Anuncio
Share
Sabor

Congele los alimentos para mantener su comida fresca durante las próximas semanas

A voyeuristic view into strangers’ refrigerators
En lugar de comprar comida congelada, compre productos frescos y pan, y aprenda a congelarlos usted mismo para que duren semanas.
(Leo Ramirez / AFP/Getty Images)

¿Compró un montón de productos en un ataque de pánico con intenciones de alimentación saludable, sólo para darse cuenta de que no hay manera de que usted y su compañero de refugio y mascotas puedan comérselo?

No está solo.

Pero no se obligue a alimentarse con toda esa col rizada: aquí le explicamos cómo prepararla y otros productos que se echan a perder rápidamente para que duren tanto como esa caja de espaguetis de quinua con alto contenido proteínico que tuvo que comprar a regañadientes porque era lo único que quedaba en la estantería.

kale
La col rizada y otras verduras sustanciosas como las espinacas, la acelga y las hojas de mostaza son grandes candidatos para escaldar y congelar.
(Los Angeles Times)
Anuncio

Verduras y hortalizas

No hay razón para dejar que su suministro de verduras se agote sólo porque las variedades congeladas se han terminado o fueron las que escogió. Compre verduras frescas y congélelas usted mismo. Todos los contendientes son bienvenidos, especialmente las verduras sustanciosas como la col rizada, las espinacas, las acelgas y las hojas de mostaza/col/nabo, pero también las verduras crucíferas como la coliflor, el brócoli, las coles de Bruselas y el repollo, así como zanahorias, espárragos, judías verdes, guisantes, etc.

Una infancia de crecer en una granja me dejó con esto, la habilidad más valiosa para tiempos como los actuales. Lo llamamos “poner verduras para el invierno”, y básicamente implica escaldar las verduras, y luego empacarlas en contenedores para ponerlas en el congelador. Hacíamos esto con nuestra cosecha de dos semanas de guisantes de crema y teníamos bolsas de galón tras bolsas de galón para mantenernos durante todo un año. Déjeme explicarle:

Primero, ponga a hervir una olla grande de agua con sal. Mientras eso sucede, coloque un recipiente considerable de agua helada al lado.

Anuncio

Cocina

A continuación, corte las verduras en trozos del tamaño de un bocado (esto no es necesario en esta etapa, pero facilita su uso una vez que esté listo más adelante) y métalas en el agua para cocinarlas hasta que estén al dente.

Este paso se llama escaldado, y lo hace para detener las enzimas de las verduras que continuarían estropeándolas, incluso en condiciones de frío extremo como el congelador (ayuda que también fija el color de las verduras para que sean vibrantes y más agradables de comer).

Todas las verduras tienen diferentes tiempos de cocción, pero de manera similar a la forma en que se prueba la pasta, hay que sacar un trozo de verdura cada dos minutos, dependiendo de lo que sea, por supuesto, y darle un mordisco: debe ser firme, pero también ceder, como morder un pepino fresco.

Anuncio

Una vez que las verduras estén listas, escúrralas (vierta todo en un colador si va a hacer una sola tanda o use una cuchara con ranuras para sacar las verduras y así poder reutilizar el agua) y sumérjalas en el agua con hielo para evitar que se sigan cocinando. Revuelva rápidamente y déjelas reposar durante 20 o 30 segundos (no más o se empaparán y quedarán pastosas), luego escúrralas.

Seque bien las verduras en toallas de papel (o deje que se sequen al aire en una toalla de cocina si su suministro de papel es escaso), luego sepárelas en cantidades utilizables en bolsas de plástico con cierre hermético o en contenedores herméticos. Colóquelas en el congelador y, listo, habrá preparado sus propias verduras congeladas para usar cuando las necesite, ya sea dentro de dos días o dos meses.

486432_FO_0206_bianca_bakery_MRT_023.jpg
Los panes de masa fermentada se congelan muy bien, sólo asegúrese de cortarlos primero.
(Mariah Tauger / Los Angeles Times)

Pan

Anuncio

Si es como yo y nunca come una rebanada de pan que no esté tostado, esto debería ser fácil. Cualquier barra de pan, ya sea del supermercado o una barra de pan artesanal, se congela bien.

La clave es cortarlo primero, luego colocar pequeñas tiras de pergamino o papel encerado entre las rebanadas, para poder volver a armar la hogaza y que las rebanadas no se peguen entre sí al congelarse. Una vez armado, envuelva el pan firmemente en papel plástico, y luego una vez más en papel de aluminio; durará de esta manera en su congelador durante al menos un mes.

Cada vez son más las celebridades que muestran estos días su indignación ante la muerte a manos de un policía del ciudadano afroamericano George Floyd el pasado 25 de mayo, la última de ellas la cantante Beyoncé, que destacó que no se debe “normalizar este dolor”.

Cuando esté listo para revivirlo, corte un trozo y caliéntelo directamente en su tostador, horno tostador, horno convencional o, si es realmente perezoso, directamente sobre un quemador de gas configurado al nivel más bajo.

Anuncio

Una advertencia que he encontrado en mis años como congelador de pan: El pan tratado de esta manera es igual de bueno que el nuevo sólo mientras está caliente, así que póngale mantequilla de nuez y mermelada o aguacate rápidamente y cómaselo en un par de minutos, antes de que tenga la oportunidad de enfriarse a una textura de cartón masticable.

3083958_FO_0628_cooking_MRT
La fruta congelada es un gran alimento básico para hacer batidos, mermelada o tartas de fruta.
(Mariah Tauger / Los Angeles Times)

Fruta

Si bien la mayoría de las frutas, como todos los cítricos de temporada que tenemos ahora, se mantendrán a temperatura ambiente o en el refrigerador durante al menos un par de semanas, no está de más adquirir el hábito de congelar la fruta también, especialmente las bayas, los plátanos y otras frutas blandas que se echan a perder más rápido. Aquellos que hacen batidos de frutas con regularidad ya conocerán este truco.

Anuncio

Primero, forre una bandeja para hornear con papel de pergamino, luego extienda su fruta sobre ella. Si tiene arándanos y frambuesas, déjelas enteras, pero descascare y corte las fresas.

Si le preocupa el coronavirus en los productos frescos, no es necesario que lo esté, especialmente si sigue estos consejos para lavar frutas y verduras

Pele y corte los plátanos en trozos del tamaño de un bocado. Haga lo mismo con el mango, la papaya, la piña o cualquier otra fruta tropical que le guste. Una vez acomodadas, coloque la bandeja en la nevera y deje que la fruta se congele completamente.

Luego, retire la fruta del papel pergamino y divídala en bolsas de plástico con cierre hermético o en contenedores de plástico herméticos, ya sea por tipo de fruta o una mezcla de todas. Se mantendrán así por lo menos durante un mes o más.

Anuncio

Cuando esté listo para descongelar, es mejor hacerlo durante la noche en el refrigerador para que la fruta mantenga cierta integridad estructural.

No querrá comer una baya o un trozo de piña descongelada y congelada de la misma manera que lo haría si estuviera fresca, así que haga estas cosas con ellas: revuelva en un pastel de pan o masa para panecillos, mezcle en un batido o con su yogur y cubra con granola, hornee en un pastel o una tarta (tenemos muchas recetas aquí), o cocínelas con un poco de azúcar y un chorrito de jugo de limón para obtener una mermelada rápida que puede poner sobre una tostada, un helado o en una coctelera para mezclar con alcohol y obtener un cóctel de frutas.

Trofie pasta with pesto Genovese and Parmigiano-Reggiano at Felix Trattoria in Venice.
Las hierbas congeladas son muy valiosas para crear una salsa instantánea sobre la pasta recién cocinada o para animar las sopas de cocción lenta.
(Leslie Grow / For The Times)

Hierbas y aromáticos

Anuncio

Las hierbas tienen la vida útil más corta que la mayoría de los productos, pero eso no significa que deba pasarlas por alto al abastecerse de lo esencial. Después de todo, ¿qué tan bien sabrá realmente la pasta hervida sin condimentos?

Al igual que las verduras y las hortalizas mencionadas arriba, se pueden escaldar y congelar las hierbas (el perejil y el cilantro funcionan particularmente bien en este caso, pero sólo necesitan ser escaldados durante, literalmente, tres segundos), pero la mejor y más fácil manera es picarlas, distribuirlas en las cavidades de una bandeja de cubitos de hielo y cubrirlas con un poco de aceite de oliva.

El aceite protege su sabor y color de la oxidación y ayuda a preservarlos durante meses. De esta manera, cuando la pasta o la salsa de tomate esté lista, puede sacar un cubo congelado de hierbas y aceite y revolverlo, dejando que el calor descongele y reviva las hierbas para que le den sabor a lo que esté cocinando.

La naturaleza se abre paso entre el coronavirus y restricciones: Ciervos, delfines, pavor reales, cabras y más, a la vista de todos
Anuncio

Pero no se detenga ahí; aplique este principio a las cebollas, cebolletas, chalotas y ajo. Pero aquí tiene dos opciones: una es imitar la preparación de las hierbas exactamente cortando los aromáticos, luego dividirlos en bandejas de cubitos de hielo y cubrirlos con aceite antes de meterlos en el congelador.

Esto es especialmente útil si está cocinando para una o dos personas y no necesitará tanta cebolla picada de todos modos. Mezcle uno o dos cubos congelados de cebolla o ajo picado en su olla para calentar y estarán chisporroteando en poco tiempo para dar sabor a la base de su salsa de tomate o sopa.

El segundo método es posiblemente mejor. Primero, cocine una gran cantidad de cebollas o cebolletas o ajo en aceite hasta que estén caramelizados y tiernos, y luego deje que se enfríe por completo.

Coloque la mezcla en bandejas de cubitos de hielo o pequeños contenedores de plástico y cubra con más aceite, si es necesario. De esta manera, cuando desee ese sabor de cocción lenta en un instante, puede revolver un cubo de cebollas caramelizadas en su pasta, cebolletas caramelizadas en la sopa de pollo o ajo caramelizado en el puré de papas.

Anuncio

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio