Share
EEUU

El presidente Trump pone a prueba los límites de su autoridad y declara la emergencia nacional

El presidente Trump culminó meses de especulación y dos años de negociaciones fallidas para fortalecer la frontera sur al declarar una emergencia este 15 de febrero, iniciando con esto ciertos desafíos legales sobre el alcance de su poder ejecutivo, así como nuevos riesgos políticos.

“Vamos a enfrentar la crisis de seguridad nacional en nuestra frontera sur”, dijo Trump en un evento en el Jardín de Rosas de la Casa Blanca, en el que presentó una larga y confusa defensa de sus políticas.

“Todo es una gran mentira, una gran estafa”, dijo sobre los argumentos de sus oponentes. “Los muros funcionan al 100%", declaró.

El objetivo de la declaración es eludir al Congreso, que se ha negado a gastar los miles de millones necesarios para cumplir con la promesa central de la campaña de Trump, un muro por el que había insistido que sería pagado por México.

Anuncio

Los funcionarios de la administración dicen que Trump intentará usar los poderes de un estado de  emergencia para desviar dinero de otros proyectos, en su mayoría esfuerzos de construcción militar, para construir o reconstruir hasta 234 millas de cercas fronterizas.

La orden de emergencia liberaría $ 6.6 mil millones adicionales para la construcción de la barrera, explicó Mick Mulvaney, jefe interino de personal de Trump, a los periodistas.

Esto potencialmente elevaría el gasto total en construcción a $ 8 mil millones, incluidos los $ 1,375 mil millones autorizados por el Congreso en el proyecto de ley de gastos que está previsto que llegue a la mesa de Trump el 15 o el 16 de febrero, cuando estará en su casa de vacaciones en Florida.

El dinero incluiría $ 3,6 mil millones de una cuenta para proyectos de construcción militares y otros fondos de una cuenta para proyectos para combatir el narcotráfico.

Anuncio

La administración decidió no intentar el paso más polémico políticamente de recurrir al dinero de ayuda para desastres destinado a Texas y Puerto Rico, dijo Mulvaney. Los funcionarios también abandonaron los planes que se habían considerado anteriormente para tratar de quitarle dinero a los proyectos de agua de California.

Los funcionarios se negaron a especificar qué proyectos específicos perderían dinero o sufrirían retrasos como resultado de su decisión de cambiar las asignaciones, aunque insistieron en que la preparación militar no se vería disminuida. También se negaron a decir dónde se erigirían o reconstruirían las nuevas barreras.

Construir o reparar 234 millas era “nuestra meta”, dijeron los funcionarios, pero no hicieron promesas.

“Va a ser una pequeña combinación porque en lugar de que el Congreso simplemente proporcione el dinero, los fondos cuentan con diferentes autorizaciones sobre cómo y dónde podemos usar ese dinero”, dijo un alto funcionario de la administración que se negó a ser nombrado bajo las reglas de la Casa Blanca.

Trump ha relajado su demanda de una estructura sólida que cubra la longitud de la frontera, pero aún insiste en que cientos de millas de cercas de acero son esenciales para la seguridad de la nación.

Hasta ahora, no se han construido millas adicionales de cerco fronterizo bajo su presidencia, un contraste con cada uno de sus últimos tres predecesores, pero Trump ha tratado de persuadir a sus partidarios de que está progresando, en parte mediante la adopción de un nuevo eslogan que implícitamente toma crédito del trabajo de sus predecesores: “Termina el muro”.

A pesar del control republicano de ambas cámaras del Congreso en sus primeros dos años en el cargo, Trump no pudo llegar a un acuerdo, en parte porque los demócratas lo frustraron, pero también porque sus compañeros republicanos se negaron a hacer del muro una prioridad y rechazó los acuerdos que le exigirían aceptar compromisos. Una vez que los demócratas tomaron el control de la Cámara, su posición de negociación empeoró.

El Congreso podría tratar de anular la declaración de emergencia de Trump, obligándolo a usar su poder de veto para defender su esfuerzo. Los opositores ya han dicho que lo desafiarían en la corte.

Anuncio

Además de una probable pelea en la Corte sobre si su declaración de emergencia es un uso válido del poder presidencial, los planes agresivos de construcción podrían abrir a Trump a confrontaciones con terratenientes a lo largo de la frontera, quienes han argumentado que construir una barrera a través de su propiedad viola sus derechos.

Las vallas ya cubren casi toda la frontera desde el Océano Pacífico a través de California, Arizona y Nuevo México —un poco menos de 700 millas, la mayoría a través de tierras de propiedad pública. Pero los más de 1,000 millas de tierra fronteriza en Texas están en manos privadas y en su mayoría no están cercadas.

Trump, que está ansioso por demostrar a sus partidarios que está cumpliendo sus promesas, podría optar por gastar menos dinero y acumular menos millas si cree que sus partidarios le darán crédito por el puro acto de audacia al declarar una emergencia.

Sin embargo, incluso ese apoyo está lejos de ser un golpe de popularidad.

Ann Coulter, la comentarista conservadora, calificó la declaración de “artimaña” que es una forma de engañar a los patanes de su base” en un tweet de los jueves por la noche. Ella culpó a Trump por aceptar un proyecto de ley aprobado por el Congreso que financia solo 1,375 millones de dólares para las barreras fronterizas, pero nada para un muro, mucho menos que los 5,700 millones de dólares que Trump buscaba o los 25,000 millones de dólares a lo largo de varios años que él había rechazado como parte de un acuerdo mayor a principios de 2018.

El presentador de Fox Sean Hannity, otro asesor de medios conservador, ha estado alentando la medida de emergencia nacional, y escribió el 14 de febrero, que “Trump cumple sus promesas. Predigo que encontrará la forma de conseguir el dinero para construir el muro”.

La decisión personifica el mandato de Trump en la Casa Blanca. Mientras que otros presidentes han ejercido la autoridad de emergencia, generalmente lo han hecho para sancionar a adversarios extranjeros o para combatir crisis internas, como las epidemias. Trump está empujando más allá de lo que otros han tratado de conseguir con una declaración de emergencia para financiar proyectos que fueron explícitamente rechazados por el Congreso, que tiene el poder constitucional del presupuesto.

Anuncio

Los funcionarios de la administración dijeron el 15 de febrero que los presidentes han utilizado los poderes de emergencia nacional 58 veces desde 1976. Solo dos de esos casos implicaban gastar dinero, dijeron, señalando órdenes firmadas por George H.W. Bush durante la guerra de Irak en 1990 y por George W. Bush después de los ataques terroristas de 2001. Los funcionarios dijeron que la autoridad se utilizó en esos casos para gastar un total combinado de 1,400 millones de dólares no autorizados por el Congreso.

Algunos republicanos han advertido a Trump contra el uso de poderes de emergencia para gastar dinero adicional, temiendo que los futuros presidentes demócratas intenten declarar emergencias para combatir el cambio climático, promulgar medidas de control de armas o abordar otras iniciativas ideológicamente polarizadoras.

Mulvaney intentó refutar ese argumento.

El movimiento de Trump “en realidad crea un precedente cero”, dijo. “Esta es una autoridad que ya le ha sido otorgada al presidente bajo la ley”.

Trump estaba entre el grupo de republicanos que acusaron al presidente Obama de sobrepasar su autoridad cuando emitió acciones ejecutivas para preservar las tierras públicas y proteger a millones de inmigrantes de las deportaciones.

trumpis
(Associated Press)

Las encuestas muestran una abrumadora oposición a la decisión de Trump. Sin embargo, Trump, como casi siempre lo hace, cree que el beneficio político potencial para su base política vale los riesgos a largo plazo para la institución y los riesgos a corto plazo para su partido. Considera que mantener a sus principales seguidores contentos es esencial para sus perspectivas de reelección.

“Solo un tercio del público apoya el uso de una declaración de emergencia para construir un muro fronterizo. La cuestión es si Trump tiene planes para explicar esta decisión para tratar de ampliar ese apoyo o si esto es simplemente un movimiento para satisfacer su base”, dijo Patrick Murray, director de la organización no partidista Monmouth Poll.

Monmouth publicó una encuesta a finales de enero que muestra que solo el 34% de los estadounidenses están a favor de usar una declaración de emergencia que permita el uso de fondos militares para el muro.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio