Anuncio
Share
Internacional

Los costos ocultos del comercio de ‘tierra-rara’ de China

Laborers work at the site of a rare-earth mine at Nancheng county in Jiangxi province, China.
Los trabajadores laboran en el sitio de una mina de elementos poco comunes en la provincia de Jiangxi, China, el 20 de octubre de 2010. China ha negado un informe de que el gobierno planea recortar las cuotas de exportación de tierras raras el próximo año, buscando aliviar los nervios internacionales sobre el dominio de suministros de China.
(Jie Zhao / Corbis via Getty Images)

Los aldeanos en chanclas y sombreros de paja salieron con pancartas blancas llenas de caracteres escritos a mano que decían: “Devuélveme la tierra”.

Eran agricultores de Yulin, en la provincia sureña de Guangxi, donde una empresa estatal estaba a punto de verter ácidos en grandes pozos en el suelo para extraer uno de los recursos clave de China: las tierras raras.

Las tierras raras son un grupo de 17 elementos, a veces encontrados en minerales que contienen uranio, y que son críticos para productos de alta tecnología, incluidos teléfonos inteligentes, turbinas eólicas, automóviles eléctricos y equipos militares como sistemas de misiles.

La Universidad Estatal de San Francisco ha cerrado su Instituto Confucio, un programa de lengua y cultura financiado por China, bajo la presión de funcionarios federales que sospechan de motivos ocultos para infiltrarse en las universidades estadounidenses.

Se les llama “raros” no porque sean necesariamente difíciles de encontrar, sino porque el proceso de extracción es costoso y tóxico. En las últimas dos décadas, China ha llegado a dominar la producción mundial de tierras raras invirtiendo en minería y procesamiento sin aplicar garantías ambientales adecuadas.

Anuncio

Al hacerse de la vista gorda con los costos ambientales y humanos, los principales fabricantes han ayudado a respaldar la expansión de China mientras cosechan beneficios financieros debido al costo relativamente bajo de los suministros.

Las investigaciones demuestran que la tendencia al calentamiento que experimenta actualmente el planeta no tiene precedentes en los últimos dos milenios.

Los resultados son discordantes: en las regiones ricas en minerales de China, el agua y el suelo envenenados han provocado tasas anormales de enfermedades en los “pueblos con cáncer” de los cuales los residentes empobrecidos no pueden permitirse el lujo de mudarse. Cultivos y animales han muerto alrededor de un lago crujiente de lodo negro radiactivo formado a partir de desechos mineros cerca de un importante sitio minero en Baotou, Mongolia Interior. Es tan grande que es visible por satélite.

Anuncio

CHINA-ENVIRONMENT-RESOURCES
Una foto tomada el 19 de agosto de 2012 muestra una vista general de un lago rodeado de refinerías de tierras raras cerca de la ciudad de Baotou, en Mongolia Interior. En el borde de la ciudad, un lago está ennegrecido por la contaminación de las fábricas que procesan tierras raras.
(Ed Jones /AFP/Getty Images)

Beijing ha dicho que está tomando medidas enérgicas contra la minería ilegal y las operaciones de consolidación de seis empresas estatales. Pero en Guangxi, los aldeanos protestan porque las compañías estatales son tan malas como los operadores ilegales, si no peor, porque pueden envenenar el suelo y el aire con el apoyo de las autoridades locales.

Qin Yongpei, un abogado con sede en Nanning cuya licencia fue revocada en una ofensiva nacional contra los defensores de los derechos humanos en 2018, ha estado siguiendo casos de tierras raras desde 2015. Continúa ayudando a los aldeanos reclutando a otros abogados para que se encarguen de sus casos.

China está rastreando y castigando a los jugadores jóvenes por el tiempo de juego “excesivo” con la ayuda de compañías estadounidenses, incluyendo Riot Games.

En 2008, una compañía llamada Chinalco Guangxi Yulin Rare Earth Development Co. Ltd. comenzó a minar alrededor de una carretera en construcción cerca de Zhongshan, otra parte rural de la provincia de Guangxi, diciendo que estaba recuperando recursos de la tierra para reciclarlos. Pero siguió minando años después de que se completara la carretera, dijo Qin.

Los lugareños dijeron que eventualmente notaron el olor a azufre y enormes pozos de aguas residuales contaminadas que se filtran en sus granjas y aldeas. En 2015, protestaron, levantando carteles que decían: “Las montañas de oro y plata no son tan buenas como las montañas de azul y verde”.

Quince manifestantes de Zhongshan fueron arrestados ese año, y 10 más dos años más tarde, acusados ​​de “pelear y provocar problemas”.

En Yulin, más de 10 manifestantes fueron detenidos en mayo de 2018 cuando los aldeanos se resistieron al intento de la misma compañía de extraer más tierras raras. En un video, un manifestante se acerca a un trabajador de la mina que llevaba puesto un casco naranja con “Chinalco” escrito en él.

Anuncio

"¿De dónde sacaste eso, quién te aprobó para venir y minar aquí?”, pregunta el aldeano. “No pasaste por la aprobación de los aldeanos para ​​minar aquí, llegaste a la fuerza para destruir nuestra patria y dañarnos. ¿Quién te dio el poder?”.

Los manifestantes se enfrentan a un trabajador en una mina de tierras raras en China.

En otras grabaciones, la policía antidisturbios con uniformes azules enfrenta a la multitud con bastones y escudos. Algunos de los aldeanos tienen espadas y un video muestra oficiales golpeando a un grupo de lugareños.

Siete aldeanos en Yulin permanecen detenidos, según Qin.

El estado de las tierras raras como recurso crítico ha hecho que las autoridades locales tengan miedo de tomar medidas contra las compañías mineras de propiedad estatal, dijo Qin.

“Las tierras raras son un recurso con privilegios especiales”, dijo Qin. “Otros minerales se extraen con permisos del gobierno local. Los permisos de tierras raras provienen del gobierno central”.

Las tierras raras captaron la atención mundial cuando el presidente Xi Jinping visitó una fábrica de imanes permanentes de tierras raras en Jiangxi en mayo, días después de que la Casa Blanca aumentara los aranceles a las importaciones procedentes de China.

Los medios estatales chinos enviaron señales de que China podría restringir las exportaciones de tierras raras para presionar a las compañías estadounidenses, advirtiendo en editoriales que “si alguien quiere usar tierras raras importadas contra China, el pueblo chino no estará de acuerdo”.

Anuncio

China representó aproximadamente el 71% de la producción mundial de tierras raras el año pasado y suministró el 80% de las importaciones de tierras raras de EE.UU de 2014 a 2017, según el Servicio Geológico de EE.UU. Los expertos creen que las minas ilegales en China están proporcionando más a través del mercado negro.

Estados Unidos ha eximido las importaciones de tierras raras de los aranceles, mientras que China ha impuesto aranceles del 25% a las tierras raras de Estados Unidos.

Aunque las tensiones de la guerra comercial se han relajado un poco desde la reunión del presidente Trump y Xi en la reciente cumbre del Grupo de los 20, los expertos dicen que el control de China sobre las tierras raras sigue siendo un riesgo para la cadena de suministro de tecnología, especialmente a medida que más países hacen la transición a la energía verde.

Sin embargo, mientras las decisiones de la cadena de suministro estén impulsadas por los precios, independientemente de los costos ambientales o del riesgo geopolítico, China continuará dominando la minería de tierras raras, dijeron los expertos.

China también tiene como objetivo utilizar los minerales para producir sus propias versiones de imanes permanentes y vehículos eléctricos. Ese fin se definió en 1992, cuando el entonces líder Deng Xiaoping dijo: “El Medio Oriente tiene petróleo; China tiene tierras raras”.

En 2016, China lanzó un plan de cinco años específicamente para tierras raras. Una iniciativa Made in China 2025 incluye el objetivo de tener el 80% de los vehículos eléctricos vendidos dentro del país y producidos ahí mismo para entonces.

El avance de China en la cadena de suministro ha estado a la vista durante décadas y ha sido posible gracias a la prioridad de las compañías de bajos costos por encima de la seguridad del suministro, dijo Gareth Hatch, cofundador de Technology Metals Research.

“No soy de la opinión de que China tiene un plan nefasto de 20 años para presionar a Occidente a través de materiales estratégicos. Este patrón de creciente tecnología y complejidad de la cadena de suministro, ha estado ahí a la vista”, dijo Hatch.

“El mercado se ha hecho a sí mismo al decir que vamos a buscar el costo más bajo de cualquier manera”, aseveró.

David Abraham, miembro de Seguridad de Recursos en el grupo de expertos no partidista Nueva América, dijo que la inversión de China en investigación y desarrollo de tierras raras supera con creces la de Estados Unidos. “Voy a una conferencia de tierras raras en EE.UU en 2015 y hay unas 10 personas presentes. Pero si voy a una en Lanzhou hay 400 personas allí”, afirmó Abraham.

En 2010, alarmado por la reducción de las exportaciones de tierras raras a Japón por parte de China, el Congreso solicitó a la Oficina de Responsabilidad del Gobierno que evaluara las vulnerabilidades de la cadena de suministro de defensa de EE.UU.

Pero el avance de Estados Unidos en la diversificación del suministro ha sido limitado, en parte porque son pocos los otros países que están dispuestos a copiar la versión de bajo costo y alta contaminación del procesamiento de tierras raras de China. Uno de los escasos proveedores, no chinos, de tierras raras es la empresa australiana Lynas, que se ha enfrentado a protestas públicas en Malasia, donde procesa minas de tierras raras en Australia, por preocupaciones relacionadas con el envenenamiento por radiación y la contaminación del agua.

Sólo hay una mina de tierras raras en Estados Unidos: la mina Mountain Pass en el condado de San Bernardino. Se declaró en quiebra en 2016 y volvió a funcionar en 2018, pero aún envía su mineral extraído de tierras raras a China para su procesamiento.

la–fi–adv–rare–earth
400 pies de profundidad en Mountain Pass, California. El pozo abierto se ubica cerca de la Interestatal 15 a poca distancia de la frontera entre California y Nevada.
(Don Bartletti / Los Angeles Times)

Lynas firmó recientemente un acuerdo con Blue Line Corp. para construir una instalación de separación de tierras raras en Texas.

En 2010, la Oficina de Responsabilidad del Gobierno informó que Estados Unidos podría tardar hasta 15 años en alcanzar a China. En junio, el Departamento de Comercio emitió un informe de minerales críticos que pedía reducir la dependencia extranjera en la cadena de suministro militar.

“Las cadenas de suministro pueden moverse. Estas no pueden”, dijo Abraham. “No se puede mover una mina, no se puede mover una instalación de procesamiento, y ese es el verdadero desafío. Están en China”.

La clave para la ventaja de China no es la inversión estatal, dicen los analistas, sino permitir que los ciudadanos chinos carguen con los efectos de la contaminación. Los productos químicos utilizados para la extracción de tierras raras son corrosivos para los huesos y los dientes. Cuando se extrae junto con otros metales, el proceso puede contaminar el agua con residuos radiactivos, dijo Eric Liu, un defensor de los productos tóxicos para Greenpeace en Beijing.

“Mientras haya agua superficial o subterránea, todo tipo de materiales peligrosos irá a los alrededores del área minera y a todas las granjas cercanas”, dijo. “Están vertiendo ácidos químicos directamente en la tierra”.

Ma Jun, directora del Instituto de Asuntos Públicos y Ambientales, dijo que, sin embargo, muchos residentes rurales “no tienen otra opción” que vivir en áreas contaminadas.

“Cavan un hoyo e intentan hacerlo más profundo hasta que no pueden permitirse cavar más y tienen que depender de ese pozo”, dijo Ma. “Entonces se enferman”.

El gobierno chino estima que costaría $5.5 mil millones para limpiar el daño ambiental de años de minería ilegal desenfrenada en Jiangxi. Los ambientalistas dicen que las empresas estatales están empleando el mismo tipo de prácticas nocivas, en algunos casos con aún más impunidad.

Algunos ambientalistas sugieren que las tierras raras deberían ser tratadas como un mineral conflictivo, como lo son los “diamantes de sangre”, especialmente a medida que aumenta la demanda.

“Si usted es accionista de Apple o de cualquier empresa que pueda utilizar tierras raras en sus productos, deben analizar los riesgos. No se trata sólo de la interrupción del suministro, también se trata de la reputación”, dijo Liu Hongqiao, un investigador que ha publicado informes sobre la contaminación de tierras raras.

La demanda global y la falta de voluntad para invertir en una minería más costosa y ambientalmente responsable son los impulsores del mercado negro y las prácticas nocivas de China, dijo Eugene Gholz, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Notre Dame.

“Algunas compañías están juzgando que no se sienten cómodas con las personas que arrojan ácido en medio de un bosque en el sur de China”, dijo Gholz. “Pero no están lo suficientemente interesados ​​como para gastar el dinero para subir el precio de las tierras raras pesadas hasta el punto como se producen de manera rentable las minas australianas”.

Cuando un periodista del Times se acercó a los aldeanos en Zhongshan, la policía amenazó a los lugareños y luego bloqueó el camino para que nadie pudiera entrar o salir.

Un representante de Chinalco dijo por teléfono que la compañía de Guangxi tenía una relación de cooperación con su compañía. Está listada online como una empresa estatal. Negó tener conocimiento de protestas o arrestos de aldeanos.

Nadie respondió repetidas llamadas al número de teléfono de la compañía de Guangxi.

Los aldeanos de Yulin han dicho a los partidarios voluntarios que han dejado de enviar a sus hijos a la escuela como protesta.

“Los padres dijeron: Ni siquiera tenemos tierra y agua seguras. ¿Cuál es la finalidad de ir a la escuela?”.

Cuando los aldeanos mostraron pancartas, fueron arrestados, dijo un voluntario.

Los voluntarios, que pidieron que no se publicaran sus nombres para protegerlos del arresto, cuestionaron si la minería y el procesamiento valen la pena.

“¿Riqueza y poder a qué costo? Estás destruyendo la vida de tu gente”, dijo uno. “Si eres un país tan fuerte, deberías apoyar y proteger a los débiles, no pedirles que se sacrifiquen por ti”.

Para leer esta nota en inglés, hace clic aquí


Anuncio