Anuncio
Share
California

El 95% de los votantes dice que la falta de vivienda es el mayor problema de Los Ángeles, según una encuesta del Times

Una encuesta exclusiva realizada para Los Angeles Times y Los Angeles Business Council Institute encontró que el 95% de los encuestados cree que la falta de vivienda es un problema serio o muy serio.
Poll: Homelessness, housing among most serious problems in L.A. County
(Chris Keller/Los Angeles Times)

A medida que las personas que viven en tiendas de campaña, casas rodantes y refugios improvisados se convierten en una realidad en los vecindarios de todas partes, la falta de vivienda es ahora un problema que afecta a gran parte del condado de Los Ángeles, y el 95% de los votantes califica la situación de grave o muy grave, según una nueva encuesta realizada por Los Angeles Times y Los Angeles Business Council Institute.

La opinión casi unánime de que la falta de vivienda es una de las principales preocupaciones marca un cambio radical con respecto a las encuestas anteriores de los votantes de Los Ángeles en los últimos doce años, dijo Fred Yang de Hart Research, la firma de encuestas de Washington, D.C., que realizó la encuesta.

Sólo la congestión del tráfico y la asequibilidad de la vivienda (88% y 85%, respectivamente) estuvieron cerca de rivalizar con la preocupación casi universal por las personas sin hogar.

Anuncio

“Está por todo Los Ángeles”, dijo Justine Marine, una estudiante que participó en un grupo de enfoque vinculado a la encuesta en todo el condado. “Aunque vivas en un buen vecindario, podrían estar a la vuelta de la esquina. No puedes escapar del problema”.
Los encuestados mostraban enojo, frustración y se sentían abrumados por la creciente crisis de la falta de vivienda.

La encuesta de 901 votantes registrados encontró una empatía generalizada por las personas sin hogar. También reveló opiniones contradictorias sobre lo que se puede hacer con los que duermen en la calle y sobre el papel que debe desempeñar el gobierno a expensas de los contribuyentes.

Al responder a una pregunta, el 49% dijo que la falta de vivienda es “principalmente” el resultado de la falta de casas asequibles y de salarios que no están a la altura del costo de vida. Por el contrario, el 26% dijo que la falta de hogar era “principalmente” el resultado de “acciones y decisiones individuales”.

En respuesta a otra pregunta, el 90% dijo que estaban de acuerdo en que las enfermedades mentales y el abuso de sustancias se encuentran entre las causas subyacentes de la falta de vivienda y que el gobierno debería ampliar las instalaciones de tratamiento para ayudar. Sólo el 6% no estuvo de acuerdo con esa opinión.

Anuncio

Tres cuartas partes de los votantes del condado de Los Ángeles apoyan la adopción de una ley, similar a la de Nueva York y algunos otros estados, que requeriría que el gobierno “proporcione refugio temporal a cualquier persona sin hogar que desee entrar al país”.

Poll: Many black Angelenos have experienced homelessness or housing insecurity
(Chris Keller / Los Angeles Times)

Aproximadamente un tercio dice que ha experimentado la falta de hogar o la inseguridad en la vivienda, o que conoce a alguien que lo ha hecho. Esto se eleva al 54% entre los encuestados negros, que están desproporcionadamente representados en la población sin hogar del condado.

Andrea Kidd, otra participante en el grupo de enfoque, describió haber conocido a un hombre en su clase de estudio bíblico que no tiene hogar. Al igual que muchos otros miembros del grupo de 12 afiliados, dijo que sentía una gran empatía por las personas que veía que parecían no tener hogar.

472604-2019-11-14-la-times-homeless-poll-cause-of-homelessness-01.jpg
(Chris Keller / Los Angeles Times)

El número de personas sin hogar aumentó un 12% en el condado de Los Ángeles este año, para alcanzar la cifra de 59.000 individuos, mientras que, en la ciudad de Los Ángeles, la cifra se disparó a más de 36.000, lo que representa un alza del 16%. Como en años anteriores, la mayoría -alrededor del 75%- vivía en las calles.

“Todos estamos a un paso de estar allí", dijo Kidd.

Otros diez participantes estuvieron de acuerdo con este punto de vista. Sus respuestas agregaron un sentido más profundo de las actitudes reveladas por los datos de la encuesta, mostrando que, para los angelinos, la falta de vivienda no es algo que sea un concepto abstracto. Los residentes lo están experimentando personalmente.

“La gente vive con esto a diario”, dijo el veterano encuestador Peter Hart, quien dirigió el grupo de enfoque. “Es muy directo y muy personal. No es como el crimen, donde la gente dice que ocurrió en este barrio o en esta otra parte de la ciudad”.

Anuncio

Un miembro del grupo de enfoque dijo que su padre era un desamparado. Otro mencionó que tenía un amigo que vivía en una casa rodante. Otro más, conocía a un profesor que perdió su trabajo, tuvo un mal divorcio y ahora vive en un coche.

La encuesta mostró un amplio acuerdo en que los problemas sociales -especialmente la falta de vivienda asequible y de recursos de salud mental- juegan un papel importante en la causa de la falta de hogar. Pero la encuesta también mostró que la empatía del público tiene límites.

Alrededor del 60% de los votantes del condado de Los Ángeles no estuvieron de acuerdo con la idea de que la gente debería tener derecho a dormir o a vivir en una propiedad pública, a menos que la región carezca de suficientes viviendas o refugios para albergar a todos. Cuarenta y uno por ciento dijo que estaba en desacuerdo “firmemente”.

Sin embargo, los tribunales han defendido los derechos de las personas sin hogar en los últimos años, diciendo que las ciudades no pueden prohibir dormir en público a menos que proporcionen suficientes camas para quienes las deseen. La ciudad de L.A. ha decidido hacer lo mismo en acuerdos legales después de varias demandas.

En respuesta a otra pregunta, el 30% de los encuestados dijo que la sociedad ha ido “demasiado lejos” en la defensa de los derechos de las personas sin hogar, mientras que el 19% dijo que la sociedad ha encontrado el “equilibrio adecuado” y el 24% dijo que el equilibrio había ido demasiado lejos en la defensa de los derechos de las personas con vivienda.

Los encuestados blancos mayores de 50 años y los que no tienen títulos universitarios fueron significativamente más propensos que los votantes no blancos y los que tienen educación universitaria a decir que la sociedad ha ido demasiado lejos en la protección de las personas sin hogar. Aquellos que expresaron esa opinión también estuvieron más inclinados a sentir que la falta de hogar era “principalmente” el resultado de las propias decisiones de los individuos, no de problemas más amplios de la sociedad.

La encuesta también reveló que los residentes están dispuestos a seguir pagando impuestos por los esfuerzos para resolver el problema con nuevos refugios, servicios y viviendas.

Anuncio

Pero los encuestados también estaban frustrados por la falta de resultados de los cientos de millones de dólares que la ciudad y el condado ya han invertido en abordar el problema de las personas sin hogar. Sesenta y seis por ciento de los participantes en el sondeo dijeron que el dinero que la ciudad y el Condado habían recibido de la medida de bonos de la Proposición HHH y el aumento del impuesto sobre las ventas de la Medida H, respectivamente, se había gastado “ineficazmente”.

“La gente no cree que se esté haciendo lo suficientemente rápido, y me encanta escuchar eso porque estoy de acuerdo con ello”, dijo el alcalde Eric Garcetti. “Con H y HHH, creo que lo que la gente está diciendo realmente no es sobre si se han gastado bien - lo sé, esa es la pregunta - pero ¿por qué no se ha resuelto la falta de vivienda?

Al igual que Garcetti, el supervisor del condado de Los Ángeles, Mark Ridley-Thomas, dijo que la medida del impuesto sobre las ventas del condado había marcado una diferencia.

“La frustración que la gente está experimentando ahora, la angustia que se está expresando con regularidad aquí, allá y en todas partes, sería más profunda en el condado de Los Ángeles si no hubiera sido por los recursos y la Medida H”, dijo Ridley-Thomas, quien es copresidente del grupo de trabajo estatal del Gobernador Gavin Newsom sobre la falta de vivienda. “Y lo que me gusta de lo que vi es que las personas sienten que el gobierno necesita ser presionado para hacer más. Estoy totalmente de acuerdo con eso”.

Quería saber si había llegado a aceptar la terrible pérdida de ese día y cómo explicaría esa aceptación. ¿Qué palabras pone usted en una tragedia que sólo parece demostrar que la vida es inconstante, aleatoria y cruel?

La encuesta reveló una falta de consenso sobre qué nivel de gobierno -local, estatal o federal- tiene la responsabilidad principal de resolver el problema de las personas sin hogar. Aproximadamente 3 de cada 10 encuestados atribuyen la responsabilidad a funcionarios estatales y locales, mientras que 2 de cada 10 citaron a Washington.

Un mercado inmobiliario en auge y la falta de viviendas asequibles han ejercido una intensa presión sobre los angelinos que tratan de llegar a fin de mes. Al mismo tiempo, la ciudad y el Condado han luchado para mantenerse al día con la marea de gente que fluye hacia las calles, mientras que también han batallado para acelerar la construcción de refugios y proporcionar otros servicios.

De los que respondieron a la encuesta, el 6% dijo que había estado sin hogar o en situación de inseguridad en la vivienda, y el 27% manifestó que conocía a alguien que lo había estado. Veintiocho por ciento aseguró que la falta de vivienda le afectaba directamente. El mismo porcentaje dijo que les afectaba indirectamente, mientras que el 43% señaló que era un problema en la región, pero que no les afectaba personalmente.

A medida que la crisis de las personas sin hogar ha ido empeorando, los campamentos se han hecho más visibles, apareciendo mucho más allá de los barrios bajos.

“Está al final de la calle de mi casa, las tiendas de campaña y el desorden que dejan y el uso de drogas”, dijo Tim Russell, un miembro del grupo de enfoque que trabaja como pintor.

Tres de cada 10 encuestados dijeron que sienten lástima por aquellos que ven en la calle, mientras que el 25% manifestó que piensan que la mayoría de las personas sin hogar tienen problemas con las drogas o se preocupan por la salud mental de aquellos con los que se encuentran.

El setenta y seis por ciento de los encuestados dijo que la falta de vivienda debería ser tratada como un desastre natural, pero sólo el 25% aseguró que apoyaría ir más allá del nivel actual de dinero de los impuestos dedicado a abordarla.

Favrile Cohen, peluquera y residente de Los Ángeles de toda la vida, dijo que ve los efectos de las enfermedades mentales y las drogas en las calles.

“No me importa si la gente está mentalmente enferma, y no me importa si necesitan ayuda. Pero, ¿por qué tengo que ver cómo sucede?”, dijo durante el grupo de discusión. “Ponlos en algún lugar y deja que los que necesitan rehabilitación se rehabiliten”.

Aunque la falta de vivienda ha sido un problema en Los Ángeles durante décadas, el nivel de preocupación pública ha aumentado claramente. A principios de 2005, por ejemplo, cuando se calentaron las primarias de alcaldía de ese año, The Times realizó dos encuestas entre los posibles votantes de la ciudad. En ambos casos, se les preguntó a los electores qué debería estar en el primer lugar de la lista de prioridades del próximo alcalde, y las personas sin hogar apenas llegaron a la lista, muy por detrás de la educación, la delincuencia, la congestión del tráfico y otras cuestiones.

En una encuesta, sólo el 2% de los posibles votantes dijeron que la falta de vivienda debería ser una prioridad absoluta. En otro, el 7% indicó lo mismo.

Para el 2016, los sin techo habían saltado a la cima de las preocupaciones de los residentes en varias encuestas realizadas para medir los ánimos hacia la Proposición HHH, que fue adoptada ese año en la ciudad, y para la Medida H, que fue adoptada ese mismo año.

Al hacer balance de la respuesta del público, el 36% de los encuestados en el sondeo del New Times se mostraron optimistas en cuanto a que Los Ángeles podría abordar el problema de las personas sin hogar en la calle, mientras que el 41% dudaba de ello.

“Estoy tan indignado, tan destrozado cuando conduzco por las calles y lo veo”, dijo Garcetti. “Me pongo ese sombrero antes de colocarme el de alcalde. Soy un padre, soy un residente. ...Veo las cosas. No vivo dentro de una burbuja”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio