Anuncio
Share
California

Estudiantes aprenden sobre construcción al edificar hogares para veteranos

Estudiantes de San Marcos High School
En el sitio de construcción de Warrior Village en San Marcos High School, el instructor del proyecto, Alan Jurgensen, de Associated General Contractors (derecha) aconseja a los estudiantes de San Marcos High School, Nick Przesmicki (c) y Cole Bradley mientras trabajan en una viga de techo.
(Charlie Neuman)

A medida que más escuelas se unan a los proyectos, los alumnos podrán construir una aldea entera para veteranos sin hogar

A medida que los estudiantes de San Marcos High School (California) aprenden sobre construcción este año, su trabajo puede ayudar a reconstruir vidas algún día.

“Me sentí muy honrado de poder construir una estructura para una persona sin hogar”, dijo Ángel Casarez, de 17 años. “Todos estamos emocionados de ver el proyecto final. Va a ser genial”.

Angel es uno de los 22 estudiantes de Building Industry Technology Academy, una escuela bajo la dirección del profesor Chris Geldert. Él y cerca de media docena de otros estudiantes estaban en el plantel construyendo el armazón de dos cabañas como parte del Proyecto Warrior Village para albergar a veteranos sin hogar.

Anuncio

El residente de Fallbrook, Mark Pilcher, comenzó el proyecto en 2018 como una forma más económica de crear viviendas asequibles, mientras que también se ocupa de la disminución del número de personas que entran en el campo de la construcción y el gran número de personas sin hogar en todo EEUU.

“Miro lo que cuesta para los programas del gobierno construir viviendas asequibles, y no es nada asequible”, dijo.

Pilcher dijo que oyó hablar de un proyecto en San Diego que incluía pequeñas unidades que serían asequibles para los inquilinos, pero cuya construcción costaría 470 mil dólares cada una.

“Pensé, ‘Podemos hacer algo mejor que eso,’” dijo. “Se me ocurrió que podemos abordar todas estas cosas si nos reunimos y construimos una colaboración entre la industria de la construcción, las escuelas, las empresas y las organizaciones sin fines de lucro de veteranos”.

Anuncio

Pilcher se retiró de su carrera en la industria del petróleo y el gas en 2009 y se había mantenido ocupado siendo mentor voluntario de los estudiantes, pero quería abordar temas más grandes utilizando sus habilidades de construcción de equipos.

477756_sd_me_warrior_village_CN_002.JPG
En el proyecto de construcción Warrior Village en San Marcos High School, el instructor del proyecto Alán Jurgensen, abajo a la izquierda, de Associated General Contractors, aconseja a los estudiantes de San Marcos High School Nick Przesmicki, en el medio, y a Cole Bradley mientras trabajan en una viga del techo.
(Charlie Neuman)

En abril de 2018, llevó su idea a los funcionarios de Palomar College, que es conocido por sus programas de mobiliario y carpintería. Después de una alentadora reunión allí, comenzó a buscar gente en la industria de la construcción.

“Fue el destino”, dijo Michael McSweeney, asesor de política pública de la Asociación de la Industria de la Construcción del Condado de San Diego.

McSweeney dijo que hay una escasez severa de trabajadores de construcción calificados en el país porque 6,000 personas se retiran cada día del campo, y él vio el proyecto de Pilcher como una manera de atraer a más estudiantes a una carrera que puede ganarles un buen ingreso.

No lejos de Palomar College, Pilcher conoció a Geldert en San Marcos High School, donde el plantel recientemente remodelado tiene un moderno taller de construcción con equipo de nivel industrial.

Geldert dijo que pensaba que la idea de que los estudiantes construyeran cabañas completamente funcionales para albergar a la gente tenía potencial, pero que sería costosa.

“Fue un salto de fe”, dijo acerca de comprometerse con la construcción.

Anuncio

El otoño pasado, San Marcos High School se convirtió en la primera escuela del condado en inscribirse en la Building Industry Technology Academy, un programa de oficios de la construcción de cuatro años de duración con un programa de estudios ofrecido por la Fundación de la Construcción de California y la Asociación de la Industria de la Construcción.

Los estudiantes se inscribieron y los patrocinadores llegaron.

Reliable Wholesale Lumber donó madera, Simpson Stong-Tie proporcionó herramientas, y otras donaciones vinieron de la Graiger Foundation, Boral Steel, la Home Depot Foundation, Johnson Level, Weyerhaeuser, Sherwin Williams y Henkel.

Geldert dijo que los estudiantes de la Building Industry Technology Academy en otras escuelas podrían construir pequeñas estructuras que podrían ser vendidas o desmanteladas al final del año escolar, pero sus estudiantes están construyendo dos cabañas de 400 pies cuadrados con plomería y cocinas que serán verdaderas casas.

Se espera que las cabañas estén listas para junio, pero Pilcher dijo que aún no se ha determinado dónde terminarán.

La Fundación Gary Sinise está ayudando a identificar dónde se pueden colocar las cabañas.

477756_sd_me_warrior_village_CN_009.jpg
El instructor del proyecto de San Marcos High School Michael McSweeney, muestra a los estudiantes de la preparatoria los errores que necesitan ser corregidos en una de las casas que están construyendo. McSweeney es de la Asociación de la Industria de la Construcción del Condado de San Diego.
(Charlie Neuman)
Anuncio

El concepto original era crear una aldea de 12 casas de campo en un solo lugar, pero los primeros proyectos tienen más probabilidades de ser utilizados como unidades de vivienda anexas, también conocidas como departamentos para abuelas.

Pilcher dijo que el condado de San Diego y las ciudades del área han facilitado los permisos para colocar las unidades en las propiedades de particulares, haciendo el proyecto aún más asequible.

Mientras que los estudiantes de San Marcos High School continúan con su trabajo, dos estudiantes del Palomar College bajo la dirección del profesor Joseph Lucido están creando representaciones que muestran cómo se verían las cabañas con diferentes exteriores y en diferentes lugares.

En un discurso, la hija de mexicanos, recordó haber crecido en un hogar humilde con un padre que trabajó en la cocina lavando platos y su madre en una fábrica

Pilcher dijo que los estudiantes del departamento de diseño interior de la universidad pueden contribuir con ideas para las habitaciones de las cabañas, mientras que los estudiantes del departamento de tecnología de muebles y gabinetes pueden construir el mobiliario.

Una vez que se construyan las dos primeras cabañas, Pilcher dijo que es probable que trabaje con Veterans Village de San Diego para encontrar inquilinos y proporcionarles servicios.

El recuento del año pasado de la población sin hogar del condado de San Diego encontró que 446 veteranos, o el 10 por ciento del total, vivían en la calle y no en refugios o viviendas temporales.

La idea de crear una aldea sigue viva, pero Pilcher dijo que tendrían que participar más escuelas para crear más cabañas. North County Trade Tech en Vista se convirtió en la segunda escuela local en inscribirse en la Building Industry Technology Academy.


Anuncio