Anuncio
Share
EEUU

Editorial: MS-13 nació en L.A, ningún muro puede mantenerla afuera

MS-13 members
Un cartel de los pandilleros ​​que están bajo custodia se ve en una conferencia de prensa el martes donde se anunció la acusación contra los miembros de MS-13 con sede en Los Ángeles.
(Al Seib / Los Angeles Times)

Nos guste o no, Los Ángeles y El Salvador están inextricablemente vinculados. El último recordatorio llegó esta semana con el anuncio de una acusación contra 22 miembros de MS-13, la violenta pandilla nacida en las calles de L.A en la década de 1980 entre los jóvenes refugiados de la conflictiva guerra civil de la nación centroamericana.

La Mara Salvatrucha, como se le conoció por primera vez, se organizó en parte para proteger a los inmigrantes salvadoreños que intentaban sobrevivir entre las violentas pandillas callejeras que ya reclamaban la propiedad de algunos vecindarios de L.A. Se unió a Eme, la mafia mexicana de prisión, y juntos lucharon para controlar las actividades delictivas en todo el sur de California.

Se están utilizando leyes más amplias sobre el tráfico sexual contra personas como Jeffrey Epstein, pero su elasticidad puede plantear otros problemas.

Tiempo después, en la década de 1990, muchos miembros fueron deportados a El Salvador, donde la brutalidad que aprendieron aquí pronto agravó la miseria de su país natal. Las pandillas, se dijo en ese momento, eran la mayor exportación internacional de L.A. MS-13 se convirtió en una organización multinacional que se expandió a otros países centroamericanos y otras ciudades de Estados Unidos.

De acuerdo con la acusación del martes, el gobierno salvadoreño intentó sofocar la violencia en el país al negociar un pacto con algunos líderes de MS-13, lo que llevó a una división en la pandilla y la creación de un subconjunto particularmente violento conocido como 503, llamado así por el código de su país, El Salvador. Fueron miembros de este grupo, afirma la acusación, quienes llegaron a Los Ángeles, operaron desde Whitsett Fields Park en North Hollywood y cometieron una serie de asesinatos especialmente espantosos. Las víctimas fueron golpeadas hasta la muerte o cortadas en pedazos con machetes. Al menos el corazón de una de las víctima fue arrancado de su cuerpo.

Anuncio

Una por una, las víctimas fueron atraídas a lugares remotos: un edificio abandonado en el centro de Los Ángeles, una azotea vacía en Hollywood, un parque tranquilo en el Valle de San Fernando.

Mientras tanto, en Centroamérica, MS-13 y otras pandillas con raíces de L.A (en particular, la banda rival de la Calle 18) difundieron esta forma de violencia no sólo en El Salvador, sino también en Guatemala y Honduras. Las camarillas siguen reclutando hombres y mujeres jóvenes por la fuerza. Miles de personas que huyen de la violencia se unen a otros grupos que salen de la región, buscando desesperadamente, y quizás irónicamente, la búsqueda de asilo en Estados Unidos.

El presidente Trump a veces ha intentado presionar su caso contra la inmigración ilegal al destacar los actos violentos de miembros de MS-13.

Y es cierto que los criminales de Centroamérica (pero con profundos lazos en el sur de California) están implicados en asesinatos brutales en todo el país, incluido un homicidio notorio el año pasado en una plataforma del metro en Queens, Nueva York. Los asesinos incluyen personas que entraron ilegalmente a Estados Unidos. Tiene sentido mantener alejados a esos criminales violentos, al igual que deportar a algunos que ya están aquí.

Anuncio

Sin embargo, si uno quiere hacer una mella significativa en el problema, requerirá un nivel de sofisticación poco común en el diálogo político de Estados Unidos, especialmente en la era de Trump. Es esencial recordar que el ciclo de la inmigración, violencia doméstica y deportación en EE.UU, nos llevaron a esta situación en primer lugar. Podemos deportar a los delincuentes a otros países, pero lo que sea violento es probable que regrese, especialmente sin una inversión significativa en oportunidades y seguridad para las personas con dificultades en su lugar de origen, así como a sus homólogos aquí.

También es importante recordar que la gran mayoría de quienes viven aquí de manera ilegal y los inmigrantes potenciales que vienen a EE.UU no son los delincuentes sino, con mayor frecuencia, sus víctimas. Huyen de sus países para alejarse de la violencia, y luego una vez aquí, independientemente de su estatus migratorio, la mayoría trata de vivir sus vidas, criar a sus familias y operar sus negocios sin amenazas. Ningún muro puede mantenerlos fuera, porque somos nosotros.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio