Anuncio
Share

¿Dónde es legal el aborto? En los estados republicanos, las mujeres navegan por un paisaje caótico

A nurse speaks to a patient, both of them seated in an office
La enfermera Francia Webb habla con una mujer sobre las opciones de aborto en el West Alabama Women’s Center de Tuscaloosa el 14 de marzo.
(Allen G. Breed / Associated Press)

El impacto fue inmediato: En el momento en que el Tribunal Supremo anuló el caso Roe vs. Wade, Robin Marty, directora de operaciones del West Alabama Women’s Center en Tuscaloosa, dijo a las enfermeras, al personal de recepción y a un médico que ya no podían practicar abortos.

“No puedo creer que lo hayan hecho”, dijo por teléfono el viernes.

Así como Roe fue un caso emblemático para los derechos de las mujeres en 1973, su revocación el viernes es un fallo rotundo, aunque esperado, que volverá a remodelar el aborto en esta nación volátil y dividida. Millones de mujeres en estados conservadores se están preguntando cuáles son sus opciones.

El personal de la clínica de Marty dijo a más de 20 pacientes en la sala de espera que podían continuar con sus ecografías y consultas, pero que no podían abortar. Otras 100 pacientes fueron llamadas más tarde para cancelar sus citas y ser derivadas a una clínica situada a unos 320 kilómetros de distancia, en Atlanta, donde el procedimiento sigue siendo legal.

Pero es posible que las clínicas de Atlanta no permanezcan abiertas mucho más tiempo. Los legisladores de Georgia aprobaron una estricta ley en 2019 que prohíbe la mayoría de los abortos una vez que se detecta la actividad cardíaca del feto, normalmente alrededor de las seis semanas de embarazo. La ley fue bloqueada por los tribunales, pero ahora es probable que entre en vigor este verano.

Anuncio

En los próximos días, semanas y meses, la logística para acceder a la atención del aborto en Estados Unidos se volverá más engorrosa, complicada y caótica, especialmente para las mujeres de color o con ingresos limitados. Unos 26 estados van a prohibir el aborto, cortando o restringiendo gravemente el acceso a este procedimiento para más de 35 millones de mujeres en edad reproductiva en amplias franjas del sur, el suroeste y el medio oeste.

“Se trata de un revés histórico, un gran golpe para todas las mujeres de Estados Unidos”, declaró Diane Derzis, propietaria del último proveedor de abortos de Mississippi, Jackson Women’s Health Organization, la clínica que se encuentra en el centro del caso ante el Tribunal Supremo.

El viernes por la tarde, nueve estados estaban aplicando la prohibición inmediata del aborto: Alabama, Arkansas, Kentucky, Luisiana, Missouri, Oklahoma, Dakota del Sur, Texas y Utah.

“Practicar un aborto es ahora ilegal en todos esos estados, con muy raras excepciones que varían según el estado”, dijo Elizabeth Nash, analista de políticas estatales del Instituto Guttmacher, con sede en Washington D.C.

Planned Parenthood y las clínicas independientes de todo Texas se vieron obligadas a interrumpir repentinamente los servicios de aborto después de que el fiscal general Ken Paxton anunciara que el estado aplicaría antiguas leyes antiabortistas que nunca fueron derogadas. “El aborto es ilegal aquí", dijo Paxton en un comunicado. “Espero defender las leyes provida de Texas y la vida de todos los niños no nacidos”.

En Alabama, Marty probablemente tendrá que dirigir a los pacientes -que ya vienen de lugares tan lejanos como Mississippi, Luisiana y Texas- a clínicas más lejanas en Florida y Carolina del Norte, Illinois y Nueva York. También luchará por mantener su clínica abierta para ofrecer atención posterior a las mujeres que se autogestionan sus abortos tomando píldoras en casa.

A woman seated on a couch.
Robin Marty dirige el Centro de Mujeres del Oeste de Alabama, que hasta el viernes ofrecía abortos.
(Allen G. Breed / Associated Press)

“Esto me mantiene despierta, todas las noches”, dijo Marty.

El calendario de cuándo podría prohibirse el aborto varía de un estado a otro, y las mujeres de todo Estados Unidos dependen de un mosaico confuso de leyes estatales y sentencias judiciales. Lo que se está desarrollando esencialmente es una solución generalizada que ayudará a las mujeres de la mitad del país a abortar fuera de sus estados.

“Esto no es un interruptor de luz”, dijo Nash, señalando que la derogación de Roe no establece automáticamente una prohibición del aborto a nivel nacional.

In a historic reversal, the Supreme Court on Friday overturned the landmark 1973 Roe vs.

Sin embargo, un total de 13 estados tienen prohibiciones de activación que entrarían en vigor automáticamente después de la derogación de Roe o por acción estatal. Otros nueve estados, según Guttmacher, tienen en vigor uno o varios tipos de prohibición del aborto.

Otros cuatro estados liderados por los republicanos -Florida, Indiana, Montana y Nebraska- han aprobado una serie de restricciones al aborto en los últimos años y es probable que se muevan rápidamente, posiblemente a través de sesiones especiales este verano, para aprobar prohibiciones del aborto. Esto ocurre en un momento en el que Estados Unidos vio un aumento imprevisto de los abortos, pasando de 862.320 en 2017 a 930.160 en 2020, según Guttmacher.

“Va a haber mucha confusión, sobre todo para las pacientes: el día de la decisión y durante las semanas posteriores”, dijo Melissa Fowler, jefa de programas de la Federación Nacional del Aborto, que gestiona una línea telefónica nacional y el mayor fondo de ayuda al aborto del país.

Mientras que algunas clínicas de los estados republicanos intentarán mantener sus puertas abiertas mientras puedan, otras ya habían dejado de practicar abortos o de programar citas para julio en previsión de la decisión del Tribunal Supremo. Muchas planean cerrar o reducir sus operaciones si su estado prohíbe el aborto.

Derzis, el propietario de la única clínica abortista de Mississippi, no está seguro del futuro de esa clínica, pero planea abrir otra este mes en Las Cruces, N.M., donde no hay límites gestacionales para el aborto.

Con tantas clínicas en movimiento, la Federación Nacional del Aborto ha puesto en marcha recientemente un mercado sólo para miembros en el que las clínicas pueden comprar y vender equipos y material de oficina. También ponen en contacto a los médicos disponibles y al resto del personal de las clínicas con los puestos de trabajo, dijo Fowler, y han ayudado a algunos a obtener la licencia para que puedan trasladarse a otros estados cuando las clínicas cierran.

Por muy complicado que se vuelva el panorama del aborto, los defensores del derecho al aborto subrayan que las pacientes que quieran interrumpir su embarazo podrán seguir accediendo a los servicios, incluida la asistencia de los grupos por el derecho al aborto que ayudan a las mujeres con los billetes de avión y autobús a otros estados. Sin embargo, algunos proveedores de servicios de aborto dicen que ya están luchando para proporcionar atención a una afluencia masiva de pacientes de Texas y Oklahoma después de que esos estados aprobaron amplias restricciones al aborto.

En Wichita, Kan, la clínica Trust Women ha duplicado sus días de atención a cuatro pacientes por semana y planea aumentar el número de pacientes diarios de 35 a 50. Aun así, tiene la agenda llena hasta julio, y cada día más mujeres, algunas desde más de 500 millas de distancia, llaman desesperadas para pedir una cita.

“No vamos a poder atender ver a todas las personas que necesitan atención”, dijo Ashley Brink, directora de la clínica. “No podemos”.

La decisión de Roe no obligará a la clínica de Wichita a cerrar sus puertas inmediatamente: El Tribunal Supremo de Kansas dictaminó en 2019 que la Constitución estatal incluye el derecho a la autonomía corporal, protegiendo el derecho al aborto. Pero los legisladores republicanos decidieron someter la cuestión a los votantes de Kansas, que decidirán en agosto sobre una enmienda constitucional que anule esa decisión.

“Esto es una emergencia nacional”, dijo Brink. “Está a punto de llegar a un punto crítico”.

En Alabama, los responsables de las clínicas decidieron dejar de practicar abortos en cuanto se conoció el fallo del Tribunal Supremo. El estado tiene una prohibición anterior a Roe, modificada por última vez en 1951, que prohíbe los abortos en todos los casos, excepto para preservar la vida o la salud de la madre.

Pero al otro lado de las fronteras del estado de Georgia, los proveedores dicen que no esperan que el aborto se vuelva ilegal de inmediato.

Lauren Frazier, directora de comunicaciones de Planned Parenthood Southeast, que opera en Alabama, Georgia y Mississippi, pero que sólo proporciona abortos en Georgia, dijo que podrían pasar semanas o meses antes de que se aplique la prohibición de Georgia.

“Desde luego, no tenemos ninguna intención de dejar de prestar atención o cambiar la forma en que proporcionamos nuestros servicios vitales de salud reproductiva hasta que sepamos más”, dijo.

Activists rally outside the Georgia state Capitol in support of abortion rights.
Activistas por el derecho al aborto se concentran ante el Capitolio del estado de Georgia, en Atlanta, el 14 de mayo.
(Elijah Nouvelage / AFP/Getty Images)

Incluso en Luisiana, un estado que tiene una prohibición automática, una prohibición casi total, una prohibición después de seis semanas y una Constitución estatal que prohíbe la protección, algunos proveedores dijeron antes del fallo que no planeaban cerrar y que se asesorarían legalmente después del fallo.

“No nos vamos a rendir”, dijo Kathaleen Pittman, administradora de la clínica Hope Medical Group for Women en Shreveport. "¿Tengo la intención de cerrar las puertas y marcharme? No, no es así. No dejaríamos a todo el mundo colgado”.

Aun así, Pittman, que ha trabajado en la clínica de Shreveport durante casi tres décadas y ha sido testigo de cómo una oleada de leyes restrictivas en los estados republicanos ha obligado a otras clínicas abortistas a cerrar, dijo que no podía dejar de preocuparse.

"¿Volveremos a la situación anterior, en la que sólo las mujeres que podían permitírselo volaban a donde fuera necesario para ser atendidas? "¿Volveremos al tiempo en el que las mujeres intentaban por todos los medios resolver su problema?”.

Teme que más mujeres terminarían en las salas de emergencia. Más mujeres que no pueden permitirse tener hijos se verían obligadas a continuar con los embarazos.

“Las mujeres de Luisiana se merecen algo mejor”, dijo. “Siento que Luisiana ha llegado a un nivel de crueldad que nunca creí imaginable”.

Mientras que las prohibiciones de activación entran en vigor inmediatamente en algunos estados, en otros lo harán de forma escalonada, dijo Nash. Idaho y Tennessee tienen un período de espera de 30 días, y algunos estados requieren pasos administrativos adicionales, como que el gobernador o el fiscal general del estado certifiquen que el Tribunal Supremo de EE. UU. ha anulado Roe, antes de que la prohibición del aborto pueda entrar en vigor. “Sería cuestión de días”, dijo Nash.

Y añadió: “Hay un potencial real aquí para que las clínicas simplemente cierren tan pronto como se enteren de la decisión porque quieren asegurarse de que no están violando ninguna ley”, dijo Nash. “Quieren escuchar de sus abogados lo que significa y de cualquier funcionario estatal sobre cómo se va a implementar”.

En los estados en los que las leyes sobre el aborto tendrán que resolverse en los tribunales, los expertos dijeron que probablemente todo se aclarará en unos meses.

Georgia y Ohio prohibieron el aborto a las seis semanas de gestación, pero esas prohibiciones fueron bloqueadas por los tribunales. Con la anulación de Roe, dijo Nash, el fiscal general tendrá que presentar una desestimación del caso o pedir al juez que permita que la prohibición entre en vigor.

“Eso podría llevar un poco de tiempo”, dijo Nash.

Los gerentes de las clínicas y los defensores del aborto en muchos estados rojos dicen que la carga de buscar atención al aborto recaerá desproporcionadamente en las mujeres de minorías con pocos recursos, muchas de las cuales ya tienen hijos y luchan con el cuidado de los niños o hacen malabares con múltiples trabajos o viven en zonas rurales sin transporte. Algunas pacientes carecen de documentos de identidad. Otras son discapacitadas.

“No se trata sólo de poder ir a otro estado”, dijo Marty, señalando que alrededor de dos tercios de sus pacientes viven por debajo del umbral de pobreza federal. “La realidad es que la mayoría de las personas de Alabama que acuden a nosotros tienen dificultades para cruzar el estado y recibir atención médica”, dijo. “Tomarse una semana libre para poder viajar a Chicago, no es algo que puedan hacer”.

Mientras muchas organizaciones nacionales se centran en abrir clínicas y reforzar la cobertura del aborto en los estados demócratas, los expertos prevén que los llamados estados refugio tendrán cada vez más dificultades para absorber a todas esas pacientes a medida que más estados republicanos prohíban el aborto.

Los directores de las clínicas independientes de los estados rojos advierten que algunas de sus clientas no podrán viajar más lejos. Para una paciente rural de Alabama, dijo Marty, le llevaría varios días llegar a Birmingham para tomar un vuelo de conexión a Atlanta, luego volar a Chicago, asegurarse un aborto y viajar de vuelta a casa.

“Sabemos que lo más probable es que esas personas intenten gestionar su propia atención”, dijo Marty.

Según los expertos médicos, las mujeres en la fase inicial del embarazo pueden abortar en casa de forma segura utilizando una combinación de dos fármacos, mifepristona y misoprostol, o sólo misoprostol. Pero se recomienda el control de un profesional de la salud antes y después.

Se espera que algunos grupos antiabortistas presionen a las autoridades estatales para que apliquen las restricciones locales al aborto, o que trabajen en torno a los fiscales de distrito liberales para presentar demandas civiles contra quienes financian abortos u ofrecen apoyo práctico a las mujeres que buscan abortar.

John Seago, director legislativo de Texas Right to Life, dijo que un estatuto anterior a Roe en Texas que hace ilegal “proporcionar los medios para procurar un aborto” tendrá que ser interpretado por los tribunales.

“Al menos significa pagar por un aborto”, dijo Seago. “La pregunta es: ¿respetará el tribunal ese estatuto anterior a Roe si impugna uno de estos fondos para el aborto?”.

Los grupos antiabortistas también han estado trabajando para bloquear la distribución generalizada de medicamentos para el aborto a través del correo, pero eso es más complicado, dijo Kimberlyn Schwartz, una portavoz de Texas Right to Life. Aunque Texas aprobó el año pasado una ley que restringe la medicación para el aborto, no está claro hasta qué punto ha sido eficaz.

Mary Ziegler, profesora de derecho en la Universidad de California en Davis, dijo que la aplicación de la ley no será fácil en los estados rojos: “Se va a producir una especie de carrera armamentística en la que los estados intentan cerrar las lagunas de las leyes existentes y utilizan métodos potencialmente draconianos para hacerlo, y luego otras personas intentan eludir lo que hacen los estados”, dijo Ziegler. “Ese tipo de vaivén puede ser bastante imprevisible”.

Marty pretende mantener abierta su pequeña clínica en Tuscaloosa para ofrecer atención postaborto a las mujeres que gestionan sus propios abortos, que viajen a otros estados o tengan abortos espontáneos y tienen miedo de ir a un hospital. Apoyar a las clínicas independientes en los estados rojos, dijo, es tan importante como construir nuevas clínicas en los estados azules.

“Tenemos que mantener a los proveedores independientes abiertos en el Sur, aunque no ofrezcan servicios de aborto”, dijo. “Porque ése va a ser el único lugar seguro para la mayoría de la población”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio