Anuncio
Share
EEUU

¿Quieres vigilar y patrullar tu vecindario? La policía de Los Ángeles necesita 5.000 voluntarios

460310-la-me-lapd-volunteers-officers2-MAM.jpg
Karla Hanley, de 68 años, izquierda, y Nishan Darakdjian, de 73, usan pistolas de radar para medir la velocidad de los automovilistas en una calle de Northridge, mientras Amy Schneider, de 63 años, toma notas y Terri Pérez, de 62, fotografía las placas de los automóviles. Son parte de una fuerza de voluntarios que el LAPD creó en 2016 para patrullar los vecindarios y disuadir los crímenes contra la propiedad.
(Mel Melcon / Los Angeles Times)

Mientras un Toyota Prius plateado recorría el bulevar Balboa en el valle de San Fernando, Karla Hanley apuntó con una pistola de radar al auto.

“Va a 54", gritó Hanley, que llevaba un chaleco fluorescente con la palabra “Policía”.

Terri Pérez luego enfocó una cámara en el auto, sacando una foto de la matrícula. Aunque la policía de California no puede usar el radar para multar a los conductores por exceso de velocidad, el Departamento de Policía de Los Ángeles pronto le enviará al conductor una carta de advertencia acerca de sobrepasar el límite de velocidad de 14 millas por hora.

Pero Hanley y Pérez no son policías. Las mujeres son parte de una fuerza de voluntarios que el LAPD creó en 2016 para patrullar los vecindarios y disuadir los delitos contra la propiedad.

Anuncio

Después de comenzar en la División de Devonshire, el programa ha crecido a más de 400 voluntarios en toda la ciudad. Pero ahora, el jefe Michel Moore quiere reclutar a 5.000 personas para que trabajen al menos ocho horas al mes. Las tareas se han ampliado de patrullas básicas a la vigilancia encubierta y la operación de unidades de bicicletas y caballos en el Valle de San Fernando, y a caminar con los oficiales en Hollywood Boulevard.

“Vemos esto como un beneficio”, dijo el sub jefe Jorge Rodríguez, oficial al mando de la Oficina del Valle. “Son nuestros socios. Pueden ver lo que hace la policía. Es una situación en la que todos ganan. Es un multiplicador de fuerza”.

El LAPD lanzó las patrullas de voluntarios mientras la policía luchaba contra el aumento de la delincuencia. Poner voluntariado en las calles para vigilar las actividades sospechosas, dijeron las autoridades, liberaría a los oficiales para que se concentren en la lucha contra el crimen.

Para algunas personas que han sido violadas, las facturas de los exámenes médicos forenses siguen llegando a pesar de las leyes federales y las protecciones en varios estados.

Anuncio

Los líderes de la policía ahora le dan crédito al programa por las reducciones de casi dos dígitos en los delitos contra la propiedad desde 2017 en las siete divisiones geográficas de la Oficina del Valle: Devonshire, Foothill, Mission, North Hollywood, Topanga, Van Nuys y West Valley. Por ejemplo, los delitos contra la propiedad cayeron un 26% en Devonshire y un 17% en West Valley en los últimos dos años, según los registros.

El sub jefe Kris Pitcher, ahora jefe de detectives, fue un oficial comandante asistente en el Buró del Valle en 2016 y ayudó a extender al voluntariado a otras divisiones. Los voluntarios, dijo, son efectivos en la disuasión de robos residenciales y comerciales. La gente nota un equipo de dos personas en un BMW i3, con luces ámbar intermitentes y un cartel de “Patrulla Comunitaria de Voluntarios”, moviéndose por los vecindarios, dijo.

“Ellos son los ojos y oídos de la comunidad”, aseguró Pitcher. “Ha sido un gran éxito”.

Anduril es una empresa de nueva creación respaldada por capital de riesgo que se ha unido orgullosamente a las filas del complejo militar-industrial. Aduanas y Protección Fronteriza está utilizando su red de vigilancia de alta tecnología como un “muro virtual”; Anduril ha firmado acuerdos con las ramas militares de Estados Unidos y del Reino Unido.

Los voluntarios van desde estudiantes universitarios hasta personas que tienen más de ochenta años. Aunque muchos están jubilados, algunos trabajan a tiempo completo y ofrecen voluntariamente su tiempo libre. Desde el principio, se les advierte que no pueden tomar ninguna medida para hacer cumplir la ley. No llevan armas. En su lugar, usan radios o teléfonos para reportar información directamente a los agentes de policía.

Un folleto de reclutamiento dice que los voluntarios “no corren a través de intersecciones cruzando en luz roja con torreta y sirenas encendidas” como en los programas de televisión.

No todas las personas pueden ser voluntarias y tener acceso a estaciones de policía, vehículos y computadoras. Quienes tienen condenas por delitos graves y ciertas faltas menores no son elegibles. El departamento lleva a cabo una extensa verificación de antecedentes y requiere que el voluntariado complete ocho semanas de capacitación para aprender los procedimientos de la policía de Los Ángeles, habilidades de manejo, técnicas de vigilancia y más.

Otras tareas podrían incluir la recuperación de pruebas para los detectives, la realización de controles de vacaciones y la toma de informes de quejas. Cuando se trata de vigilancia, los voluntarios no llevan uniforme y vigilan los vecindarios, centros comerciales o cualquier otra área donde la policía necesite ayuda.

Anuncio

Rodríguez, el subdirector, dijo que los voluntarios podrían enfrentarse al peligro, pero que constantemente se les recuerda sobre la seguridad y se les advierte que no tomen medidas policiales. Enfatizó que los oficiales juramentados están cerca y se están comunicando con ellos. Aun así, dijo, varios voluntarios han sido despedidos por estar “demasiado cerca de la acción”.

Asegura entender que los críticos podrían decir que el departamento utiliza el programa para eludir la contratación de más oficiales. Pero incluso si el LAPD tuviera 20.000 agentes en lugar de 10.000, seguiría usando voluntarios, agregó.

"¿Cuántos ojos son suficientes?” dijo Rodríguez. "¿Cuántas orejas son bastantes?”

Para combatir robos menores y robos de vehículos en el Distrito de Entretenimiento de Hollywood, el Capitán Cory Palka comenzó a usar voluntarios este mes para seguir a los oficiales caminando en su ronda. Los hurtos por parte de los delincuentes que se aprovechan de los turistas van en aumento, afirmó. El programa permite a los miembros de la comunidad comprender mejor lo que la policía hace diariamente, dijo Palka.

“Muchos de ellos son buenos ciudadanos y quieren servir a la comunidad”, dijo Palka, quien fue ascendido la semana pasada a comandante en el West Bureau.

Antes de salir a la calle esta semana en Devonshire, seis voluntarios charlaron en una sala de reuniones y esperaron a que el comandante de vigilancia les diera instrucciones. El teniente Pablo Monterrosa agradeció al grupo por donar su tiempo y les pidió que patrullaran cerca de un centro comercial.

“Estás marcando la diferencia”, dijo. “La comunidad te ve ahí fuera”.

Bill Cotter, de 65 años, se retiró de las industrias del entretenimiento y la banca y fue uno de los voluntarios originales de Devonshire. Dijo que se unió al programa “para devolver algo a la comunidad”.

Anuncio

Al principio, Cotter dijo que no sabía si los oficiales de base aceptarían voluntarios, pero ahora los civiles son considerados miembros del equipo.

Cotter aseguró que es un subidón de adrenalina para los voluntarios identificar un crimen potencial. Pero luego por su entrenamiento, están obligados a llamar a los oficiales, dijo.

“Si alguna vez nos sentimos en peligro, nos vamos”, dijo Cotter. “No buscamos a los delincuentes ni nada por el estilo”, aseguró, señalando que se puso nervioso la primera vez que llamó por radio a un helicóptero de la policía durante la búsqueda de un sospechoso.

Mientras tanto, Hanley, Pérez y otros dos voluntarios pasaron 10 minutos limpiando los BMWs antes de salir a la calle durante cuatro horas.

No tardó mucho en llamar la atención de los conductores que pasaban a toda velocidad por la intersección de Balboa Boulevard y la calle Orozco. Algunos conductores pisaron el freno; otros no se dieron por aludidos.

Hanley, de 68 años, y Nishan Darakdjian, de 73, apuntaron con radares a los coches que bajaban una colina. Pérez sacó fotos de las matrículas y Amy Schneider, de 63 años, registró la información del vehículo. La División de Tránsito del Valle enviará las cartas de advertencia. Sólo tomó 20 minutos llenar una hoja con información de una docena de conductores que iban 10 millas por encima del límite de 40 millas por hora.

Hanley, quien pasó 33 años como enfermera de la Marina, dijo que se unió hace más de dos años después de que los vecinos hablaran sobre el programa Next Door, una red social para los vecindarios.

“La policía tiene mala reputación”, dijo. “Quiero apoyarlos”.

Pérez, quien se hacía llamar abuela jubilada, dijo que sus acciones podrían cambiar el comportamiento de un conductor una vez que llegue una carta de advertencia por correo. Se hizo voluntaria hace 18 meses después de que unos ladrones robaran la casa de su vecino en Granada Hills.

"¿Qué puedo hacer para ayudar?” afirmó Pérez haberse preguntado a sí misma. “Ayudar a la comunidad y a la policía es algo que me hace sentir bien”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio