Advertisement

El cierre del gobierno se produce después de que el Congreso y Trump no llegaron a un acuerdo sobre el muro fronterizo

El cierre del gobierno se produce después de que el Congreso y Trump no llegaron a un acuerdo sobre el muro fronterizo
El Capitolio de los Estados Unidos. (Carolyn Kaster / Associated Press) (Associated Press)

Una cuarta parte del gobierno federal cerró oficialmente el viernes 21 de diciembre por la noche, cuando el Congreso y el presidente Trump se mantuvieron en un punto muerto por el dinero para su propuesta de muro fronterizo, la segunda vez en menos de un año que el tema de la inmigración ha llevado al cierre de las agencias federales.

Los legisladores que pasaron el viernes en negociaciones irregulares e inconclusas con funcionarios de la Casa Blanca dijeron que reanudarían las conversaciones el sábado 22, con la esperanza de romper el estancamiento que amenaza los salarios de unos 800,000 trabajadores del gobierno.

Advertisement

Por ahora, con la mayoría de las oficinas gubernamentales ya cerradas durante el fin de semana y el feriado navideño, el cierre tendrá un efecto limitado, aunque puede obstaculizar las actividades en algunos parques nacionales. Pero si continúa por mucho tiempo, podría tener un impacto cada vez mayor en el público, retrasando las ventas de viviendas y las devoluciones de impuestos, cerrando las oficinas de pasaportes y fastidiando una larga lista de funciones gubernamentales.

El viernes por la noche, los legisladores que salieron del Capitolio indicaron que se les prometió un aviso con 24 horas de anticipación antes de la próxima votación.

Advertisement

Los líderes del Senado acordaron que ningún plan obtendría un voto en la cámara hasta que Trump y los principales republicanos y demócratas, tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado, lo hubieran aprobado. Los legisladores esperaban que el pacto para evitar los votos sin sentido allanara el proceso de obtener un proyecto de ley que pudiera ser aprobado por ambas cámaras y firmado por el presidente.

Los legisladores reconocieron que no había un camino claro para resolver el estancamiento a menos que Trump deje de lado sus demandas sobre el muro fronterizo México-Estados Unidos. Para pasar por el Senado, cualquier proyecto de ley necesitaría el apoyo de nueve demócratas, pero el partido ha rechazado unánimemente aprobar dinero para el muro.

Jared Kushner, asesor principal de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, jefe de personal en funciones y Mike Pence, vicepresidente de la Cámara de Representantes.
Jared Kushner, asesor principal de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, jefe de personal en funciones y Mike Pence, vicepresidente de la Cámara de Representantes. (Associated Press)

Trump ha exigido 5,000 millones de dólares para la construcción del muro. Los senadores acordaron previamente que 1,600 millones de dólares podrían ser utilizados para mejorar los cercos fronterizos existentes, pero no para comenzar la construcción de un nuevo muro fronterizo. En las conversaciones del viernes, los funcionarios de la Casa Blanca hablaron con los legisladores sobre un posible paquete que incluiría los 1,600 millones de dólares. No está claro qué otros elementos podrían incluirse.

Los republicanos del Senado estaban visiblemente frustrados el viernes pasado cuando Trump les dijo que insistiría en los fondos para un muro en la frontera. Habían acordado un proyecto de ley de gastos a principios de esta semana que no financiaba el muro con el entendimiento de que Trump lo firmaría.

Advertisement

"Hubiera sido estupendo que nos hubieran dicho que querían esta lucha, porque habríamos empezado a trabajar en ella el miércoles", dijo el senador Marco Rubio (republicano de Florida), que apoya la financiación del muro fronterizo. "Ahora lo han dejado claro".

"La clave aquí es que tenemos que obtener claridad del presidente sobre cuáles son sus prioridades", dijo el senador Thom Tillis (R-N.C.).

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell (R-Ky.), quien rara vez habla con los reporteros en los pasillos del Capitolio, incluso se detuvo para mostrar un botón de campaña para la "Coalición de mal humor del Senado".

"Esta es la posición unánime de la conferencia republicana del Senado en este momento", dijo McConnell sobre la insignia. En cuestión de horas, media docena de senadores usaban el mismo botón.

Días antes de Navidad, los legisladores estaban visiblemente frustrados de estar atrapados en Washington por una disputa partidista que no haría más que financiar al gobierno durante siete semanas.

El senador demócrata Brian Schatz voló a su casa a Hawái sólo para regresar de inmediato a Washington para votar en contra de la propuesta del muro.

El único paso que el Senado acordó fue una votación de procedimiento que permitiría a la cámara avanzar en una medida de financiamiento. Pasó de 48 a 47, después de que el vicepresidente Mike Pence emitió el voto de desempate.

"Dado que cualquier solución eventual requerirá 60 votos aquí en el Senado, ha quedado claro que desde el principio son necesarias dos cosas: el apoyo de suficientes demócratas del Senado para aprobar la propuesta, y una firma presidencial", dijo McConnell.

Advertisement

Además del impacto en las funciones del gobierno, un cierre prolongado también podría tener un costo político: las encuestas han indicado claramente durante años que a la mayoría de los votantes no les gusta la idea de cerrar el gobierno por desacuerdos políticos.

Pero las encuestas también muestran que las dos partes tienen audiencias diferentes con demandas diferentes. Aunque a la gran mayoría de los votantes en general no les gustan los cierres, la mayoría de los votantes republicanos apoyan la idea de una lucha por el muro fronterizo.

En una encuesta realizada a principios de diciembre por la Universidad de Quinnipiac, por ejemplo, los votantes en general se opusieron a la idea de cerrar el gobierno por dinero para el muro fronterizo en una proporción de casi 2 a 1. Y, entre un 51% y un 37% de los votantes dijeron que si se producía un cierre, culparían principalmente a Trump y a los republicanos.

Pero los votantes republicanos no estaban de acuerdo. Entre un 59% y un 33%, los republicanos dijeron que apoyaban el cierre del gobierno por el muro.

Trump ha tratado de culpar a los demócratas, un esfuerzo que renovó el viernes. Elogió a los republicanos de la Cámara por aprobar el dinero que pidió y acusó a los demócratas de obstruccionismo.

"Realmente depende de los demócratas, totalmente de los demócratas en cuanto a si tenemos un cierre", dijo en la Casa Blanca. "Es posible que tengamos un apagón. Yo diría que las posibilidades de un cierre son muchas, porque no creo que a los demócratas les importe mucho este asunto".

Esto es una desviación de lo que Trump le dijo a los líderes demócratas en una reunión televisada en la Oficina Oval la semana pasada.

"Estoy orgulloso de cerrar el gobierno por seguridad fronteriza", le dijo Trump a Schumer y a la líder demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y agregó: "Yo seré quien lo cierre, no voy a culparlos por ello".

Trump también presionó nuevamente el viernes para que McConnell cambiara las reglas del Senado y eliminara el umbral de 60 votos necesario para aprobar la mayoría de las leyes, un cambio tan dramático que mucha gente se refiere a él como la "opción nuclear".

"¡Mitch, usa la Opción Nuclear y hazlo! Nuestro país cuenta con ustedes!", tweeteó Trump.

McConnell y muchos otros senadores republicanos han rechazado repetidamente esa idea, y algunos republicanos reiteraron el viernes que no es una opción. El filibustero está diseñado para proteger al partido minoritario. También previene que políticas dramáticamente diferentes se conviertan en ley cada vez que un partido diferente toma el control del Senado.

Advertisement

En otro tweet, Trump predijo que un cierre del gobierno "durará mucho tiempo". Descartó los planes de salir de Washington el viernes por la tarde para unas vacaciones en su resort de Mar-a-Lago en Palm Beach, Florida, y un portavoz confirmó que Trump permanecería en la ciudad en caso de un cierre.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement