Anuncio
Share

Ex agente de la DEA es acusado de participar en la insurrección en el Capitolio

People waving U.S. and Trump flags mass on the steps of the Capitol.
Los insurrectos irrumpen en el Capitolio de Estados Unidos en Washington el 6 de enero.
(John Minchillo / Associated Press)

Un exagente de la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés) del condado de Orange fue acusado de participar en la insurrección en el Capitolio de EE.UU el 6 de enero, siendo el más reciente miembro de las fuerzas policiales vinculado al levantamiento mortal.

Mark Sami Ibrahim, de 33 años, fue arrestado en Washington, D.C., acusado de ingresar a los terrenos del Capitolio con un arma de fuego y mentir a las fuerzas policiales federales, según el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Los documentos judiciales describen que Ibrahim vivía en Orange y los registros públicos sugieren que una vez vivió en Anaheim.

Anuncio

Varias fotos muestran a Ibrahim posando con su placa de la DEA y una pistola en la cadera mientras está entre otros agitando pancartas a favor de Trump, según documentos judiciales hechos públicos el martes.

Un amplio espectro de extremistas, incluidos miembros de Proud Boys, Oath Keepers y Three Percenters, se unió a cientos de los partidarios más fervientes del ex mandatario Trump el 6 de enero para asaltar el Capitolio en un intento por detener la certificación de la elección del presidente Biden, después de que Trump pasó meses promoviendo acusaciones infundadas de un robo de elecciones.

Más de 150 agentes informaron de lesiones, algunas permanentes, y tres murieron como consecuencia de la insurrección.

No está claro si Ibrahim realmente ingresó al Capitolio, pero las fotos y los registros de teléfonos celulares confirman que el miembro de la DEA estaba en áreas mucho más allá de las barricadas derribadas por los partidarios de Trump.

Anuncio

En una imagen, se puede ver a Ibrahim sonriendo con la mano apoyada en su arma de fuego mientras está de pie junto a un hombre que sostiene una bandera estadounidense y una horca.

Ibrahim había anunciado su intención de renunciar a la DEA varias semanas antes de la insurrección y estaba en un período de ausencia personal en el momento de los disturbios, según documentos judiciales.

Las llamadas a la DEA en busca de comentarios no fueron respondidas de inmediato. El abogado defensor de Ibrahim, Darren Richie, describió los cargos contra su cliente como una extralimitación.

Anuncio

“El señor Ibrahim no jugó ningún papel en ningún motín. Nunca cometió ningún tipo de violencia, ni intentó ingresar a ningún edificio, ni indujo o promovió a otros a hacerlo. Además, el Sr. Ibrahim siguió siendo honesto y cooperativo voluntariamente con las autoridades.

El Sr. Ibrahim ha dedicado toda su vida, con perfección, al servicio de este país y sus ciudadanos, ya sea a través de sus capacidades militares o policiales”, escribió Richie en un correo electrónico al Times.

“Esta acusación es el resultado de conjeturas, presión política y un intento fallido de pintar una narrativa específica a través de imágenes tomadas totalmente fuera de contexto”.

A fines de marzo, Ibrahim le comentó al presentador de Fox News, Tucker Carlson, que la DEA lo había despedido y afirmó que había asistido al motín junto a su hermano, un agente de la Oficina Federal de Investigación (FBI por sus siglas en inglés). Ibrahim también había estado involucrado en una charla grupal con al menos otros cinco agentes policiales el día de la insurrección, según documentos judiciales.

Anuncio

Después de que Ibrahim comenzó a publicar fotos ese día, uno de los otros oficiales envió un mensaje de alarma en el chat grupal.

“Una pregunta, Mark, ¿llevas tu arma y tu placa/credenciales?”, cuestionó el mensaje. “Necesito saber esto”.

La presentación judicial no reveló información sobre ningún otro personal de las fuerzas del orden público con el que Ibrahim pudiera haber estado en contacto ese día.

Anuncio

Los investigadores federales entrevistaron a Ibrahim aproximadamente una semana antes de que apareciera en el programa de Carlson. En ese momento, Ibrahim comentó a los investigadores que viajó al Capitolio el 6 de enero a solicitud de un amigo a quien “el FBI le había pedido que documentara el evento”. Negó haber posado para fotografías mostrando sus credenciales de aplicación de la ley federal o arma de fuego.

Pero en una entrevista separada, el amigo, cuyo nombre no fue revelado en los documentos judiciales, señaló que Ibrahim “elaboró esta historia en un esfuerzo por ‘cubrir su trasero’” y negó haber sido enviado al Capitolio por el FBI.

“Según el amigo de Ibrahim, él fue al mitin para promocionarse”, señalaba una declaración jurada escrita por el investigador del Departamento de Justicia que lo entrevistó. “Ibrahim había estado pensando en su próximo movimiento después de dejar la DEA y quería que las protestas fueran su escenario para lanzar ‘Liberty Tavern’, un podcast político y una marca de puros”.

Ibrahim fue descrito como un “empleado en período de prueba” de la DEA, lo que significa que había sido contratado recientemente.

Anuncio

Decenas de militares y policías activos o retirados asistieron a los disturbios o han sido acusados penalmente en relación con la insurrección, lo que genera preocupación sobre la omnipresencia del radicalismo de extrema derecha y la creencia en teorías de conspiración en los círculos policiales.

Varios oficiales de policía de Los Ángeles y agentes del Departamento del Sheriff del Condado también asistieron al motín, pero ninguno ha sido acusado penalmente.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Anuncio


Anuncio