Share
Vida y Estilo

Avanza la ley de vacunas llamada por los opositores ‘crimen contra la humanidad’

Ley

Adriane Hoeft, de Roseville, California, a la izquierda, se une a cientos de personas que se oponen al SB 276, un proyecto de ley que le daría al estado una mayor supervisión sobre las inmunizaciones (Melody Gutierrez / Los Angeles Times).

Un polémico proyecto de ley para reforzar la ley de inmunización escolar de California superó su primer obstáculo en la Legislatura, el pasado miércoles, después de que cientos de padres se alinearan en los pasillos del Capitolio del estado para suplicar -y por momentos exigir- a los legisladores que lo rechacen.

Las sensibles audiencias sobre el proyecto de ley tienen lugar mientras un brote de sarampión tiene a los funcionarios de salud pública en alerta máxima. Más de 100 médicos y estudiantes de medicina se manifestaron a favor del Proyecto de Ley Senatorial 276, que permitiría al departamento de salud estatal revisar las exenciones médicas solicitadas por los doctores.

El senador Richard Pan, médico y demócrata de Sacramento, presentó la legislación, que fue aprobada por 6 a 2 el pasado miércoles, en el Comité de Salud del Senado. Los pasillos del Capitolio estaban acalorados ante la participación masiva de los opositores al proyecto, muchos de los cuales aseguraron que sus hijos resultaron perjudicados por las vacunas.

Uno de los oponentes calificó a Pan como “tirano”, otro etiquetó su proyecto de ley como “un crimen contra la humanidad”, mientras que un tercero instó al senador a abandonar la propuesta para “salvar su alma”.

Anuncio

California ya tiene una de las leyes más estrictas en el país al respecto, que exige inmunizaciones infantiles para el ingreso a escuelas públicas o privadas. Las excepciones se permiten cuando un médico considera que hay una razón médica para no suministrar a un niño todas o algunas vacunas. Pan afirmó que la ley de 2015, que él redactó, fue explotada por algunos médicos, que eximen a los pequeños de la vacunación por razones cuestionables, como tener asma o diabetes.

El senador, quien es el presidente del comité que escuchó el proyecto de ley, permaneció impasible el pasado miércoles al frente de la sala de audiencias, después de haber presenciado una participación similar para su proyecto de 2015.

Pan dijo que unos cuantos doctores con poca ética que venden exenciones médicas lo impulsaron a proponer el proyecto de ley que crearía una supervisión estatal. “California no puede permitir que un puñado de médicos sin escrúpulos ponga a nuestros niños en peligro, especialmente a los bebés demasiado pequeños para ser vacunados y los chicos que realmente necesitan una exención médica”, remarcó Pan, quien es pediatra.

El proyecto de ley exige que todas las exenciones actualmente archivadas en las escuelas se envíen a la agencia de salud pública antes del 1º de julio de 2020, para una posible revisión. El departamento también mantendría una base de datos, que permitiría a los funcionarios monitorear qué médicos están otorgando numerosas dispensas.

Anuncio

“Estas restricciones nos obligarían a arriesgarnos con nuestros hijos, o nos pondría en la difícil situación de sacarlos de la escuela pública”, afirmó Adriane Hoeft, de Roseville, quien habló en contra del proyecto de ley.

Hoeft relató que su hijo de 10 años, Otto Coleman, quedó paralizado a los 17 meses, después de recibir una serie de vacunas. Coleman asiste a una escuela pública gracias a una exención médica que le permite omitir otras inmunizaciones. Su hermano, de ocho años, también tiene una dispensa de vacunación. “Este cambio nos obligaría a educarlos en casa”, reflexionó Hoeft.

California, Virginia Occidental y Mississippi son los únicos estados que no permiten a los padres optar por no vacunar a sus hijos por creencias religiosas o motivos personales. Virginia Occidental exige que las exenciones médicas sean examinadas por el departamento de salud pública.

El impulso para intensificar la ley de vacunación de California se produce en medio del peor brote de sarampión en el país en décadas. A nivel nacional, se estima que -hasta el pasado miércoles- 695 personas habían contraído sarampión, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU (CDC).

En California, ha habido al menos 25 casos de sarampión este año, con brotes en los condados de Los Ángeles y Butte. Durante la audiencia del pasado miércoles se confirmó un tercer caso, en el condado de Sacramento.

Los expertos consideran que California se puede salvar de los grandes brotes que los estados de Washington y Nueva York están experimentando en parte debido al SB 277, la ley de 2015 que endureció los requisitos de vacunación infantil.

Los funcionarios federales de salud declararon el sarampión como erradicado en 2000. Pero ahora hay brotes, sostienen, porque menos personas son vacunadas en EE.UU y en todo el mundo. Los estadounidenses tienen en la actualidad más probabilidades de exponerse a esa enfermedad en el extranjero y, a su regreso, es más probable que propaguen la infección aquí.

En California, turistas extranjeros introdujeron el sarampión en el estado al menos 10 veces este año, pero sólo ha habido tres brotes. El más grande, en el norte de California, infectó a 15 personas hasta el momento, una cifra que palidece en comparación con los 390 casos confirmados en Brooklyn y Queens, en un brote que sigue en curso en la ciudad de Nueva York.

Anuncio

Desde que entró en vigencia el SB 277, la tasa de vacunación en jardines de infantes de California ha aumentado del 92.9% al 95.1%, según datos estatales. Según los médicos, una comunidad necesita que al menos el 95% de sus residentes estén vacunados para evitar que el sarampión se propague.

En una entrevista, Pan afirmó que California debe aumentar su inmunidad a medida que continúan los brotes, para evitar la circulación. “Cuando se trata de estos proyectos de vacunación, los hechos y la ciencia están de mi lado, pero si eso fuese lo único necesario, entonces no habría ningún problema”, expuso. “Claramente, tendremos que lidiar con la gran cantidad de personas que, desafortunadamente, están mal informadas sobre las vacunas, dando como resultado los brotes de sarampión que están ocurriendo en todo Estados Unidos”.

El SB 277 prohibió a los padres dejar de vacunar a sus hijos debido a sus creencias personales. La norma se aprobó después de un brote importante de sarampión que se originó en Disneyland. Las tasas de vacunación del estado habían disminuido en años anteriores, a medida que más padres elegían no inmunizar a sus pequeños.

Ahora, los padres deben obtener una nota de un doctor que indique que un niño tiene una razón médica para no vacunarse, como una alergia o un tratamiento contra el cáncer. Pero desde que se implementó la ley, el número de pequeños con exenciones ha aumentado, mientras que los médicos son acusados ​​de dispensar a los niños de la inmunización por razones cuestionables.

Los especialistas en salud dicen que a lo sumo el 3% de los estudiantes puede tener una razón médica para no vacunarse. Pero en 105 escuelas primarias del estado, el 10% o más de los estudiantes de jardín de infantes presentaron una exención en el año escolar 2017-2018, según un análisis de Los Angeles Times sobre los datos estatales.

Si bien los promedios de vacunación en general son más altos, las escuelas con tasas bajas son el verdadero problema, porque congregan en un mismo espacio a varios chicos que no están protegidos contra las enfermedades, dicen los expertos. En algunas primarias, menos del 50% de los alumnos de kínder fueron vacunados en el ciclo lectivo 2017-2018.

Desde que se aprobó la ley de vacunación de 2015, sólo un médico de California fue sancionado por emitir de manera fraudulenta exenciones médicas. El año pasado, el Dr. Bob Sears, con sede en el condado de Orange, fue puesto en libertad condicional por excusar a un niño de dos años de todas las vacunas.

La Junta Médica de California, sin embargo, está investigando a muchos más doctores. Además de la denuncia que inició la investigación de Sears, otras más de 50 se presentaron contra médicos acusados de redactar dispensas indebidas en los últimos cuatro años, según la junta estatal.

Anuncio

Sears asistió a la audiencia del pasado miércoles para oponerse al proyecto de ley, que ahora pasará al Comité de Asignaciones del Senado.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio