Anuncio
Share
Vida y Estilo

Un hombre escribió una obra de 1.648 páginas para preservar la historia de una empresa de relojes

Fredric J. Friedberg of Irvine once owned more than 700 Illinois Watch Co. timepieces.

Es una historia de dedicación, perseverancia y obsesión: el esfuerzo de un hombre por escribir la historia definitiva de Illinois Watch Co.

Primero, está el peso: 24.5 libras.

Luego está la extensión: 1.648 páginas.

Pero, en realidad, es el tema de este conjunto de cinco volúmenes de libros lo que provoca la mayor sorpresa: la Illinois Watch Co.

Presidentes, guerras, movimientos sociales - pocos, si es que hay alguno, han provocado historias de esta profundidad.

Anuncio

Sin embargo, Fredric J. Friedberg dedicó una década de su vida a escribir “El reloj de Illinois y sus años Hamilton”, una historia de una compañía desaparecida de la que, según parece, nunca se ha oído hablar antes.

Aunque no es un nombre tan conocido como Rolex, Illinois estuvo una vez a la vanguardia de una vibrante industria relojera estadounidense, fabricando relojes de estilo Art Déco que rivalizaban con los mejores de Suiza tanto en precisión como en arte.

Illinois Watch Co.
El coleccionista de relojes Fredric J. Friedberg centró sus esfuerzos en la Illinois Watch Co. tras quedar cautivado por los diseños Art Déco de la marca. (Allen J. Schaben / Los Angeles Times).
(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

Friedberg espera que su obra revitalice el interés en Illinois, que ha estado fuera de este negocio durante casi 90 años. Y aunque no lo haga, Friedberg podría estar satisfecho sabiendo que completó una tarea que lo puso a prueba en formas que nunca imaginó cuando comenzó el trabajo en 2008.

“Mi meta era terminar el libro en dos años”, dijo Friedberg, de 75 años, un abogado jubilado que vive en Irvine. “Casi se me fríe el cerebro al terminar el set de cinco volúmenes”.

Anuncio

“Nunca más será necesario que haya otro libro sobre los relojes de Illinois”, dijo McDowell, un coleccionista de Illinois. "Él lo cubrió todo”.

Es una historia de devoción, de perseverancia. Y para Friedberg, que una vez tuvo más de 700 relojes de Illinois, es una historia, según él mismo admite, de obsesión.

Illinois Watch Co.
Fredric J. Friedberg, un abogado jubilado, pasó una década escribiendo una historia en profundidad de la Illinois Watch Co. que cerró hace casi 90 años. (Allen J. Schaben / Los Angeles Times)
(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

Friedberg no puede explicar por qué se obsesionó con los relojes antiguos. Pero incluso de niño, era un coleccionista de cosas. Canicas, palitos de helado, centavos de 1943 que fueron hechos con acero debido a la escasez de cobre por la Segunda Guerra Mundial.

“No tengo ni idea de por qué lo estaba haciendo”, dijo.

En 1988, Friedberg, entonces abogado de unos 40 años, encontró una nueva cosa para coleccionar. Estaba en Washington, D.C., por negocios, y durante un paseo por la Avenida Wisconsin, una tienda de relojes antiguos llamó su atención. “No sabía que existían tiendas como ésa. Me sorprendió", dijo.

Friedberg entró sin la intención de hacer una compra, pero, por supuesto, lo hizo, recogiendo un delicado modelo rectangular hecho por Girard-Perregaux en la década de 1940.

“Sentí como si hubiera encontrado el cielo”, dijo.

Anuncio

Profundizando más, nos dimos cuenta de que ambos conocíamos el dolor del divorcio, los desafíos de ser padres solteros y la tristeza de las noches solitarias

Comenzó a comprar relojes de pulsera en serio. Tal vez, dijo, los recuerdos del reloj de su padre -un Hamilton con diamantes en la carátula le animaron. Pero rechaza las explicaciones de alto nivel por su interés en la relojería, el estudio de la medición del tiempo.

“Tenía afinidad por la relojería”, dijo.

Pero McDowell tiene algunas ideas sobre el encanto por los relojes de pulsera.

“Mira, ninguno de nosotros necesita relojes, tenemos el iPhone”, dijo McDowell, quien se hizo amigo de Friedberg alrededor de 2012. “Se trata de contar una historia. Un reloj le dice al resto del mundo quién eres. Y los relojes de Illinois son tan buenos como los fabricados en Europa. Te sientes un poco especial por saber algo sobre ellos”.

A diferencia de un teléfono móvil o de un reloj de cuarzo alimentado por baterías, los relojes mecánicos son impulsados por un movimiento compuesto de engranajes, ruedas, palancas y resortes. Puede parecer casi una pieza de alquimia - que el simple hecho de dar cuerda a un reloj pueda dar vida a sus entrañas, permitiendo que algo tan efímero como el paso del tiempo sea memorizado.

¿Anacrónico? Tal vez. Pero también es romántico para algunos.

Para Friedberg, sin embargo, se trataba más bien de la caza, especialmente al principio. No paraba de comprar relojes. Pero Friedberg también tenía una familia joven y una gran hipoteca.

Anuncio

“Tenía miedo de llevar a mi familia a la pobreza porque cada vez que pasaba por una tienda de antigüedades entraba a comprar relojes”, dijo. “Volvía a casa y tenía un montón de mierda, no servían... y dije, ‘esto es una locura’”.

Illinois Watch Co.

Illinois Watch Co.
La Illinois Watch Co. se fundó en 1870, cofundada por el industrial John Whitfield Bunn, quien había sido un amigo cercano de Abraham Lincoln. (Allen J. Schaben / Los Angeles Times)
(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

La Illinois Watch Co. fue la salvación de Friedberg. Al darse cuenta de que necesitaba estrechar su enfoque, Friedberg se concentró en los relojes de pulsera de la compañía, por su elegancia Art Déco que lo cautivó.

“Nadie jugó con el diseño Art Déco como Illinois”, dijo. “Además, fue una historia increíble sobre la manufactura, el espíritu emprendedor y la empresa en este país”.

Illinois Watch Co.
Entre los relojes de la colección de Fredric J. Friedberg de Illinois Watch Co. hay un modelo de Jolly Roger de 1929. (Allen J. Schaben / Los Angeles Times)
(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

La compañía Springfield, Illinois, se fundó en 1870, por el industrial John Whitfield Bunn, quien había sido un amigo cercano de Abraham Lincoln. La compañía hizo su nombre produciendo relojes de bolsillo especialmente precisos que fueron usados por los ferrocarriles para mantener la hora exacta, haciendo que el viaje en tren fuera más seguro.

Fredric J. Friedberg
Friedberg muestra uno de sus relojes de pulsera, un modelo de Skyway hecho por la Illinois Watch Co. en 1930. (Allen J. Schaben / Los Angeles Times)
(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

La fábrica que construyó los instrumentos de precisión de Illinois fue una maravilla de la edad dorada. En un golpe de innovación industrial que a menudo se pasa por alto entre elogios a los logros posteriores de Henry Ford, los relojes de la compañía se fabricaron en líneas de montaje.

John Cote, miembro de la junta directiva de la Asociación Nacional de Coleccionistas de Relojes, dijo que el enfoque estandarizado de la compañía, especialmente cuando se compara con las piezas hechas en gran parte a mano que salían de Suiza en ese momento, es un ejemplo importante del ingenio estadounidense.

“El sistema estadounidense de fabricación de objetos prevaleció sobre los británicos y los suizos, que fueron los relojeros de los años 1700, 1800 y hasta alrededor de 1850, cuando Estados Unidos comenzó a tomar el control”, dijo Cote, un experto de Illinois.

Illinois dio sus primeros pasos durante los años de auge después de la Primera Guerra Mundial. Después de la guerra, los relojes de pulsera se hicieron populares entre los hombres, en parte porque los soldados se habían acostumbrado a atar relojes de bolsillo a sus brazos para saber más fácilmente la hora en el campo de batalla.

Según Cote, durante la década de 1920, Illinois era la tercera compañía de relojes más grande de Estados Unidos por volumen de producción, sólo por detrás de Elgin y Waltham.

Es una época inspiradora para los relojeros estadounidenses modernos, entre ellos Cameron Weiss, que fundó su propia marca de relojes con el nombre Torrance en 2013.

“La inspiración para Weiss Watch Co. realmente reside en compañías como Waltham, Elgin e Illinois”, dijo Weiss. “Suministraban relojes a todo el país y a muchos otros países. Antes de eso, los relojes eran sólo para las personas más ricas que podían permitirse un artículo hecho a mano”.

Pero para Illinois, y más tarde para el resto de la industria relojera estadounidense, los años de auge pronto terminarían.

Después de ser comprada por su rival Hamilton en 1928, Illinois fue golpeada por una serie de cambios y finalmente cerró durante la Gran Depresión.

O, como escribe Friedberg, el “nuevo padre corporativo de la compañía, frente a las opciones de vida o muerte, eligió permitir que sólo sobreviviera una operación de relojería frente a las condiciones económicas más graves en la historia de Estados Unidos”.

Fredric J. Friedberg
Para escribir su historia de Illinois Watch Co., Friedberg revisó las actas corporativas de la compañía, las solicitudes de patentes, los anuncios antiguos y más. (Allen J. Schaben / Los Angeles Times)
(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

Y a finales de la década de 1960, Hamilton, Elgin y Waltham habían dejado de operar como empresas estadounidenses, ya sea maquilando o vendiendo a los suizos.

Mientras que la historia de Illinois terminaba con una nota melancólica, Friedberg creía que era un gran relato.

Antes de “The Illinois Watch & Its Hamilton Years”, hubo un acto de apertura. En 2004, Friedberg publicó “The Illinois Watch: La vida y los tiempos de una gran compañía de relojes americana”.

Pero no estaba satisfecho con el libro, que tiene 272 páginas. Comenzó a fijarse en las cosas que dejó fuera de la historia, y los amigos se dieron cuenta.

El productor de televisión Greg Hart recordó haber visitado la casa de Friedberg después del lanzamiento del libro.

“Vi todo su material del primer libro, tenía cajas y cajas de cosas”, aseguró Hart. "Él dijo: ‘Mira todas las cosas que nunca llegaron a mi libro”. “Me ha estado volviendo loco”. No creo que hubiera podido morir feliz si no hubiera contado esta historia’”.

Illinois Watch
“El reloj Illinois Watch & Its Hamilton Years”, tiene un peso de 24.5 libras y 1.648 páginas.
(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

Así que Friedberg comenzó de nuevo en 2008. Para entonces, ya llevaba casi dos décadas en su carrera como asesor general de Toshiba America Medical Systems.

Finalmente, Friedberg se desempeñó como presidente de esa empresa y de dos compañías relacionadas con ella, con sede en Chicago y en Edimburgo, Escocia. Los viajes regulares a esos lugares -visitó Edimburgo al menos una vez al mes durante ocho años- le dieron la oportunidad de escribir. Siempre viajaba con una copia impresa de un capítulo en curso.

“Nunca vi películas, pero bebía vino y trabajaba en el libro”, dijo. “De todos modos, no era bueno para dormir en los aviones”.

Friedberg se abrió camino a través de un montón de material: actas corporativas, solicitudes de patentes, anuncios antiguos y mucho más.

Pero su meticuloso enfoque podría ser una carga.

“Hubo momentos en los que dijo: '¿Cómo voy a hacer esto?’”, aseguró Hart. “Asumió un proyecto que nunca se había intentado en la historia de la marca”. Le dije: “Fred, ¿cómo puede un ratón comerse a un elefante? Una mordida a la vez”.

“The Illinois Watch & Its Hamilton Years” fue publicado por Schiffer Publishing en mayo de 2018. El set de cinco volúmenes de $295 es suntuoso y enciclopédico, su profunda historia de la marca se complementa con una guía que incluye todos los modelos de relojes de pulsera fabricados por la empresa y ensayos de coleccionistas, entre otras características.

El Volumen Cinco incluye incluso un cuestionario de 750 preguntas, y Friedberg escribe que los lectores pueden enviarle un correo electrónico si “se quedan atorados en cualquier pregunta”.

Schiffer Publishing imprimió unos 1.000 ejemplares y hasta ahora se han vendido unos 500. Entre los compradores ha habido un puñado de instituciones y organizaciones notables: La Biblioteca y Museo Presidencial Abraham Lincoln, la Biblioteca de Investigación Abraham Lincoln y la Asociación Nacional de Coleccionistas de Relojes.

Libros

Esto es un motivo de orgullo para Friedberg, y el conjunto de libros también ha sido elogiado por un grupo notable: la gente del árbol genealógico de Bunn, cofundador de la empresa.

“Lo admiramos muchísimo”, dijo Andrew Taylor Call, tatarabuelo de Bunn. “Yo diría con absoluta fe que Fredric Friedberg sabe más sobre la Illinois Watch Co. que nadie hoy en día”.

Las décadas fueron puestas frente a Friedberg en la mesa de la cocina de su casa de Irvine.

Más de 200 relojes de pulsera en total, contaron la historia de más de 30 años de compra, venta, catalogación, investigación, escritura y publicación.

Friedberg se deleitó en sondear el conjunto, que guarda en un banco y trajo a casa para una entrevista reciente. Se movió alrededor de la mesa mientras su esposa, Joy, cocinaba hamburguesas vegetarianas, insistió en que los periodistas del Times lo intentaran (veredicto: sorprendentemente complicado).

Mientras Friedberg se preocupaba por los relojes, Joy dijo que hacía tiempo que sabía que él “se comprometería a lo que sea que se dedicara”. ¿Pero cinco volúmenes?

Aún así, ella era reacia a considerar el trabajo de su marido como una obsesión.

“Tal vez para él es una obsesión”, dijo ella. “Para mí, hay gente que tiene hobbies y gente que tiene vocaciones. Esto es una vocación”.

La mesa brillaba y ardía mientras la luz del sol la atravesaba por las ventanas de la cocina. De vez en cuando, Friedberg cogía una pieza rara para explicar su procedencia.

Uno de ellos fue un cónsul de Illinois de 1928 que los reclusos de la prisión Marquette Branch de Michigan entregaron al médico de la prisión con motivo de su jubilación. El reloj de oro blanco macizo, que ha sido apodado el “Cónsul del Convicto”, puede haber sido un regalo de miembros encarcelados de la Pandilla Púrpura, un grupo infame que aterrorizó Detroit, dijo Friedberg.

Nuevas investigaciones indican que muchos adultos tienen ideas erróneas sobre la posibilidad de contraer demencia senil y hacen cosas inútiles para prevenirla

Entre el conjunto estaba el que lo inició todo: el Girard-Perregaux que compró en 1988, con una etiqueta de papel con la leyenda "#1".

Friedberg ha numerado todos los relojes que han pasado por sus manos. Los números 3.729, 3.810 y 4.779 brillaron junto a docenas de otros.

Friedberg comenzó a deshacerse de su colección hace unos años. Después de que sus hijos dejaron claro que no estaban interesados en sus relojes, se mudó para vender la mayoría de ellos. Su nuevo juego de libros lo ha hecho más fácil.

“Si quiero verlos, puedo ir a abrir el libro”, dijo. “No tengo que poseerlos. No puedo ser egoísta. Quiero que caiga en manos de alguien que los aprecie”.

Pero McDowell dudaba de que Friedberg dejara de coleccionar.

“No, no lo creo, sólo te está dando por tu lado”, dijo McDowell riendo. “Por supuesto, está satisfecho de haber completado una tarea que le llevó cinco veces más de lo que pensaba. Pero resulta que sé que hay un reloj que está tratando de conseguir”.

Cuando se le presiona, Friedberg admite que no ha terminado. Cuando se le preguntó sobre su próxima compra, no dijo mucho, pero sabe una cosa: será el número 4.989.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio