Anuncio
Share
Deportes

La DEA entrevista a Matt Harvey, Trevor Cahill y jugadores en activo de Los Angels en investigación sobre la muerte de Tyler Skaggs

Matt Harvey walks into the dugout after giving up six runs in the first inning to the Minnesota Twins at Angel Stadium on May 23.
Matt Harvey fue dado de baja por los Angels en julio.
(Jayne Kamin-Oncea / Getty Images)

El ex lanzador de Los Angels Matt Harvey y los actuales lanzadores Andrew Heaney, Trevor Cahill y Noé Ramírez están entre los seis jugadores entrevistados por la DEA.

Agentes federales han entrevistado al menos a seis ex jugadores y activos de Los Angels como parte de su investigación sobre la muerte del lanzador Tyler Skaggs relacionada con drogas, según una persona con conocimiento de las entrevistas que no está autorizada a hablar públicamente.

Un representante del lanzador Trevor Cahill confirmó que su cliente fue interrogado en septiembre por agentes de la DEA en Texas. Cahill lanzó para Los Angels en 2019, pero ya no está bajo contrato.

Los lanzadores Andrew Heaney, Noé Ramírez y Matt Harvey, que fue liberado por el equipo el 21 de julio, también fueron interrogados, según la persona familiarizada con la investigación. Se desconocen los nombres de los otros dos jugadores cuestionados.

La causa de la muerte fue calificada como una mezcla de intoxicación de ‘alcohol, fentanilo y oxicodona, con aspiración terminal de contenidos gástricos’

Las personas familiarizadas con las entrevistas dijeron que los jugadores no fueron acusados por ningún motivo específico ni sospechosos de usar opiáceos o implicados en ningún delito potencial.

Anuncio

Los agentes federales, según las fuentes, esperaban que los jugadores pudieran arrojar luz sobre si el uso de opiáceos era frecuente en la sede del club, si alguna vez veían a jugadores que usaban narcóticos ilegales en los vuelos del equipo y si sabían cómo Skaggs adquiría las drogas.

“Trevor era amigo de Tyler”, dijo el agente John Boggs, refiriéndose a Cahill, “pero toda esta otra locura que ocurrió durante el fin de semana fue noticia para todos”.

Los compradores de armas de fuego con condenas por conducir ebrios en sus registros eran más propensos a ser arrestados por un crimen violento que los compradores con registros limpios

Skaggs, de 27 años, tenía opioides, fentanilo y oxicodona en su sistema junto con alcohol cuando fue encontrado muerto en su habitación de hotel en Southlake, Texas, el 1 de julio, el día después de que el equipo voló del Condado de Orange a Texas para comenzar una serie contra los Rangers.

Anuncio

ESPN informó el sábado que Eric Kay, quien ha trabajado para el equipo en relaciones con los medios durante 24 años, dijo a los agentes federales que proporcionó opioides a Skaggs y que usó de las drogas con el lanzador durante varios años. Kay dijo que estaba en la habitación del hotel de Texas cuando Skaggs ingirió tres líneas de opioides frente a él.

Kay, de 45 años, está en tratamiento ambulatorio por su adicción a los opioides. Su abogado reconoció en una entrevista de radio el martes que Kay optó por cooperar con los funcionarios de la DEA con la esperanza de una sentencia más indulgente si se le acusa de un delito.

“Sentí que era prudente adelantarse a esto y cooperar”, dijo el abogado de defensa criminal de Newport Beach, Michael Molfetta, a la AM 570. “En el sistema federal… obtienes deducciones a lo largo de las pautas de sentencia por la aceptación temprana de la responsabilidad y la cooperación, así que esa es la estrategia desde una perspectiva legal”.

Lance Williams, un agente especial retirado que trabajó en las oficinas de la DEA en Baltimore y Los Ángeles, dijo que los agentes federales buscarán registros telefónicos y mensajes de texto entre Kay y Skaggs que se remontan varios años en un esfuerzo por descubrir pruebas.

Los mensajes de texto y correos electrónicos entre los empleados del equipo y otros miembros de la familia también podrían ser parte de la investigación, dijo Williams.

“Van a extraer todos los mensajes de texto para ver si hay números comunes que coincidan con la investigación existente, o si un [empleado del equipo] podría haber enviado un mensaje de texto a alguien en la oficina para decirle que Tyler podría tener un problema, o quién podría haber sabido algo”, dijo Williams. “La lección de esto debería ser que en este momento, nada va a permanecer oculto”.

Anuncio

Molfetta dijo que no creía que Kay o Los Angels pudieran ser penalmente responsables de la muerte, pero que decenas de millones de dólares podrían estar en juego en una posible demanda por homicidio culposo si los abogados pueden probar que además de Skaggs otros podrían ser al menos parcialmente responsable de su deceso.

Kay dijo a los investigadores federales que sabía de cinco jugadores que creía que usaban opiáceos cuando pertenecían a Los Angels y que dos oficiales del equipo, Tim Mead, ex vicepresidente de comunicaciones del equipo, y Tom Taylor, secretario de viaje del equipo, fueron informados sobre el uso de drogas de Skaggs mucho antes de su muerte.

Mead y Taylor negaron esas afirmaciones, y Los Angels emitieron una declaración que decía: “Nunca estuvimos enterados de que algún empleado proporcionara narcóticos ilegales a ningún jugador, o que algún jugador estaba buscando narcóticos ilegales”.

Según el Acuerdo de Drogas Conjuntas de la Major League Baseball, cualquier empleado del equipo que tenga evidencia o razón para creer que un jugador ha usado, poseído o distribuido cualquier sustancia prohibida por la MLB está obligado a informar a la oficina del comisionado.

Según ESPN, los agentes federales se enteraron de las transacciones de oxicodona entre Kay y Skaggs después de revisar los mensajes de texto entre los dos.

Molfetta dijo que no le han dicho si Kay es un sujeto, testigo u objetivo de la investigación. Por lo general, es más probable que el gobierno federal procese a los traficantes de drogas que a los usuarios.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio