Anuncio
Share
EEUU

Portland intenta mantener la calma mientras fuerzas de extrema derecha y antifascistas se enfrentan

Members of the Proud Boys and other right-wing groups plant a U.S. flag in Portland’s Tom McCall Waterfront Park
Los miembros de Proud Boys y otros grupos de derecha colocan una bandera estadounidense en el parque Tom McCall Waterfront de Portland.
(Noah Berger / Associated Press)

Los manifestantes de extrema derecha declararon la victoria en Portland el sábado, al igual que los contramanifestantes antifascistas enmascarados, el alcalde e incluso un tercer grupo disfrazado de dinosaurios y plátanos, después de las manifestaciones que dieron a los extremistas la atención nacional que buscaban, pero con poca violencia.

La policía con equipo antidisturbios logró en gran medida mantener a los Proud Boys de derecha y sus partidarios separados de los contramanifestantes, aunque los enfrentamientos esporádicos continuaron en toda la ciudad al final del día.

Los recientes tiroteos masivos han puesto de manifiesto las dificultades del FBI para prevenir el terrorismo doméstico por parte de los supremacistas blancos y otros extremistas de derecha.

Los oficiales arrestaron al menos a 13 personas por cargos que incluyen conducta desordenada, interferencia con la policía y resistencia al arresto. También confiscaron estacas de metal y madera, repelente de osos, cuchillos y una pistola eléctrica de varios grupos.

Al final de la tarde, la policía declaró un disturbio civil en un vecindario del centro e hizo que los manifestantes abandonaran el área.

Anuncio

Más temprano en el día, los derechistas, ondeando banderas estadounidenses, marcharon a través de un puente del centro mientras la policía frenaba a los manifestantes antifascistas o antifa, que se concentraban a lo largo de la costa. Muchos se dispersaron y los oficiales pidieron a los reporteros y a otras personas que dejaran de publicar ubicaciones de manifestantes, para que pudieran seguir manteniendo separados a los grupos opositores.

Los activistas de Antifa caminaron cerca del puente gritando: “Vayan a casa, nazis”.

Los expertos dicen que el proceso de radicalización que sufren los reclutas del Estado islámico y los supremacistas blancos es notablemente similar.

El enfrentamiento, promocionado durante semanas en las redes sociales, produjo heridas leves, en contraste con la violencia en otros combates en Portland en los últimos años. Los manifestantes caprichosos que se oponían a la supremacía blanca intentaron calmar la tensión, luciendo pelucas de color arcoíris, atuendos de dinosaurios y otros disfraces, y esparciendo pompas de jabón.

Anuncio

Joe Biggs, un líder del grupo Proud Boys, etiquetado como una organización de odio por el Southern Poverty Law Center, calificó un tuit matutino del presidente Trump como “bastante asombroso”. El mandatario tuiteó que Portland estaba siendo vigilado de cerca y dijo que “es una consideración importante nombrar a antifa una ‘organización del terror’”.

Llamándose a sí mismo “el lado más oscuro de Internet”, el foro online que parece haber dado forma a la ideología del acusado del ataque a la sinagoga de Poway es una notoria sala de eco del odio.

Los miembros de los grupos Proud Boys y Three Percenters esperaban incitar a los activistas antifa de Rose City a atacarlos para reforzar el caso, aunque no está claro quién o qué agencia gubernamental tendría la autoridad para hacer tal clasificación.

En su tuit, Trump se abstuvo del tipo de comentario que hizo hace dos años sobre la violencia mortal en Charlottesville, Virginia, cuando dijo que había “personas muy buenas de ambos lados” en la concentración de supremacistas blancos allí. (Más tarde agregó: “No estoy hablando de los neonazis o los nacionalistas blancos porque deberían ser condenados por completo”).

El sábado, Trump no dijo nada sobre los manifestantes de extrema derecha en Portland, sólo sobre aquellos que protestaban por su aparición.

Trump había tuiteado inicialmente el 27 de julio que estaba considerando nombrar terroristas a grupos antifa. El tuit se produjo después de que el senador estadounidense Ted Cruz (R-Texas) y Bill Cassidy (R-La.) presentaran una resolución que pedía la designación terrorista, citando un asalto de Portland el 29 de junio a Andy Ngo, un periodista conservador. El alcalde de Portland, Ted Wheeler, dijo el miércoles que esperaba que se hicieran arrestos en relación con ese asalto.

Durante la última semana, la policía de Portland arrestó a seis personas, incluido el líder de Patriot Prayer, Joey Gibson, en relación con una pelea del 1 de mayo entre radicales de extrema derecha y antifascistas. Un grupo de derecha llamado Oath Keepers optó por no participar el sábado, diciendo que los organizadores no habían hecho lo suficiente para desalentar la aparición de los supremacistas blancos.

Trump también se refirió a Wheeler el sábado, diciendo que esperaba que el alcalde pudiera hacer su trabajo adecuadamente. En una entrevista posterior, Wheeler afirmó que “hacer que el presidente intervenga no hace nada para reducir la situación”, lo que aseveró que todavía era volátil cuando se acercaba la noche.

Anuncio

Wheeler elogió a la Oficina de Policía de Portland, que reunió gran parte de su fuerza y ​​trajo agentes y oficiales federales de todo Oregon para una fuerza total de 700 agentes de la ley. La policía se paró detrás de las barricadas que mantenían a los grupos opuestos separados en gran medida por la mañana, luego dejó que una multitud de unos 300 manifestantes de extrema derecha salieran del área costera del centro cruzando un puente sobre el río Willamette.

Los miembros de Rose City Antifa, que se presentaron con su atuendo negro habitual, también dijeron que juzgaron el evento como un éxito. “Mostramos que Portland no se dejará intimidar por esos hooligans de extrema derecha que vienen a nuestra comunidad”, dijo un portavoz que se nombró a si mismo Isaac y se negó a dar su verdadero nombre.

Portlanders display flour power Saturday, aiming to defuse hate and potential violence with humor
Los habitantes de Portland muestran carteles con las palabras ‘harina blanca’, ‘el poder de la esposa’ durante las manifestaciones en su ciudad el sábado, con el objetivo de calmar el odio y la posible violencia con humor. Desde la izquierda, AnnaLisa Couturier, 51, y Peg Butler, 59, LeBrie Rich, 33, y Bill Will, 68. "Es importante ser visible y oponerse a ellos".
(Richard Read / Los Angeles Times)

Los manifestantes que aportaron humor a la situación respondieron al llamado de otra organización, Popular Mobilization, o Pop Mob, que se opone a la supremacía blanca y al fascismo.

Los atuendos parecían estar en el espíritu de “Keep Portland weird” (Mantener a Portland Peculiar), el eslogan no oficial de esta singular ciudad de loncheras, donas artesanales y paseos en bicicleta desnudos. Pero el grupo dijo que su enfoque representaba una estrategia deliberada para combatir la supremacía blanca y otras formas de extremismo de derecha.

El grupo buscó “bombardear” a los manifestantes de derecha, utilizando el sarcasmo para bloquear los intentos de crear memes que pudieran generar simpatía por su causa.

“Estamos aquí para defender la harina blanca, en oposición al poder blanco”, dijo LeBrie Rich, de 33 años, artista de Portland. Ella y tres amigas, espolvoreadas abundantemente con harina, llevaban sombreros de panadero blancos y sostenían carteles que decían “harina blanca” y “poder de la esposa”. Se inspiraron en tácticas similares que se han utilizado para calmar las tensiones en las protestas en Alemania.

Anuncio

Ese tipo de enfoque es algo nuevo y significativo, dijo Eric Ward, director ejecutivo del Western States Center, una organización de derechos civiles con sede en Portland.

“Veremos cómo transcurre la noche y quién podría no saber cómo desmovilizarse” de enfrentamientos continuos con la policía, dijo Ward. “Pero aquí vimos una evolución de las tácticas no-violentas de Pop Mob de una manera muy poderosa y diversa”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio