Anuncio
Share
Política

Trump ha convertido los suburbios en una zona de desastre para el Partido Republicano. ¿Eso condena su reelección?

Conservative women voters in Arizona
Emily Romney Sánchez, una conservadora de toda la vida, dijo que no puede votar republicano mientras el presidente Trump esté en el cargo.

(Caitlin O’Hara / For The Times)

Durante décadas, hubo un ritmo invariable en los suburbios de Estados Unidos: compartir el automóvil por la mañana, ver deportes los fines de semana, asar en el verano, votar por los republicanos en noviembre.

Luego vino el presidente Trump.

Las subdivisiones ordenadas y las comunidades amigables para los niños que rodean las ciudades de la nación se han convertido en una trampa mortal para los republicanos, ya que las mujeres con educación superior y de altos ingresos huyen del partido en masa, costando al Partido Republicano su mayoría en la Cámara y minando su fuerza en las capitales estatales y gobiernos locales a nivel nacional.

El cambio dramático también está remodelando la carrera presidencial de 2020, elevando las esperanzas demócratas en los bastiones tradicionales del Partido Republicano como Arizona y Georgia, y obligando a Trump a redoblar los esfuerzos para aumentar la participación rural en compensación por los desertores que, algunos temen, nunca votarán republicanos mientras el presidente se encuentre en la boleta electoral.

Anuncio

Emily Romney Sánchez es una de ellas.

El Partido Republicano “ha pasado de defender principios conservadores” como el libre comercio y una postura fuerte contra Rusia y Corea del Norte “a defender los últimos Tweets [de Trump]”, dijo Sánchez, una ‘life coach’ y madre de cinco hijos en esta próspera comunidad del desierto. (Ella es pariente lejana de Mitt Romney, senador republicano de Utah).

Sánchez considera a Trump “reprensible como ser humano” y al Partido Republicano en bancarrota moral. “Yo no podría ser parte de eso”, dijo, y como resultado, a los 40 años, la recién registrada independiente está sopesando su primer voto demócrata para presidente.

En una declaración enviada por correo electrónico, una portavoz de la campaña de Trump, Sarah Matthews, dijo que “durante el próximo año, nuestra sólida coalición ‘Mujeres por Trump’ continuará trabajando para movilizar seguidores en todo el país y compartir el historial de éxito del presidente”.

Anuncio

La erosión del apoyo entre las mujeres de los suburbios comenzó durante la campaña de 2016, para muchos el punto de quiebre fue el video “Access Hollywood”, en el que Trump se jactó de agarrar a las mujeres por sus genitales, y aumentó dramáticamente en las elecciones de mitad de período de 2018, lo que costó el control republicano del Congreso.

La tendencia continuó en las recientes elecciones de fin de año, en los suburbios de Wichita, Kan., al norte de Nueva Jersey hasta el condado de DeSoto, Miss. Los demócratas ganaron dos de las tres posiciones de gobernador, en Kentucky y Louisiana, en buena parte debido a su fortaleza en esos reductos republicanos.

El sentimiento se extendió hacia abajo también. Fuera de Filadelfia, los demócratas tomaron el control en el condado de Delaware por primera vez desde la Guerra Civil. En los suburbios de Virginia, a las afueras de Washington D.C., el partido ganó todos los escaños de la Cámara de Representantes del estado en el condado de Fairfax, un cambio casi a la par con el triunfo demócrata de 2018 en los escaños del Congreso en el condado de Orange.

“Es sorprendente el cambio en los últimos años”, dijo Q. Whitfield Ayres, un encuestador que ha pasado décadas elaborando estrategias para campañas y causas republicanas. “No es en un sólo lugar, está en todas partes”.

Eso incluye a Arizona, donde en 2018, Kyrsten Sinema, una congresista de los suburbios de Phoenix, se convirtió en la primera demócrata en 30 años en ganar un escaño en el Senado de EE.UU, se postuló centrada en la resolución de problemas bipartidistas, un llamamiento directo a los votantes suburbanos pragmáticos, y su éxito es visto como un modelo para convertir el estado de rojo a azul en 2020, o al menos hacer que Arizona sea competitivo de la manera que lo ha hecho. No se ha visto esto en el estado en décadas.

Con 11 votos electorales, Arizona es un premio más grande que Wisconsin, un campo de batalla del Medio Oeste que ambos partidos consideran clave para la elección, y se espera que Arizona atraiga una atención generosa y una fortuna de publicidad durante el próximo año. El mes pasado, el vicepresidente Mike Pence dijo que él y Trump “entrarán y saldrán mucho de Arizona”.

El hogar ancestral del ícono conservador Barry Goldwater y John McCain, el candidato republicano de 2008, Arizona, ha sufrido una transformación lenta pero constante a medida que la creciente población latina y una avalancha de recién llegados de lugares como California erosionan la larga hegemonía de los republicanos.

El movimiento ha sido acelerado por Trump y su alienación de votantes en suburbios típicamente republicanos como Scottsdale, Gilbert y aquí en Mesa, que ha pasado de ser un satélite remoto de Phoenix a la tercera ciudad más grande del estado.

Anuncio

Por supuesto, el presidente tiene muchos partidarios en medio del paisaje severo y los techos de tejas rojas de los suburbios de la región, incluidos algunos como Sarah Roork, que apareció después del escepticismo inicial.

Ella tiene más trabajo, dijo Roork, y trae a casa más paga como resultado de la ley de impuestos que Trump promulgó. “En realidad, estoy gratamente sorprendida por la política”, dijo la azafata de 43 años.

Conservative women voters in Arizona
Sandy Wong dijo que sus razones para apoyar al presidente Trump son demasiado largas para enumerarlas.
(Caitlin O’Hara / For The Times)

Sandy Wong dijo que las razones por las que venera al presidente son demasiadas para enumerarlas.

“Claro que tiene una forma de hablar impredecible y supuestamente no presidencial”, dijo la ejecutiva de atención médica jubilada de 65 años, quien hace diseño web a tiempo parcial desde su hogar en Ahwatukee, un enclave de Phoenix en las estribaciones de South Mountain.

“Pero su retórica muy explosiva es muy efectiva para detener este poder político de metástasis tóxico que los demócratas, aún más a la izquierda del [presidente] Obama, representan en este momento”, dijo Wong.

Sin embargo, esa es una visión claramente minoritaria; las encuestas han demostrado consistentemente que la mayoría de las mujeres suburbanas tienen poco respeto por Trump.

El éxodo no se deriva tanto de sus políticas, muchas de las cuales son tarifas estándar del Partido Republicano, como la reducción de impuestos y regulaciones, sino más bien el comportamiento del presidente: la intimidación, la beligerancia y los insultos ad hominem.

Anuncio

“A veces quiero imprimir cada uno de sus Tweets y pegarlos en las puertas de las personas”, dijo Christie Black, una madre de 35 años que abandonó el Partido Republicano y votó en forma independiente en 2016 en lugar de apoyar a Trump. “Quiero que vean por escrito que estas son las cosas que está diciendo”.

“Sí", su compañera de brunch, Kaija Flake Thompson, intervino sarcásticamente. “No tenemos brújula moral, pero, ¡oye, tenemos jueces conservadores!”

(El hermano de Thompson, el ex senador de Arizona Jeff Flake, es un destacado crítico de Trump. Pero Thompson, una enfermera de 41 años, dijo que sus sentimientos sobre el presidente no tienen nada que ver con sus ataques contra sus parientes; otros en la familia fuertemente apoyan a Trump, haciendo una discusión animada).

Ninguna de las republicanas arrepentidas se ha decidido por un candidato para 2020, aunque a ambas les gusta Pete Buttigieg, el joven alcalde de South Bend, Ind. Black, quien se describe a sí misma como conservadora, asegura que ella incluso podría votar sin remordimiento de conciencia por la senadora de Massachusetts, Elizabeth Warren, con su visión de un gobierno federal enormemente expandido.

“Todavía tendríamos nuestros controles y equilibrios”, dijo Black, quien teme que se esté erosionando constantemente bajo Trump. “Creo que en este momento lo más importante es atar esos principios de democracia, lograr ese retorno al orden normal, y luego podemos preocuparnos y volver a discutir sobre conservadores versus liberales”.

Trump no está cediendo a los suburbios. Si bien dependen en gran medida del apoyo rural masivo para ganar la reelección, el presidente y su equipo político esperan recuperar a muchas mujeres descontentas inclinándose por una economía fuerte y promoviendo temas como el permiso familiar remunerado, la elección de escuela, el emprendimiento femenino y los esfuerzos agresivos para asegurar la frontera con México.

Quizá lo más importante es que los estrategas de Trump y del Partido Republicano cuentan con que los demócratas presenten un candidato a quien las mujeres votantes, independientemente de sus sentimientos hacia el presidente, encuentren aún más desagradable.

“Si el candidato demócrata quiere deshacerse de ICE” - Inmigración y Control de Aduanas - “despenalizar la frontera, brindar atención médica gratuita y eliminar la opción privada, y cree que hay más de dos géneros... no van a ganar aquí", dijo Chuck Coughlin, un veterano consultor republicano en Phoenix, quien no está afiliado con la campaña de Trump.

Courtney Davis, por ejemplo, permanece abierta a la persuasión.

Con un negocio inmobiliario y cuatro niños de 5 a 16 años, tiene poco tiempo para la política y no ha prestado mucha atención a la campaña 2020. Ella votó por Trump en 2016, dijo Davis, “como el menor de dos males” porque no podía soportar a la demócrata Hillary Clinton.

Si bien Davis, de 39 años, no se preocupa mucho por el comportamiento de Trump: “No amo sus tácticas. No me encanta su enfoque”, ella sigue siendo una republicana registrada y puede verse votando por él nuevamente.

Todo depende, dijo Davis, de a quién presenten como alternativa los demócratas.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio