Anuncio
Share

El psicólogo que aplicó una técnica polémica contra el conspirador del 9/11 dice: “Lo volvería a hacer”

James E. Mitchell
James Mitchell, a la izquierda, con un entrevistador en 2016. Mitchell ayudó a la CIA a desarrollar su programa de “interrogatorio mejorado” y tortura de asfixia a los terroristas sospechosos en los ataques del 11 de septiembre.
(Thomas Watkins / AFP-Getty Images)

El debate sobre la tortura ha dividido duramente a EEUU por más de una década, abarcando tres administraciones presidenciales y penetrando en la conciencia popular

El psicólogo que dirigió el duro programa de interrogatorios de la CIA después del 11 de septiembre no se disculpó por su papel en su testimonio ante una comisión militar que se prepara para juzgar a Khalid Shaikh Mohammed, el autoproclamado autor intelectual de los ataques.

“Déjame decirte para que lo sepas”, dijo James Mitchell, quien personalmente utilizó la tortura ‘waterboarded’ (una técnica en la que se vierte agua sobre la cara del detenido hasta llevarlo a punto de morir por ahogamiento, sin que eso llegue a consumarse) a Mohammed en un sitio oscuro o prisión secreta en Polonia. “Si fuera hoy, lo volvería a hacer”.

La policía de Los Ángeles le dijo a una madre del valle de San Fernando que su hijo estaba en una pandilla. Ella dijo que no lo estaba. La investigación posterior descubrió inconsistencias en los informes de los agentes.

Los abogados defensores de Mohammed y otros cuatro acusados dicen que el programa de interrogatorio incluía técnicas (submarinismo, privación del sueño, palizas, rehidratación rectal y humillación sexual) que constituían torturas. La CIA sostiene que las técnicas fueron duras, pero legales.

Anuncio

El debate sobre la tortura ha dividido duramente a Estados Unidos durante más de una década, abarcando tres administraciones presidenciales y penetrando en la conciencia popular.

Hace sólo dos meses, Amazon Studios estrenó una película, “The Report”, que dramatizó una investigación histórica del Senado, lanzada parcialmente en 2014, que condenó el programa de “interrogatorio mejorado” de la CIA como ineficaz y brutal.

El informe bipartidista encontró que la CIA había evitado activamente la supervisión del Congreso y que el programa de interrogatorios había hecho que la nación fuera menos segura, no más.

Anuncio

Por su trabajo, Mitchell y otro psicólogo, John “Bruce” Jessen, recibieron hasta $1.800 por día. Más tarde formaron una compañía que recibió un pago de aproximadamente $81 millones para ayudar a operar el programa de interrogatorio durante varios años.

En 2017, los psicólogos resolvieron una demanda civil presentada contra ellos por dos ex detenidos y un tercero que había muerto bajo custodia. La Asociación Americana de Psicología condenó a los dos psicólogos por “violar la ética de su profesión y dejar una mancha en la disciplina de la psicología”.

Como Mitchell testificó, los hombres que había interrogado, Mohammed entre ellos, no mostraron ninguna emoción visible.

El testimonio de Mitchell marcó una dramática apertura a los procedimientos previos al juicio que ya eran notables por poner el tema de la tortura al frente y al centro.

Anuncio

Mitchell defendió sus decisiones, recordando el temor que se apoderó de Estados Unidos después de que los terroristas estrellaron aviones secuestrados en el World Trade Center y el Pentágono el 11 de septiembre de 2001, matando a casi 3,000 personas.

En 2002, cuando se diseñó el programa de interrogatorios, la Agencia Central de Inteligencia tenía sólo un detenido de alto valor bajo custodia, un presunto funcionario de Al Qaeda llamado Abu Zubaydah. Después de algún éxito al principio en los interrogatorios, principalmente por parte de agentes del FBI, Zubaydah se había callado.

La CIA había decidido que se necesitaban técnicas de interrogatorio coercitivas, y José A. Rodríguez Jr., jefe del centro antiterrorista de la agencia, puso a Mitchell a cargo del programa, testificó.

Construir el caso penal contra Harvey Weinstein en L.A. fue una exhaustiva tarea de dos años.

Anuncio

Mitchell dijo que se sentó solo en una habitación de hotel hasta altas horas de la noche pensando que si no lo hacía, la agencia probablemente seguiría adelante de todos modos, pero con un programa menos efectivo y potencialmente más severo.

“Pensé en mi obligación moral de proteger las vidas estadounidenses contra la ‘incomodidad temporal’ de los terroristas que tomaron las armas contra Estados Unidos. Decidí que simplemente podría vivir con eso”, manifestó Mitchell. Se atragantó dos veces mientras testificaba.

“La CIA no iba a permitirles organizar otro ataque catastrófico en Estados Unidos”, aseveró. “Iban a ir directamente al límite de lo que era legal, poner los pies en la línea e inclinarse hacia adelante”.

Si la CIA fue “directamente al límite”, o mucho más allá, está en disputa. Otro punto de discusión es si el FBI tenía algún conocimiento del programa de la CIA. Si lo hiciera, eso podría complicar el proceso ya prolongado de condenar a Mohammed y a los acusados de los cargos derivados de los ataques del 11 de septiembre.

Anuncio

Los cinco hombres, Mohammed y su sobrino, Ammar Baluchi, junto con Ramzi bin Shibh, Mustafa Hawsawi y Walid bin Attash, están acusados de conspirar para asesinar a casi 3,000 personas. Todos fueron capturados en 2002 o 2003 y han estado bajo custodia estadounidense desde entonces.

El gobierno de Obama esperaba juzgar a Mohammed en un tribunal federal de Manhattan, pero el plan se abandonó después de que el Congreso aprobó una ley que prohíbe al gobierno federal gastar dinero en transportar prisioneros de la prisión naval en Guantánamo a Estados Unidos continental.

Las audiencias previas al juicio han estado en curso aquí en la Bahía de Guantánamo desde 2008. El juicio en sí está programado para comenzar en enero de 2021, casi 20 años después de los ataques del 11 de septiembre.

Anuncio

Los cinco acusados se encuentran entre los 40 prisioneros que permanecen encarcelados aquí en una prisión militar que en un momento albergó a 780 hombres.

Los cinco hombres se sentaron tranquila y atentos mientras Mitchell testificaba. Fue desafiante desde el principio en respuesta a las preguntas de James G. Connell III, abogado defensor de Baluchi.

En realidad, estaba desafiante incluso antes de que comenzara el interrogatorio. Cuando Connell le dio la bienvenida a la corte y le agradeció por viajar a la base remota para ser interrogado, Mitchell dijo: “En realidad lo hice por las víctimas y sus familias, no por ti”.

En respuesta a una pregunta posterior, declaró: “Ustedes han estado diciendo cosas falsas y maliciosas sobre mí y el Dr. Jessen durante años, por lo que no deberían sorprenderse de que no quiera pasar mucho tiempo con ustedes”.

Anuncio

Mitchell está programado para testificar durante el resto de la semana y probablemente hasta la próxima semana. Jessen será el próximo en el estrado.

Mitchell señaló que las técnicas de tortura que la CIA llama interrogatorio mejorado se aplicaron mucho menos extensamente de lo normal.

Será un vuelo directo a San Francisco y avisan: Habrá capacidad limitada para transportar a los ciudadanos

Por ejemplo, dijo, Mohammed estuvo bajo custodia de la CIA durante casi 3.000 días y las técnicas más duras se utilizaron sólo en 21 de ellos. Eso es difícil de determinar según los informes de que Mohammed fue privado de sueño varias veces durante cinco, seis o siete días a la vez.

Anuncio

Mitchell hizo una distinción entre el interrogatorio y la sesión informativa, que según dijo que eran sesiones de preguntas y respuestas no coercitivas.

Manifestó que el personal de la CIA en algunos ‘sitios negros’ jugaba al baloncesto y levantaba pesas junto a los prisioneros. Mitchell también mencionó que a menudo hablaba con los prisioneros sobre cosas muy alejadas de las temáticas del interrogatorio. Llamó a estas conversaciones chats junto al fuego.

Los abogados defensores consideran que algunas de las distinciones que Mitchell hizo son absurdas. Fueron obligados mientras los prisioneros estuvieran bajo la custodia de las mismas personas que los habían torturado, dijo David Nevin, un abogado de Mohammed.

Organizaciones de derechos humanos en todo el mundo han condenado el programa de interrogatorios.

Anuncio

Julia Hall, abogada de Amnistía Internacional que asistió a la audiencia aquí el martes, aseguró que estaba horrorizada de que Mitchell dijera que había venido a testificar en nombre de las víctimas del 11 de septiembre. Las familias habrían visto justicia hace mucho tiempo, señaló, pero por el papel que la tortura ha jugado se ha retrasado el juicio de los hombres.

“Me dejó sin aliento”, manifestó. "Él es la causa de todos esos retrasos. La tortura lo arruinó todo”.

Harold Hongju Koh, profesor de derecho internacional en Yale, quien fue el principal abogado del Departamento de Estado durante la presidencia de Obama, dijo: "¿Qué demonios logró con eso, aparte de manchar nuestro país, degradar nuestros valores y complicar el juicio?”

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Anuncio


Anuncio