Anuncio

Nos estamos acercando a tener una vacuna COVID-19. Aunque aférrate a ese tapabocas

Una vacuna está llegando; cuándo es la cuestión
Con la perspectiva de que la vacuna COVID-19 pase del “si” al “cuando”, los científicos están haciendo hincapié en dos cosas: no esperes la panacea y aférrate a la máscara.
(Archivo)

Una vacuna COVID-19 parecía una vez un sueño lejano. Ahora es cuestión de cuándo, no de si está disponible.

Para Charlotte Thomas, es una buena noticia.

Cada vez que la enfermera de cuidados intensivos entra en la habitación de un paciente con COVID-19 en el Hospital Scripps Mercy de Chula Vista, se pone un casco negro con una amplia y clara pantalla facial. Lo llama su máscara de “Señor de las Estrellas”, porque se parece a la máscara de alta tecnología usada por el superhéroe de los “Guardianes de la Galaxia”.

“Todos hemos estado esperando ansiosamente el día en que podamos venir al hospital con esa armadura extra y nos sintamos realmente confiados de que vamos a poder cuidar a estos pacientes y no enfermarnos y no llevarlo a casa”, dijo Thomas.

Anuncio

La enfermera Charlotte Thomas prepara sus suministros para estabilizar a un paciente
La enfermera Charlotte Thomas prepara sus suministros para estabilizar a un paciente que acaba de ser intubado dentro de una sala de aislamiento de presión negativa en la UCI del Hospital Scripps Mercy en Chula Vista, California, el 23 de abril de 2020.
(Marcus Yam / Los Angeles Times)

Ese deseo urgente de sentirse seguro y de volver a la normalidad ha alimentado una búsqueda sin precedentes de una vacuna contra la peor pandemia a la que se ha enfrentado la humanidad en un siglo.

Los directores ejecutivos de Pfizer y Moderna, dos de los desarrolladores de vacunas más avanzados en esa búsqueda, han dicho que podrían solicitar la autorización de uso de emergencia para sus vacunas COVID-19 a finales de noviembre y diciembre, respectivamente, en función de los resultados de los ensayos en los que se han inscrito decenas de miles de voluntarios (incluidos los de San Diego).

Salud

Anuncio

El miércoles, el secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, dijo que podría haber suficientes dosis de la vacuna COVID-19 para los más vulnerables a la enfermedad para finales de 2020, con suficiente vacuna para todos los estadounidenses a principios de abril.

Muchos expertos dicen que eso es demasiado optimista. Pero independientemente de la línea de tiempo exacta, los funcionarios públicos ya están planeando cómo distribuir las primeras dosis de una vacuna y asegurarle al público que ha sido examinada a fondo.

No está claro cuán efectiva y rápidamente una vacuna podría sofocar una pandemia que ha matado a más de 223 mil estadounidenses. Algunas vacunas han erradicado totalmente o casi todas las enfermedades, como la viruela y la polio. Pero no esperes que una vacuna COVID-19 sea la panacea, dice el Dr. Davey Smith, director de enfermedades infecciosas y salud pública mundial de la Universidad de California en San Diego.

“Si tienes una vacuna, es solo otra herramienta en tu caja de herramientas”, dijo Smith.

Anuncio

Esa caja de herramientas incluye las estrategias que los funcionarios de salud pública han destacado durante la pandemia. Pruebas. Rastreo de contactos. El distanciamiento social. Y el uso de una máscara, que los investigadores estiman que podría salvar casi 130 mil vidas para fines de febrero.

Cuando se combina con estas medidas, una vacuna podría reducir sustancialmente la propagación de COVID-19, disminuyendo las posibilidades de infectarse o desarrollar una enfermedad grave.

Ese es el enfoque que el educador de Vista, Rick Worthington, planea tomar. Es un profesor de bienestar en la escuela secundaria de Vista, que reabrió la semana pasada, y dice que tomaría la vacuna si estuviera disponible.

Anuncio

“Todavía tomaría precauciones. Todavía usaría una máscara. Me gustaría pecar de precavido”, dijo Worthington.

Rick Worthington dice que tomaría una vacuna COVID-19 pero seguiría usando una máscara
Rick Worthington, que enseña bienestar en la escuela secundaria de Vista, dice que tomaría una vacuna COVID-19 pero seguiría usando una máscara y lavándose las manos.
(Jarrod Valliere / The San Diego Union-Tribune)

Lo que no está claro es cuántas personas harán lo mismo.

Esperar que la gente reaccione ante la perspectiva de una vacuna COVID-19 de maneras radicalmente diferentes, dice On Amir, un investigador de la Escuela de Administración Rady de la UCSD que estudia cómo tomamos decisiones y sopesamos los riesgos.

Anuncio

“Tenemos que reconocer que hay diferentes grupos de personas ahí fuera, tanto con respecto a la adherencia como a la vacunación”, dijo Amir.

Piensa que el comportamiento de la gente probablemente caiga en unas pocas categorías. En una, aquellos cansados de seguir las precauciones de salud pública podrían confiar en que una vacuna será la solución definitiva y tirar la precaución al viento.

Eso puede estar sucediendo ya, ya que el número de brotes comunitarios en el condado de San Diego ha tendido a aumentar, y la última tasa de casos de COVID-19 del condado casi lo empujó al nivel de reapertura más restrictivo del estado. Expertos en enfermedades infecciosas como Davey Smith se preocupan por estos acontecimientos, ya que el aumento de la transmisión del virus podría anular los efectos protectores de la vacuna.

Anuncio

Pero la sensación de que una vacuna está en el horizonte también podría tener el efecto opuesto, dice Amir, citando lo que los investigadores llaman el “efecto gradiente de la meta”. La idea: Cuanto más cerca estés (o creas que estás) de completar una tarea, más motivado estás para cumplirla por la recompensa. En este caso, esa recompensa sería una especie de retorno a la normalidad.

La forma en que la gente reaccione, dice, dependerá de si los funcionarios públicos enmarcan el despliegue de una vacuna como un triunfo instantáneo o una serie de pasos.

Por ejemplo, dejar en claro que una vacuna se desplegará en fases.

A principios de octubre, las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina publicaron una guía de cuatro fases para distribuir las primeras dosis de una vacuna COVID-19 cuando esté disponible.

Anuncio

Who would get the COVID-19 vaccine first?

Al frente de la línea estarían los trabajadores de la salud de primera línea, los socorristas y los que proporcionan servicios de limpieza y transporte para los centros de atención de la salud, alrededor del 5 por ciento de la población.

Sin estas personas, el sistema de atención médica se desmorona. Y el trabajo rutinario en entornos de alto riesgo ha pasado factura. Un estudio encontró que los trabajadores de atención médica de primera línea en los Estados Unidos y el Reino Unido tenían 12 veces más riesgo de contraer COVID-19 que la población general.

Anuncio

Eso colocaría a Mark Selapack, un paramédico de American Medical Response en San Diego, entre los primeros en recibir una vacuna. En febrero, Selapack se convirtió en uno de los primeros proveedores de salud de la región en manejar los casos de COVID-19 entre los evacuados en cuarentena en la Estación Aérea del Cuerpo de Marines en Miramar.

Desde entonces, ha manejado oleadas de coronavirus en centros de enfermería especializada y ha estabilizado y transportado a innumerables pacientes.

“Como trabajador de primera línea, me siento obligado a recibir la vacuna porque estamos ayudando a algunas de las personas más vulnerables”, Selapack. “Si puedo hacer mi parte, me pondré la vacuna”.

Mark Selapack, un paramédico de American Medical Response San Diego
Mark Selapack, un paramédico de American Medical Response San Diego, está junto a una ambulancia el 22 de octubre de 2020. Selapack estaría entre los primeros en recibir la vacuna COVID-19.
(Jarrod Valliere / The San Diego Union-Tribune)
Anuncio

El siguiente grupo de mayor prioridad, alrededor del 10 por ciento del público, incluye a aquellos con múltiples condiciones médicas fuertemente asociadas con enfermedades graves, como el cáncer o las enfermedades cardiacas graves. Alrededor del 90 por ciento de los pacientes de COVID-19 que terminan en el hospital tienen al menos una condición subyacente.

También en este grupo hay adultos de 65 años o más que viven en hogares de ancianos, refugios para personas sin hogar y otros entornos de vida en grupo. Esto se debe a que alrededor del 80 por ciento de las muertes por COVID-19 se han producido entre personas de 65 años o más, y el hecho de que se encuentren cerca dificulta el seguimiento de las pautas de distanciamiento social.

A partir de ahí, el acceso a la vacuna se ampliaría gradualmente a todos los adultos mayores, maestros, otros trabajadores esenciales y, eventualmente, a toda la población.

Esa es la idea, de todos modos.

Anuncio

El informe de las Academias Nacionales, con un total de más de 200 páginas, no importará si nadie está dispuesto a tomar una vacuna.

Una encuesta reciente de STAT y The Harris Poll encontró que el 58 por ciento de los estadounidenses dijo que se pondría una vacuna una vez que estuviera disponible, en comparación con el 69 por ciento en agosto, en parte debido a la sensación de que el impulso por una vacuna se ha contaminado por la política.

Se están realizando esfuerzos para disipar esos temores. El lunes, el gobernador de California, Gavin Newsom, anunció un panel científico que revisaría independientemente cualquier vacuna autorizada. Ese panel incluye al Dr. Rodney Hood, presidente y fundador de la Fundación de Salud Multicultural, un consorcio de proveedores de salud que sirve a los vecindarios más diversos del condado de San Diego.

Anuncio

No está claro si estos esfuerzos aumentarán el porcentaje de personas dispuestas a vacunarse. Ese porcentaje importa, ya que determinará si llegamos a lo que los epidemiólogos llaman inmunidad de grupo, el punto en el que el brote de una enfermedad se ralentiza porque suficientes personas en una comunidad están protegidas, dejando al virus sin ningún lugar a donde ir.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades estiman que entre el 55 y el 82 por ciento del público necesitaría estar protegido contra el virus, ya sea vacunándose o recuperándose de la enfermedad, para alcanzar la inmunidad colectiva.

How vaccines protect communities

Ese rango porcentual es tan amplio porque depende de dos factores desconocidos: Qué tan bien funciona la vacuna (y por cuánto tiempo), y qué tan ampliamente se está propagando el coronavirus en el momento en que comienza la vacunación.

Anuncio

No podemos controlar el primer factor, pero podemos controlar el segundo, dice la psicóloga de la UCSD y experta en consciencia, Karen Dobkins. Y eso es algo clave que hay que tener en cuenta en estos tiempos de incertidumbre.

“No tengo control sobre cuándo estará lista la vacuna, simplemente no lo tengo. Tengo control sobre si quiero ponerme una máscara o no”, dijo Dobkins. “Si la gente pudiera mejorar un poco en la discriminación entre las áreas de riesgo en las que tienen y no tienen control, habría menos ansiedad”.

PRIMERA PARTE El fundador de los grupos de autodefensa, doctor José Manuel Mireles Valverde, perdió su última batalla; lo que nunca pudieron hacer los cárteles de las drogas, ni la prisión y mucho menos el gobierno mexicano, lo hizo el coronavirus.

A medida que aumentan los casos de coronavirus, los funcionarios de Los Ángeles consideran nuevas reglas que permitirían a muchos negocios permanecer abiertos pero con una capacidad limitada de clientes.


Anuncio