Anuncio
Share
Vida y Estilo

Opinión: Nuestros parques nacionales están en crisis. La solución de Trump es absurda

Yosemite
El monolito de granito El Capitán está bañado por la luz de la luna en el valle de Yosemite.
(Los Angeles Times)

Los parques nacionales de EE.UU se han quedado sin fondos de manera crónica, pero nuestra investigación muestra que las personas están dispuestas a apoyarlos.

Es fácil descartar las absurdas ideas de la administración Trump para cerrar la brecha crónica de financiamiento de nuestros parques nacionales. ¿Puede alguien realmente pensar que es buena idea el permitir las entregas de Amazon a su tienda de campaña en Yosemite o que los camiones de comida se formen bajo los árboles en el Parque Nacional Sequoia?

Pero la administración tiene razón en una cosa: los parques nacionales de EE.UU están en crisis. Colectivamente, tienen una cartera de mantenimiento de más de $12 mil millones de dólares. Las carreteras, senderos, baños, centros de visitantes y otras infraestructuras se están desmoronando.

Pero privatizar y comercializar los campamentos no sería la panacea que el Comité Asesor Exterior del Departamento del Interior nos hace creer. Los campamentos son una pequeña porción de la acumulación de infraestructura general, y los concesionarios en los parques entregan, en promedio, sólo alrededor del 5% de sus ingresos al Servicio de Parques Nacionales.

Expertos en turismo proponen una serie de medidas para que las vacaciones en familia salgan redondas

Además, una mayor privatización socavaría una de las principales razones por las que 300 millones de visitantes vienen a los parques cada año: para disfrutar de la naturaleza y obtener un respiro del bombaerdeo comercial que abruma la vida diaria.

Anuncio

El verdadero problema es que los parques han sufrido una falta crónica de fondos. Realizamos una encuesta exhaustiva para examinar cómo los residentes de EEUU ven sus parques nacionales, y descubrimos que los estadounidenses les otorgan un valor muy alto, ya sea que los visiten o no.

La encuesta económica revisada por pares de 700 contribuyentes estadounidenses, realizada por correo e internet, también encontró que las personas estarían dispuestas a pagar una cantidad significativa de dinero para asegurarse de que los parques y sus programas se mantengan intactos. Alrededor del 81% de los encuestados dijeron que estarían dispuestos a pagar impuestos adicionales durante los próximos 10 años para evitar cualquier recorte en los parques nacionales.

Los parques nacionales brindan un gran valor a los residentes de EE.UU como lugares para escapar y símbolos de la naturaleza. Además de esto, producen valor a partir de sus amplios programas educativos, su impacto positivo en el clima a través de la absorción de carbono, su contribución a nuestra vida cultural y artística, y por supuesto a través del turismo.

Los parques también ayudan a mantener vivo el pasado de Estados Unidos, trabajando con miles de jurisdicciones locales en todo el país para proteger los sitios históricos, incluidas Ellis Island y Gettysburg, y dar vida a las historias de estos lugares.

Anuncio

Los parques hacen todo esto con poco dinero. El Congreso asigna sólo $3 mil millones al año al sistema de parques nacionales, una cantidad que se ha mantenido estable desde 2001 (en dólares ajustados a la inflación) con la excepción de un impulso único en 2009 como parte del paquete de estímulo de Obama. Mientras tanto, el número de visitantes anuales ha aumentado en más del 50% desde 1980, y ahora es de 330 millones de visitantes por año.

Es hora de que el Congreso reconozca el enorme valor de los parques nacionales: la “mejor inversión” de Estados Unidos, como subtitulamos nuestro libro reciente sobre el sistema de parques.

Si el comité asesor de la administración quiere hacer del país un servicio real, debe centrar sus esfuerzos en abogar por un presupuesto realista para los parques que aborde su escasez crónica de fondos.

También debería considerar modelos de financiamiento que ayuden al Servicio de Parques a cumplir su misión de proteger estos lugares “para siempre”. Estos modelos podrían incluir dotaciones, bonos a 20 años y asignaciones federales a dos años.

La filantropía también juega un papel importante en la financiación de los parques, pero existen impedimentos regulatorios para una recaudación de fondos efectiva. Por ejemplo, los fondos federales y los fondos donados no se pueden mezclar en un solo contrato, a menos que los dólares privados se transfieran al gobierno, un paso a menudo resistido por el donante.

La región de Los Ángeles tiene una razón especial para ayudar a proteger los parques nacionales. Muchas películas icónicas y dramas de TV han filmado algunas de sus escenas más memorables en estos lugares, incluyendo “Star Wars” (Death Valley), “Jurassic Park” (Redwoods), “Thelma and Louise” (Canyonlands), “Forrest Gump” ( National Mall), “Butch Cassidy and the Sundance Kid” (Zion), “Indiana Jones and the Last Crusade” (Arches).

Nueva York, Londres, París, Berlín, Praga o Viena atraen a millones de turistas cada año, y en Navidad lucen sus mejores galas con espectaculares alumbrados y mercados tradicionales que hacen de esta época del año la mejor para visitarlas

Para la industria del cine, las ubicaciones de los parques brindan imágenes instantáneamente reconocibles (como la Estatua de la Libertad en “El planeta de los simios”), un gran escenario virgen (como se ve en “Dances With Wolves” en Badlands) o mundos completamente diferentes (como el Planeta Tatooine en “Star Wars”, rodado en Death Valley).

Anuncio

Hay muchos campamentos comerciales fuera de los límites del parque para aquellos que buscan una barbacoa para llevar y una conexión Wi-Fi rápida.

Pero aquellos que deseen acampar en un entorno más rústico deberían poder hacerlo en paz. Las recomendaciones de Trump para “modernizar” los campamentos del parque traerían la comercialización de uno de los activos más preciados de Estados Unidos.

Linda J. Bilmes, profesora de la Universidad de Harvard, y John B. Loomis, profesor de la Universidad Estatal de Colorado, son coautores de “Valuing U.S. National Parks and Programs: America’s Best Investment”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio