Anuncio

Respaldo: Sí a la Propuesta 15. Es un pequeño paso hacia la reparación del sistema tributario de California

Disney's corporate headquarters in Burbank.
La sede corporativa de Disney en Burbank se encuentra entre las propiedades que estarán sujetas a la Propuesta 15.
(Reed Saxon / Associated Press)

La Proposición 15, la medida de la nómina de impuestos divididos, es el primer paso en un arreglo necesario para uno de los problemas más intratables del estado, un sistema de impuestos sobre la propiedad defectuoso.

La Proposición 15 es posiblemente la medida de mayor trascendencia que enfrentan los votantes de California en la elección del 3 de noviembre. Al crear un sistema que grava la propiedad comercial e industrial de manera diferente a los hogares, transferiría hasta $11.5 mil millones anuales de las empresas a los gobiernos locales y las escuelas.

Hay dos formas de ver esta medida. La primera es a través de un filtro de miedo. ¿Cómo podemos siquiera contemplar la imposición de una carga fiscal más pesada a las empresas en un momento en que la pandemia COVID-19 ha obligado a algunos a cerrar y cuando los incendios, las olas de calor y la contaminación atmosférica épica han hecho que la gente se pregunte si es hora de huir de California? (Aunque, como dijo recientemente el ex gobernador Jerry Brown, "¿A dónde vas a ir?”).

La otra forma en que uno podría, y argumentamos que debería ver la Proposición 15 es a través de una lente de esperanza. Por fin hay una solución tangible a la vista para uno de los problemas más intratables de California: un sistema de impuestos a la propiedad tremendamente injusto y desequilibrado que durante cuatro décadas ha privado a los gobiernos locales de los ingresos que necesitan para proporcionar servicios y que ha distorsionado el costo de compra de una casa y poner en marcha un negocio, en detrimento de familias jóvenes y emprendedores.

No es una solución completa, sino un primer paso crucial para deshacer parte del daño causado por la Proposición 13, la iniciativa de “revuelta fiscal” de 1978 que redujo los impuestos a la propiedad en California y los limitó al 1% del precio de compra con aumentos anuales en el valor de tasación limitado al 2%. Los gobiernos locales y los distritos escolares dependen de los ingresos de los impuestos a la propiedad para pagar servicios como reparación de calles, cumplimiento de la ley e instrucción en el aula. Después de la aprobación de la Propuesta 13, los pagos de impuestos a la propiedad se redujeron en aproximadamente un 60%. Han estado luchando por ponerse al día desde entonces.

Anuncio

De hecho, gran parte de lo que aflige a California (carreteras en ruinas, escuelas con recursos insuficientes y servicios sociales inadecuados) se remonta a la Propuesta 13 y las medidas anti-impuestos relacionadas. La Propuesta 13 también cambió la carga fiscal local, ya que las ciudades, los condados y los distritos escolares recurrieron cada vez más a otros gravámenes, como los impuestos sobre las ventas, los hoteles y los servicios públicos, para compensar la pérdida de ingresos.

No ha sido suficiente. En 1977, los condados y las ciudades recaudaron $790 por persona en ingresos fiscales, pero solo alrededor de $640 por persona casi 40 años después, según la no partidista Legislative Analyst’s Office. Mientras tanto, los residentes de California demandan incluso más servicios de los que disfrutaban hace 40 años. Es insostenible.

La Propuesta 15 comenzaría a llenar la brecha de ingresos reevaluando la tierra comercial e industrial al menos cada tres años y basando el impuesto en lo que la propiedad mejorada podría venderse en el momento de la tasación. Las propiedades valoradas en menos de $3 millones quedarían exentas. El impuesto aún estaría limitado al 1% del valor, con un aumento de no más del 2% en los años en que la propiedad no se evalúa. La propiedad residencial no se vería afectada por la Propuesta 15, ni las tierras agrícolas (aunque las instalaciones agrícolas estarían sujetas a reevaluación).

Anuncio

De ninguna manera la Proposición 15 es perfecta. Tiene costos inevitables y tendrá consecuencias imprevistas. Hubiéramos preferido un paquete de reformas más completo que creara un sistema de impuestos a la propiedad más justo para todos, no solo para las empresas, y revisara todo nuestro sistema, incluidos los impuestos a las ventas y a la renta, para construir un flujo de ingresos moderno y menos volátil para los gobiernos estatales y locales. Pero la política ha estancado incluso reformas graduales. Esta es la mejor oportunidad que hemos visto para iniciar el proceso de reforma.

Sin duda, habría ganadores y perdedores bajo la Propuesta 15, al igual que ahora con la Propuesta 13. Los perdedores serían las empresas que han disfrutado de impuestos a la propiedad artificialmente bajos simplemente porque tuvieron la buena fortuna de comprar tierras antes que sus competidores o porque han logrado aprovechar las lagunas que les permiten evitar pagar su parte justa. Esquemas como la estructuración de compras para otorgar a cada socio menos del 49% de participación en la propiedad comprada permiten a las empresas eludir la reevaluación. La Propuesta 15 eliminaría efectivamente estas lagunas.

Los oponentes a la medida, que incluyen grupos de contribuyentes y asociaciones comerciales estatales, dicen que la Propuesta 15 devastaría los negocios en California y conduciría a pérdidas masivas de empleos, restaurantes y tiendas cerradas, además de precios más altos para los consumidores. Los proponentes contrarrestan diciendo que solo un pequeño porcentaje de los grandes propietarios se verán afectados con nuevas facturas de impuestos y que las protecciones incluidas en la Propuesta 15 protegerán a las pequeñas empresas de daños.

Somos escépticos con ambos argumentos. No todas las empresas se verían afectadas, solo aquellas que no han cambiado de manos recientemente. Al mismo tiempo, es poco sincero sugerir que los propietarios comerciales no traspasarían los costos a las compañías que alquilan el espacio, o que eximir una propiedad con un valor inferior a $3 millones es una concesión importante en este mercado inmobiliario.

Anuncio

No hay forma de evitar el hecho de que la Propuesta 15 tendría costos sustanciales, probablemente en forma de pérdida de empleos, precios más altos para los consumidores y costos mensuales más elevados para las empresas que alquilan espacios. También puede desalentar la inversión en propiedades comerciales y de fabricación que estarían sujetas a un aumento de impuestos mayor que el que podría compensarse con la exención propuesta de $500.000 para la propiedad comercial personal.

Pero apoyamos la Proposición 15 porque creemos que, en última instancia, crearía más ganadores que perdedores. No solo recaudaría el dinero que se necesita desesperadamente para los servicios públicos, sino que establecería un entorno empresarial más competitivo y mantendría a California a la vanguardia de la innovación.

Actualmente, las nuevas empresas deben competir con compañías que están sujetas a las mismas fuerzas del mercado de productos y servicios, pero las empresas emergentes deben pagar costos de compra de tierras e impuestos anuales a la propiedad sustancialmente más altos. La Proposición 15 reduciría esa brecha. Y si la lista dividida entró en vigencia, es posible que algunas compañías cuyos ingresos caigan como resultado de impuestos más altos vean incluso disminuir su valoración, porque los ingresos comerciales pueden ser un factor para determinar cuánto vale la propiedad.

Anuncio

La Propuesta 15 puede inclusive generar más oportunidades laborales, y no solo para los nuevos tasadores de propiedades comerciales que los condados necesitarán contratar. Un análisis de la propuesta de impuesto de lista encargada por la California Tax Foundation estima que después de las pérdidas iniciales, puede haber una ganancia neta potencial de 20.000 nuevos empleos en los sectores público y privado debido al aumento del gasto público. Sin embargo, el estudio se completó antes de que la pandemia obligara a cerrar negocios, por lo que puede haber cambiado los posibles resultados.

Aunque los oponentes también dicen que la medida conducirá a precios más altos en todo, desde alimentos hasta atención médica y la tarifa de entrada a Disneyland, distribuir el costo para que la carga recaiga más ampliamente sobre los californianos es en realidad un punto a favor de la Proposición 15. Más ingresos para los servicios gubernamentales beneficia a todos. Aún así, no está claro si la medida hará que los precios suban. Un grupo de economistas que apoya la medida de reparto sostiene que la oferta y la demanda son los principales impulsores de los costos, y que es más probable que un impuesto a la propiedad más alto reduzca las ganancias que provocarían aumentos de precios.

En cualquier caso, los efectos de la Proposición 15 no se sentirían de inmediato, lo que debería reducir las preocupaciones sobre exprimir a las empresas que actualmente están luchando con cierres ordenados por el gobierno para desacelerar la propagación de COVID-19 (una condición que también ha producido un número de ganadores y perdedores de negocios). Las reevaluaciones no comenzarían hasta 2022 como muy pronto, incluso entonces probablemente se implementarían en fases hasta 2025 para que no todas las propiedades se vieran afectadas en el mismo año. Además, la medida faculta a la Legislatura a retrasar la implementación según sea necesario, y posiblemente podría ser necesaria en el condado de Los Ángeles, que tendría que contratar a 500 tasadores comerciales adicionales para asumir una nueva responsabilidad tan enorme.

La Proposición 15 comenzaría a allanar el camino hacia un sistema tributario más justo y proporcionaría los medios para comenzar a reconstruir los cimientos de un estado que alguna vez fue una gran entidad cuya gloria se ha ido desvaneciendo durante los últimos 42 años. En estos tiempos oscuros, es difícil imaginar que pueda haber un futuro brillante para California. Es posible, pero solo si actuamos sin miedo hoy.

Anuncio

No hay que tener miedo. Vote sí a la Proposición 15.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio