Anuncio
Share
California

USC ofrece matrícula gratuita a las familias que ganan menos de 80.000 dólares al año

×
The school estimates that one-third of freshmen will benefit from the new rules, which take effect this coming fall.

En una campaña monumental para ampliar el acceso a más estudiantes de ingresos medios y bajos, USC eliminará la matrícula a las familias que ganan 80.000 dólares o menos al año y ya no tendrá en cuenta el valor de la vivienda en los cálculos de la ayuda financiera.

Las nuevas políticas, anunciadas el jueves por la presidenta de USC, Carol Folt, pondrán al campus privado a la par de la Universidad pública de California, conocida desde hace tiempo como líder nacional en políticas de ayuda financiera generosa y con un alto número de estudiantes de bajos ingresos.

Y mientras que otras universidades privadas de élite, como Harvard y Stanford, ofrecen educación gratuita a familias que ganan hasta 150.000 dólares anuales, sus dotaciones son mucho mayores. La dotación de Harvard es de 40.9 mil millones de dólares y la de Stanford de 27.7 mil millones de dólares, en comparación con los 5.7 mil millones de dólares de USC.

Anuncio

“Realmente queremos que esta sea una institución donde los grandes estudiantes puedan asistir sin importar sus antecedentes financieros”, dijo Folt en una entrevista. “La educación debe ser el gran puente hacia los ingresos, que realmente es el ecualizador y que hace que nuestros talentosos y trabajadores alumnos puedan hacer verdaderas contribuciones a la sociedad”.

La eliminación del valor de la vivienda como factor en los cálculos de la ayuda financiera, que Stanford también eliminó para el presente año académico, supondría una diferencia significativa para muchos californianos cuyo valor de la vivienda se ha disparado con el tiempo, pero cuyos ingresos no han aumentado al mismo ritmo. Folt dijo que estaba preocupada por el acceso a USC para esas familias.

Remarcó que las familias se esfuerzan mucho por ser propietarias de una casa y luego descubren en el proceso de ayuda financiera que su “vivienda podría ser el motivo que inhiba su capacidad de llevar a sus hijos a la escuela”.

“Eso no está bien”, dijo.

Anuncio

Las nuevas políticas se introducirán gradualmente con los estudiantes de primer año que se inscriban en el otoño de 2020 y la primavera de 2021.

USC estima que alrededor de un tercio de cada clase de unos 3.000 alumnos se beneficiará de un aumento de la ayuda anual de unos 30 millones de dólares en total y hasta 45.000 dólares para cada beneficiario elegible durante el curso de sus estudios universitarios. Los estudiantes transferidos no son elegibles para la nueva iniciativa, pero aún pueden recibir ayuda financiera bajo las políticas anteriores.

El costo de una educación universitaria privada ha alcanzado alturas asombrosas para muchas familias. En USC, el gasto total de asistencia para el período 2019-20, incluyendo alojamiento, comida, libros y materiales, es de 77.459 dólares, con una matrícula de 57.256 dólares. En comparación, los costos anuales de la Universidad de California son de unos 36.100 dólares, y la matrícula de los residentes de 12.570 dólares.

La acción de USC se produce en medio de una desaceleración general de los esfuerzos de algunas otras universidades de todo el país para ampliar el acceso de los estudiantes de bajos ingresos.

El distanciamiento social puede ser difícil a cualquier edad, pero cuando se trata de personas mayores que viven de forma independiente, puede ser aun más difícil contar con los artículos domésticos necesarios y permanecer a salvo del COVID-`19 en casa.
Activistas demandan aire limpio para el sur de California; conozca qué pasaría con el diésel

La Iniciativa de American Talent, lanzada en diciembre de 2016 para inscribir 50.000 alumnos adicionales de ingresos bajos y moderados en instituciones de alto rendimiento, hizo un rápido progreso en los primeros dos años pero se estancó en 2018-19, según un informe reciente.

Richard Kahlenberg, asociado principal de la Fundación Century, un centro de estudios no partidista, dijo que muchas universidades se apresuraron a ampliar su diversidad económica en las últimas décadas. Sin embargo, algunas han llegado a la “realidad” de que la ayuda financiera para los estudiantes de bajos ingresos es cara, señaló, y no necesariamente resulta en una mayor clasificación de las universidades por parte de organizaciones como U.S. News & World Report.

“Hay mucha retórica prometedora sobre el aumento del acceso para los estudiantes de bajos ingresos y sobre cómo hacer que la universidad sea más asequible”, dijo Kahlenberg. “Pero en términos de acceso real... el progreso ha sido muy, muy lento”.

Anuncio

Folt indicó que USC se ha comprometido a duplicar los esfuerzos iniciados en la última década para aumentar la ayuda financiera y ampliar el acceso a los estudiantes de medios modestos.

“Realmente estamos poniendo mucho empeño”, dijo de esos esfuerzos.

USC se desempeña bien frente a sus pares cuando se trata de inscribir a estudiantes de medios modestos.

El campus se clasificó en el 10º lugar entre 65 universidades de élite en la proporción de alumnos en el 20% inferior de los ingresos familiares, según una investigación sobre la clase de 2013 realizada por el profesor de la Universidad de Stanford Raj Chetty y otros.

El campus se clasificó en el 47º lugar entre 65 campus en la proporción de estudiantes en el quintil superior.

En la última década, USC ha aumentado su proporción de estudiantes de bajos ingresos al 21% - inferior al 30% de UCLA, pero superior al 16% de Harvard. Y la universidad ha ampliado la financiación de subvenciones basadas en la necesidad en más del 60% desde 2010, recaudando 635 millones de dólares para ayuda financiera adicional como parte de su campaña de recaudación de fondos de 7.000 millones de dólares, que concluyó en 2018.

Pero Folt dijo que su objetivo es hacer aún más. Señaló que le gustaría recaudar otros 1.000 millones de dólares en ayuda financiera en los próximos años para apoyar políticas aún más generosas.

Anuncio

Un posible objetivo, dijo, sería la creación de paquetes de ayuda financiera sin préstamos, que sólo un puñado de universidades de élite con grandes dotaciones ofrecen actualmente. Expuso que también quiere aumentar el apoyo a varios programas de USC, como la Iniciativa Académica del Vecindario, que ayuda a los estudiantes de las comunidades de bajos ingresos de los alrededores a adquirir las habilidades y los conocimientos necesarios para asistir a la universidad.

Con el objetivo de incrementar la “equidad de la experiencia”, USC también está financiando más pasantías de verano, programas de estudio en el extranjero y viajes de estudiantes para que los alumnos de menores ingresos puedan beneficiarse de los mismos tipos de experiencias enriquecedoras que disfrutan habitualmente sus compañeros más acaudalados.

Trenton Stone, presidente del cuerpo estudiantil de USC, dijo que la asequibilidad de la universidad es el principal tema de preocupación para muchos estudiantes que están luchando con el aumento de la matrícula y la creciente deuda estudiantil. Las nuevas políticas de ayuda financiera serían una bendición para los alumnos como él, dijo.

Stone, quien es de Colorado, señaló que su familia gana menos de 80.000 dólares al año, y que el costo de vida en Los Ángeles es tres veces más alto que el de su ciudad natal de Grand Junction. Aquí, dijo, está pagando 1.000 dólares al mes para compartir una habitación, mientras que sus amigos en casa pagan entre 300 y 400 dólares.

“Es muy caro”, aseguró.

Aunque Stone, un estudiante de tercer año con especialización en relaciones internacionales, negocios globales y filosofía, habría calificado para el nuevo acceso gratuito si entrara en USC este otoño, su educación está siendo financiada por una beca completa de una organización regional sin fines de lucro.

“La Universidad del Sur de California se considera una institución privada con mucho dinero”, señaló, “pero esto abre la posibilidad de que una gran cantidad de estudiantes que provienen de entornos de bajos ingresos vean a USC como un lugar que podría ser una posibilidad para ellos”.

Folt dijo que USC eligió el umbral de 80.000 dólares de matrícula gratuita para llevarla a la paridad con los campus de UC y alinearla con el ingreso familiar medio de California, que era de 71.000 dólares en 2017. Alrededor del 20% de los estudiantes universitarios de USC cumplen con ese umbral, comparado con el 57% de las escuelas de UC.

USC ofrecerá los nuevos beneficios de ayuda financiera tanto a los residentes de California como a los estudiantes de otros estados pero no de otros países. El sistema de UC eliminó la ayuda financiera basada en la necesidad para los escolares de fuera del estado hace cuatro años para ayudar a financiar una expansión de los alumnos de California.

Actualmente, USC calcula los paquetes de ayuda financiera caso por caso. Alrededor del 32% de los nuevos estudiantes de primer año reciben subvenciones basadas en la necesidad con un promedio de 39.500 dólares, y el 24% reciben premios basados en el mérito con un promedio de 20.000 dólares.

“Una gran educación no debería estar limitada por la capacidad de pago”, declaró Folt.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio