Anuncio
Share

Republicanos promueven vacunas con palabras y escasa acción

Republicanos promueven vacunas con palabras, escasa acción
El número dos del bloque republicano en la Cámara de Representantes, Steve Scalise, acompañado por la dirigente partidaria Elise Stefanik y miembros del grupo de médicos republicanos habla en el Capitolio sobre la variante delta y el origen del virus.
(ASSOCIATED PRESS)

Los políticos republicanos están siendo cada vez más presionados para intervenir frente a la crisis de salud y persuadir a los escépticos de la vacuna contra el COVID-19 a que se arremanguen y la reciban, a medida que una variante nueva y más contagiosa provoca un fuerte aumento de la incidencia.

No obstante, después de meses de darle la espalda a las inoculaciones —o en algunos casos promover la desinformación sobre el virus—, los expertos advierten que podría ser demasiado tarde para tratar de convencer a los renuentes.

En conferencias de prensa y comunicados recientes, algunos republicanos influyentes han implorado a su representados a que dejen de lado sus dudas.

Anuncio

En Washington, el llamado Bloque de Médicos realizó un acto contra la renuencia a vacunarse.

En Florida, el gobernador republicano Ron DeSantis exhibió datos según los cuales la mayoría de los enfermos de COVID-19 hospitalizados recientemente no se habían vacunado.

“Estas vacunas salvan vidas”, dijo DeSantis, quien hasta hace poco promovía mercadería de campaña con leyendas que se burlaban de las mascarillas y de los expertos.

Frank Luntz, un encuestador republicano que colabora con el gobierno de Joe Biden y los expertos en salud pública en la elaboración de un mensaje capaz de convencer a los renuentes, sostiene que los dirigentes republicanos “acaban de darse cuenta de que si su gente no se vacuna se va a enfermar y que si su gente no se vacuna, les van a echar la culpa por los futuros brotes de COVID”.

Anuncio

Pero Luntz, que moderó una discusión el miércoles entre gente que se niega a vacunarse, dijo que se ha producido un cambio en las últimas semanas, ya que el escepticismo se ha tornado en un rechazo terminante.

“La vacilación se ha convertido en oposición. Adicionalmente, una vez que uno se opone, se vuelve muy difícil cambiar esa posición. Adicionalmente, es lo que está sucediendo ahora”, dijo.

Los casos de COVID-19 se han casi triplicado en Estados Unidos en las últimas dos semanas debido a la proliferación de la nueva variante delta, sobre todo en regiones del país donde las tasas de vacunación son bajas.

Anuncio

Las autoridades de salud pública creen que la variante es el doble de contagiosa que la versión original, pero las vacunas aparentemente protegen a la mayoría de la gente de enfermarse de gravedad.

Casi todas las muertes de COVID-19 en Estados Unidos son de gente no vacunada. Sin embargo, apenas el 56,2% de los habitantes han recibido siquiera una dosis, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Apenas el 51% de los republicanos en general dijeron a mediados de junio que habían recibido al menos una dosis, comparado con el 83% de los demócratas, según una encuesta AP-NORC. El 53% de los republicanos dijeron que decididamente no se vacunarían; apenas el 12% dijo que planeaba hacerlo.

Anuncio

La mayoría de los estadounidenses que no se han vacunado dicen que difícilmente lo harán y dudan de que la vacuna los protegerá de la agresiva variante delta, a pesar de todas las pruebas de que sí lo hará, de acuerdo con la encuesta de AP-NORC.

El 35% de los adultos no vacunados dicen que probablemente no se inoculará, y el 45% dice que seguramente no lo hará. Apenas el 3% dice que sin duda se vacunará y el 16% dice que probablemente lo hará.

La proporción de republicanos que dicen no haberse vacunado y definitiva o probablemente no lo hará es mucho mayor que la de los demócratas: 43% a 10%.

También hay diferencias de acuerdo con la edad y el nivel educativo. El 37% de los menores de 45 años dice que no se ha vacunado y probablemente no lo hará, comparado con el 16% de personas mayores de esa edad. Y el 30% de las personas sin título universitario no se vacunará, comparado con el 18% de los que sí lo tienen.

Anuncio

La encuesta AP-NORC se realizó antes de que varios republicanos y personalidades de los noticieros derechistas por cable exhortaran a la gente a vacunarse después de semanas de alentar la renuencia.


Anuncio