Anuncio
Share

En esta ciudad vinícola en España, la desinformación fue tan dañina como el mismo coronavirus

Empty streets in Haro, Spain
El 8 de marzo de 2020, las calles estaban vacías en la ciudad de Haro, en el norte de España.
(Ander Gillenea / AFP/Getty Images)

En el pueblo de Haro, famoso por su Tempranillo, las noticias exageradas o distorsionadas cerraron rápidamente el comercio turístico local.

Como en muchas comunidades en todo el mundo, un brote de coronavirus ha afectado a Haro, una ciudad de 12,000 habitantes que es la capital de facto de La Rioja, la preciada región vinícola de España.

Pero la ciudad, famosa por su producción de Tempranillo y por el festival anual de la Batalla del Vino en el que los participantes se rocían, vierten y tiran vino tinto el uno al otro, ha estado bajo otra plaga: la desinformación.

El fin de semana pasado, muchos medios de comunicación circularon informes inexactos de que las calles habían sido bloqueadas, los vecindarios puestos en cuarentena y la ciudad bajo un bloqueo similar al impuesto en Italia. Una imagen mostraba una calle que había sido bloqueada, pero en realidad esa calle había sido cerrada por construcción. Los residentes, y eventualmente el ministerio de salud de la región, intentaron defenderse con hechos, pero ha sido una batalla frustrante.

“Es un problema de desinformación”, dijo Michel Redondo, el dueño de un bar de 54 años. “Puedes entrar y salir de la ciudad sin ningún problema. Pero la información que se da es que estamos aquí, encerrados”.

Anuncio

Hasta el jueves, la región de La Rioja contaba con 220 casos de COVID-19, muchos de los cuales se pueden rastrear a un puñado de residentes en Haro, según el ministerio de salud regional. Dos personas en la región han muerto a causa de la enfermedad, de un total de 84 muertes en toda España hasta el jueves por la noche.

Se cree que los residentes de Haro contrajeron el virus hace aproximadamente una semana en un funeral en Vitoria, la capital del vecino País Vasco, y regresaron a la ciudad sin notar síntomas.

Dado que se prevén más casos de coronavirus en California, a los funcionarios de salud les preocupa que las personas sin hogar puedan ser especialmente vulnerables a un brote.

Después de que el primero de estos residentes fue al hospital con síntomas de fiebre, surgieron otros casos en la ciudad. Las autoridades pidieron a los residentes infectados que se pusieran en cuarentena durante dos semanas.

Cuando algunos residentes infectados rompieron la cuarentena y abandonaron sus hogares, la policía tomó medidas más drásticas. Usando trajes para materiales peligrosos, oficiales entregaron avisos a los residentes: Cumplir o arriesgar una multa de hasta $ 670,000.

De estas escenas surgieron las fotos virales, incluidas imágenes de la policía en trajes para materiales peligrosos y de una calle bloqueada. (La calle, de hecho, había sido bloqueada por trabajos de construcción previos). Y en una conferencia de prensa el sábado, Fernando Simón, el médico a cargo de coordinar la respuesta del coronavirus en España, mencionó la posibilidad de poner en cuarentena barrios enteros de la ciudad.

En realidad, la ciudad está tranquila, no por la cuarentena masiva, sino porque los turistas han dejado de venir.

Haro, un pueblo tranquilo rodeado de viñedos, vive del turismo. La ciudad cuenta con más de 15 bodegas, muchas de las cuales tienen un siglo de antigüedad. Durante el verano, la población de Haro se duplica.

Para los dueños de negocios, la amenaza que representan las malas noticias para la economía local es más alarmante que el virus, justo cuando comienza el clima cálido y la temporada turística.

A mediados de marzo, las escenas en Haro son las siguientes: bares vacíos, restaurantes cerrados, recepcionistas aburridos.

“Las historias sobre la escasez alimentan el frenesí", dice un experto en comportamiento del consumidor, añadiendo que muchos creen que es mejor prevenir que curar

Los enólogos han cancelado los recorridos por los viñedos. Los restaurantes han cerrado, publicando avisos en sus ventanas en referencia a un “descanso de una semana”.

El martes por la noche, Miguel Achotegui se sentó en la ventosa terraza de su hotel, lamentando la escasez de huéspedes. Solo tres de las 21 habitaciones estaban ocupadas, y dos de ellas fueron ocupadas por residentes de Haro cuyas casas estaban siendo remodeladas.

Achotegui había pasado el día anterior respondiendo llamadas telefónicas de turistas preocupados. Todo está bien, les dijo.

Ellos cancelaron de todos modos.

“En esta época del año, este lugar suele estar lleno. Especialmente los sábados”, dijo Achotegui, haciendo girar un vaso de Tempranillo sobre una mesa de madera. “El próximo sábado, no tengo una sola reserva”.

Achotegui ha dirigido el hotel durante una década. Nunca antes había visto un sábado vacío.

El escritorio de la recepcionista está lleno de boletas de reserva canceladas. A la hora del almuerzo, el comedor tenía un cliente, pidiendo comida para llevar.

Achotegui y otros en la industria hotelera se preocupan por el evento más importante del año, Semana Santa, a solo un mes de distancia. ¿Qué pasa si eso se cancela?

Si el virus hubiera estallado en noviembre, dijo Achotegui, habría habido poca repercusión económica. Pero ahora, con la temporada de turistas apenas comenzando, las próximas semanas se ven sombrías.

Redondo, el dueño del bar, dijo que los conductores lo llamaron para preguntar si podrían ingresar a la ciudad para entregar productos.

Si bien los dueños de negocios y los políticos locales están ansiosos por promover la imagen de una ciudad tranquila cuyos residentes continúan con sus vidas normales, los funcionarios han tomado medidas para controlar la propagación del virus. El martes, el ministerio de salud de la región cerró todas las escuelas durante 15 días. También han alentado a las personas a trabajar desde casa cuando sea posible.

Los eventos deportivos han sido cancelados, al igual que las actividades para celebrar el Día Internacional de la Mujer el pasado domingo.

Redondo reconoce que hay un pánico social que se extiende por la ciudad. “He notado menos gente en las calles”, dijo.

Las actualizaciones sobre el coronavirus televisadas son el telón de fondo en la mayoría de los restaurantes. Las conversaciones sobre el virus llenan las plazas. Las personas se ven incómodas en sus saludos, inseguras de dar los dos besos estándar en las mejillas y, a veces, optar por dar un codazo.

En un bar, un hombre pensó en comprar una mascarilla.

"¿Por qué?” preguntó el cantinero.

El hombre se miró las manos. “Soy viejo”, dijo.

Joseba Martín Díez, el hombre detrás del medio de comunicación de la ciudad, Haro Digital, ha trabajado largas horas en las últimas semanas, escribiendo más de 50 artículos sobre el COVID-19. Si bien le gustaría trabajar en la lucha contra la información errónea sobre la ciudad, está demasiado ocupado persiguiendo a funcionarios de salud y nuevos casos.

“No tengo tiempo”, dijo.

Afortunadamente, Achotegui dijo que los medios de comunicación han reconocido sus fallas tempranas en la cobertura y están haciendo un esfuerzo por corregir las historias anteriores. El otro día, fue al canal de televisión español La Sexta para motivar las visitas a Haro.

Pero temía que fuera demasiado tarde.

“Ya está hecho”, dijo.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio