Anuncio
Share
EEUU

¿Cuál es la tasa de mortalidad del nuevo coronavirus y por qué sigue cambiando?

COVID-19 in South Korea
Los soldados surcoreanos trabajan para contener el brote de coronavirus rociando solución antiséptica en el distrito de Gangnam de Seúl. La tasa de mortalidad de COVID-19 en Corea del Sur es mucho más baja que en China.
(Chung Sung-Jun / Getty Images)

Si 100 personas se infectan con el nuevo coronavirus de China, ¿cuántas morirán?

Durante semanas, parecía que la respuesta era 2. Quizá un poco más, o un poco menos.

El cálculo se realizó comparando la cifra total de individuos con casos confirmados de COVID-19 con el número de personas que murieron a causa de él. A medida que ambos números crecieron, la proporción estaba destinada a cambiar.

Anuncio

La cifra del 2% parecía estable el 24 de febrero, cuando un estudio masivo de casi 45.000 pacientes chinos cuyas infecciones habían sido confirmadas con pruebas de laboratorio reportó una tasa de letalidad de 2.3%.

Más tarde esa semana, el 28 de febrero, un estudio de casi 1.100 pacientes chinos sugirió una tasa de mortalidad más baja, del 1.4%.

Cuatro días después, el 3 de marzo, la Organización Mundial de la Salud informó que la tasa de mortalidad global era del 3.4%.

¿Cómo podría haber cambiado tanto en tan poco tiempo?

Anuncio

“Es difícil decir cuáles son las tasas de letalidad hasta que esto se asiente”, indicó el Dr. George Rutherford, epidemiólogo y experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de California en San Francisco.

“No es una estadística para mirar de forma continua, a pesar de que lo hago tanto como todos los demás”, admitió.

Eso incluye a miembros del Congreso. El miércoles, le preguntaron al Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, qué estaba pasando. Los instó a que no se obsesionen tanto con la tasa de mortalidad, enfatizando que los científicos aún tienen mucho que aprender al respecto.

Salud

La mayor incertidumbre rodea la cantidad de personas que han sido infectadas con el coronavirus. El recuento oficial ha superado los 100.000, pero el número real es probablemente mucho más alto.

Los científicos sospecharon que muchos pacientes que experimentaron sólo síntomas leves nunca vieron a un médico y, por lo tanto, jamás se hicieron una prueba de laboratorio oficial para ver si estaban infectados. Como resultado, no se incluyeron en la tasa de letalidad.

Tampoco aquellos que querían hacerse la prueba pero no la recibieron debido a la falta de recursos. En una situación en la que los kits de prueba son limitados, es mejor guardarlos para personas de 80 años con una función pulmonar deficiente y omitir a los de 40 años más saludables con enfermedad leve.

Dejando de lado los problemas, la tasa de mortalidad puede cambiar en el transcurso de un brote.

Anuncio

Por ejemplo, los autores del estudio de casi 45.000 pacientes chinos notaron que la tasa de letalidad en Hubei, la provincia en el centro del brote, fue de 2.9%. En otras partes de China, fue del 0.4%.

Es posible que a medida que China tenga más completo el conteo de muertes, la tasa de mortalidad fuera de Hubei aumentará.

Pero también es posible que la diferencia sea real porque las autoridades de salud pública fuera de Hubei tuvieron la oportunidad de prepararse para el coronavirus, “para que las personas no mueran al mismo ritmo que antes”, manifestó Rutherford.

En UCSF, por ejemplo, los médicos están preparados para tratar el coronavirus en una instalación de contención establecida en el estacionamiento de la sala de emergencias, dijo.

Otros países informan diferentes tasas de mortalidad.

Con 6.767 casos confirmados hasta el viernes por la noche, Corea del Sur tiene más pacientes con coronavirus que cualquier otro país además de China. Ese alto número puede ser en parte una consecuencia del amplio programa de pruebas del país que involucró a decenas de miles de personas. Cuando se compara con las 44 muertes del país, el índice de letalidad es inferior al 0.7%.

Esa cifra puede ofrecer una mejor idea de la verdadera tasa de mortalidad de COVID-19, dijo el Dr. Jeremy Faust, médico de emergencias en el Hospital Brigham and Women en Boston e instructor en la Facultad de Medicina de Harvard.

Anuncio

“Al examinar a tanta gente, pudieron en realidad encontrar más casos”, declaró Faust. “Significa que notaron que la enfermedad estaba en todas partes, y no mata a tanta gente”.

“Mientras más pruebas hagas, más precisos serán tus números”, agregó.

Rutherford predijo que para cuando la expansión se calme, la tasa de letalidad general para el COVID-19 caerá a entre 1% y 2%.

Fauci estuvo de acuerdo en que la tasa de mortalidad podría llegar a ser tan baja como 1%. Pero incluso si ese es el caso, consideró, aún sería 10 veces peor que la tasa promedio de letalidad por la gripe estacional.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio