaciones para ayudar en la transición.

El plan exige que alrededor de 800 personas que se encuentran actualmente en esas habitaciones se trasladen a viviendas puente cada mes para completar el programa de rentas en noviembre.

También se realizarán esfuerzos para comprar u obtener arrendamientos a largo plazo en algunos de esos hoteles y moteles. La semana pasada, el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, sonó cautelosamente optimista de que la ciudad y el condado podrían bloquear propiedades más grandes mediante la compra o el alquiler.

Anuncio

“Si las rentas bajan, si las opciones de vivienda aumentan, esto podría hacerse de manera más económica y rápida, en viviendas reales que ya están construidas hoy”, dijo Garcetti después de aparecer en la sala del tribunal de David O. Carter, el juez de distrito de Estados Unidos.

La semana pasada, Carter anunció un acuerdo entre la ciudad y el condado que vería los servicios del fondo del condado para la creación de 6.000 camas para personas sin hogar en la ciudad de Los Ángeles durante los próximos 18 meses. No estaba claro cómo el acuerdo se combinaría con el plan LAHSA anunciado.

Ni Garcetti ni su equipo han dicho aún qué tipos específicos de refugio estarían disponibles, pero el acuerdo estipula que las personas que viven cerca de las autopistas y los adultos mayores de 65 años tendrán prioridad.

Anuncio

El énfasis en esos grupos, al menos a corto plazo, podría desplazar a otros que actualmente reciben la más alta prioridad para la vivienda en función de un sistema de puntuación complejo que tiene en cuenta las discapacidades, como las enfermedades mentales y el uso de sustancias.

“Estos son nuestros padres y abuelos, nuestros vecinos con discapacidades y afecciones crónicas; no debemos defraudarlos”, manifestó la presidenta de la Comisión de LAHSA, Sarah Dusseault.

“Cualquier cosa que no sea albergar a las 15.000 personas más vulnerables que experimentan la falta de vivienda pone a esta población, ya tan expuesta, en riesgo de un brote de COVID-19. No podemos permitir que eso suceda”.

Otros elementos del plan incluyen un aumento del 50% en el programa de prevención de LAHSA, protección reforzada de los inquilinos y esfuerzos para llenar más rápidamente las vacantes en viviendas de apoyo existentes, que a veces permanecen vacías durante meses después de que los inquilinos se van.

Anuncio

La falta de vivienda ha aumentado nuevamente en Los Ángeles este año. El recuento anual en un momento dado publicado a principios de este mes estimó que la población de personas sin hogar del condado era de 66.433, casi un 13% más que el año anterior, el segundo incremento porcentual consecutivo de dos dígitos. La estimación para la ciudad fue de 41.290, casi un 14% más, sólo un poco menos que el alza del 16% del año pasado.

El lento progreso en la entrega de dinero del estado ha hecho poco para mejorar la difícil situación de muchos californianos cuyo estatus migratorio los hace inelegibles para los beneficios regulares de desempleo.

Esos números son de enero, antes de que la pandemia obligara a la gente a encerrarse y detuviera la economía. Los economistas y expertos en vivienda prevén que el aumento del desempleo signifique que más personas se vean obligadas a vivir en la calle.

“El condado y la ciudad alcanzaron un nuevo hito en su asociación para hacer frente a la falta de vivienda, comprometiendo recursos sin precedentes para llevar a más angelinos que actualmente viven en las calles al interior”, dijo el supervisor Mark Ridley-Thomas. “Ahora es el momento de construir sobre esta plataforma, este impulso y esta asociación, y los recursos federales y estatales deben ser parte de este esfuerzo colectivo”.

Anuncio

Horas después del anuncio, David Rodríguez, de 45 años, montó su bicicleta en Hollywood Boulevard en Los Feliz cerca de un campamento que se ha congestionado progresivamente durante la pandemia. Está detrás de un fondo de comercio y frente a un sitio de construcción.

Rodríguez, que no tiene hogar y vive cerca, dijo que desde que comenzó la pandemia, la ciudad había traído baños portátiles y dos estaciones de lavado. Otro hombre limpió la acera con un trapeador y jabón.

El Times ha identificado un tercer vuelo a LAX en el que los funcionarios de salud pública en la fase inicial de la pandemia COVID-19 no alertaron a los viajeros de que estaban en riesgo de infección.

Todos son muy conscientes de la rapidez con que el virus puede atacar, dijo Rodríguez. Los voluntarios continúan repartiendo comida, pero señaló que todavía ha sido difícil conseguir comida. Recibe alivio general del estado pero aún no ha obtenido su cheque de estímulo de $1.200 del gobierno federal.

Anuncio

Sin hogar en Hollywood durante 12 años, Rodríguez daría la bienvenida a una habitación de hotel que podría convertirse en algo permanente. Piensa que muchos de sus amigos también lo harían, siempre y cuando no viniera acompañada de muchas condiciones.

Rodríguez había oído hablar de Project Roomkey y dijo que se reunió recientemente con un trabajador de divulgación para solicitar una habitación. También había visto vallas publicitarias promocionando la vivienda de apoyo permanente que se estaba construyendo con fondos de la Proposición HHH. La falta de progreso visible lo frustró y lo hizo menos optimista de que tendría la oportunidad de salir de las calles.

“Mis amigos aún no se han alojado. Ninguno de ellos”, reveló Rodríguez. “Si hay una oportunidad y la gente no se ve forzada a alojarse, creo que lo intentarían. Yo lo intentaré".

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

Anuncio


Anuncio